La crítica desde afuera

Comentario:

La crítica desde afuera, se considera una prueba adicional a la rectitud del grupo que presume ser un factor que define los cultos.

Mi Respuesta:

No pienso que esto sea correcto. La crítica desde afuera, es la crítica natural de las personas que no entienden lo que estamos haciendo.  

Creo que no debemos prestar atención a las críticas.  Personalmente, no me pone de mal humor y no me pone en contra de la crítica.  No les falto el respeto.  Incluso hay filósofos que salen en mi contra.  No percibo sus palabras como una crítica en absoluto.

Puedes criticar cuando hay comprensión del tema, cuando se tiene una clara opinión de este, desde la perspectiva del conocimiento del tema. ¿Qué pasa si no lo entienden? Es decir, esas personas no tienen alcance de ello. Aún cuando hay disputas entre los cabalistas, porque esta es una ciencia y es el descubrimiento de cierta parte del universo, gradual, paso a paso, hasta un nivel cada vez más alto. Hay cabalistas que han revelado más y otros que han revelado menos, como los científicos en nuestro mundo.

En consecuencia, existe la discrepancia entre ellos, disputas y demás. Esto lo entiendo. Hay ahí algunos debates muy interesantes. Hay libros enteros dedicados a la forma en cada uno de ellos percibe el universo no revelado y sus razones. Pero discuten objetivamente. ¿Por qué percibo las cosas de manera distinta al otro? ¿Cuál es el problema? ¿Por qué estamos hechos de esa forma que percibimos lo mismo de manera diferente?

Existen distintos tipos de almas. Algunas de ellas se relacionan con la luz directa, otras con la luz circundante, etc., y es precisamente en su encuentro, en el proceso de aclaración, que tiene lugar un ascenso en ambas, incluso aún mayor. Celosamente argumentan entre sí, pero son personas que se encuentran en el mismo alcance, en el mismo mundo, tienen que hablar de ello, se entienden mutuamente y sus aclaraciones son muy serias. 

Y aquí, ¿de qué hay que hablar? Si estoy leyendo una novela y lloro o mirando una película en la televisión y me río; y un gato está junto a mí, ¿cómo puede participar en esto? No hay forma. Él sólo mueve sus orejas ante los sonidos que yo emito y piensa: “¿De qué se ríe el amo? Quisiera que estuviera quieto y se durmiera”.

Es lo mismo con quienes critican. Uno les molesta con los estudios de Cabalá. Sienten que algo tiene uno, para poder explicar todo y para que las predicciones se hagan realidad, aunque uno no es un vidente. Hace mucho tiempo, antes de la crisis, dije que vendría; y cuando empezó, dije que esta no terminaría. Pero ellos gritaron, “¡La crisis pasará en uno o dos años!”. Y ahora, se quedan callados y no me contradicen. 

Pero, ¿quién disfruta cuando recibe malos pronósticos? Además, nada cambiará a causa de tus pronósticos. 

Todo puede cambiar, gracias a la intensificación de nuestra difusión y no hay que limitarse a hablar. Seguirá habiendo más críticas. Más personas nos seguirán calumniando, que nosotros – por así decirlo – odiamos a todos, porque estamos hablando mal sobre el futuro cuando decimos “Nosotros mismos somos culpables por lo que está pasando” y así sucesivamente.

Es decir, seguro que las personas se defenderán, es su reacción natural. Así es la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *