¿Qué pasa de una vida a otra?

Pregunta: ¿Hay ciclos de almas?

Respuesta: Sí, existen; sólo necesitas entender cuáles son.

Científicos han dicho que descubrieron dónde está el alma humana y cuánto pesa. Hay entusiastas que siempre están buscando algo así. A mí también me gustaría que la gente finalmente encontrará su alma, pero no así, no por peso o algún tipo de examen médico.

¿Qué es la reencarnación? ¿para qué sirve? ¿quién reencarna? ¿qué se transmite de vida en vida a través de la muerte? ¿qué muere, qué queda, qué fluye por encima de nuestras existencias? Si lo definimos, no nos confundiremos.

La reencarnación en Cabalá se entiende como la reencarnación de las almas, mientras que la humanidad la percibe como algo que pasa de una vida a la siguiente, es decir, la persona muere y nace una y otra vez.

Es correcto, nace de nuevo. Pero ¿es la misma persona? ¿qué queda de su vida pasada? ¿qué pasa de la etapa de la muerte, que no vemos en nuestro mundo, a una nueva vida, que vemos de nuevo en nuestra vida? Esto necesita ser determinado.

Hay una colección especial de información, llamada Reshimó, de la palabra Roshem (registro), que realmente pasa de vida en vida. Por eso, en cada generación nos desarrollamos y nos volvemos más egoístas, inteligentes y diestros. Este es nuestro desarrollo, a diferencia de los animales.

Los animales se desarrollan mucho más lento, el hombre se desarrolla constante y literalmente durante toda su vida. El animal alcanza el pico de su desarrollo unas pocas semanas después del nacimiento, como máximo varios meses. Y después, solo se desarrolla físicamente, de manera animal.

El hombre también se desarrolla de manera animal, es decir, crece en masa y al mismo tiempo crece en intelecto, en mente, en acumular información, en dominar la comunicación con este mundo. Por lo tanto, en comparación con los animales, tenemos una enorme cantidad de información adicional que pasa de generación en generación.

Vemos que cada generación nace con algunas habilidades que nosotros no tenemos porque toma sus datos de información de la generación anterior, de la reencarnación anterior y los transfiere a la siguiente.

Dado que el hombre rompe con el pasado y reencarna en el siguiente nivel de vida, incluso el mismo nivel egoísta terrenal sin ningún apéndice espiritual, se comporta de modo diferente, trata al mundo de modo diferente y percibe este mundo de modo completamente diferente.

Ve cómo nuestros hijos y más aún nuestros nietos, perciben las computadoras, los celulares y todas estas novedades. ¡Es absolutamente natural para ellos! Ya nacen con esta información. Pero eso no es el alma.

Aquí es donde no nos diferenciamos mucho de una persona normal que no se involucra deliberadamente en Cabalá, el desarrollo del alma. Simplemente no lo tiene. Tiene los llamados genes informativos que la acompañan a lo largo de su vida, se desarrollan y pasan de vida en vida.

Su fuerza vital vuelve a excitar al cuerpo, nace en un nuevo caparazón y se desarrollan más sus datos informativos (mente y sentimientos que definimos como ego) hasta que, en una de las reencarnaciones materiales su ego se desarrolla hasta el punto donde empieza preguntando: “¿Para qué vivo?”

Es decir, se pregunta no sólo en el marco de este mundo: “¿Por qué vivo? ¿cómo puedo vivir mejor?”, sino más alto: “¿Para qué vivo?”. Parece querer levantarse y ver toda la metamorfosis que le está sucediendo de arriba a abajo, como si estuviera afuera.

Y surge la necesidad del desarrollo del alma. Llega a la ciencia de la Cabalá; no tiene otro lugar donde desarrollar su alma. Comienza su desarrollo a partir de ese gen de información inicial que pregunta por el sentido de la vida, ya no por el sentido de la existencia dentro de esta vida, sino por encima de ella para comprender realmente su sentido.

Ya no se detiene en ningún método de meditación calmante, quiere revelar directa y sensiblemente el mundo superior en sí misma.

 

Quieres saber ¿Qué-es-el-alma-y-como-se-desarrolla/?

 

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta