entradas en 'Sociedad' categoría

Nueva Vida 1276 – Usando el poder como medio para lograr cambios

Nueva Vida 1276 – Usando el poder como medio para lograr cambios
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

El poder del puño no da el resultado deseado porque va en contra de la naturaleza. El uso de la fuerza es un callejón sin salida de destrucción y daño para todos, incluidos los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza. La naturaleza no actúa de acuerdo con el ego o la regla del dinero. Más bien, el equilibrio entre dos fuerzas rige en la naturaleza. La naturaleza exige que la humanidad participe intelectual y emocionalmente con el mismo enfoque.

Necesitamos educar a la humanidad para que piense y se comporte en la nueva era. Juntos, debemos aprender dónde está nuestro libre albedrío y cómo trabajar con nuestros deseos para construir una sociedad equilibrada. A medida que aumenta el desempleo, el gobierno deberá pagar a la gente para que aprenda y estudie en casa, de modo que todos hagan lo que la sociedad les exige y reciban todo lo que la sociedad les pueda dar.
[269454]
De Kabtv “Nueva Vida 1276 – Usando el poder como medio para lograr cambios”  17/ago/20

No hay negro sin blanco

Mi nuevo articulo: «No hay negro sin blanco»

Cuando la sociedad se desmorona, no es porque un lado esté equivocado y el otro tenga razón; es porque ninguno quiere unirse. Por naturaleza, queremos que desaparezca todo lo que no nos agrada. Si piensas diferente a mí, te quiero fuera de mi vida y preferiblemente, fuera de la existencia. Este es el pensamiento natural de cada uno, en diversos grados. Pero la naturaleza no nos dotó solo de esta naturaleza; también nos dio la capacidad de pensar y de elegir.

La naturaleza nos dotó de la capacidad de observar y aprender que nada existe a menos que su opuesto apoye su existencia. El planeta Tierra, por ejemplo, se mantiene en órbita gracias al equilibrio entre la atracción gravitacional del Sol y la fuerza centrífuga que lo aleja de él. Del mismo modo, nuestra vida gira en torno a las horas de oscuridad y luz y nuestra visión se basa en el rango entre ver todos los colores juntos, eso crea el color blanco y ningún color, que crea el color negro. Calor y frío, hambre y plenitud, atracción y rechazo, amor y odio, todos son opuestos que hacen de la vida lo que es.

Lo opuesto de la vida no se niega ni se refuta mutuamente; ¡se habilita y complementa entre sí! Si tan sólo pudiéramos darnos cuenta de que, como es en toda la realidad y como es con nosotros, así fuera con nuestros semejantes, imagina el mundo inclusivo y acogedor que tendríamos. Imagina la riqueza que disfrutaríamos si pudiéramos abrazar la diversidad de colores, razas, creencias, inclinaciones, perspectivas y todas nuestras diferencias y complementarios.

Imagina también el mundo aburrido y estancado que sería si todo fuera igual. No desarrollaríamos el pensamiento porque no tendríamos necesidad de articular un punto de vista. No desarrollaríamos la imaginación, pues nada nos estimularía ni intrigaría. Perderíamos nuestra creatividad, vitalidad y ganas de vivir. De hecho, incluso debemos nuestro odio feroz y el placer de entregarnos a la justicia propia, al hecho de que hay personas que son diferentes a nosotros ¿qué haríamos si no existieran?

La conclusión es que necesitamos ver más allá de las diferencias y ver la totalidad que las engendra y que las diferencias mantienen la integridad. Cuando aprendamos que la vida, su significado y su continuidad dependen de la persistencia de lo que odiamos, de que valoraremos la realidad que lo creó todo, podremos construir el amor por la totalidad por encima del odio por las partes Hasta entonces habrá paz y felicidad.

El amor es una mascota que se alimenta de concesiones mutuas

De mi página de Facebook Michael Laitman 7/ago/20

Mi maestro solía decir que el amor es una mascota que se alimenta con concesiones mutuas.

En estos días, parece que no nos gusta mucho el amor, precisamente porque se alimenta con concesiones. El problema no es el amor; el problema está en nuestra percepción de las concesiones. Pensamos que, al ceder, perdemos algo; estatus social, respeto, posición de dominio o control.

No es claro si las opiniones diferentes crean odio o, si el odio crea opiniones diferentes, pero algo está claro: cuando hay opiniones diferentes, necesitas amor para superar las diferencias, si no hay amor, no hay motivo para superar las diferencias.

Sólo hay una solución para esta trampa: ser conscientes de que, si no nos elevamos por encima de nuestras diferencias y no nos unimos por encima de nuestro odio, nos destruiremos unos a otros, físicamente, habrá aniquilación.

Si queremos sobrevivir, debemos confesar que, si el odio desaparece, acabará con todos nosotros. Debemos dejar de demonizarlo.
Una vez que lo hagamos, podremos tomar el ejemplo de la naturaleza y aprender qué es hacer concesiones, sin perder prestigio y por qué deberíamos hacerlas.

Cuando los padres hacen concesiones entre ellos, no lo hacen porque uno sea más débil; lo hacen por el bien del niño, su creación mutua. Cuando los padres se concentran en salirse con la suya, se divorcian. Pero si se concentran en criar a un niño feliz, siempre encontrarán la solución para que todos estén felices y su alegría será ver a sus hijos crecer en una familia buena y feliz.

Cuando dos tendencias políticas de pensamiento se involucran en luchas de poder, deben hacer lo mismo. En su caso, el niño es el país. Si las partes encuentran la manera de anteponer su amor por su país a su deseo de ver triunfar su dogma, hay esperanza para el futuro. Pero si se atrincheran en sus posiciones y sólo quieren que exista su opinión, la catástrofe es una certeza.

“¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” 

Antes de discutir formas de cambiar la sociedad, debemos cuestionarnos qué cambios debe tener la sociedad. 

En nuestra era, el cambio necesario en la sociedad, es un cambio de valores, que en lugar de valorar las aspiraciones egoístas; ser individualmente más exitoso, rico, famoso y/o poderoso, si queremos una sociedad con individuos saludables, felices y con confianza, necesitamos valores de responsabilidad mutua, consideración, cooperación y conexión positiva, permeando la sociedad. 

No podemos implementar por nosotros mismos ese cambio de valores. Necesitamos una influencia externa que lo permita. Sin embargo, podemos perseverar hasta llegar a ese cambio y necesitamos entender la tendencia general de la naturaleza y conectarnos cada vez más, para que suceda. 

Fuera de nuestra percepción y sensación, existe una sola fuerza en la naturaleza que actúa con amor absoluto y que toma cada detalle de la realidad con consideración y cuidado.

Creó e hizo evolucionar muchos estratos de la realidad que experimentamos, desde la naturaleza inanimada, a través de la vida vegetal y animal y finalmente, nosotros los humanos. 

Por lo tanto, para permitir un cambio en la sociedad, necesitamos invitar a la fuerza de la naturaleza que crea y sustenta la vida, para que opere en nosotros y guíe nuestro cambio hacia un nuevo conjunto de valores, que nos acerquen al equilibrio con la naturaleza. 

Simplemente necesitamos ganar más entendimiento de cómo funciona la naturaleza, de que la naturaleza humana es una forma egoísta y centrada en sí misma que se opone al atributo general de amor, otorgamiento y conexión y de que a partir del polo negativo de la creación, podemos invitar a la fuerza positiva a nuestra vida, permitir que nos conecte, cambie nuestro valores y de la misma manera, nuestra percepción y sensación de la realidad integral, que en última instancia, compartimos. 

Foto por  Javier Allegue Barros en Unsplash

El tiempo de la última generación está llegando

Comentario: En la actualidad hay mucha especulación acerca de qué sucederá después del coronavirus. Hay muchos miedos, en su mayoría porque no habrá trabajo. La gente ya no tiene dinero. Tiene miedo de nuevos virus, tiene miedo de abandonar su casa, tiene miedo de enviar a sus hijos a la escuela, etc. 

Las encuestas muestran que pocas personas ven la luz al final del túnel. Los cabalistas dicen que este es el tiempo de “la última generación”. 

Mucha gente siente temor de esta palabra “última” generación. Pues, última significa que no habrá nada después. 

Por favor, explique a la gente ordinaria qué es la última generación. 

Mi respuesta: En el estado de la última generación, gradualmente nos preparamos para avanzar al siguiente estado, el estado del alma. Para hacerlo, no es necesario morir físicamente, sólo comenzar a vivir, a existir en estado de conexión espiritual. 

Una señal de la última generación es que la humanidad se acerca a la corrección y a deshacerse de su egoísmo. 

No necesitaremos perseguir valores materiales y egoístas. Podremos existir con tranquilidad, de forma muy simple. Hasta el punto en que ya no prestaremos atención a los valores materiales, a la vida material. Sólo veremos lo espiritual, es decir nuestra conexión. Llegaremos a un estado en el que valoremos sólo la interconexión mutua. 

Comenzaremos a trabajar juntos, incluso más que amigos, incluso más que un todo. 

Pregunta: ¿Piensa que la humanidad está avanzando en esta dirección? 

Respuesta: Lo veo de forma absolutamente clara. Más aún, el avance es muy intenso. 

Pregunta: Continúa diciendo que la naturaleza nos hará llegar a esa conexión. Si nos resistimos, nos forzará constantemente ¿cómo hago que la gente lo sienta? ¿necesita sentir que es completamente egoísta? ¿no es eso lo que importa? 

Respuesta: Lo sentirá mientras sigue el proceso. Por una parte, sentirá la presión para acercarse a otros, por otra, cuando comience a hacerlo, sentirá la resistencia de su egoísmo. Entenderá que lo que evita la conexión es su ego. Como está, ni siquiera sabe dónde está su ego. 

Pregunta: ¿Cuáles son las leyes de la última generación? 

Respuesta: En principio, son las leyes que provienen de la unidad. 

Pregunta: ¿Se debe entender que no hay otra salida? 

Respuesta: ¡Absolutamente! No tenemos otra opción. Ya estamos en el camino. Ya no hay marcha atrás. 

Pregunta: Entonces ¿mi tarea es estar de acuerdo, aceptarlo y comenzar a avanzar suavemente, poco a poco, hacia la conexión, comenzar a hablar y pensar en ello? 

Respuesta: Exactamente. Entender que todo lo que existe está integralmente interconectado. Y debemos estar conectados entre nosotros y con el resto de la naturaleza. Hasta que podamos amarnos unos a otros, tanto que “los lobos moren con las ovejas”, no lograremos nuestra misión. 

En otras palabras, debemos guiar a toda la naturaleza a la reciprocidad y el amor, donde todos en la naturaleza cuide a todos porque la humanidad se cuida mutuamente. 

Pregunta: ¿Todo inicia con el hombre? ¿es la cima? ¿tan pronto como llegue a ese estado, todo será arreglado? 

Respuesta: Sí. Si voy hacia la integralidad en la naturaleza, la naturaleza se volverá integral. 

Ya se puede ver con el virus. El virus no nos dejará ir, para que no pensemos que podemos salir de este asunto. Debemos ir sólo hacia la interacción global integral. Ahí encontraremos una existencia correcta, buena, fácil. Es decir, necesitamos reconstruirnos. 

Pregunta: ¿Para reconstruirnos, la naturaleza humana y amorosa puede llevarnos hacia un gran dolor? 

Respuesta: Nosotros, como egoístas, no queremos cambiar. Nos parece que la naturaleza humana y amorosa, debe aceptarnos como somos. Nos creó para ser opuestos a nuestro estado final, correcto y nos guía gradualmente, de manera que aprendamos a entender la diferencia entre esos estados. Y entonces, seremos adultos.
[267364]
De Kabtv “Noticias con Dr, Michael Laitman,” 11/may/20

Material relacionado:
A la puerta de la última generación
Corrección en la sociedad del futuro
La ley de vida en la sociedad del futuro

La vacuna para la epidemia social.

Mi nuevo articulo: «La vacuna para la epidemia social»

Imagen de Reuters: Personas con mascarillas en la época de COVID-19, la gente se alinea a lo largo de la franja media a lo largo de la calle 42 y la Segunda Avenida esperando el fenómeno del atardecer conocido como “Manhattanhenge”, que no se pudo ver desde ese lugar, por dos noches consecutivas, debido a las persistentes nubes de tormenta en el horizonte, Nueva York, NY, 12/jul/20. Manhattanhenge es el evento durante el cual el sol poniente (y naciente) se alinea perfectamente con las calles este-oeste de la cuadrícula de calles de la isla de Manhattan, ocurre dos veces al año. (Anthony Behar / Sipa EUA)

No hay desencadenante de ansiedad más fuerte que lo desconocido. Y actualmente estamos atravesando un momento difícil en dirección a lo desconocido. Nos aterra. La confusión, el aislamiento y la agitación, son algunas de las amenazas para el estado de ánimo debido a las repercusiones de la COVID-19. Los expertos creen que la situación está cerca de una epidemia social. La única forma de mantenerse a flote en estas aguas turbulentas es con una red de apoyo, construir un sistema inmunológico contra la ansiedad a través de la conexión humana.

Hay muchos elementos impredecibles e incontrolables en la realidad que dependen de innumerables causas ocultas, que perdimos la confianza en múltiples aspectos de nuestra sociedad. Esto hace que la gente se sienta asustada.

Hace cincuenta años no temíamos tanto al futuro. Pensábamos que progresaríamos y las cosas mejorarían. Ahora no sabemos qué traerá el mañana y si las cosas mejorarán para nuestros hijos. Ya no es una especulación; vemos que el mundo está en declive. Nos enfrentamos a un miedo muy real de tener dificultades.

El hombre, por naturaleza, quiere saber sus probabilidades para el futuro; de lo contrario no está seguro de cómo actuar en el presente. En el pasado, la mayoría podía esperar, en gran medida, cuál sería el curso de su vida. La vida era simple, cerca de la tierra, guiada por las estaciones y cerca de la naturaleza.

Con los años, nos alejamos de la percepción de la naturaleza como la raíz de la vida, como el sistema supremo en el que existimos. Nos distanciamos unos de otros, glorificamos los logros individuales y alentamos la competencia despiadada, hasta el punto de que el ego creciente nos hizo sentir que los demás y la naturaleza, fueron creados sólo para servirnos.

No sabemos lo que sucederá. No entendemos qué es lo que nos afecta ni cómo responder correctamente. Lejos de la naturaleza y desintegrados como sociedad, descendimos a una incertidumbre perpetua.

Lentamente, nos estamos acostumbrando a la conmoción que impacta al mundo, aunque aún nos preguntamos qué fuerza actúa en la realidad y nos trae todos estos eventos. Se necesita el elemento de incertidumbre para tratar de encontrar la fuente de lo que nos rodea y darnos cuenta de que es la naturaleza. Es la misma fuerza que nos obliga a ser similares, interdependientes y sinérgicos.

Con dolores y problemas tremendos, gradualmente llegaremos a estar de acuerdo en la importancia de construir una fortaleza de relaciones humanas fuertes y trascendentes. A medida que internalicemos esta premisa y empecemos a trabajar en nuestra conexión, generaremos calidez y afecto, pensamientos de apoyo y preocupación por los demás. Estas acciones fomentarán nuestra confianza en el futuro y nos sacarán de una manera segura de nuestro estado actual de incertidumbre.

La sociedad futura debe ser una en la que la humanidad viva para lograr conexión, porque en la conexión, descubrirá alegría e integridad.

Los humanos somos seres sociales. Dependemos tanto de la sociedad, que debería ser nuestro refugio seguro cuando sentimos escasez y miedo. Necesitamos crear un ambiente que nos de sentido de confianza, de garantía mutua. Esto es todo lo que se necesita para sanar la epidemia

Por qué odiamos

Mi nuevo articulo: «Por qué odiamos«

En la naturaleza, no hay ni una pizca de odio, excepto en el hombre. Los animales no se odian; es un vicio solo del humano. Pero hay una profunda razón por la que solo exista el odio en los humanos y lo practiquemos con tanta pasión: la envidia, el deseo de poder y respeto, crecen dentro de nosotros todo el tiempo. Cada vez somos más implacables.

En el pasado, podías ver niños jugando en grupo y disfrutando su compañía. Hoy, juegan en sus dispositivos y se enfrentan entre sí, lo único que les importa es ganar.

Si comparas los gatos de hace dos siglos con los gatos de hoy, no encontrarás que se hayan hecho viciosos. Pero si comparas a la gente de hace dos siglos con esta generación, descubrirás que somos mucho más egocéntricos, pensamos que merecemos más, somos descuidados y en general, mucho peor que nuestros bisabuelos. De generación en generación, nos volvimos más belicosos, hirientes y sofisticados en nuestra malicia.

Pero hay una buena razón para esta aparente decadencia perpetua. Somos la única especie en descenso, pues sólo nosotros estamos destinados a hacer la corrección consciente de nuestra naturaleza. La razón del aumento en los niveles de odio en los últimos años y particularmente en los últimos meses, es que éste debe ser muy feroz para que nos obligue a buscar una manera de repararlo.

Mientras más aumente el odio, más nos daremos cuenta de que no podemos superarlo por nosotros mismos, sin embargo, debemos superarlo o se extinguirá la civilización. Esto, a su vez nos llevará, aunque sea contra nuestra voluntad, a trabajar en sanarlo juntos. Y esta cooperación obligatoria, contra un enemigo que habita en cada uno de nosotros, fomentará nuestro amor mutuo. Si no fuera por la intensidad del odio, no habría necesidad de amar. Si no fuera por nuestra derrota luchando solos contra el odio, no nos buscaríamos.

El odio que sentimos nunca desaparecerá. Si lo hiciera, también lo haría nuestra necesidad de amar. Precisamente el creciente odio es lo que nos hace aumentar el amor. Si avanzamos en ′′dos piernas”, odio y amor, lograremos conocer el abismo de las emociones humanas, podremos superar conflictos, triunfar sobre ira y odio y en el proceso, entender la profundidad de la naturaleza humana.

Solo si entendemos el papel y el significado del odio, podremos amar de verdad. Y cuando lo hagamos, veremos que todos nosotros, todos los colores, razas, creencias y culturas, fueron creados para odiar, porque sólo así convertiremos el odio en amor, por nuestra voluntad.

Sociedad del futuro – una humanidad

Pregunta: ¿Cuál debe ser la sociedad del futuro? 

Respuesta: La sociedad del futuro es una sociedad en la que la gente comenzará a sentir todas las formas de vida al mismo tiempo. El hombre no sentirá que existe sólo en una parte del universo, la parte más insignificante y pequeña, llamada “este mundo”. 

Además, existen muchos más pasos y podemos entender, conocer y sentir todos ellos, viviendo en este mundo. Nuestro mundo es la parte egoísta del universo, el resto es altruista. Podemos combinar todo dentro de nosotros. 

Pero con el fin de sentir los otros niveles, necesitamos salir de nuestro egoísmo. Así, veremos lo qué en realidad es el universo. 

Pregunta: En este momento existen cosas como pensar en 5 dimensions. En 3D cuando piensas de forma egoísta, para ti mismo y 5D cuando sientes este mundo como una sola mente, una sola humanidad ¿en qué debemos esforzarnos para pensar como un solo organismo? 

Respuesta: Para esto debes intentar elevarte por encima de tu egoísmo y adquirir la propiedad de otorgamiento y amor. Tienes que perderte a ti mismo, dejar de sentirte como centro y viceversa, sentir a otros como el centro, como una meta a la que das todo. Y tú mismo sólo existes para eso. Así sentirás el nivel de 5 dimensiones y lo que sigue.
[264869]
De Kabtv “Reuniones con Cabalá: Victoria Bonya,” 29/mar/20

Material relacionado:
El modelo de la sociedad futura
Liderazgo en la sociedad futura
El objetivo de la sociedad futura

La última generación – el tiempo de la mujer

Para muchas generaciones, la mujer ha estado en las sombras. Pero en nuestro tiempo, empieza a despertar y a avanzar, porque vivimos en la última generación, la última fase de desarrollo de la humanidad, que debe traer unidad a la humanidad y después, unirla con el Creador. 

Los cabalistas escribieron sobre la llegada de la última generación y todas las señales están confirmadas, a juzgar por la pandemia global del coronavirus y por los demás eventos que están por acontecer en el futuro cercano.  

El progreso en el siglo XXI, nos trajo un estado en el que no hay nada que hacer, sino unirnos y elevarnos al nivel espiritual. Y aquí, en el nacimiento de una nueva humanidad, la mujer debe cumplir con su irremplazable rol. 

¿Cuál es la diferencia entre el trabajo de la mujer en el nuevo mundo post coronavirus y el anterior? Aún no lo entendemos ni lo sentimos realmente, pero podemos ya ver que el coronavirus nos encerró en nuestra casa, nos dejó solos con nuestro cónyuge, con nuestros hijos, con todos nuestros problemas. 

Empezamos a ver la vida en forma totalmente distinta, porque el futuro está envuelto en incertidumbre. Incluso ahora, con el alivio de la cuarentena y el aparente regreso a la normalidad de la vida, no sabemos lo que sucederá y estamos temerosos de una nueva ola de coronavirus. Es posible que hay muchos otros virus. 

Debemos entender que todo llega para hacer que seamos una humanidad. Y lo más importante, para organizar a las mujeres, para que se unan y guíen al mundo. Si la gente ahora está mucho tiempo en casa, quiere decir, que la mujer debe recibir una gran fuerza. 

Muchos perderán su trabajo, otros trabajarán desde casa, vía Internet, es decir, los hombres estarán en casa más tiempo. Y si todo está concentrado en la casa, es seguro que la mujer tendrá la posición más importante, más elevada y decisiva. La casa es llevada por la mujer, no por el hombre. 

Y así, si actuamos sabia y delicadamente, la mujer puede, gradualmente, dirigir al hombre hacia la corrección del mundo, que ya está por venir y se acerca. No tenemos elección. Necesitamos explicarlo a nuestros hombres y convencerlos de participar. 

La mujer, como madre, debería cuidar a sus hijos y a su esposo, para guiarlos en la dirección correcta hacia la corrección. Y, definitivamente podremos lograr paz en la familia y la paz en el mundo, tanto como nos elevemos para conectarnos con el Creador. 

Así, la última generación es el tiempo de la mujer, si ella puede cumplir con su rol. Si no, tendremos que avanzar a la corrección con golpes y sufrimientos.
[264942]
De una lección de Cabalá “La mujer en el nuevo mundo”, 9/may/20

Material relacionado:
El objetivo principal de la última generación
La última generación: cada uno tendrá su propio lugar
Instrucciones de La última generación

La segregación de los corazones

Mi artículo : «La segregación de los corazones«

Entre lo que parece ser una batalla desesperada contra el coronavirus, una guerra comercial con China, un año de elecciones rencorosas y disturbios, parece que Estados Unidos realmente lo hizo mal esta vez. Las opciones ahora son claras y simples: seguir tratando de apagar cada fuego por separado, o aceptar y finalmente reconocer las diferencias y regocijarse  de los beneficios que brindan a la nación.

Actualmente, el abismo entre afroamericanos y blancos es insuperable. No ha habido acercamiento desde la liberación de la esclavitud y no se hará en ningún momento en el futuro, si continúan por el mismo camino. Incluso sin segregación oficial, la segregación en los corazones reina en ambos lados y es el centro del problema.

Toda la gente y las naciones son diferentes. No son mejores ni peores por su color, carácter, lengua o cultura. De hecho, sin importar el origen étnico, en el fondo, todos somos egoístas hasta la médula. Es la naturaleza humana o como dice la Biblia: “La inclinación del corazón de un hombre es malvada desde su juventud”. La pregunta no es quién tiene razón y quién está equivocado, pues cuando se actúa con odio, siempre se está equivocado. Todos creen que tienen razón, pero siempre están equivocados, porque no sólo quieren deshacer la injusticia, sino vengarse y humillar al otro. Si no lo crees, observa los disturbios en tu ciudad y decide por ti mismo si protestan por la muerte de George Floyd o si sólo desatan su odio y violencia.

La situación es aún más difícil porque un año electoral siempre destaca las diferencias, pues los partidos intentan obtener votos al avivar el odio entre las etnias y las religiones. Pero parece que, ahora, EUA no tiene otra opción; está al borde del colapso. La situación es extremadamente volátil y la precaución y la atención son obligatorias en este momento.

La gente debe reconocer que las facciones de la sociedad son interdependientes y no pueden vivir una sin la otra. EUA está formado por blancos, afroamericanos, hispanos y muchas otras etnias y religiones. En ese estado, las tensiones están destinadas a suceder, la única opción es que todos aprendan a vivir juntos.

Por aprender a vivir juntos, no me refiero a la separación y hostilidad que existen hoy. Juntos significa que cada elemento de la sociedad aporta sus cualidades únicas al recipiente común y se fusiona en el conjunto, que es más grande, más hermoso y mucho más poderoso que cualquiera de sus partes individuales.

El poder de la sociedad estadounidense está en su diversidad; simplemente no se han dado cuenta. Cada faceta tiene su belleza, cualidades y características únicas. Cuando se emplean esos rasgos para el bien común, Estados Unidos puede, literalmente, lograr lo que quiera, pero debe decidir trabajar como una nación unida, en lugar de como una masa de tierra fracturada.

Quizá el mejor ejemplo de colaboración de diferentes elementos es la Madre Naturaleza misma. Cuando ves a cualquier ser en la naturaleza, encontrarás que consta de innumerables órganos únicos. Incluso los órganos duales como los pulmones no son idénticos. Al mismo tiempo, todos los órganos contribuyen por igual al cuerpo, con todo lo que pueden, para mantener su bienestar. A pesar de las diferencias entre los órganos y, a veces, incluso oposición, no hay odio entre ellos. Por el contrario, hay apoyo y aprecio o no podrían colaborar para mantener un cuerpo sano y vibrante.

Como es en la naturaleza, así es en EUA o en cualquier país. Cualesquiera que sean las facciones, están allí como órganos y existen para trabajar juntos en beneficio del país. Cualquier otra perspectiva causará luchas interminables y la eventual desintegración. Ahora podemos ver más claro que nunca que la elección de Estados Unidos es: elevarse por encima del odio y colaborar por el bien de esa sangrante nación, o dejar que sangre hasta que no haya nación.
[265619]