entradas en 'Isreal' categoría

Zona de exclusión en el medio de Tifferet

Dr. Michael laitmanPregunta: ¿Por qué necesita el Creador de un “intermediario”, Israel, entre Él y Su creación?

Respuesta: El material mismo (materia) es Maljut, un deseo de recibir, nada más, que sólo pueden responder a los efectos agradables y desagradables de manera directa, predeterminada. Ella no puede hacer actualizaciones en la naturaleza.

Si construyo una especie de sistema mecánico, eléctrico que responde a mi influencia, este no puede ser considerado como una “nueva creación”. Después de todo, está basado en nuestros pensamientos, sensaciones, intelecto y actitud. Si lo construimos correctamente y somos sus creadores y si está completamente bajo nuestro control, entonces es sólo una parte de nosotros y no hay nada nuevo o diferente en él. Nosotros lo hicimos como queríamos que fuera.

Esto explica por qué la naturaleza inanimada, vegetativa y animada, así como aquellas personas que llevan una vida puramente material, no pueden ser llamadas “creación”, puesto que ellas son gobernadas directamente desde arriba. Cuando se las pinchan, gritan “¡Ay!”, y cuando las acaricia, ellas disfrutan: “¡Ah!”. A excepción de “¡Ay!” y “¡Ah!” No hay nada más que puedan hacer, o sufren, o disfrutan. Su reacción ante el dolor o la alegría es obvia y predecible. ¿Dónde está la creación en esta imagen?

La creación está en aquel en el que hay una parte del Creador, y debido a que ella está ahí, hay una cierta oposición, conflicto, un espacio, un delta entre las propiedades del Creador y de la creación. Si nosotros trabajamos correctamente con estas dos piezas, entonces, entre ellas surge una zona de “libre albedrío“, un lugar especial en el que no dependemos del Creador ni tampoco dependemos de la materia que Él creó, nos encontramos en una posición en la frontera entre ambos.

Esta zona neutral es llamada “el tercio medio de Tifferet“. Es un punto considerado como la verdadera creación. Nosotros aún tenemos que trabajar para alcanzar este estado, pero al menos ya sabemos dónde buscarlo y cómo sintonizarnos con él. En algún lugar en medio del Creador y la creación (no de la verdadera creación, sino la creación material), hay un estado que abarca ambos opuestos y al mismo tiempo no depende de ninguno de ellos.

Todavía no podemos comprender qué es, pero con el tiempo nosotros alcanzaremos este estado. Cuando trabajamos con el público en general, estamos trabajando con la creación material. El Creador es la fuerza con la cual queremos realizar la acción. Con ello, nos transformamos en la “creación”. Esto nunca ha sucedido antes en la historia de la humanidad; este proceso no comenzó hasta hoy. Sólo después de lograrlo, seremos capaces de llamarnos “pueblo”, “hijos de Adam”, “similares” (Domeh) al Creador.

(116084)
De la preparación para la lección diaria de Cabalá del 8/26/13

 

Un reto para la imaginación

Pregunta: ¿Cómo podemos calibrar nuestra actitud con el fin de apuntar hacia el objetivo?

Respuesta: Tú tiene que hacerlo de acuerdo con el principio, “Israel, la Torá, y el Creador son uno”. “El Creador” es la raíz por la cual nos esforzamos. La “Torá” es todos los medios que nos ayudan en el camino, incluido el maestro, los libros, el grupo, y el estudio. E “Israel” es el punto en el corazón, el deseo espiritual inicial.

Pregunta: Para que yo pueda resolver esta ecuación, ¿que necesita ocultárseme y que necesita revelárseme?

Respuesta: Es necesario imaginar el estado corregido donde todos estamos conectados y cada persona percibe la totalidad en lugar de sí mismo. Está escrito: Lo general y lo particular son iguales“.

La fuerza común de amor y otorgamiento reina dentro de nuestra unidad y llena a todos en igual medida. Esta fuerza se llama el “Creador” o la “Naturaleza“. Esto es lo que tienes que ver como la meta final. Al final tenemos que llegar a esta imagen.

Por eso estamos trabajando en el discernimiento de la noción del “grupo“. El grupo es esencialmente el mismo sistema en el que despertamos la misma fuerza. Esa fuerza está ya presente en el interior del sistema, sólo que no la percibimos todavía. Debemos revelar esta fuerza que llena el grupo, fortalece, se manifiesta en él, y lo corrige. Esta es la fuerza llamada “el Creador” o la Luz oculta que se esconde en nuestra unidad.

Cuando nos esforzamos por crecer en nuestro mundo, revelamos esencialmente la misma fuerza. Esto es porque tenemos la misma dirección, aunque en un nivel corporal. “El Creador” es la fuerza común que une todas las partes de la creación.

Pregunta: Sin embargo, hay demasiadas incógnitas en esta ecuación….

Respuesta: Tienes que seguir buscando e intentándolo, una y otra vez. Así despertarás nuevas sensaciones. No hay otra posibilidad de hacerlo.

(32484 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 11 de Enero 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

La constante y la variable en la ecuación de la garantía mutua

La historia de la humanidad dentro de mí

No pintes la espiritualidad con imágenes corporales