El propósito del hombre debe ser alcanzar el estado de semejanza con la fuerza creadora

Baal HaSulam escribe que la naturaleza y el Creador, tienen el mismo valor numérico, de acuerdo con la gematría, así que no hay diferencia entre ellos. 

El Creador es la naturaleza y vice versa. Ambos conceptos son una manifestación de la fuerza superior y es asunto nuestro cómo le llamamos. En otras palabras, todo lo que existe es una manifestación del Creador a la persona y es la base de toda la creación.   

El Creador creó la naturaleza y conforme se desarrolló, extrajo de sí misma un ser llamado hombre, “Adam” en hebreo. Este ser es capaz de desarrollarse de generación en generación y el Creador mismo está cuidando de su desarrollo. 

El Creador quiere que alcance su nivel. “Adam” en hebreo, significa “similar”, semejante al Creador, porque una persona debe alcanzar este estado y obtener todo lo que lo creó. 

Toda la naturaleza, en principio, es una ley general de adhesión con el Creador, la elevación gradual de una persona al nivel de adhesión con Él. Esta elevación es todo un gran sistema llamado el alma o “el alma del primer hombre (Adam HaRishon).”

 

Descubre  el  Sistema de conexión del alma

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta