entradas en '' categoría

La segregación de los corazones

Mi artículo : «La segregación de los corazones«

Entre lo que parece ser una batalla desesperada contra el coronavirus, una guerra comercial con China, un año de elecciones rencorosas y disturbios, parece que Estados Unidos realmente lo hizo mal esta vez. Las opciones ahora son claras y simples: seguir tratando de apagar cada fuego por separado, o aceptar y finalmente reconocer las diferencias y regocijarse  de los beneficios que brindan a la nación.

Actualmente, el abismo entre afroamericanos y blancos es insuperable. No ha habido acercamiento desde la liberación de la esclavitud y no se hará en ningún momento en el futuro, si continúan por el mismo camino. Incluso sin segregación oficial, la segregación en los corazones reina en ambos lados y es el centro del problema.

Toda la gente y las naciones son diferentes. No son mejores ni peores por su color, carácter, lengua o cultura. De hecho, sin importar el origen étnico, en el fondo, todos somos egoístas hasta la médula. Es la naturaleza humana o como dice la Biblia: “La inclinación del corazón de un hombre es malvada desde su juventud”. La pregunta no es quién tiene razón y quién está equivocado, pues cuando se actúa con odio, siempre se está equivocado. Todos creen que tienen razón, pero siempre están equivocados, porque no sólo quieren deshacer la injusticia, sino vengarse y humillar al otro. Si no lo crees, observa los disturbios en tu ciudad y decide por ti mismo si protestan por la muerte de George Floyd o si sólo desatan su odio y violencia.

La situación es aún más difícil porque un año electoral siempre destaca las diferencias, pues los partidos intentan obtener votos al avivar el odio entre las etnias y las religiones. Pero parece que, ahora, EUA no tiene otra opción; está al borde del colapso. La situación es extremadamente volátil y la precaución y la atención son obligatorias en este momento.

La gente debe reconocer que las facciones de la sociedad son interdependientes y no pueden vivir una sin la otra. EUA está formado por blancos, afroamericanos, hispanos y muchas otras etnias y religiones. En ese estado, las tensiones están destinadas a suceder, la única opción es que todos aprendan a vivir juntos.

Por aprender a vivir juntos, no me refiero a la separación y hostilidad que existen hoy. Juntos significa que cada elemento de la sociedad aporta sus cualidades únicas al recipiente común y se fusiona en el conjunto, que es más grande, más hermoso y mucho más poderoso que cualquiera de sus partes individuales.

El poder de la sociedad estadounidense está en su diversidad; simplemente no se han dado cuenta. Cada faceta tiene su belleza, cualidades y características únicas. Cuando se emplean esos rasgos para el bien común, Estados Unidos puede, literalmente, lograr lo que quiera, pero debe decidir trabajar como una nación unida, en lugar de como una masa de tierra fracturada.

Quizá el mejor ejemplo de colaboración de diferentes elementos es la Madre Naturaleza misma. Cuando ves a cualquier ser en la naturaleza, encontrarás que consta de innumerables órganos únicos. Incluso los órganos duales como los pulmones no son idénticos. Al mismo tiempo, todos los órganos contribuyen por igual al cuerpo, con todo lo que pueden, para mantener su bienestar. A pesar de las diferencias entre los órganos y, a veces, incluso oposición, no hay odio entre ellos. Por el contrario, hay apoyo y aprecio o no podrían colaborar para mantener un cuerpo sano y vibrante.

Como es en la naturaleza, así es en EUA o en cualquier país. Cualesquiera que sean las facciones, están allí como órganos y existen para trabajar juntos en beneficio del país. Cualquier otra perspectiva causará luchas interminables y la eventual desintegración. Ahora podemos ver más claro que nunca que la elección de Estados Unidos es: elevarse por encima del odio y colaborar por el bien de esa sangrante nación, o dejar que sangre hasta que no haya nación.
[265619]

El coronavirus y el Creador

Pregunta: En Italia, por Internet, fue publicada la carta de un médico que escribió: “Nunca, incluso en las pesadillas más oscuras, imaginé que podía ver y experimentar lo que sucedió en nuestro hospital, durante tres semanas. La pesadilla crecía.

Al principio había varios pacientes, luego docenas y luego cientos. Y ahora ya no somos médicos, sino clasificadores en la cinta transportadora. Y decidimos quién vivirá y quién debe ser enviado a casa para morir.

Dos semanas antes, mis colegas y yo, éramos ateos. Era normal porque somos médicos y sabemos que la ciencia excluye la existencia de Dios. Ahora tenemos que admitir: nosotros, como humanos, llegamos a nuestro límite, no podemos hacer más. Y estamos exhaustos, dos de nuestros colegas murieron y otros se infectaron».

Respuesta: Se le mostró el camino, que existe la fuerza superior, el plan superior, la predestinación superior y esto viene del Creador. De un poder superior, además de ti mismo, pues te considerabas maestro. Hay otro maestro que, se muestra y se manifiesta frente a todos en el mundo. Y cada uno, de alguna manera siente que está «caminando bajo Dios«.

Y esto está bien. Sin embargo, todos tienen sus propias ideas. Básicamente, son ideas groseras y primitivas y es mejor no hablar de ellas, mejor no decir qué es lo que consideran que es Dios, etc. Pero aún así, es un paso adelante.

Ya no somos como un niño pequeño que repite: “Se cayó sola; se rompió por sí mismo». Ya decimos: “No, aquí hay una predestinación superior; aquí hay una voluntad, un poder. No sólo sucedió, ni siquiera soy yo, algo me gobierna”. Es decir, es un paso adelante.

Pregunta: Es claro que es el dolor de un hombre que está en un callejón sin salida y no sabe qué hacer. Pero, ¿cómo establece esta conexión con el Creador, con la naturaleza? ¿cómo?

Respuesta: Se debe desear. Realmente lo quiero. Sólo así vendrá al Creador.

Pregunta: ¿Cómo se puede desear sin sufrimiento, sin ser forzado?

Respuesta: Es imposible sin sufrimiento. Todo lo que recibimos, absorbemos y entendemos, sin importar lo que hagamos, es logrado con dolor.

Comentario: Pero no hay humanidad superior en esto, no hay amabilidad en esto.

Mi respuesta: Es de acuerdo con tu comprensión. Yo afirmo que no podría ser de otra manera, porque de lo contrario no tendrías la aspiración correcta, no habría deseo y no habría forma de comprender. Finalmente, todo lo que obtienes, será algo opuesto a ti mismo, alcanzarás al Creador.

Además del hombre, sólo existe el Creador. ¿Cómo puedo comprenderlo a Él, no sólo lo que puso a mi alrededor, sino a Él? Para hacerlo, realmente necesito un gran esfuerzo.

Y tú dices: «No, que venga por sí mismo». Así no vendrá. No tendrás un deseo verdadero. Debes tener intención, deseo, aspiración, dolor. Y cuando sientas que estás en el exilio del Creador y de repente comienzas a revelarlo, verás que el Creador dice: “¡Bueno, ven aquí! ¡Te he esperado por tanto tiempo!

¿Así actuamos con los niños? ¿no es lo mismo? Queremos despertar en ellos algún deseo, alguna aspiración, algo. Cuando surge, inmediatamente nos acercamos a ellos.

Pregunta: ¿Por qué no es posible iluminar un poco, abrir ligeramente?

Respuesta: Esto es lo que el Creador nos hace. Esto es lo que nos dice el médico que escribió esa carta.

Comentario: No, lo hace por dolor.

Mi respuesta: Por supuesto, ¿de que otra forma se lo harías sentir?

Comentario: Es como si de repente le revelaras al hombre que hay luz y felicidad por delante.

Mi respuesta: Pero, él no lo siente, porque no tiene deseo ni dolor ni sufrimiento.

Todos los escenarios de películas también se basan en sufrimiento. El guionista aviva en la gente, sufrimiento, aspiraciones, algún tipo de comprensión. Carencia, en resumen. Luego, satisface la deficiencia y la gente, realmente siente placer en la medida en la que sintió deficiencia.

Comentario: Así que, ¡se le dan consejos para vivir ahora, en este momento de sufrimiento a su alrededor o del temor cuando está en casa! Sigo preguntando todo el tiempo porque, básicamente, esto es lo que nos preocupa ahora.

Mi respuesta: Deja de llorar. Debes trabajar duro para descubrir la actitud del Creador hacia ti y la actitud que debes tener hacia Él. Eso es todo.

Pregunta: ¿Puede decirnos qué es el Creador? ¿qué es Él para mí?

Respuesta: El Creador, es muy simple. El Creador es una fuerza que contiene absolutamente todo lo que existe.

Pregunta: ¿Es decir, tengo que sentir que estoy dentro de esa fuerza?

Respuesta: Por supuesto. Si quieres ponerlo geográfica o geométricamente, estás dentro de esa fuerza.

Pregunta: ¿Y debería estar de acuerdo?

Respuesta: Si quiere entenderlo y esperas influir, debe conocerlo y estudiarlo. Debes ser consciente y comprender cómo funciona. Tú, como niño pequeño, no entiendes lo que quiere de ti. Debes aprender lo que quiere de ti. Y así actuarás al unísono con tu gobierno superior.

Pregunta: ¿Y qué quiere de mí?

Respuesta: Quiere que seas más sabio, maduro, que comiences a entender al Creador, que interactúes correctamente con Él.

Pregunta: Si llego al punto de a construir buenas relaciones con otras personas, ¿es un paso?

Respuesta: ¡Claro! Es un paso adelante.

El Creador está oculto para que entiendas con claridad cómo sintonizarte con Él. A tu alrededor creó gran cantidad de oportunidades. Hasta que estés en contacto correcto con los seres creados en la Tierra, es decir, trates a la materia inanimada, vegetal, animal y humana correctamente, no podrá relacionarse cabalmente con el Creador.

Pregunta: ¿Solo el sufrimiento puede empujarme a hacerlo? ¿sólo el sufrimiento, nada más?

Respuesta: El sufrimiento puede ser diferente. Puede ser pequeño, grande, afilado o sin brillo. Todo depende de ti, en la medida en que tú mismo te sintonices para establecer un diálogo con el Creador.

Pregunta: ¿Qué es para usted, compasión por el hombre?

Respuesta: Es llevarlo a la conexión con el Creador. Este es mi propósito. Sólo lamento no poder hacerlo con toda mi fuerza. Probablemente, es a la vez; que no puedo hacerlo y la gente no está preparada. Y el Creador no puede revelarse. Este es el nivel mínimo al que debemos elevarnos: la interacción de hoy con el Creador.

Comentario: En algunos comentarios se le acusa de darle la bienvenida al virus. El mundo lucha contra el virus y de repente, usted dice: «No, démosle las gracias».

Mi respuesta: Si queremos deshacernos del virus que causa tanto sufrimiento, debemos comprender que necesitamos unirnos. Es todo. ¡Nada más! ¡Unirnos! Y el virus simplemente se evaporará, se irá volando. Además, ayudará a nuestra unidad.

Pregunta: El problema es que, para nosotros, egoístas, es casi imposible unirnos; ya es una pregunta retórica ¿cómo podemos conectarnos como somos?

Respuesta: Debemos pedirlo al Creador. Por supuesto, no tenemos fuerza. ¡A propósito no nos dio esa fuerza! Él dice: “¡Creé el mal! ¿quieres convertirlo en bien? Por favor, pídemelo.»

Pregunta: El último grito del médico que escribe: «Me doy cuenta de mi inutilidad en esta tierra y quiero dar mi último aliento para ayudar a otros», ¿sigue siendo una especie de revelación para el hombre?

Respuesta: Por supuesto. Con eso, redime mucho en sí mismo.

Pregunta: Es decir, si una persona, de repente revela el deseo de que su vida pertenezca a otros, ¿es este un paso hacia el Creador?

Respuesta: Sí. Es precisamente porque ve ese sufrimiento y quiere ayudar a la gente desarrolló en él, esa inclinación, ese deseo. Es una gran corrección.

Con ese propósito se nos dio el sufrimiento: para que podamos acercarnos correctamente entre nosotros, por encima del sufrimiento.
[265159]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman», 23/mar/20

Material relacionado:
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?
Qué nos enseña el coronavirus
El coronavirus está limpiando a la humanidad

Al salir de la cuarentena, parte 2

Ahora que comenzamos a salir de la cuarentena a la vida normal: tiendas, servicios y empresas comienzan a abrir. Y existe la sensación de que una nube oscura, llamada coronavirus, descendió sobre nosotros y desapareció, como si nada hubiera pasado.

Pero en realidad, es una impresión engañosa porque la vieja vida nunca volverá. Descubriremos y nos daremos cuenta de que no hay vuelta atrás, pues «ningún hombre pisará el mismo río dos veces».

Por eso no podremos volver a la vida basada en competencia y en aumentar el consumo sin cesar. Por el contrario, operamos dentro del sistema de la naturaleza, incluso si no somos conscientes ni lo sentimos. Los sistemas actuales de la naturaleza difieren de los que existían antes del coronavirus. No nos permitirán usar el ego malvado en nuestro detrimento, de la forma que lo hicimos antes.

El virus nos reveló que estamos conectados y dependemos unos de otros. La pandemia se extendió por todo el mundo y afectó a todos. Nuestro cuerpo biológico está conectado en un sistema que opera por encima de él y los conecta. Por eso, la enfermedad que apareció en un lugar, de repente estalló en otro y luego en otro.

El virus atacó pueblos que nunca han tenido contacto con la civilización ¿cómo llegó allí? El sistema de la naturaleza funciona aquí y después de alcanzar cierto estado, libera en el mundo ese problema llamado coronavirus.

Por eso, no podremos volver al estado anterior, aunque lo deseemos. Es imposible regresar. ¡Eso nunca ha sucedido en la historia! En las relaciones entre la gente, es imposible retroceder, sólo avanzar, ya sea a una nueva vida o a una nueva muerte.

El problema común mejoró a la sociedad; nos obliga a tener solidaridad y garantía mutua. Vemos que jóvenes ayudan a ancianos que están en riesgo.

Ahora, con el regreso a la vida normal, todos esos cambios positivos y el cuidado mutuo en la sociedad, corren el riesgo de desaparecer si no escuchamos lo que la naturaleza quiere decirnos, si no entendemos que todos estamos conectados y determinamos el futuro de los demás.

El globo entero y el universo entero en general, son un sistema integral y el estado de cada uno de sus grados, inanimado, vegetal, animal y humano, depende de todos los demás.

Detrás de nosotros hay una larga historia de crecimiento de nuestro ego, que nos llevó a reconocer el mal. De hecho, ya lo habíamos reconocido, porque nadie está contento con su vida: ni los ricos ni los pobres, ni los inteligentes ni los estúpidos, ni los fuertes ni los débiles, ni los jóvenes ni los viejos.

Como está escrito: “Contra tu voluntad naces; contra tu voluntad vives; y contra tu voluntad morirás». Por lo tanto, necesitamos hacer una revisión total de nuestra vida. El coronavirus nos ayudó inmensamente al mostrarnos que estamos en esta Tierra como población humana y que debemos tener en cuenta nuestra dependencia mutua.

Debemos construir una sociedad que no se base en la competencia, en la que no gastemos nuestra fuerza sólo en causarnos daño a nosotros mismos. No puedo asociarme con mi buen futuro dañando el de alguien más. Es hora de pasar a un nuevo estado. Debemos, como humanos, confrontar nuestra naturaleza malvada y construir un grado diferente y mejor por encima de ella.

Por lo tanto, es obvio que no podemos volver a los viejos tiempos. ¿Por qué deberíamos volver? ¿vivíamos alegre y felizmente? ¿estábamos en paz con el futuro de nuestros hijos, les dimos a luz para una vida en un mundo de competencia mutua, con peligros al acecho a cada paso, en un mundo de mentiras y odio?

Ahora Imaginemos, vislumbren a qué realidad nos gustaría llegar en lugar de volver, ¿cómo debe ser una buena vida? ¿podemos cambiarnos a nosotros mismos?

Una cosa está clara: es imposible volver a los viejos tiempos. No tenemos fuerza ni dinero ni ninguna razón para hacerlo. Si tratamos de hacer, sólo dilapidaremos nuestra fuerza y ​​nuestros nervios al involucrarnos en conflictos que conducirían a una tercera guerra mundial.

No tenemos otra opción: si estamos dentro de una naturaleza integral, también debemos organizarnos como sociedad integral. Los grados; inanimado, vegetal y animal existen en una simbiosis cerrada. Los humanos rompen esos límites de la naturaleza. Van del animal al humano y corren desenfrenados en su egoísmo, destruyen todo y van de guerra en guerra, de conflicto en conflicto.

Ahora estamos en un punto muy importante y crucial, donde debemos dejar de desarrollarnos egoístamente y comenzar a aprender y obedecer las leyes de la naturaleza. La sociedad humana debe ser parte integral e íntegra de esta naturaleza armónica y dar un paso hacia la conexión.

Supuestamente usamos la naturaleza para nuestro beneficio, pero fue sólo para el beneficio de nuestro ego. Mira lo que le hicimos al mundo, lo sucio y arruinado que está. No podemos seguir así. No tenemos ningún otro planeta donde vivir, excepto este.

Y ahora, después de haber detenido la producción durante dos meses, vemos que la naturaleza revivió instantáneamente: el aire está más limpio, se restaura la atmósfera, se restaura el ozono, se puede escuchar el alegre canto de los pájaros y los animales del bosque caminan por las calles de la ciudad.

Intentarán traernos de vuelta al pasado, para hacernos esclavos del sistema que creamos, pero no funcionará. La naturaleza tiene su propio motor de desarrollo, que nos hará avanzar y no nos permitirá retroceder.

Si tratamos de volver al antiguo orden, pagaremos un precio muy alto, experimentaremos mucho sufrimiento y miseria, hasta una tercera guerra mundial. No hay vuelta atrás, no entras dos veces en el mismo río. Debemos avanzar a la imagen del ser humano integral, para cada uno individualmente y para todos juntos como una creación.
[264509]
De Kabtv «Nueva Vida», 5/may/20

Material relacionado:
Al salir de la cuarentena, parte 1
Cuarentena: primer paso para superar la crisis
La noche del éxodo de Egipto

“¿El amor por la verdad es la espiritualidad definitiva?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora:¿El amor por la verdad es la espiritualidad definitiva?

¿Qué es espiritualidad? La espiritualidad es la cualidad altruista opuesta a nuestra naturaleza humana egoísta. 

El ego humano-deseo de disfrutar- está detrás de cada pensamiento y deseo que tenemos y detrás de cada acción que realizamos. 

Por lo tanto, percibimos lo que queremos ver de acuerdo al ego, es decir, si podemos o no disfrutar o si algo llega para amenazar nuestro placer. 

Por eso, si queremos descubrir la espiritualidad, es decir, averiguar lo que nos rodea, que es imperceptible para nuestra percepción egoísta, necesitamos volvernos a crear y en el proceso de recrearnos, nuestro entorno tiene una importancia primordial. 

En otras palabras, dado que el altruismo es imperceptible y opuesto al egoísmo, necesitamos ayuda de lo que nos rodea para que nos inspire, estimule y motive para alcanzar la cualidad opuesta a nuestro ego. 

Cuando hagamos el cambio del egoísmo al altruismo, corporal y espiritualmente, sentiremos un nuevo mundo, que siempre nos rodeó, pero que no podíamos percibir. 

En la sabiduría de la Cabalá, ese nuevo mundo es llamado “mundo espiritual” o “mundo superior”. 

Actualmente nuestro punto de vista y percepción del mundo, lo formamos con base en nuestro ego para confortarnos y protegernos varias maneras. 

La “verdad” se convierte en lo que coincide con nuestra opinión basada en el ego. 

Buscamos lo que apoya a nuestra opinión y rechazamos lo que la contradice. Como tal, en última instancia, no queremos cambiarnos a nosotros mismos. 

Entonces, ¿cómo podemos desear cambiarnos a nosotros mismos y descubrir la espiritualidad? 

Si fracasamos en hacerlo por nuestro propio acuerdo, con medios positivos, es decir, al rodearnos con un entorno que apoye el cambio del egoísmo al altruismo, el sufrimiento entrará en nuestra vida, más y más, para mostrarnos que la dirección puramente egoísta que nos dirige, es problemática y que algo necesita cambiar. 

Sin embargo, el sufrimiento en sí no nos llevará hacia el cambio, sino hacia el deseo de cambiar, en el que buscaremos diferentes entornos e influencias diferentes a las actuales, para desarrollarnos espiritualmente.

“¿Cómo digo noticias falsas a partir de noticias reales?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo digo noticias falsas a partir de noticias reales?

Noticias reales son las noticias que los medios de comunicación publican y transmiten, de acuerdo con las agendas de quienes financian a los dueños. Es decir que al final, todas son noticias falsas.  

Cuando los suscriptores eran la fuente principal de financiamiento de los medios, los medios estaban en deuda con ellos, es decir, con la gente que compraba, leía y miraba las noticias que publicaban. 

Sin embargo, cuando los dueños de los medios de comunicación se convirtieron en la fuente principal de ingresos de los medios, con la confianza en sus publicistas para sostenerse, entonces los intereses de los dueños de los servicios de comunicación y de los publicistas, borraron cualquier autenticidad que alguna vez existió en la cobertura de noticias.

  

Hoy existe una amplia conciencia de que reportes de noticias falsas. Cada vez más gente cuestiona la autenticidad y los intereses detrás de los medios que utilizan, la mayoría a falta de opciones, sigue consumiendo las noticias de las mismas fuentes.  

Pero, en vez de señalar de corrupción a los medios por sus noticias falsas, seremos más sabios si nos damos un momento para examinarnos, todos y cada uno de nosotros que conformamos la sociedad. 

Los medios de comunicación no son más corruptos que la sociedad que los contiene, la que nosotros conformamos. Más bien, son producto de los valores sociales, influencias y conductas de la sociedad. 

La conciencia de las noticias falsas, es insuficiente para alcanzar un estado en el que tengamos noticias auténticas.  

Tener noticias auténticas depende de hacer una introspección seria y darnos cuenta de que los medios de comunicación no son mejores ni peores que la sociedad a la que sirven —una sociedad dirigida por individuos que priorizan su propio bienestar por encima del bienestar de la sociedad.   

Las noticias falsas y los medios de comunicación corruptos, vistos como reflejo de lo que realmente somos —seres centrados en el egoísmo, que cada quien intenta beneficiarse a sí mismo en la vida, tanto como pueda —y ese análisis propio nos llevará a una pregunta urgente :  

¿Es esta la sociedad en la que realmente queremos vivir? 

Si es así, no deberían preocuparnos las noticias falsas ni la corrupción de los medios de comunicación. 

Sin embargo, si aspiramos a una sociedad que florezca con felicidad, cordialidad, apoyo, motivación y una atmósfera generalmente positiva, tendríamos que reajustar nuestros valores sociales —priorizar el beneficio a los demás en la sociedad, sobre el beneficio nuestro.  

Dicho cambio es más fácil decirlo que hacerlo, pero de hecho, es factible.  

Se requiere aprender constantemente que somos interdependientes, que estamos interconectados y dependemos unos de otros. 

Haríamos bien en entender nuestra interdependencia desde distintas perspectivas, hasta que se vuelva una sensación tangible, donde percibimos que cualquier movimiento que hacemos tiene impacto en la vida de los demás. 

El coronavirus nos puso el ejemplo de nuestra interdependencia en términos de la salud, nuestra salud personal depende de que los otros sigan las instrucciones del departamento de salud, tales como higiene personal, mantener cierta distancia y llevar cubreboca en público. 

De acuerdo a nuestra interdependencia, la indiferencia de una persona, la falta de preocupación, actitudes divisorias y la antipatía se propagan negativamente hacia los demás, encendiendo una reacción de odio en cadena que, de forma negativa, afecta a la sociedad. 

No obstante, si sentimos nuestra interdependencia como si todos fuésemos partes de un gran todo, nuestro cuidado por nuestra posesión común nos evitaría hacer daño y todos buscarían hacerla prosperar y crecer lo más posible.  

Al entender que las noticias falsas y la corrupción de los medios de comunicación derivan de la forma en que priorizamos el beneficio propio, por encima del beneficio social, podemos ver que nada se gana culpando a las noticias ni a quienes están directamente involucrados en hacerlas falsas.  

Al contrario, si queremos cambiar a los medios de comunicación, necesitamos cambiar nosotros mismos y primero querer beneficiar a la sociedad, por encima de nuestro beneficio personal. 

Si seguimos retrasando la mejoría de nuestras relaciones, podemos esperar más noticias falsas y la corrupción de los medios de comunicación aparecerá junto con un sinfín de otros problemas en nuestra sociedad.   

Además, no tendremos solución a la vista. 

Las noticias auténticas serían resultado del autoexamen y la mejoría de las relaciones humanas. 

Las actitudes negativas se detonan como virus con los que nos contaminamos unos a otros diariamente. 

Así, el cambio positivo requiere un esfuerzo común para construir una sociedad positivamente conectada al desarrollar relaciones de mutua responsabilidad y consideración. 

Si hacemos esa discreta calibración en nuestro pensamiento, tendremos un mundo totalmente nuevo y actualizado.  

Foto de arriba: “Xenophobia” de Gideon at Flickr.

“¿El cielo y el infierno realmente existen?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El cielo y el infierno realmente existen?” 

El cielo, que el hebreo es llamado “Gan Edén” (lit. “jardín del Edén”), es la luz de Jojma. 

El “jardín” es Maljut, es la última Sefirá en el proceso de creación, construida para recibir toda la abundancia del placer que fue creado. 

Maljut llena de la luz de Jojma y es llamada “cielo” (“jardín del Edén”). 

En ese estado, Maljut es Maljut del mundo de Atzilut para las almas. 

En otras palabras, el cielo se refiere al estado en que las almas están llenas abundantemente con la luz de Jojma

La parte superior del cielo es Bina del mundo de Beriá y la parte inferior del cielo es Yesod de Maljut del mundo de Asiyá

Deliberadamente escribí las localizaciones espirituales del cielo para contrarrestar las ideas habituales acerca del cielo y su contenido, porque en la espiritualidad, no existen formas corporales ni espacio ni tiempo ni imágenes ni sonidos. 

¿Qué existe en la espiritualidad? Sólo fuerzas que no se han vestido en materia. 

El alma espiritual es un deseo. 

El alma se llena con la exaltada sensación de otorgamiento y amor, cuando se iguala con la fuerza de amor y otorgamiento (el Creador). 

Esa sensación es llamada “cielo”. No hay ningún otro tipo de cielo. 

Entonces, ¿qué es el infierno? 

El infierno es un estado que experimentamos en nuestro camino hacia el cielo. 

Es un estado donde ardemos de vergüenza cuando descubrimos que nuestra naturaleza egoísta es completamente opuesta a la naturaleza altruista del Creador. 

Es un estado que es necesario sentir, porque en la sensación de vergüenza, podemos llegar a la decisión de restringir nuestro ego y entrar en equivalencia de forma con la cualidad del Creador de amor y otorgamiento. 

En la sabiduría de la Cabalá, estudiamos la primera restricción (Tzimtzum Alef) que ocurre porque el Kli (vasija/deseo) descubre su naturaleza opuesta de recibir contra la naturaleza otorgante del Creador y la vergüenza que sintió hace que haga una restricción sobre sí misma, con el fin de acercarse al Creador. 

Respuestas a sus preguntas, parte 249

Pregunta: El corazón es nuestro ego y el punto en el corazón es el despertar hacia el Creador, hacia el atributo de otorgamiento, que es inherente a nosotros desde el nacimiento.  

¿Cómo comienzan a desarrollarse en el mundo corporal, a partir de una gota de semen, el corazón y el punto en el corazón? 

Me interesa una respuesta técnica, práctica a esta pregunta; de modo que con esa base pueda entender cómo acelerar el desarrollo del atributo de otorgamiento.

Por ejemplo, si el punto en el corazón en el mundo corporal, desarrolla el sentido de unicidad con el mundo, en el período prenatal y en la infancia, hasta la edad de los dos años, entonces es realmente esta experiencia, el deseo de experimentarlo lo que se convierte en el propósito de la vida. Y si es así, necesitamos adquirir un sentido emocional y no un sentido mental abstracto para acelerar el desarrollo del atributo de otorgamiento.

Respuesta: La única forma de acelerar el atributo de otorgamiento es con la práctica dentro del grupo!
[263285]

Material relacionado:
Respuestas a sus preguntas, parte 246
Respuestas a sus preguntas, parte 245
Respuestas a sus preguntas, parte 242

No abandones tu misión

Pregunta: Si el Creador nos dió un virus, ¿qué sentido tiene pedirle que lo elimine? ¿no es desacuerdo directo con el perfecto gobierno del Creador en nuestro mundo?

Respuesta: No. El Creador, específicamente creó el mal. Está dicho: “Creé el deseo de recibir y di la luz superior para su corrección”, para que aprendiéramos a ser como Él a través de la revelación del mal y el sistema de su corrección. 

Nunca deberíamos abandonar esta misión, de lo contrario, seguiremos siendo insectos en este mundo y nada más.
[263302]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 15/mar/20

Material relacionado:
Cómo cumplir tu misión
La misión del cabalista
Misión del pueblo judío

Por qué amamos el reposo

Baal HaSulam, Estudio de las diez Sefirot: Se sabe que cada rama es como su raíz, por lo tanto todo lo que está en la raíz encuentra justificación en la rama, es amado y deseado por ésta. Y lo que no está en la raíz, la rama se lo aleja, no lo tolera y lo odia. 

Todo lo que está contenido en el Creador y se extiende hasta nosotros directamente desde Él, es placentero para nosotros. Es decir, amamos la paz, porque en nuestra raíz no hay movimiento. 

Amamos la paz  mental porque nuestra raíz, el Creador, está en reposo. Sin darnos cuenta, sentimos ausencia de paz interior, porque no coincidimos con Él en sus propiedades y esto causa movimiento en nosotros. Si supiéramos por qué camino ir, encontraríamos rápidamente el estado de reposo.
[264488]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 10/jun/19

Material relacionado:
Anhelo de descansar
Yom Kippur: descansar de una tarde a otra
Si los placeres de este mundo no nos dejan descansar

Hacia la conexión altruista

Pregunta: Cuando estudié en MAK en línea, [Centro de Educación Ruso de Bnei Baruj] decidí, por mí mismo, que debía mantenerme alejado de los problemas materiales mi amigo, porque eso podría dañar mi progreso espiritual.

Pero en el congreso se despertó cierta conexión entre nosotros, mayor participación mutua. Por ejemplo: me dolió la cabeza y mi amigo ya buscaba en su bolsillo y me daba una pastilla. En la siguiente reunión, me dio vergüenza verlo, me sentí incómodo y me sentí obligado hacia él.

¿Cuál es el rol de esas expresiones de afecto y preocupación entre amigos en el avance espiritual?

Respuesta: Deben alcanzar un estado en el que no se sientan incómodos uno con otro. Por el contrario, se sentirán totalmente desinteresados, sin ningún cálculo. Le di a mi amigo la oportunidad de ayudarme y estoy muy feliz por eso. Me alegro de tener amigos que sintieron de inmediato que necesitaba su ayuda.

Aquí no hay donante ni receptor. Todos dan y todos reciben. Deben esforzarse por considerar esos estados.

En la red general de nuestras relaciones, no hay, en absoluto, estados en los que te doy, pero tú no me das o yo recibo, pero tú no, porque tanto otorgamiento como recepción son totalmente equivalentes, uno y el mismo. Cuando doy, recibo. El amigo me da oportunidad de darle. Tal vez le das una pastilla u otra cosa, pero de hecho recibes de él. Esto es, en parte, lo que sentiste en tu relación en el congreso.

No hay nada como recibo o doy. Todas son acciones para nuestra conexión mutua. En una conexión integral, las acciones en sí mismas no tienen sentido. Lo que importa es sólo la construcción de esa red absoluta. Cuando todas las cadenas de comunicación y un número infinito de ellas se alinean y se transforman, en este  nivel reina la cualidad del Creador.
[262815]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 1/mar/20

Material relacionado:
Egoísmo al servicio del altruismo
Preparación para el congreso 2019, en el desierto
Altruismo – Ley fundamental de la naturaleza