La única condición es amar al prójimo

Ahora que hemos sido recompensados con todo lo de arriba, tendremos algún entendimiento de Su particularidad, que Sus pensamientos no son nuestros pensamientos y que toda la abundancia de la materia y sus formas que percibimos en esta realidad frente a nosotros, están unidas a Él en un pensamiento único, siendo el pensamiento de la creación para deleitar a Sus creaciones (Baal HaSulam, El Estudio de las Diez Sefirot, “Observación interna”, Capítulo 5, Punto 22). 

Pregunta:

Está escrito que el Creador tiene solo un pensamiento  —darnos placer. ¿Por qué es tan difícil ver esto en nuestra vida cotidiana? 

Baal HaSulam escribe que si al final de la vida de una persona, se mide cuánto disfrutó y cuánto sufrió, entonces no querrá nacer en absoluto, porque siempre estamos en pérdida. Por un lado, el Creador tiene el propósito y la idea de satisfacernos, pero por otro lado, no sentimos esto. ¿Por qué? 

Respuesta:

Porque nadie quiere escuchar al Creador, nadie quiere seguir Su consejo. 

El Creador dice una sola cosa: Se puede llegar al gozo, a la satisfacción, al conocimiento absoluto o a cualquier cosa. La única condición es amar al prójimo.

Una vez que se ha alcanzado el amor por el prójimo, es todo. Ya se está conectado con el Creador y ya se está disfrutando; pero ¿dónde se puede ver que la gente escuche, que enseguida de ello aspire a tal estado? 

Comentario:

 Solo que ellos no entienden lo que es. 

Mi Respuesta:

¿Qué quieres decir con que no entienden? Es muy simple. ¿Te imaginas ser amado? Haz lo mismo con los demás. «¡No, cualquier cosa menos eso!»

Comentario:

Básicamente, sí. Es difícil. 

Mi Respuesta:

Yo diría, que es imposible. Pero esta es una condición obligatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *