entradas en '' categoría

El mundo espiritual para los principiantes

Pregunta: ¿Debemos utilizar sólo los términos que hablan de las leyes de la naturaleza en las clases para principiantes y sólo después introducir la terminología cabalística?

Respuesta: No, podemos hablar abiertamente con la gente que viene a nosotros con el punto en el corazón y gradualmente avanzar con ellos. Pero si habláramos con ellos sobre las leyes de la naturaleza, ellos podrían pensar que estamos predicándoles la física o la sociología. Ellos necesitan saber acerca de la estructura del mundo espiritual. Esto es en lo que ellos se esfuerzan, y necesitamos dársela a ellos.

(41458 – De la Lección 7, Convención WE! del 4/3/2011)

Ponte en los zapatos del otro

Pregunta: ¿Cuándo una persona alivia el sufrimiento de alguien, distancia él de algún modo, a la persona de la espiritualidad?

Respuesta: Parece que la persona sufrirá menos, pero entonces él no se preguntará porque hay sufrimiento. ¿Significa esto que si yo deseo el bienestar de la gente los debo forzar a sufrir?

Básicamente, el precepto principal de la Tora es “ama a tu prójimo como a ti mismo”. Simplemente ponte en los zapatos de esa persona. Por ejemplo, piensa que harías si fuera tu niño pequeño, favorito y entonces tú harás lo correcto.

(41468 – De la Lección 7, Convención WE! del 4/3/2011)

¿Tienen los niños una conexión con el Creador?

Pregunta: ¿Los niños nacen con el punto en el corazón, lleno de amor absoluto?

Respuesta: No, no hay personas que nacen con el punto en el corazón, lleno de amor a los demás. Al contrario, un niño nace con el punto en el corazón arruinado. Es precisamente este punto negro al que nos referimos como el punto “en el corazón”. Él tiene que desarrollar, ampliar, corregir, y llenarlo a través de la conexión con los demás.

Hay niños que nacen con el punto en el corazón, y hay aquéllos cuyo punto en esta encarnación aún no ha “surgido” y todavía no sienten la pregunta sobre el sentido de la vida.

Pregunta: ¿Los niños pequeños tienen contacto con el Creador, y tenemos que crear las condiciones para el desarrollo de su espiritualidad desde sus primeros meses de vida?

Respuesta: Nosotros empezamos a trabajar con los niños después de que cumplen tres años. Hasta esa edad, no perciben nada más que su estado animal.

Tenemos que formar la actitud correcta hacia los demás en los niños. Ellos no entienden quienes son los otros hasta la edad de tres. Pero a la edad de tres desarrollan “relaciones sociales” iniciales con otros niños, ya juegan juntos. Por esta razón, es posible comenzar a trabajar con ellos.

(41478 – De la Lección 7, Convención WE! del 4/3/2011)

La esclavitud egipcia tan grande como el Universo

Faraón y todos sus ministros son esclavos leales del Creador, es decir “ángeles” o fuerzas que realizan el programa de la creación. Ellos llevan a cabo las órdenes de la Fuerza Superior, del Creador, ya que aparte de Él, no existe nada más. Pero por ahora, el Creador está poniendo a Faraón con toda su lealtad como gobernante para que trabaje para el Creador y rija sobre el hombre en este mundo en lugar de Él, con el fin de darnos la sensación de oscuridad y llevarnos a la necesidad de revelar la fuerza opuesta, la del amor y otorgamiento.

En este momento, Faraón está siendo revelado en nuestro mundo. Antes, sólo sus ayudantes, sus ministros se nos revelaban. No habíamos escuchado del Faraón mismo hasta el final del actual “exilio egipcio”, cuando repentinamente se anunció que “un nuevo rey se ha erigido en Egipto”. Hasta entonces, ciertos directores y ministros tenían el control.

Lo mismo sucedió en la historia de la humanidad. Fuimos influidos por diferentes fuerzas pequeñas que impulsaron el desarrollo de la sociedad humana: los nuevos inventos, el descubrimiento de nuevos continentes, nuevas tecnologías, hasta que llegamos a un mundo global. Y aquí Faraón está empezando a revelarse: Él es la fuerza que impide y no deja que nos unamos.

Muchas personas alrededor del mundo ya sienten que la salvación está sólo en la conexión. Vemos que se nos ha dado un grado tal de interdependencia, que no nos queda otra opción, puesto que el mundo se ha vuelto muy global. La única manera de mejorar la vida es reunirnos. No tenemos otra opción cuando dependemos tanto el uno del otro. No seremos capaces de divorciarnos como en un matrimonio fracasado y seguir por nuestro propio camino. Estamos viviendo en un mundo diminuto, y no tenemos a dónde ir: Estamos encerrados, como en una jaula.

Pero somos incapaces de estar de acuerdo unos con otros en este mundo, creamos un gobierno mundial común, adquirimos una especie de opinión única y discutimos constantemente. Y estos desacuerdos no terminarán, sólo seguirán creciendo.

Será muy extraño verlo porque todos realmente dependen el uno del otro: Europa, América, Los Países Árabes, Asia, Rusia, Japón, China. ¿Es realmente tan difícil reunirlos en un solo lugar, tener otro “G-50”, y llegar a una especie de común acuerdo? De lo contrario, el mundo simplemente volverá al “caos y la oscuridad” inicial.

Pero la gente no se las arreglará para llegar a un acuerdo. La fuerza del mal se mantendrá en el camino y se interpondrá entre ellos, y no serán capaces de entender cómo pueden conectarse. Ellos sólo revelarán su incapacidad para conectarse y no aprenderán cómo alcanzar esto. Porque revelar los “medios” de la conexión es lo mismo que revelar la fuerza superior, lo único que puede conectarnos. Hacia este estado nos dirigimos.

Este no será un tiempo simple. Hasta ahora, la gente está manejando esto de alguna manera, para seguir viviendo como antes, como si el mundo no se hubiera vuelto global y cómo si ellos pudieran seguir existiendo sin tomar en cuenta los intereses de todos los demás. Pero nuestro desarrollo debe llevarnos de manera absoluta a la unificación. Sin embargo, no habrá fuerza para unirnos. Allí es donde Faraón, quien está separándonos, se revelará.

Y entonces, como está escrito en la historia de la esclavitud egipcia, “ellos gritarán” (esta vez serán los hijos del mundo entero), sin saber qué hacer. Y aquí ellos revelarán que hay un método, la sabiduría de la Cabalá, que revela al Creador a las criaturas en este mundo.

Después de todo, no seremos capaces de tener ni siquiera una vida habitual en este mundo sin revelar esta fuerza. Simplemente, no podremos existir: Nos consumiremos unos a otros. Es de esta manera que la necesidad por la Cabalá, como medio para revelar al Creador, se dará a conocer. Y aprenderemos que el mundo fue creado de esta manera y ha atravesado este desarrollo sólo para llegar a ser como el Creador y unirnos con Él mientras nos esforzamos por revelarlo a Él. De esta manera será realizado el programa completo de la creación.

(41290 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/22/2011, Escritos de Rabásh)


La globalística

La globalística es un estudio de los problemas comunes de la humanidad. Surgió a partir del análisis de los problemas que han aparecido tras la segunda guerra mundial. El análisis mostró el comienzo de procesos globales en el mundo. Su solución requería la participación de toda la humanidad, donde su existencia futura depende de la forma de resolver los problemas.

Esos problemas han existido siempre pero de forma local, y ahora han adquirido una naturaleza global como consecuencia de la integración humana. Los problemas globales no son causados por lo que parece ser el desarrollo humano natural, sino que están programados en el desarrollo de la sociedad por la naturaleza.

La globalización de los problemas viene del surgimiento de las dependencias integradas del mundo y no pueden ser resueltos por un solo país o un grupo de países que están aislados del resto. La globalización también se manifiesta en su integración ya que es imposible resolver un problema sin resolver los otros.

La globalización de los problemas nos fuerza a usar un método global para examinarlos y resolverlos. Las decisiones deben estar basadas en el hecho de que los intereses de la humanidad como un todo siempre y de todas las maneras, prevalecen sobre los intereses de cualquiera de sus partes. El proteccionismo y la competencia deben ser rechazados. En su lugar, debemos crear interconexiones completas a escala global y deshacernos de las barreras entre las naciones y las personas.

Pero son los problemas globales en particular los que nos ayudan a ver a la humanidad como un sistema global integrado y a revelar la oposición entre “humanidad y naturaleza” con respecto a nosotros.

Hasta ahora, todas las estrategias de supervivencia humana sugerían un recorte en el crecimiento económico y demográfico. Otros proponían realizar esto por región para nivelar todas las regiones del mundo con el tiempo. Gradualmente, la inhabilidad de todos esos enfoques para resolver los problemas globales se volvió muy clara. Esto es porque sólo pueden ser resueltos con una fuerza integral, y sólo tras elevarnos por encima de todas las barreras de la humanidad.

Roland Robertson, la primera persona en usar el término “globalización” en 1983, creyó que se está creando una consciencia global en las personas, y que esta cambiará completamente a la humanidad. Esto puede ser hecho ya sea a través del impacto de un enorme sufrimiento o a través de la difusión de la Cabalá, el método de corrección del egoísmo como la fuente de todos los problemas que surgen.

(41333)

El motín de los esclavos del egoísmo

Baál HaSulám, carta 10: Faraón se traga toda la Luz que comienza a descender para Israel (aquellos que aspiran al Creador) y así nos es dicho que “no había un esclavo que fuera capaz de escapar de Egipto”.

Nuestro avance parece ser “negativo” ya que sucesivamente ponemos mucho esfuerzo y pensamos que estamos avanzando y alcanzando cierto éxito en el camino, pero de repente todo desaparece. Faraón mismo se traga “toda la Luz” y todo desaparece en el ego, sin dejar nada de nuestros esfuerzos.

Este es un proceso acumulativo y nuestra frustración continua acumulándose y creciendo hasta que la persona comienza a sentir que él no puede trabajar más para su egoísmo, el cual se traga todo lo alcanzado por él. Tan pronto como él experimenta una pequeña inspiración, despertamiento, conexión con los amigos y disposición para caminar por este camino y elevarse por sobre esta vana vida, sin sentido, al siguiente día él no sentirá ningún progreso. ¿A dónde se va todo esto?

Al levantarme en la mañana, ¿por qué debo comenzar desde cero otra vez o incluso desde más abajo? ¿Por qué tengo que subir desde el estado animado, si apenas soy capaz de comprender donde estoy, despertarme física y emocionalmente y comenzar a trabajar en la importancia de la meta una vez más para poder entender donde he terminado, para que y que pasa aquí? Este es el trabajo en el cautiverio del Faraón.

No hay nada “accidental” en la espiritualidad, tampoco hay algunos “actos ciegos por parte de la naturaleza”. La naturaleza es la combinación de las fuerzas del Creador: ya sea por el lado de Su cara o por el lado opuesto, es decir el Creador y Faraón. Pero es aun una y la misma fuerza: “No hay nadie más aparte de Él” y nosotros estamos siempre presentes en sus dos influencias. No hay nada accidental o sin sentido en lo que está pasando con nosotros. Este es simplemente un cambio en el equilibrio entre estas dos fuerzas, para darnos la oportunidad de ejercer el esfuerzo.

El Creador lo hizo intencionalmente para que Faraón nos esclavizara, borrara todos nuestros esfuerzos y nos mostrara nuestra naturaleza despreciable y desesperanza total en vez de alcanzar la meta. Y entonces, gracias a Faraón nosotros comenzaremos a necesitar del Creador.

(41103 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/20/2011, Baál HaSulám carta 10)

Cuatrocientos años en el monte del odio

Pregunta: ¿Todas nuestras intenciones van directamente a la boca de Faraón, alimentándolo?

Respuesta: Todo depende de cuáles sean estas intenciones. Faraón es una fuerza especial, el ego que se desarrolla en contra de la Luz. Esta es la reserva del egoísmo, el deseo de recibir, el cual debemos construir.

En la sabiduría de la Cabalá, no existe “Faraón” sin “Israel”, es decir el esforzarse hacia el Creador dentro del hombre, que trabaja con el fin de unificarse con las otras partes y llega a otorgar. Por lo tanto en el grado de su aspiración hacia el otorgamiento, la persona construye al Faraón, cultiva sus deseos (Kelím) dentro de sí, de los cuales huye más tarde y los cuales corrige después de todo, siendo de tal modo recompensado.

Todo el trabajo en Egipto se encuentra en organizar al Faraón y hacerlo más grande, más poderoso y rico, es decir, agrandar nuestro ego desde el punto diminuto de nuestro egoísmo natural hacia el estatus del Creador. Después de todo, ¿Qué nos da todo este egoísmo? Este nos da los deseos por comida, sexo, dinero, fama y conocimiento, un diminuto ego en nuestro mundo, un ego corpóreo, el cual no tiene nada que ver con la espiritualidad. Este ego terrenal ni siquiera necesita corrección.

Al empezar a trabajar en nuestra unificación, descubrimos resentimiento, alienación, indiferencia a nuestra unicidad. Esencialmente, esta es la revelación del mal, pero sólo si una persona lo mira de esta manera. Después de todo, él puede decir que puede unirse con los otros y que este trabajo no es para él, incluso antes de que empiece el trabajo. Algunos empiezan y se debilitan, caen, y “mueren en la tierra de Egipto”.

Pero existen aquellos que lo soportan, gracias al entendimiento de que no hay opción. Ellos se mantienen en esto, una y otra vez, incluso ven que continúan perdiendo. Y trata como pueden de unirse con los amigos, fortalecer el grupo, independientemente de sus esfuerzos, ellos ven que nada funciona. Por el contrario, experimentan un deseo de criticar a los amigos y los retiran de su presencia a todos. Y una vez más, superan este destello de egoísmo.

Por lo tanto, una vez tras otra, todo lo que la persona ganó, todos sus esfuerzos, son consumidos por su ego, Faraón, el cual crece y se regocija. Una persona en sí construye todas estas propiedades dentro, a través de sus propios esfuerzos. Después, llega al estado en el cual no puede tolerar su ego por más tiempo. Y es en este momento cuando recibe las vasijas de Faraón (Kelím), deseos.

En otras palabras, el exilio egipcio empieza solamente con el trabajo de la persona hacia la unificación con los amigos. De hecho, ¿Qué merece Israel después de huir de Egipto, cuanto el Creador los liberó de este? Ellos ameritan la unificación en el Monte Sinaí (el monte del odio), todos como “un hombre con un corazón”, si sólo por un instante, hasta que esculpieron el “becerro de oro” y cayeron otra vez. Pero estas caídas son de naturaleza diferente ahora, dentro del oro que llevaron de Egipto, las “vasijas egipcias” ellos las tomaron, con el fin de recuperarlas y reformarlas.

Pero incluso, ¿Qué quisieron durante todos estos años de exilio? Ellos deseaban crear la unicidad entre sí que finalmente alcanzaron el Monte Sinaí. Y sin estos esfuerzos de cada momento para soportar el Monte Sinaí, los “400 años del exilio egipcio” no habrán pasado para ti.

(41115 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/21/2011, El Libro del Zohar)

En cuanto a las convenciones virtuales y a una verdadera conexión

Pregunta: A la luz de la próxima convención en Moscú, usted dijo que es tiempo de que nos acostumbremos a los congresos virtuales y sintamos una conexión incluso más grande, sentados detrás de las pantallas del computador. ¿Qué significa esto?

Respuesta: Las convenciones son un salto hacia adelante. Pero además de estas, debemos mantener la conexión entre nosotros cada día y constantemente mejorarla. Gracias a las convenciones, creamos impulsos de unificación, y durante sus intervalos es vital sostener una conexión permanente y fortalecerla día a día.

No hay otra opción; debemos alcanzar un mundo “redondo”, global, integral. Estas no son solamente palabras. No podemos romper la conexión después de los tres días de la convención; la conexión debe ser la base diaria de la agenda del mundo. Esto es lo que requerimos.

Por lo tanto, debemos cultivar tales relaciones entre nosotros que nos permitirán mantener la conexión incluso virtualmente, sin mirarnos u oírnos los unos a los otros. Es por esto que el internet surgió en primera instancia: es decir para ayudar a todo el mundo enlazándolo en una interconexión saludable y pasar de la unidad corporal, virtual hacia una espiritual. Y estamos para emplear este medio.

Por lo tanto, sugiero que nuestras próximas convenciones sean pequeñas, para unos mil o dos mil amigos que se reúnan en una misma región. Y el resto participarán en ellas virtualmente, que no se eche a perder nada en lo absoluto. Por el contrario, todos viven en un estado colectivo, y los participantes “virtuales” no sienten ni la más mínima debilidad al unirse con los participantes en el lugar físico.

Esto nos permitirá tener muchas convenciones por año; además, seremos capaces de mantener un enlace indestructible cada día del año. Dejemos de gastar tanto dinero en dos grandes convenciones al año, después de las cuales aun experimentamos una caída y descendemos al estado previo. Quiero transferir el énfasis de la convención física a la interna, y desde esta última hasta la interconexión interna diaria. Esto es extremadamente importante. De lo contrario, no seremos capaces de construir el lugar de la revelación del Creador entre nosotros.

(40975 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 4/18/2011, Baál HaSulám carta 10)

Ahora que tienes el método, pásalo

América es la potencia más grande, más rica, y más poderosa del mundo. Los estadounidenses aún tienen ese espíritu pionero, a ellos les encanta recordar sus raíces.

Por eso tenemos la oportunidad de influir sobre el mundo a través de América. Al principio, no vamos a mencionar la Cabalá, y en su lugar, vamos a explicar a las masas nuestro estado actual y el método que ofrece la solución, y luego, gradualmente, los llevaremos a las fuentes originales.

Si tenemos una oportunidad de traer la sabiduría de la Cabalá al mundo, esto puede suceder sólo aquí. El mundo presta atención a lo que está sucediendo en los U.S.A. La gran mayoría del Internet está en inglés. El lenguaje, el poder y la autoridad de los Estados Unidos jugarán su rol. Todo esto significa que debemos comenzar la guerra contra la crisis mundial, precisamente desde aquí.

Necesitamos trabajar juntos para organizar un sistema de difusión. Este es nuestro reto principal. Y aquí encontrarás los recursos para afrontar este reto. El Centro de Aprendizaje de la Cabalá ha sido exitoso en educar a la gente con el punto en el corazón. Pero si queremos el verdadero avance espiritual, es sólo posible si trabajamos de acuerdo con el principio de “pasarlo”.

Debemos difundir la Cabalá sin presión: sin volantes aventados en las manos de la gente, acompañados por esfuerzos apasionados de convencerlos. Más bien, debemos actuar de una manera serena, respetable, pero además coherente y lo más eficiente posible, usando como fundamento nuestros principios y todo tipo de datos científicos y de investigación.

Hubo docenas de otros estudiantes a estudiando con Rabásh además de mí. Yo era el más cercano a él, y también su asistente y secretario, lo cual me ha ayudado enormemente. Pero esa no fue la clave. Lo que más me ayudó fue que en 1983, cuando él todavía estaba en vivo, yo escribí mis tres primeros libros. Siempre estaba difundiendo, dando conferencias y lecciones.

Después de la muerte de Rabásh hubo un período en el que no tenía fuerza para empezar algo nuevo. Me mantuve yo mismo y escribí libros. Pero unos años más tarde, reanudé la difusión activa de la sabiduría de la Cabalá. Esta es la única razón por la que estoy promoviendo la corrección y mi avance personal.

Participar en la difusión, en la medida de lo posible, es esencial. Por supuesto, no todos puede escribir o educar, pero cada persona debe tener cierta responsabilidad, trabajar en pasar el método al mundo entero, deseando ayudar a la gente y de esa manera expresar su amor a los demás, para ver a todo el mundo unificado, feliz, conectado, unido en un todo único, hasta que seamos una sola alma.

Por ello, debemos crear un centro de difusión mundial con sede en U.S.A. para que el método de corrección se extienda desde aquí al mundo entero. Y todos deben reunirse alrededor de este centro para que puedan ejercer el máximo esfuerzo, su máximo potencial y talento hacia nuestro éxito colectivo. Porque si no lo hacemos, la crisis se saldrá de control.

(41310 – De la Lección 7, Convención WE! del 4/3/2011)

¡Despiértate a ti mismo!

Pregunta: Tengo la sensación de que todos mis amigos “se aletargaron”. ¿Qué puedo decirles para despertarlos?

Respuesta: Si ellos sienten que los necesitas, entonces se despertarán. Todo depende de la persona misma. Él debe creer que el grupo está listo y que el problema radica solo en él. Una vez que él abra su corazón verá que está conectado con todos los corazones ardientes y alertas. No hay que decirles nada, solo debe decírselo a sí mismo.

(41219 – De la cena del 4/21/2011)