La necesidad de volver a educarnos para reconstruir los sistemas de relaciones sociales

Comentario: Supongamos que una persona te oyó y de pronto sintió algo inusual, es exactamente lo que siempre quiso escuchar. Esta sensación por la que se guía, es su verdad hasta que alguien más viene y dice: «Piénsalo bien», enciende su lógica, su razón. Y el razonamiento de otros detiene su desarrollo.

A menudo sucede que una persona comienza a predecir algo. Ya se condena al fracaso de antemano porque trata de ver todo de forma lógica. Y dice: «Hazlo y la razón vendrá».

Mi respuesta: Sí, porque, por regla general, usas la razón que has acumulado y que se basa en tu desarrollo egoísta unilateral. La mente es unilateral, por eso, no puedes hacer nada con ayuda del programa anterior. Debes cerrar tu mente, actualizarte y solo buscar atraer la fuerza superior que lo hará por ti.

Si, mientras atraes la fuerza superior, trabajas con tu mente anterior, nada funcionará. Entonces caes de todo, de tu actividad egoísta pasada y de la futura.

Cierra los ojos, sigue ciegamente a tu maestro y entiende que no hay otro camino. Espero que pronto lo comprendan, no solo mis alumnos que aún no lo ven, sino todos. La gente no tendrá otra opción; sentirá que se comió el pudín y ya  no brillará nada bueno para ellos.

Habiendo acabado con la economía egoísta, es decir, con tus cálculos egoístas de cómo existir de la mejor manera, comprenderás la maldad de tu naturaleza y la necesidad de salir de ella. Pero ¿cómo salir de tu propia piel? Aún hay que explicarlo. Y ya no habrá dudas; solo exigencia: «¡Haz con nosotros lo que quieras!».

Como escribe Baal HaSulam, debemos sentarnos y estudiar y esto nos reformará. A medida que nos reeduquemos, la sociedad, los medios de comunicación, todo, cambiará. Iremos, lenta pero continuamente, probaremos el nuevo cambio, reconstruiremos los sistemas de relaciones sociales, la influencia del gobierno sobre el pueblo, la interacción de los estados y gradualmente reconstruiremos todo bajo la influencia de la educación por la luz.

 

También te puede interesar: El bien alimentado, no entiende al hambriento – Corregir el egoísmo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *