entradas en 'Trabajo Interior' categoría

¿Qué pedimos al Creador?

Pregunta: La gente le pide a Dios que cambie Su actitud, ¿también es idolatría?

Respuesta: Sí, es una idea equivocada sobre el Creador, que supuestamente actúa mal, pero si le pido, todo estará bien.

Comentario: Pero todos pedimos así.

Mi respuesta: Ese es el problema. ¿Qué pedimos? ¿le pido al Creador que cambie o que me cambie a mí?

Comentario: Por lo general, el esquema es simple. Hay problemas y el hombre se vuelve hacia el Creador para que Él cambie Su actitud hacia él y elimine los problemas.

Mi respuesta: Es decir, Él es malo y cuando le pida se volverá bueno. ¿O debo pedir que cambie y ver que Su actitud hacia mí es excelente? Si Él me cambia, dejaré de ver problemas. Por eso, debo pedir no que se eliminen los problemas, sino que me corrijan.

¿Cómo puede ser? Me veo de la mañana a la noche rodeado de fuerzas negativas que me afectan y debo pedir ver que esas acciones son positivas. Para eso, debo cambiar.

 

Quisieras saber ¿Cómo debo pedir para que mi petición sea verdadera? 

Qué es ser idólatra según la cabalá

Pregunta: ¿Adorar al propio ego es idolatría?

Respuesta: Sí, por supuesto.

Pregunta: ¿Qué hacer para no convertirnos en idólatra?

Respuesta: Comprometernos todo el tiempo con nuestro desarrollo.

Pregunta: Pero usted siempre explica que el desarrollo se da en el grupo, en la sociedad y en la conexión ¿esta conexión puede convertirse en ídolo?

Respuesta: Puede. Depende de cómo se perciba y se desarrolle. Con esta base, tal vez erróneamente, han aparecido muchos métodos, teorías, por lo general, grupales.

Pregunta: ¿Cómo se puede mantener equilibrio entre alcanzar al Creador y unir a la gente?

Respuesta: El Creador se alcanza en la conexión de la gente. La conexión correcta es identificar al Creador.

 

Descubre  ¡De regreso a la idolatria!

 

Etapas de adoración

Pregunta: Desde el punto de vista de Dios ¿Qué es peor: adorar animales, piedras, plantas, personas o ideas? ¿Hay algún orden?

Respuesta: Depende de la persona que elija qué adorar. La diferencia entre tomar una estatua y adorarla o adorar una gran idea o persona está en nuestro desarrollo.

¿Por qué adorar a un hombre que nació de una mujer y fue creado con sustancias biológicas, que vive temporalmente y no posee poder ilimitado sobre el mundo?

Puedo admirar lo que consiguió en su vida, sus logros. Pero aun así, es mi adoración personal y muy limitada. No es lo que se entiende en relación con el Creador.

Pregunta: ¿Pero esa admiración es aún más elevada que adorar piedras?

Respuesta: Sí, la piedra es muy diferente.

Pregunta: Entonces, como humanidad, ¿Superamos ya esas etapas? 

Respuesta: Por la forma en que veo que mucha gente va a Jerusalén, adora el Muro Occidental, lo besa, pone notas allí, no creo que hayamos pasado esa etapa. Aún está por delante de nosotros.

 

Sugerencia  Las etapas de nuestro desarrollo..

 

¡Debemos ser eternos!

Comentario: El hombre siempre ha buscado la forma de prolongar la vida. Cree que su vida debería ser eterna.

Mi respuesta: ¡Necesitamos lograrlo! Sólo necesitamos ir a un nivel diferente de vida. El hombre verdaderamente debería ser eterno. ¡Debemos ser! Lo necesitamos y Cabalá puede ayudarnos.

Para el hombre debe elevarse por encima del nivel animal. El animal no puede ser eterno. Dos mil o tres mil años de vida, aún no son la eternidad.

El hombre debe pensar en alcanzar la eternidad durante su vida. No depende de cuántos años viva, sino de la intensidad con la que, al trabajar sobre sí mismo, se corrija correctamente, se elevará por encima de su egoísmo y alcanzará su estado espiritual por encima del estado animal egoísta. Así, el nivel del hombre se desarrollará en él y sentirá la vida eterna perfecta, que ya existe.

Creo que lo lograremos. Tendremos otra medicina que nos corregirá desde dentro y nos elevará por encima del nivel del ego, por encima de todos los problemas. Como resultado, estaremos completamente sanos.
[291602]
De Kabtv «Close-up – Anamnesis» 19/02/10

Material relacionado:
Preparándonos para la eternidad
Transición a diferentes niveles de conciencia
Un laboratorio para la corrección del ego humano

Aprenda las acciones que debemos realizar

El Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá» (Ptijá) inicia con estas palabras: «El Creador deseaba limpiar a Israel; por eso, les dio abundante Torá y Mitzvot (mandamientos)…” El Creador tiene una meta y trabaja para alcanzarla. El objetivo debe lograrse en el proceso que experimentan los seres creados. El Creador puso esa meta ante nosotros y desea que la logremos, no por algún milagro, sino con nuestro propio esfuerzo y cambios internos graduales.

Este objetivo es primario, precede a nuestra creación; para lograrlo debemos seguir la Torá y las Mitzvot, es decir, con ayuda de la Luz que reforma, cambiar nuestro deseo. Este objetivo existía antes de la creación del hombre en este mundo, igual que la escala de grados espirituales que el hombre debe ascender. El Creador pensó en todo por adelantado y lo organizó para nosotros; todo está dispuesto.

Debemos liberarnos de nuestro ego y al hacerlo, lograr la meta. Pero no lo negamos, porque nada fue creado en este mundo innecesariamente. Por lo tanto, si tenemos la actitud correcta hacia nuestra naturaleza, que fue creada por el Creador y nos esforzamos por alcanzar el estado que nos tiene reservado, nos encontramos en un camino determinado por el que debemos seguir.

No podemos omitir este camino porque en él adquirimos las cualidades que necesitamos y nos purificamos. Debemos limpiar nuestro deseo egoísta y con ese trabajo, llegar a la meta deseada. Ese es el deseo del Creador.

Así inicia Baal HaSulam su artículo «Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá», trata de explicar, del modo más breve posible, el inicio, la mitad y el final del camino del trabajo espiritual del hombre y el estudio del sistema de los mundos superiores. En este artículo, se debe comprender que las leyes espirituales superiores, que se expanden desde el pensamiento de la creación, tienen sólo dos partes: la naturaleza del Creador y la naturaleza de la creación que es opuesta al Creador. El objetivo final es llevar la creación a la total adhesión con el Creador, sin cambiar su naturaleza, dándole una forma diferente, que se asemeja a las cualidades del Creador.

Al estudiar el artículo «Prefacio a la Sabiduría de la Cabalá», el sistema de los mundos superiores y su desarrollo de arriba hacia abajo, vemos que su resultado es la formación de nuestra realidad, nos damos cuenta de que todo surgió del pensamiento de la creación con el propósito de llevarnos a la meta final. Este desarrollo de arriba hacia abajo de los mundos, los grados espirituales y los estados, nos obliga a hacer ciertas acciones para usar todos los medios a nuestra disposición y lograr el propósito de nuestra vida. Nuestro trabajo interno debe reflejar las cualidades espirituales descritas en el artículo.

Aprendemos sobre la Luz que trabaja en el deseo, lo construye y lo expande de arriba a abajo, Partzufim, Sefirot, mundos superiores. Pero, de hecho, aprendemos las acciones que debemos hacer para tener una comprensión clara de cómo debe ser nuestro trabajo espiritual. Por eso, eliminamos todos los conceptos erróneos anteriores y vemos claramente qué se debe hacer para lograr el objetivo.

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 14/ago/19, Escritos de Baal HaSulam, «Prefacio a la sabiduría de la Cabalá«, punto 11.

1 minuto 5:05

Material relacionado:
Hacia la espiritualidad con ayuda de Arriba
Las palabras de El Zóhar pueden purificar el alma
La sonrisa maligna bajo la agradable máscara de Faraón

Trabajando con obstáculos

Si mi objetivo es otorgar al Creador, no me debe importar si lo hago desde el estado de ascenso o descenso. Me restrinjo como si yo no existiera y sólo busco cualquier oportunidad para complacer al Creador. Constantemente vivo como en un “sándwich”: Sólo pongo atención a mi objetivo de dar contento al Creador, ya sea que me encuentre en subida o en bajada.  

Así mi actitud hacia subidas y bajadas se vuelve constructiva: Las evalúo en términos de lo que más me ayude. Tal vez me sea más útil revelar mayor oscuridad y todo tipo de defectos. Ya, al agradecer al Creador por el mal revelado, le doy placer a Él, porque entiendo que es la preparación para mi adhesión con Él.  Deseo ser fiel a Él en los malos estados, así como en los buenos y no esperar que Él corrija nada.  

Si resuelvo los problemas y permanezco en alegría, es señal de que estoy en el camino correcto y mantengo la dirección correcta. No hay bien sin mal. El mal es una base sólida con la que puedo avanzar con confianza hacia el trabajo perfecto. Siempre reviso dónde y cómo, en qué forma y con qué fuerza puedo complacer al Creador, hasta donde puedo sujetarme a Él.  No aspiro a Él para sentirme bien, sino porque toda mi intención es adherirme a Él, con el fin de otorgar a Él. Por lo tanto, podemos sentir la perfección en cualquier estado, de modo que la oscuridad brille como Luz y no haya diferencia entre oscuridad y luz, día y noche y todo esté unido en un gran día.  

Si no me veo en dicho “sándwich”, la vida constantemente me lanzará hacia arriba y hacia abajo, no sentiré que esos saltos son dirigidos y no estaré tan feliz por las bajadas, como por las subidas.  

El Creador es el que cura todos los padecimientos. Por lo tanto, si localizo algún tipo de ruptura, ya tengo la medicina correcta. Descubrir la enfermedad, ya significa que tengo una cura: estos dos procesos están intrínsecamente unidos. El gozo importante llega al revelar los defectos. Cuanto más los descubro, más placer puedo entregar al Creador. 

Si ya estoy preparado, siempre estaré agradecido de cualquier caída: “Mira, ahí queda un defecto! Y aquí está otro más y otro más!”  Disfruto y me regocijo al descubrir los defectos, me lamento por aquellos que aún no han sido revelados. Finalmente, un problema oculto no tiene oportunidad de resolverse y descubrirlo es una gran bendición desde arriba. Si se manifiesta, significa que existía desde antes, pero encubierto. 

Si el Creador nos revela cualidades y condiciones malas, relaciones fracturadas, es señal de nuestro progreso. Las debemos aceptar todas con alegría, porque nos fueron enviadas con amor por el Creador. Debemos inmediatamente responder a Él con amor, gratitud y bendecir el mal, tanto como el bien..1

No es bueno que todo vaya tranquila y suavemente en el grupo. Es como en una familia: si el esposo y la esposa nunca discuten, no hay vida. Según la naturaleza, debe haber conflictos para que entendamos la fragilidad mutua y el amor hacia el otro. Debe haber separación y conexión y sólo su intermitencia da sentido de vida.  

No debemos esperar que la relación sea buena, como una línea recta. Finalmente, sabemos que la línea recta en el electrocardiograma, significa la muerte. La vida significa latidos, golpes y recuperaciones: debe haber subidas y bajadas.2

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 13/ago/19, clase con tema “Aprender del descenso en tiempo del ascenso”.
1 minuto 2:40 – 11:24
2 minuto 16:00

Material relacionado:
Estudia el descenso en el estado de ascenso
De la oscuridad al ascenso
El descenso realmente es ascenso

‘Cuando entres al viñedo de tu prójimo’

Torá, Deuteronomio, 23:25: Cuando entres al viñedo de tu prójimo, podrás comer todas las uvas que quieras hasta quedar satisfecho, pero no podrás ponerlas en tu canasto.

Las uvas simbolizan deseo. Por eso ‘puedes comer todas las uvas que quieras, … pero no podrás ponerlas en tu canasto’, porque el deseo es foráneo. Cuando te incluyes en el deseo, es decir, asciendes al siguiente nivel, allí puedes recibir en ti mismo sin descender de nuevo a tu nivel.

Esto se refiere a dos Partzufim, dos almas: grande y pequeña. Si el alma pequeña se eleva a la grande y se incluye en ella, como un embrión en el vientre de su madre, entonces puede alimentarse de todo lo que hay en el nivel superior. Sin embargo, no puede descender a su nivel ya que sería como la muerte, como una infección corporal.

Cuando puedas ascender y descender libremente, comprendiendo que no puedes usar este deseo en tu propio nivel, la inclusión en el nivel superior te elevará gradualmente y comenzarás a elevarte y, a construir tu propia ‘viña’.

Curiosamente, en los campos agrícolas de Israel, uno puede recoger y comer toda la fruta y verdura que quiera, pero si quiere llevarla, tiene que pagarla. Todo tiene su raíz y rama. Esta es la ley de la Torá.

Puedes entrar en cualquier campo, digamos uno de girasol, elegir lo que quieras y el propietario no dirá ni una palabra al respecto. Probablemente ni siquiera te verá, aunque sabe que te lo llevarás. Pero no importa, es un mandamiento. Es decir el Creador le permitirá reponer la cosecha.

Torá, Deuteronomio; 23:26: Cuando entres en el trigal de tu prójimo, podrás arrancar las espigas con tu mano, pero no podrás cortar las espigas de tu prójimo con la hoz.

Puedes tomar tantas espigas de trigo como necesites en ese momento, porque no produces nada con ellas. Pero no puedes cortar la cosecha del amigo con la hoz, ya que es la total producción (recepción egoísta).
[206392]
De Kabtv ‘Secretos del Libro Eterno’ 26/oct/16

Material relacionado:
El deseo de la gente en la era moderna
El complejo proceso del crecimiento espiritual
El secreto del deseo

Adherirse a la eternidad

Torá, Deuteronomio 23:14: Con tu equipo deberás llevar siempre una estaca, para que cuando tengas que hacer tus necesidades puedas cavar un hoyo con la estaca. Y luego, tapes con tierra el excremento.

Pregunta: ¿Por qué debe uno cubrir su excremento?  

Respuesta: Todo deshecho humano, incluyendo el cuerpo muerto, debe ser enterrado para completar el circuito.  

Como resultado de la vida del hombre, todo debe elevarse y el desecho del cuerpo y el cuerpo mismo, del que toda energía espiritual desaparece con la muerte, permanece sólo en el nivel inanimado y por lo tanto debe igualarse a la tierra.   

En contraste a las tradiciones de otras naciones de embalsamar momias, los judíos inmediatamente sepultan el cuerpo muerto para que se pudra. Se considera correcto ya que el cuerpo animal simboliza el egoísmo que queda de la persona. Tiene que disolverse y convertirse en ceniza, desintegrándose totalmente en partes constituyentes. La materia viva, gradualmente desciende al nivel verdaderamente inanimado. Algunas comunidades judías, incluso tenían la costumbre de poner cal en las tumbas, para que el cuerpo se descompusiera rápidamente.

Pregunta: ¿Significa que la actitud hacia el cuerpo debe ser puramente biológica?

Respuesta: El cuerpo no vale, debe morir. En nuestro mundo, debemos utilizarlo sólo en la medida que se requiera para el ascenso espiritual. No tiene ningún otro valor.

Si tienes la oportunidad de corregir algún nivel de tu cuerpo, debes corregirlo. Si funciona para la corrección general, entonces házlo, ve al doctor, toma medicina, etc. La actitud hacia el cuerpo debe ser sólo mercantil, para que nos dé la oportunidad de adherirnos a la eternidad mientras estamos vivos.
[205900]
De Kabtv “Secretos del Libro Eterno 19/oct/17

Material relacionado:
Cremación o entierro
Las costumbres de los judíos y de los demás pueblos
A dónde iré después de la muerte

¿Tenemos protección de arriba? parte 10

El hombre, durante toda su vida, no puede hacer ni una sola acción sin un objetivo, sin alguna conexión con la fuerza superior. Sin embargo, es preferible que actúe para asemejarse a la fuerza superior y conectar con ella, ya que de este modo se acerca a la revelación.  

Pregunta: ¿Para qué necesito la fuerza superior? ¿por qué necesito parecerme a ella? ¿cómo está conectada a mi vida cotidiana? Me levanto por la mañana, voy a trabajar; me preocupo porque mis hijos vayan a la escuela seguros y regresen seguros a casa. Me gustaría que todo fuera bien en el trabajo, que mi jefe esté de buen humor y que mis proyectos funcionen sin problemas.    

En la tarde, regreso a casa y quiero ser recompensado por una esposa satisfecha y niños felices, para que no haya estrés ni agraviantes.

Esta rutina diaria se repite año tras año, aunque con nuevos problemas, discernimientos, invenciones y pérdida, ¿cómo encaja en todo esto el intento de parecerse a la fuerza superior, la que teóricamente protege mi vida? ¿qué clase de conexión tiene, si la hay, con la vida del hombre?

Respuesta: Toda tu vida seguiste órdenes de la fuerza superior, sin incluso darte cuenta de quién te controlaba. Sólo corrías por las pistas de la vida como un tren de juguete que lo pone en movimiento un control remoto. Y te parecía que tú hacías todo por tí mismo.

El problema yace en el hecho de que la fuerza superior nos está oculta. Pero si comienzas a sentir quién te controla, con qué propósito y cómo puedes participar en todos lo que Él hace contigo, entonces entenderás que no estás siendo dirigido sin rumbo, girando en círculos como un tren de juguete. Precisamente al participar en estas acciones, podrás alcanzar a Aquel que te controla y ver toda tu vida desde Su perspectiva.

Y luego, en todo lo que haces, intentarás establecer contacto con el Controlador. El hombre debe hacer este trabajo interno a cada momento. Es decir, todo lo que haces en la vida, es para revelar la fuerza superior que te dirige. Empiezas a sentir cómo se comporta a cada momento.

Pregunta: El hombre siente completa vulnerabilidad en la vida, no sabe lo que el mañana le depara, ¿la conexión con la fuerza superior, nos da mayor sensación de seguridad en el mañana?  

Respuesta: Si la persona está conectada con la fuerza superior, entonces no está preocupada en absoluto por el mañana, lo principal es permanecer en contacto con el Controlado, ¿qué diferencia tiene hacia dónde Él me lleva? No estoy preocupado por el momento siguiente, mi única preocupación es no perder contacto con Él.  

Ésto brinda tal escudo protector en la vida, que no se requiere nada más, porque estás conectado a la mente superior. La conexión con la fuerza superior es como un seguro para todas las situaciones de la vida, de la compañía de seguros más grande y exitosa, que incluye toda la existencia. Esto es lo que la sabiduría de la Cabalá le ofrece al hombre.

Pregunta: Pero, ¿qué pasa si la persona no es religiosa?

Respuesta: Esto no tiene nada que ver con religión, sólo con el deseo por alcanzar la fuerza que nos gobierna.

Pregunta: ¿Dónde buscamos esta fuerza superior?

Respuesta: Necesitamos buscarla en el interior de nuestro propio corazón, con la ayuda de la sabiduría de la Cabalá. No es una tarea fácil y requiere tiempo. Pero al final, cada uno podrá “conocer a su Dios y servirle a Él”.
[205340]
De Kabtv “Una nueva vida #818”, 26/ene/17

Material relacionado:
¿Somos personas libres o sólo engranajes en una máquina?
No existe nadie más aparte de Él: El coqueteo de los amantes
¿Dónde está el mundo superior?

El trabajo del hombre y el del Creador

Pregunta: ¿Cuál es la obra interior del hombre, la obra del alma? ‘

Respuesta: Los cabalistas llaman trabajo al esfuerzo en contra del deseo.

Digamos que quiero seguir acostado, pero a pesar de eso me levanto y voy a trabajar. En nuestro mundo, esto es lo que llamamos hacer un esfuerzo. Pero olvidamos que si me levanto y voy a trabajar, ya es mi voluntad. Es decir, superé mi deseo de acostarme en el sofá y ver fútbol y decidí que era mejor ir a trabajar y ganar dinero. De lo contrario, no habría podido levantarme y salir a trabajar para gastar mi energía allí. Incluso si lo superé, usé mi deseo.

Es decir, cambio un deseo por otro, porque lo veo como un claro beneficio. Este es el trabajo físico en nuestro mundo, el trabajo que todos hacen: atletas, artistas, trabajadores, no importa quién ni cómo. Si la persona puede superarse y lograr algo, es su trabajo material y físico ¿y si no quiere? Llega un látigo y querrá.

En otras palabras, al avergonzar, condenar, hacer sufrir o afectar a alguien, de algún modo, puede cambiar su deseo y forzarlo a realizar una actividad particular, esto se llama trabajo en nuestro mundo. Al final, querrá hacer el trabajo para evitar sufrimiento.

Por definición, el trabajo espiritual es imposible de hacer. Por naturaleza, el hombre no puede hacerlo por sí mismo, la Luz superior o el Creador lo hace por él. Por eso esta obra se llama la obra del Creador.

La verdad es que tengo que pedir al Creador que haga el trabajo por mí. Es decir, mi petición y súplica es la preparación para que Él me corrija, esta es mi obra.

Él tiene que realizar el trabajo porque las propiedades de otorgamiento y amor absolutos, son totalmente inexistentes en el marco de mi naturaleza. Y de acuerdo con la forma en que soy creado, no puedo realizar la obra espiritual.

Por eso debo persuadir a la Luz superior, de que realmente quiero que lo haga en mi nombre. Y, ¿por qué este trabajo debe quedar en mi nombre? Porque logré persuadir al Creador. Hice todo para que sucediera y por eso se considera mi trabajo, aunque se llame ‘la obra del Creador’. Es decir, Él la realiza, pero yo le ruego y suplico que lo haga.

Es la única posibilidad del libre albedrío del hombre en nuestro mundo, en nuestra condición.
[204704]
De la lección de Cabalá en ruso 18/dic/16

Material relacionado:
Cómo trabajar con el egoísmo
Niveles del trabajo espiritual
Eligiendo el camino difícil