La inclusión mutua debe ser de todos y en todos

La Cabalá es la sabiduría de la conexión de todas las personas en una sola imagen llamada “Adam”.

Comentario: Su objetivo es difundir esta sabiduría lo más ampliamente posible. Pero hay un 1% de personas que están predispuestas y un 99% que no están predispuestas pero en cierto modo simpatizan con ella.

Mi respuesta: Simpatizan involuntariamente porque de lo contrario se sienten mal.

Hay personas que se sienten mal fuera de la imagen de Adam. Hay en ellos un llamado “punto en el corazón”, el anhelo de esta imagen, de esta conexión. Puede ser muy distante, inconsciente y en una dirección completamente equivocada.

Personalmente, no fue esto en absoluto lo que me obligó en su momento, sino el conocimiento y el deseo de poseer el instrumento superior. Al final, llegué a la conclusión de que es necesario conectarse para “amar al prójimo”. Esto es muy contrario a mi naturaleza.

He oído hablar de ello, pero lo he percibido como algo complementario. Dicen algo bonito; vale, ¡todo el mundo lo dice! Crecimos en una sociedad en la que decíamos muchas cosas bonitas, pero lo hacíamos todo al revés.

Pero al final, cuando revelamos este sistema, descubrimos la necesidad de conectarnos con los demás, fusionarnos con ellos, anularse completamente y unirnos en un todo único. La inclusión mutua debe ser de todos en todos hasta el estado del mundo del infinito.

La inclusión infinita e ilimitada en el otro; esto es lo que significa el mundo del infinito. Entonces sentimos una fuerza especial de unidad en él, que se llama la luz superior o el Creador.

Para mí, por un lado, era algo desagradable, me repelía y no me sentía bien durante mucho tiempo. Pero luego lo acepté. ¿Cómo puedes escapar de esto si esta es la naturaleza? ¡Así es como está organizado!

Al final, la vida me obligó, como dicen. Yo era todo lo contrario. Por naturaleza, soy un “lobo solitario”, puedo quedarme en mi habitación toda la vida. ¡Voluntariamente! No puedo ver a una sola persona en toda mi vida, me bastan los libros y la computadora.

Y de repente necesito comunicarme, necesito salir a algún sitio… Para mí, cada salida… la hago involuntariamente, por necesidad. La naturaleza sigue siendo la naturaleza. No quiero fama ni poder. No necesito nada de eso. No porque sea una persona tan grande, sino porque así es como fui creado.

De repente, cuando descubrí que todo, aparentemente, se realiza en conexión con los demás, ¡fue un punto de inflexión increíble! Tuve que romperme a mí mismo. Lentamente. Todo sucedió de alguna manera, con dolor.

Estoy seguro de que llegará y pasará por encima de todos.

Si ves que esto es la verdad, que esto es la naturaleza, empiezas a comprender que estás en contra, que eres realmente un egoísta, y que tu egoísmo, que no quiere esto, es la ayuda contra ti. Entonces todo cae en su lugar.

Pregunta: ¿Se refiere a las personas que están predispuestas a la espiritualidad o a todas las personas del mundo?

Respuesta: Creo que esto existe en cualquier persona en mayor o menor medida. Nadie quiere unirse, abrazarse, anularse o suprimir su egoísmo.

Pero al final, la gente lo hará. Algunos llegarán a ello conscientemente, como yo, a través de la lectura, la visión, el sentimiento, la perspicacia, y luego simplemente la revelación. Y el resto se verá obligado por la necesidad vital, el deseo de una vida mejor. Necesitamos vivir de alguna manera. Involuntariamente, te unirás impulsado por un golpe  a la felicidad.

Y aquí estudiando y anhelando la comprensión, la verdad. Si ves que es así, empieza a cambiarte y te mueves no con un “palo por detrás”, sino con un anhelo hacia delante.

Se trata de dos grupos de personas que, de un modo u otro, llegarán a la meta. Toda la humanidad se divide en los que se precipitan hacia adelante, de los cuales hay pocos, solo miles en el mundo, y todos los demás que son impulsados desde atrás.

 

Saber más sobre   Siente al creador en la conexión entre nosotros

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta