entradas en 'Congresos' categoría

Haz espacio para el Creador

Clase 3, Congreso Virtual “Nuevo Mundo”

Lo más difícil es imaginar un amor que siempre se basa en el odio y ambos se apoyan, fortalecen y existen sólo gracias a esto.

Así es como lo espiritual es diferente del mundo material, donde uno cancela al otro.  Estamos acostumbrados a nuestro mundo donde sólo podemos amar cuando nos olvidamos del odio. Y luego el odio estalla de nuevo, nos olvidamos del amor y estamos dispuestos a matarnos.  

Esto no sucede en el mundo espiritual;  hay odio y amor al mismo tiempo.  Ambos vienen del Creador y es a través del odio, que es la base de este mundo, que podemos elevarnos al amor, a la naturaleza del mundo superior.  Existimos en este sándwich, tanto en el odio como en el amor y estas dos líneas, la derecha y la izquierda, existen en términos iguales.  Una no puede ser más grande que la otra.

Y luego sentiremos la línea media revelada.  Aún no se puede revelar porque, de lo contrario, cancelaremos una de las dos líneas.  Solo si hay dos líneas y entendemos que una no puede estar sin la otra, por nuestro deseo de preservar ambas, creamos una línea media.

Haz este ejercicio: donde veo mi ego hacia mis amigos, trato de eliminarlo, de desarraigarlo. Lo recorto como con un cuchillo y me quedo con el espacio que queda y quiero llenarlo con el Creador.  Quiero que el Creador se revele en él, de lo contrario, no se revelará.  Si quiero revelar al Creador, sólo es posible en aquellos lugares y cualidades donde le hice lugar.[269344]
Del Congreso Virtual Un Nuevo Mundo 15/agosto/20, “El amor cubre todos los crímenes”, lección 3
[269344]

Material relacionado:
Creando cualidades iguales a las del Creador
Libera espacio para el Creador
Convivencia pacífica del amor y el odio

Un nuevo mundo – Congreso virtual – 15/ago

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, «Preparación para la lección 1»
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, «Última generación: del viejo mundo al nuevo mundo», lección 1
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, «Preparación para la lección 2»
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, “Nuestra responsabilidad como decena ante el mundo”, lección 2
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, «El amor cubre todos los crímenes», lección 3
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Congreso Virtual Mundial de Cabalá, “De la oración de la decena a su oración por el mundo”, lección 4
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

El primer congreso de la nueva era

En dos semanas tendremos un congreso virtual. No será una conexión fácil, desde el inicio de  la creación empezamos a prepararnos, hace miles de millones de años. Y eso sólo en nuestro mundo material, antes hubo muchas acciones en los mundos espirituales. 

Y finalmente, llegamos al punto en que comenzamos a sentir la ruptura, la forma inversa a la conexión, esto fue para lograrla. 

Podemos decir que en este momento, estamos en el punto de partida más bajo, desde el que comienza un ascenso continuo hacia el programa de la creación, su meta, donde todos nos unimos juntos y con el Creador. Todo el universo, los mundos, las estrellas y galaxias, están conectadas en un punto de unidad que debemos alcanzar. 

La primera estación en el camino a la meta, es el congreso virtual que tendremos en dos semanas. Puede parecer que no es importante, pero debemos tener conciencia de que valoramos la importancia de acuerdo a nuestros deseos egoístas no corregidos, pero en realidad, el deseo de unirnos en este tiempo especial entre las miles de personas participando en el congreso es muy importante. 

Este es el primer congreso organizado en el periodo del coronavirus. En febrero, logramos tener un gran congreso, antes del comienzo de las cuarentenas. Es como si hubiéramos saltado al último vagón: tuvimos el congreso y la puerta se cerró detrás. 

Y ahora empezamos a organizar nuestro sistema durante el periodo del coronavirus. Ya pasamos por la primera oleada y entendemos de qué se trata. La humanidad aún no entiende lo que sucede. La epidemia no cederá; avanzará como aplanadora del desarrollo y esculpírá una nueva forma en la humanidad. 

Esta enorme aplanadora pasará justo sobre nosotros y nos estampará en el suelo, si sólo así podemos conectarnos. No esperemos ser puestos en la pista del desarrollo, hagámoslo con nuestro propio trabajo. No debemos ser niños necios cuya madre se ve forzada a castigarlos para que se porten bien. Y el niño no tiene escape, tiene que obedecer, como ahora, por falta de otras opciones, hagamos lo que el coronavirus y otros virus que nos esperan, quieren de nosotros. 

Necesitamos elevarnos a un estado en el que entendamos qué es lo que nuestra madre, es decir, la naturaleza, el Creador, requiere de nosotros y deseemos cumplir sus requerimientos con nuestro consentimiento y buena voluntad. 

Queremos llevar este primer congreso de esta nueva era, a un nuevo estado: no como antes cuando nos sentábamos juntos, hablábamos y nos abrazábamos. No debemos lamentar que no estamos en el misma lugar; no debemos lamentar el pasado. Ya pasó. Todo lo nuevo debe darse por sentado con entendimiento y aprobación. 

Los nuevos estados requieren de más conexión de nuestra parte. Y si vemos que hay cambios materiales, sólo deben despertarnos hacia una conexión interna incluso más grande, de modo que la forma externa no nos confunda, no nos de la ilusión de que ya estamos conectados sólo porque miles de personas están sentadas en un solo recinto. 

Ya no existe eso; no estamos en el mismo recinto y ni siquiera nos esforzamos por estar juntos físicamente ¡Queremos estar juntos espiritualmente como un hombre con un corazón! Por eso, será un congreso totalmente nuevo, en una nueva era. No habrá nada de los congresos pasados: es un nuevo nivel, un nuevo enfoque, una nueva actitud. Y lo vemos como un nivel espiritual al que debemos ascender. 

Quiero estar conectado con todos, ¿pero dónde y cómo? Al ascender al nivel espiritual, al lugar espiritual donde tiene lugar nuestro congreso -hacia el espacio dentro del Creador. Todos entraremos en ese espacio y desearemos existir ahí, unirnos dentro de Él. El Creador es llamado “lugar”, es el lugar en el que organizamos nuestro congreso, nuestra reunión, todos juntos, para apoyarnos junto con el Creador, es el primer paso espiritual que nos espera. 

No puedo transmitirles las sensaciones que están en mi corazón. Pero esperemos que juntos descubriremos este estado y sentiremos nuestra conexión dentro del Creador en nuestro primer congreso de una nueva era.
[268661]
De la lección de Cabalá, 1/ago/20

Material relacionado:
El mundo está en el umbral de una nueva era de desarrollo
Estamos atestiguando el nacimiento de una nueva era
Liderazgo en la nueva era

Reunión mundial de amigos

Una reunión mundial de los amigos de Bnei Baruj, tuvo lugar el viernes. 570 amigos se conectaron por Zoom y miles más en todo el mundo, participaron en el encuentro vía YouTube.

                           

[261954]

«Nos hemos reunido aquí»

La espiritualidad sólo se puede alcanzar con conexión. Estamos en el mundo espiritual, pero no lo sentimos porque sólo nos sentimos a nosotros mismos.

Por eso, necesitamos dar un salto en nuestra percepción, cambiarla de personal, en la que no sentimos en este mundo a sentir nuestra existencia dentro de la fuerza superior de otorgamiento y amor, que nos conecta a en una vasija, un deseo.

Todas las almas surgen del alma de Adam HaRishón porque después del pecado del Árbol del Conocimiento, esta alma se dividió en 600,000 almas. Y la Luz que llenaba esa vasija, ese gran deseo único, se dividió en muchas partes, muchos cuerpos y deseos individuales.

Por eso vemos este mundo compuesto por miles de millones de personas con deseos conflictivos y desconectados. Si queremos revelar el mundo espiritual, el mundo de la verdad, debemos conectarnos.

La primera lección del Congreso Mundial de Cabalá 2020 se llamó «Nos hemos reunido aquí» porque realmente no hay nada más que hacer. Si nos reunimos y conectamos en una sola alma, como fue antes de la destrucción de Adam HaRishón, antes del pecado del Árbol del Conocimiento, volveremos al mundo superior, al estado espiritual y volveremos a ser el primer hombre, Adam.

Lo único que debe hacer el hombre en este mundo, es buscar la forma de conectarse con los demás. Por supuesto, esto va en contra de nuestra naturaleza, no hay nada más repulsivo y opuesto, por eso, no queremos escucharlo.

Sin embargo, el Creador, la Luz superior, influye en nosotros una y otra vez, con infinita paciencia, para enseñarnos que nada mejorará hasta que decidamos conectarnos de buena manera.

Así aprende la humanidad. Aún no entendemos lo que sucede, pero las impresiones de la crisis global y los crecientes problemas penetran en nuestros órganos sensoriales, en nuestra memoria y lo queramos o no, ganamos sabiduría y experiencia. Un día seremos suficientemente sabios como para aceptar que la única salida es la conexión.

Sin embargo, si estudiamos la sabiduría de la Cabalá, nos quedará claro lo que hay que hacer. Pues, revelamos, no sólo la enfermedad y su causa, que viene del ego humano, sino también el remedio que nos permite escapar del egoísmo. Si sufro tanto por su causa, necesito deshacerme de él.

La sabiduría de la Cabalá nos ayuda, sólo necesitamos organizar un pequeño grupo con ideas afines y atraer la Luz que reforma. Cabalá nos enseña que nuestros deseos pueden conectarse y trabajar juntos, lograr acciones llamadas «restricción», «pantalla», «Luz reflejada», «Zivug de Hakaa» (acoplamiento de golpe) y «recibir para otorgar.»

Al estudiar lo que sucede en nuestros deseos, gradualmente nos corregimos. Cuando aprendemos y hablamos, la fuerza que nos cambia gradualmente brilla sobre nosotros.

Como está escrito, «Centavo más centavo se unen en una gran cantidad». Tenemos un sistema que puede incluirnos, conectarnos y atraer la Luz que reforma para que influya en nosotros, aunque no lo queramos, al final, exigiremos que se revele entre nosotros la fuerza del otorgamiento, las relaciones altruistas por encima de nuestro egoísmo.

Todas las almas vienen de la única alma de Adam creada por el Creador. Pero después de que Adam pecó con el Árbol del Conocimiento, es decir, se destruyó ese único deseo y dejó de ser como el Creador, perdió la intención altruista y se volvió egoísta; se dividió en 600,000 almas individuales. Una luz llenó a Adam HaRishon en el «Jardín del Edén», es decir, en un estado donde se unió en una sola alma y retuvo la fuerza de otorgamiento, Bina, dentro de sí mismo, desapareció después de la destrucción y en cada partícula permaneció sólo una pequeña chispa.

Ahora, cuando nos encontramos dentro de cuerpos que visten las partes rotas del alma, sentimos inclinación de conectar todas las chispas espirituales. Por eso, nos reunimos y trabajamos en nuestra conexión, devolviendo así la luz superior que brillará dentro de nosotros.

Pero al regresar, la Luz se vuelve 620 veces más fuerte porque actuamos contra la distancia que surgió entre nosotros y alcanzamos la integración con la fuerza superior, el Creador.

El deseo común estaba en el grado de Bina, que se llama alma, ​​cuando se hizo añicos, cayó al grado de Maljut. Necesitamos recolectar todas las partículas que cayeron en Maljut y elevarlas a Bina, al Jardín del Edén. Maljut es «este mundo» y Bina es «el mundo futuro».

Por eso, con nuestra conexión, debemos elevarnos de este mundo, en el que ahora nos sentimos, al «mundo futuro», al grado de Bina donde sentiremos una existencia eterna, perfecta, sin dificultades ni problemas, todo juntos, imbuidos del poder de otorgamiento y amor mutuo.

La Luz superior siempre fortalece su brillo y cuando sentimos esta iluminación del poder espiritual de otorgamiento y amor, nos sentimos cada vez más opuestos. Cada día nos sentimos peor, el mundo se vuelve cada vez más corrupto. No queda nada más que corregirnos y volvernos similares a la fuerza de otorgamiento que brilla sobre nosotros desde arriba.

Por eso, vemos el mundo en crisis, indefenso y sin comprender lo que sucede. Quizá todos los volcanes de la tierra se despierten mañana y comiencen a arrojar miles de millones de toneladas de ceniza a la atmósfera, para que ya no veamos el sol. El mundo se congelaría y se hundiría en la oscuridad.

Pero nosotros mismos activamos esa fuerza porque vivimos en un sistema integrado y debemos saber equilibrar las fuerzas de la naturaleza. Si nos volvemos amables uno con otro, la naturaleza se volverá amable con nosotros.

Lo único que puede actuar sobre la materia inanimada, plantas, animales y sobre las fuerzas en la naturaleza, es el hombre. Además, el hombre es un pensamiento, una intención. El cuerpo físico es sólo un animal, pero con nuestras relaciones, podemos elevarnos un paso más: del nivel animal al humano. El ser humano es Adam es decir “Similar al Creador».

Por lo tanto, debemos entender que todas las desgracias y problemas en el mundo se envían específicamente para obligarnos a cambiar y comenzar a poner el mundo en orden, a equilibrarlo. Para hacerlo, necesitamos acercarnos y trabajar en nuestro ego.

Así, desde el nivel humano, desde el nivel más alto de la naturaleza, obligaremos a las demás fuerzas de la naturaleza, que están por debajo de nosotros en los niveles animal, vegetal e inanimado, a equilibrarse y el mundo encontrará paz y felicidad.4

El estado de nuestro grupo mundial Bnei Baruj es excepcional porque de los miles de millones de almas individuales, fuimos elegidos para estar en el sistema de Israel, es decir, ir «directo al Creador», eso llevará a la humanidad a la corrección.
[260748]
Del Congreso Mundial de Cabalá 2020, “Conectándose a la raíz de la vida”, «día uno» 25/feb/20, “Nos hemos reunido aquí”, lección  1

Material relacionado:
Entrar en la sensación del alma común
Junta las partes del alma común
Obtener el alma común

Congreso Mundial de Cabalá 2020, “Conectarnos a la raíz de la vida” Día tres, 27/feb/20

Congreso mundial de Cabalá 2020, Vivir en la grandeza del Creador, lección 7
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

Congreso mundial de Cabalá 2020, Abrazar al mundo entero, lección 8
Video: Reproducir ahora Audio: Reproducir ahora

La Congreso del desierto 2020, «Día dos» – 23/feb/20

Congreso del Desierto 2020, «Todos reunidos alrededor del punto medio», lección 5
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Prepárate para el congreso: invierte en tu alma

Al invertir en prepararte para el congreso, inviertes en tu alma. Es lamentable que no todos lo entiendan.

Cuando llegas a estudiar la ciencia de la Cabalá aun no comprendes dónde estás. Parece que es sólo un curso en el que obtendrás nuevos conocimientos y comprensión, aprenderás y luego te irás. No te da cuenta de que la ciencia de la Cabalá es diferente a todas las ciencias que nos dejan en el mismo mundo donde vivimos con nuestros parientes, en nuestra vida familiar. No somos conscientes de que entramos por una puerta que se abre a una nueva realidad. Y la recibimos, no después de la muerte, sino durante esta vida, al expandir nuestra percepción y como resultado, comenzarás a sentir esta realidad a un nivel diferente.

No es sólo extender nuestras impresiones, como la diferencia entre la percepción de un perro y de una persona, donde la persona entiende lo que le sucede al perro, pero el perro no comprende la intención de la persona. Aquí hablamos de una realidad totalmente diferente, es decir, se revelan todas las fuerzas que actúan sobre nosotros a nivel espiritual. La fuerza común se llama Creador y aprenderemos a conectarnos con Él y a establecer relaciones mutuas: Él me otorga y yo le otorgo a Él.

Esta percepción no cambia con la muerte del cuerpo. El estado corporal no tiene efecto sobre el estado espiritual porque alcanzamos a percibir la verdadera realidad.

Quien viene a estudiar no sabe nada de esto ni siquiera si se lo explican, pues va más allá de nuestra percepción y sensación, pero lo comprenderá. Se nos dio la oportunidad de empezar a percibir una nueva realidad espiritual: sentir la fuerza con la que debemos trabajar y establecer conexión mutua.

Depende de que juntos aumentemos nuestra fuerza común. No se trata de la fortaleza individual. Específicamente, cuando nos liberamos del aislamiento interno y queremos dejar nuestro yo, para adherirnos a los amigos, al grupo y al mundo, gradualmente logramos una nueva percepción y sentimos que fuera de uno mismo, hay una fuerza, el Creador, que lo llena todo. Para hacerlo, se necesita la ayuda del grupo, de los amigos, porque tu solo no puede salir, necesitas energía externa.

Por eso, te obligas a estar en un grupo, a conectarte con tus amigos y a seguir a la mayoría, incluso en contra de tu deseo, porque es claro que desde tu nacimiento, no has tenido ningún deseo de otorgar ni de unidad. Si logras hacerlo con la ayuda superior, continuarás. Pero muchos no pueden soportarlo y renuncian. Este trabajo requiere mucha paciencia y lo más importante, no dejarlo.

No hay otra forma de llegar a la verdad; de lo contrario, terminarás tu vida sin convertirte en hombre (Adam). La decisión es tuya. El Creador empuja a todos, pero sólo hasta cierto límite, más allá la presión ya no es posible. Pues, no serías un ser humano sino un ángel, es decir, un animal espiritual.

Por eso debes estar en un marco claro y de hierro, donde no puedas escapar. Así le damos al Creador oportunidad de trabajar con nosotros. Parte del trabajo nos es confiado, la otra parte será hecha por el Creador. Pero el Creador trabaja sólo bajo la condición de que hayamos hecho nuestra parte; es decir, asistir a las clases y participar en ellas en la medida en que podamos, incluso más allá, hasta que hayamos completado la medida del esfuerzo que se nos asignó.

Nuestro tiempo es especial porque todos buscan la salida a la crisis corporal y espiritual. El mundo moderno, con todo el intelecto, logros en ciencia y en alta tecnología, está enredado en juegos sin valor y adicciones viles. El Creador nos empuja al desarrollo espiritual y por eso, no permite nuestro triunfo en el mundo corporal. Como resultado del desarrollo, cada vez nos encontramos en una crisis más profunda, para que finalmente comprendamos que el ego es el principal enemigo que perturba nuestra vida. Si no lo corregimos, nunca viviremos una vida feliz. Cada avance temporal, inevitablemente irá seguido de una caída, una guerra o una catástrofe.

Por eso, todo el mundo debe comprender dónde estamos, hacia dónde debemos ir y cómo podemos avanzar hacia la meta designada por la naturaleza, saber ¿qué quiere la naturaleza, el Creador, la fuerza superior, de nosotros?

Antes de entrar a Lishmá (otorgamiento), nuestro grupo Bnei Baruch dilucidó los pasos finales, estamos justo en el umbral de la espiritualidad. Por supuesto, no es fácil dar el último paso en Lo Lishmá ni el primer paso en Lishmá: es el Majsom, la frontera del mundo superior. Pero nos estamos acercando y comenzamos a sentir la transición del estado de recepción al de otorgamiento, es decir, del poder de la fuerza egoísta, al deseo de estar bajo la influencia de la fuerza del otorgamiento.

La fuerza egoísta no desaparece; más bien, se equilibra con la fuerza altruista que se agrega. Así trabajamos con las dos fuerzas de la naturaleza: negativa y positiva, la fuerza egoísta del ser creado y la fuerza altruista del Creador, que nos cubre.

Y todo este trabajo es posible sólo dentro del entorno. Por eso Adam HaRishón, el sistema creado por el Creador, a partir del deseo de disfrutar, fue destrozado. Y queremos ser hombre, es decir, hijos de Adam y restaurar este sistema, volver a conectarlo. Lo conectamos con la ayuda del Creador que lo destruyó y está dispuesto a solucionarlo si lo pedimos. Y debido a este trabajo, nos volvemos similares al Creador y nos fusionamos con Él.

Este es nuestro estado antes del congreso, tenemos frente a nosotros, una tarea única e inspiradora: ingresar al mundo espiritual, a la primera sensación de la realidad superior que está más allá de nuestros pensamientos y deseos actuales. Es una anticipación muy emocionante, una aspiración celestial fuera de este mundo, porque estamos entrando en el verdadero estado que existe en la naturaleza. Y hoy, estamos en la etapa de preparación, que se crea artificialmente y en realidad no existe en la naturaleza. Este mundo es necesario solo para alcanzar la corrección.

Nos reunimos en el congreso para celebrar nuestra entrada a la espiritualidad, está frente a nosotros. Por lo tanto, necesitamos aún más unidad y garantía mutua. Sin los amigos, nadie puede hacer nada; cada avance que logramos, sólo es debido a la conexión y a la unidad.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 25/ene/20, Preparación para el congreso
1 minuto 5:00

Material relacionado:
Por qué el alma requiere de corrección
El exilio es la preparación para la revelación
La necesidad de la preparación

 

Rompe el muro entre nuestros corazones

Esperemos que durante el congreso generemos un poder tan enorme que podamos romper el muro que nos separa del Creador, del mundo espiritual, el muro entre nuestros corazones.

Una vez al año, en el Congreso Mundial de Cabalá en Tel Aviv, me siento ante una audiencia masiva de varios miles ¿cómo siento este mar de personas? Lo cubro con mi pantalla y lo convierto en una vasija espiritual a la que apelo. No veo personas frente a mí, veo un deseo que está en los cambios internos, en la búsqueda, en la esperanza. No distingo caras. Siento cuál es la corrección para la que se creó este Kli, cómo se acerca a la corrección, cómo actúa y alegra al Creador. Es como un bebé que está por nacer y lo esperamos con impaciencia. Así siento este estado.

Espero que entremos en el proceso de nacimiento en el congreso. La preparación ya está hecha, solo necesitamos inducir los dolores de parto; necesitamos presión interna de nuestra parte y presión externa del Creador. Y sucederá.
[259219]
De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 25/ene/20 Escritos de Baal HaSulam «Introducción al estudio de las diez sefirot»
minuto 50:00

Material relacionado:
El propósito de los congresos
Congresos: Un gran salto
Congresos de Cabalá: ¿Qué papel juegan en la solución de los problemas del mundo? ¿Cómo aceleran el progreso espiritual? ¿Se requiere conocimiento previo?

Demándalo a la decena

Pregunta: ¿Cuál debe ser la demanda hacia la decena para, ante todo, no causar daño? ¿cuándo debe ser una petición y cuándo una demanda? 

Respuesta: Si exijo unidad a mi decena, incluso de forma egoísta, puedo ser incluido entre ellos y así recibo la influencia del Creador. Funciona. Intentalo. 

Con esto no trascendemos los límites de nuestros deseos egoístas, pero vemos que funciona. Así que, exige tu conexión egoísta a la decena, no importa qué, así sea sólo para poder existir en ella y olvidarte de ti mismo y sentir en su lugar a la decena. Eso es todo, no se necesita nada más. 

Hasta este grado, comenzarás a sentir al Creador en tu decena. Descubrirás el Kli (vasija) y todo se moverá a partir de este punto. 

Pregunta: ¿Cómo formulo la petición para que no sea manipulación, sino petición?

Respuesta: ¿Sentiste algún tipo de conexión en el congreso?

Comentario: Si. 

Mi comentario: Esto es por lo que te esfuerzas. Esta es tu petición. Serás incapaz de formularla por mucho tiempo. Más tarde podrás hacerlo, no de una forma sensorial, sino en forma de deseo (Aviut), pantalla (Masaj), Luz reflejada (Ohr Hozer), etc. es decir, en forma de términos completamente diferentes: materiales y fisio-técnicos.
[255866]
De la lección 7, Congreso de Cabalá en Moldavia 8/sep/19, Uniendo todos los estados al Creador

Material relacionado:
¡Sólo en la Decena!
El grupo y las decenas
La decena – Ahí encuentro mi alma