entradas en 'Sociedad del futuro' categoría

Negocios de acuerdo a las leyes de la naturaleza

962.5Pregunta: En los negocios, el ingreso se construye con base en que cada uno intenta usar a otros para obtener lo más que puede para su propia súper-ganancia. Por lo tanto, prácticamente no existe lugar para una persona honesta en los negocios. 

¿Cómo debe ser un negocio para que confirme las leyes de la naturaleza

Respuesta: Un negocio debe ser totalmente recíproco, ambas partes deben entender que no pueden lograrlo sin el otro. Los negocios materiales no deben ser construidos con base en que se juntan, se comienzan a engañar y robar y rápido se dispersan. 

Los negocios espirituales están basados en que nos unimos y eventualmente formamos algo más. Es más grande. De ahí, la sociedad puede obtener el máximo beneficio y es lo que queremos ofrecer a la sociedad. 

Pregunta: ¿Qué consejo le daría a la gente que quiere cumplir con las leyes de la naturaleza? 

Respuesta: Invertir lo más posible en una nueva educación o en alimentar a una nueva sociedad.
[270461]
De Kabtv “Era post coronavirus” 4/jun/20

Material relacionado:
Cambio de paradigma de la vida
Fin de la era del consumo
Negocios de corazón a corazón

 

¿Qué estudiará el 70% de la población mundial?

laitman_265Pregunta: Usted dice que en el futuro trabajará del 20 al 30% de la población mundial y estudiará el 70%, ¿qué estudiarán?

Respuesta: Si calculas el porcentaje de gente que necesitamos en la fuerza laboral, incluidos científicos, programadores y todos los demás especialistas, solo para obtener lo necesario para la existencia y no producir excedentes innecesarios, creo que será el 20%.

Los demás estudiarán y obtendrán una beca, no beneficios por desempleo como ahora, cuando la gente se queda en casa sin hacer nada.

Aprenderán sobre la integralidad del mundo y la interacción correcta, para estar al nivel humano, no al nivel de la naturaleza inanimada, vegetal o animal, sino al nivel de la naturaleza humana.

Al estar debidamente interconectados, darán al mundo una dependencia integral mutua. En esta esfera, todos se sentirán por encima del egoísmo de nuestro mundo, en un mundo eterno y perfecto.

Para lograr este estado, necesitamos educar a la humanidad. Y para alimentarnos a un nivel normal, cómodo, pero necesario, no necesitamos más del 20%. Y no será, una clase de esclavos porque darán sólo el 20% de su tiempo para obtener y producir lo que se necesita.

La naturaleza nos conducirá a esto, aunque nos opongamos. Ya no podemos resistir, ya no podemos desarrollarnos egoístamente y poner sólo el dinero a la vanguardia. De todos modos, no servirá de nada.
[268503]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 24/may/20

Material relacionado:
“¿Cuáles serán las carreras y profesiones más lucrativas del futuro?” (Quora)
La evolución del empleo
No hay necesidad de crear nuevos empleos

 

“¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son algunas formas de cambiar a la sociedad?” 

Antes de discutir formas de cambiar la sociedad, debemos cuestionarnos qué cambios debe tener la sociedad. 

En nuestra era, el cambio necesario en la sociedad, es un cambio de valores, que en lugar de valorar las aspiraciones egoístas; ser individualmente más exitoso, rico, famoso y/o poderoso, si queremos una sociedad con individuos saludables, felices y con confianza, necesitamos valores de responsabilidad mutua, consideración, cooperación y conexión positiva, permeando la sociedad. 

No podemos implementar por nosotros mismos ese cambio de valores. Necesitamos una influencia externa que lo permita. Sin embargo, podemos perseverar hasta llegar a ese cambio y necesitamos entender la tendencia general de la naturaleza y conectarnos cada vez más, para que suceda. 

Fuera de nuestra percepción y sensación, existe una sola fuerza en la naturaleza que actúa con amor absoluto y que toma cada detalle de la realidad con consideración y cuidado.

Creó e hizo evolucionar muchos estratos de la realidad que experimentamos, desde la naturaleza inanimada, a través de la vida vegetal y animal y finalmente, nosotros los humanos. 

Por lo tanto, para permitir un cambio en la sociedad, necesitamos invitar a la fuerza de la naturaleza que crea y sustenta la vida, para que opere en nosotros y guíe nuestro cambio hacia un nuevo conjunto de valores, que nos acerquen al equilibrio con la naturaleza. 

Simplemente necesitamos ganar más entendimiento de cómo funciona la naturaleza, de que la naturaleza humana es una forma egoísta y centrada en sí misma que se opone al atributo general de amor, otorgamiento y conexión y de que a partir del polo negativo de la creación, podemos invitar a la fuerza positiva a nuestra vida, permitir que nos conecte, cambie nuestro valores y de la misma manera, nuestra percepción y sensación de la realidad integral, que en última instancia, compartimos. 

Foto por  Javier Allegue Barros en Unsplash

El futuro de la tecnología: aprender la tecnología de la conexión

Mi nuevo articulo: «El futuro de la tecnología: aprender la tecnología de la conexión«

De una forma u otra, nuestra vida cotidiana recibe influencia de las mayores empresas tecnológicas de EUA. La información a la que estamos expuestos, lo que consumimos y nuestras interacciones virtuales, dependen en gran medida de las plataformas en línea que recientemente enfrentaron cuestionamientos en Capitol Hill, por la forma en la que hacen negocios. Los ejecutivos de AmazonGoogleFacebook y Apple intentaron refutar las acusaciones de moderación sesgada en sus contenido, intrusión de privacidad y competencia que obstaculiza el dominio del mercado. Pero la pregunta, aún sin respuesta es, si contribuyen a acercar a la gente. Cualquier audiencia que no inicie dicho cambio, será superficial y sin sentido.

Las mentes prodigiosas detrás de las compañías tecnológicas pueden y deben aplicar sus habilidades para desarrollar software dedicado a la conexión, incluidos simuladores de relaciones humanas deseables y la forma de lograrlas. La idea es visualizar una perfecta convivencia e interdependencia en la que cada uno funcione como rueda dentada, que aprenda a lograr este enfoque de integración ideal. Para lograr esta meta, el jugador seguirá un proceso gradual a través de múltiples niveles de avance, hasta que se sienta cómodamente conectado.

La profundidad de la desconfianza estadounidense hacia esos gigantes tecnológicos se reveló en un estudio realizado por Pew Research en junio. El 72% de los adultos consultados dijeron que las grandes compañías tecnológicas tienen demasiado “poder e influencia” en la política. A principios de este año, otra encuesta encontró que el 65% de los encuestados no consideraban que la expansión de la industria sobre competidores más pequeños fuera favorable para los usuarios.

La forma en que las redes sociales manejan lo que se considera información no confiable y dañina, también es polémica. En protesta, más de mil empresas retiraron sus anuncios de Facebook, para boicotear las denuncias de inacción de la plataforma, contra el discurso de odio.

La vida pública en EUA está dominada por odio y falta de cohesión social. La creciente agitación en Portland y otras ciudades importantes, además del grave cisma político que ha encendido a EUA en los últimos años, es un fuego que no se apagará hasta que todos los interesados ​​encuentren un terreno común donde puedan superar sus diferencias y crear confianza y entendimiento mutuos.

Encender el fuego del amor

Es precisamente la atmósfera turbulenta en EUA la que ofrece una oportunidad convincente para que todos abran los ojos ante la necesidad urgente de unidad, por sobre todo lo que los divide, porque la alternativa es peligrosa. Está escrito, “El odio suscita conflictos y el amor cubre todos los crímenes” (Proverbios, 10:12). En otras palabras, el tiempo es esencial para crear las condiciones para acercarnos sin borrar nuestras diferencias y por encima, construir un dosel de hermandad y respeto, para que haya calma y paz.

Los gigantes de la tecnología de la información podrían desempeñar un papel primordial para facilitar cercanía, empatía y apoyo entre la gente, aunque las condiciones actuales creadas por estas plataformas cumplen un propósito opuesto. Son víctimas de intereses políticos, calumnias, intimidaciones repugnantes y vergüenza. Pero la naturaleza está dibujando una línea roja sobre cualquier cosa que no promueva la conexión cualitativa por encima de la separación y las brechas.

Tecnología de la conexión

La pandemia actual dio forma a una nueva realidad, en la que las relaciones humanas equilibradas emergen como la única forma en que la humanidad puede prosperar y lograr estabilidad. El mundo entró en una era con un nuevo enfoque, usar todos los esfuerzos para aportar.

Necesitamos plataformas tecnológicas que nos ilustren, que sean fáciles de usar y nos conecten adecuadamente. El fracaso o el éxito de una empresa, dependerá de su capacidad para satisfacer y facilitar la necesidad de la humanidad de alcanzar el objetivo crucial de lograr unidad.

Las mentes prodigiosas detrás de las compañías tecnológicas pueden y deben aplicar sus habilidades para desarrollar software dedicado a la conexión, incluidos simuladores de relaciones humanas deseables y la forma de lograrlas. La idea es visualizar una perfecta convivencia e interdependencia en la que cada uno funcione como rueda dentada, que aprenda a lograr este enfoque de integración ideal. Para lograr esta meta, el jugador seguirá un proceso gradual a través de múltiples niveles de avance, hasta que se sienta cómodamente conectado.

Las empresas que desarrollan software y medios para el avance de la humanidad son el futuro, pues el viejo paradigma de competencia temeraria, ya es irrelevante en una realidad cada vez más interdependiente. Por eso, lo que el mundo necesita más en este momento, es una existencia más coherente. Nuestro enfoque común y nuestro trabajo en esa dirección es lo que garantizará prosperidad y paz para todos.

¿Quién determina el nivel de vida mínimo necesario?

Pregunta: ¿Habrá gente en el futuro que ayudará a determinar el nivel mínimo necesario para que nadie consuma más ni se ame más que los demás?

Respuesta: No. ¡Eso nunca sucederá! Cada uno sentirá lo que debe consumir para vivir de manera óptima y no interferir con los demás.

Pregunta: ¿Pero al menos en la etapa de transición?

Respuesta: Durante la etapa de transición, se te ayudará a resolver tu vida.
[267606]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá,» 10/may/20

El hombre en un mundo interconectado, parte 6

Satisfacción en la sociedad del futuro

Pregunta: ¿En qué hallará placer la gente en la sociedad del futuro?

Respuesta: El placer en la sociedad futura vendrá de una mayor comprensión de la increíble conexión de las propiedades y fuerzas de la naturaleza, toda su imagen integral, que se llama el resplandor de la Shejiná. La comprensión de ese acto único y armonioso será el mayor placer para el hombre.

Pregunta: ¿El hombre recibirá placer del proceso de crear conexiones con otros y eso le dará satisfacción?

Respuesta: Sí. En conexión con otros, comenzará a revelar el poder único de la naturaleza y eso lo enaltecerá y exaltará.

Pregunta: ¿Puede eso ser llamado amor?

Respuesta: Llámalo amor. Es sólo que, para nosotros el amor es algo completamente opuesto, es placer egoísta.
[266809]
De Kabtv «Era post coronavirus,» 16/abr/20

Material relacionado:
Estructura y principios de una nueva sociedad
Método para vivir en una nueva sociedad
Sociedad del futuro: la gloria del otorgamiento

“¿Qué opina de que España implemente un ingreso básico universal permanente?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué piensa de que España implemente un ingreso básico universal permanente?” 

Rápidamente estamos haciendo una transición a una era en la que muchos empleos que una vez hubo serán obsoletos, debido al cambio de nuestras necesidades y además porque la tecnología reemplazará  cada vez más a los recursos humanos. 

En esa situación, el ingreso básico se convierte en necesidad. 

Apoyo el ingreso básico con la condición que sea entregado a cambio de estudiar y de ciertos tipos de contribución a la sociedad. 

El ingreso básico por sí solo, sin ningún requerimiento de parte de los que lo reciben, estancará a la sociedad. Creará una sociedad desinteresada e indiferente de gente que carecerá de motivos para esforzarse por avanzar en la vida. La indolencia y la apatía que envolverán a la sociedad terminarán haciendo erupción en nuestra cara. 

Por eso, en el caso de España, recomendaría que el gobierno de cursos, que  quienes reciben el ingreso básico necesitan completar. 

Los cursos pueden enfocarse en canalizar a la gente hacia ciertos empleos o áreas de contribución que mejoren a la sociedad española y también pueden ser usados para enseñar historia y cultura del país y su pueblo, para reforzar la identificación de sus ciudadanos con el país y además, los cursos pueden ser usados para enseñar las nuevas condiciones interdependientes a nivel global, que podemos encontrar hoy: que vivimos en una nueva era donde la responsabilidad y la consideración mutua son cada vez más esenciales para vivir vidas seguras, calmadas, felices y saludables. 

Mientras que los cursos idealmente buscarían desarrollar a la gente en ciertas áreas, donde podrían contribuir- desde encontrar nuevas carreras mejor adaptadas a nuestros tiempos, hasta convertirse en instructores y asistentes en el nuevo sistema educativo- el proceso educativo sería de beneficio en y por sí mismo. 

La idea que guía el proceso educativo es que todos mejorarán sus conexión social, se sentirán más conectados a su país y construirán el principio de una red social alimentada por consideración y responsabilidad mutua. 

Mientras más prospere y crezca esa red, más fuerte será la base que tendrán para navegar a través de futuras crisis, y además, inhibir los futuros disidencia y conflictos sociales. 

Foto por  Tom Morel en Unsplash.

 

La futura forma de la sociedad

Pregunta: ¿Podemos conocer ahora la siguiente etapa de nuestra sociedad? ¿o este modelo se manifestará a medida que nos desarrollemos, nos elevemos y comencemos a integrarnos en él? ¿es este proceso intermitente o gradual?

Respuesta: Creo que deberíamos comenzar a desarrollar este proceso nosotros mismos, pues ya está dicho en los escritos de gente grandes y no hay razón para rechazar lo que lograron. Debemos usar sus conclusiones y logros y construir un sistema de educación y formación para la humanidad sobre esta base.

Pregunta: ¿Cómo se desarrollará la sociedad? Algunos predicen una dictadura, otros ven una mayor democracia e incluso hay opiniones sobre nazismo y fascismo, algunos ven medidas duras, otras, medidas más suaves. Pero, hasta ahora, no hay ningún modelo real para las relaciones económicas, sociales ni políticas.

¿Se manifestará gradualmente esa parte de la vida de la sociedad, que concierne al mundo material y a los intereses de la gente o puede modelarse ahora a medida que avanzamos hacia la ejecución de un plan que entendamos?

Respuesta: Debemos tener una discusión social de lo que realmente necesitamos y lo que no. Esto puede ser entendido por la sociedad moderna; ¿se necesitan ciertas profesiones y ciertos bienes de consumo? Sabemos que contaminamos la Tierra y los océanos, etc. Necesitamos hacer una pausa y analizar muy seriamente nuestros errores.

Sólo así podremos reducir nuestra interferencia en el mundo que nos rodea y crear un sistema que funcione sólo para dar a la humanidad bienes materiales esenciales y un contenido espiritual máximo.
[265524]
Del Kabtv: “Desempleo en el mundo post coronavirus,” 5/may/20

Material relacionado:
Creando una sociedad futura
La sociedad del futuro: de cambios internos a externos
Corrección en la sociedad del futuro

La Tecnología de la Conexión

Medium publicó mi nuevo artículo «La tecnología de la conexión«

La actual crisis de COVID-19 impulsó el uso de la tecnología, hasta el punto en que todos los ámbitos de la vida se conectaron de la noche a la mañana: servicios, trabajo y comunicaciones. Pero el tipo de innovación que ahora requiere la humanidad, se extiende mucho más allá de la tecnología, ésta es sólo un medio para llegar al ámbito de la verdadera innovación social. Mejorar nuestra conexión humana, es el software más profundo e importante de todos, es precisamente la renovación social que nos permitirá sobrevivir y terminar con seguridad el siglo XXI.

Si tratamos a los demás con cuidado y somos considerados con el ecosistema circundante, prosperaremos en este mundo integral, seremos similares a él.

Michael Laitman

La sacudida global del coronavirus reveló nuestra gran interconexión e interdependencia y que somos totalmente vulnerables en manos de la naturaleza, no sabemos cómo lidiar con la situación. La humanidad está infectada con un ego exagerado. Todos y cada uno deseamos estar mejor situado que los demás y nos esforzamos siempre por tener control sobre todos. Esta actitud egoísta tan arraigada se opone diametralmente a la integralidad que se encuentra en el sistema de la naturaleza, como es cada vez más evidente.

Recibimos una lección notable sobre empatía: debemos pensar en el bienestar de los demás porque, en un sistema circular como en el que vivimos, mi bienestar depende del bienestar de los demás y viceversa. Por eso, el método para salvar la contradicción entre la singularidad del ego humano y la totalidad de la naturaleza es desarrollar una mejor interacción social mutua. La innovación más importante en este ámbito es requisito absoluto y la forma de lograrlo tiene varias etapas.

Lograr el avance social

En primer lugar, debemos darnos cuenta de que pertenecemos a un sistema, una familia global interconectada. En segundo lugar, debemos tomar conciencia de que nuestro bienestar futuro depende de nuestras buenas relaciones, sin importar origen, nacionalidad, género o color. Tercero, debemos aprender y enseñar las leyes integrales de la naturaleza que pueden sintetizarse en: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” e implementarlas entre nosotros, de inmediato.

Si tratamos a los demás con cuidado y somos considerados con el ecosistema circundante, prosperaremos en este mundo integral, seremos similares a él. Nuestros deseos e intenciones humanas son la fuerza más poderosa en la naturaleza y afectan todo lo que sucede en el mundo. Por eso, si los seres humanos mejoramos nuestra actitud hacia los demás, seremos sistemáticamente inmunes contra cualquier enfermedad o daño potencial.

Esta es la transformación que necesitamos, una renovación social generalizada que trascienda a cualquier avance tecnológico. Si manifestamos responsabilidad mutua, descubriremos en la naturaleza suficientes recursos para satisfacer a todos. Nadie temerá nada porque a nadie le faltará nada.

Por lo tanto, con un enfoque más interno en nuestras relaciones, con cercanía en nuestros corazones, surgirán asombrosas innovaciones sociales. Esta nueva afinidad nos ayudará a elevarnos juntos a un nivel en el que podremos comprender el gran propósito de la vida, la esencia de nuestra existencia, donde estaremos estrechamente enlazados como en una red. Por lo tanto, un cambio innovador en las relaciones entre la gente, pondrá en marcha influencias de gran alcance en todo el sistema y afectarán positivamente nuestra salud, empleo, economía, educación y garantizará un buen futuro para todos, en todo el mundo, seremos una gran familia.

Después de la pandemia

El mundo parece estar en un puente angosto, lo principal es no tener miedo de dejar atrás el pasado. Tenemos otra preocupación: cómo enfrentar el futuro sin chocar con su espalda, sino afrontando adecuadamente el inevitable mañana

“Sólo si no colapsa, se repara”, dicen. Y añaden, “Algún día”. Yo digo “No se recuperará”. Pero el colapso no es necesario. Todos tenemos la tarea de sobrevivir al actual período, con el mínimo de pérdidas.  Para lograrlo, necesitamos ahorrar nervios y recursos, apoyar a los demás, relajarnos, pero no “desconectarnos”. Y lo más importante, necesitamos entender lo que está sucediendo, para que las consecuencias de la crisis no nos tomen tanto por sorpresa.

Para empezar, sentémonos y tomemos un respiro. El ser humano no fue hecho para el embrollo. Fue creado para pensar y actuar. Así que pensemos: en realidad, ¿qué perdimos? ¿qué nos motivó en esa vida? ¿para qué vivimos? ¿qué hicimos útil y con sentido? ¿qué preparamos para el futuro de nuestros hijos?

Francamente, sólo nos servimos uno a otro por dinero. Con o sin afán, cumplimos el principio formulado claramente por nuestros sabios hace miles de años: “Vayan y saquen provecho unos de otros”.  Parecía que funcionaba. Pero ¿qué atención nos dimos, que nos agotamos como hámster en su rueda de consumismo, sin pensar en nada más?

Imagina por un segundo, si venimos de otro planeta desarrollado y nos vemos unos meses atrás, no habría sido muy buena imagen. No, no en el sentido tecnológico, sino en lo más esencial de nuestra conmoción y ajetreo. Su “beneficio”, como el smog encima de la Tierra, ya se está empezando a dispersar.  Y de pronto, el virus llegó. “Deténganse, paren”, nos dijo. “Miren lo que han hecho al planeta y a ustedes mismos”. Miren más allá del mañana”.

Si realmente analizamos, sin maquillarlo, veremos que íbamos, no sólo hacia el colapso ecológico, sino que pudo haber llegado una guerra. De hecho, íbamos hacia los brazos de la guerra, hacia un estado de globalización desesperada, hacia un callejón sin salida de contradicciones. Así es la naturaleza humana: Cuando se está procesando una masacre, la sacamos de nuestra conciencia y al mismo tiempo, la toleramos, incluso la invocamos.

Aún no llegamos a ese grado de avance, pero la avalancha de consumismo desenfrenado llevó a la humanidad hacia el abismo. Paradójicamente, el virus nos está salvando. Fuimos salvados del egoísmo, en la necesidad de “absolución”, para restablecer el mercado de consumo.

Así que ¿vale la pena regresar? ¿qué olvidamos? ¿hay vida después del virus?

Estamos empezando a conocer de nuevo a nuestra familia, a nuestro mundo y a nosotros mismos.

Antes, muchos sólo dormíamos en casa, ahora vivimos ahí. Usábamos el internet por diversión, ahora nos conectamos con otros.

Hay muchas formas. Por supuesto queremos regresar a la rueda del hámster, con su variedad de placeres constantemente nuevos y distintos, tras los que ir y estar incluso dispuestos a soportar los dolores de que nos empujen desde atrás. Pero aún sin quererlo recordamos la amenaza del colapso, los crímenes desenfrenados, la supresión del malestar, las interrupciones en el abasto y la búsqueda del culpable. Finalmente, podemos usar este período para la reflexión.

Por supuesto,nada es fácil, no todos pueden “aguantar el golpe”, pero la experiencia misma, el cambio de ritmo, la perspectiva ¿no nos da un respiro? En los días despejados de trabajo, en una tarde de calma poco usual, escuchamos el eco de algo nuevo. Estuvimos sentados en casa, como niños en su escritorio para aprender algo, para que este “período” no sea en vano.

En cualquier caso, no podremos salir de la crisis tan pronto como entramos. Lo que está pasando ahora, no es pausa, ni vacaciones, ni destierro. Es un despertar. El virus no nos venció, más bien nos sacudió, nos regresó a la realidad, nos da oportunidad de tomar cuidadosamente el timón.

Hoy nos confronta con la necesidad de redefinir nuestros valores en los albores de una nueva era que requiere una actitud diferente hacia los demás y encontrar el propósito que impedimos. El viento se llevó las ilusiones y nos muestra la verdadera imagen. Así que ¿vamos de nuevo a dejar que la mente se nuble con espejismos? ¿nos reconciliaremos con el pasado, con la vanidad eterna, con la abundancia externa y con la devastación interna?

El mundo parece estar en un puente angosto, lo principal es no tener miedo de dejar atrás el pasado. Tenemos otra preocupación: cómo enfrentar el futuro sin chocar con su espalda, sino afrontando adecuadamente el inevitable mañana.

Nosotros mismos creamos una carrera de ratas y ahora podemos salir de ahí sin tanto golpe externo. Pues, lo principal es lo que está dentro: nuestras conexiones, nuestras relaciones, nuestra participación, la reciprocidad. Es suficiente lograrlo y todos los mecanismos —sociales, financieros, comerciales— empezarán a reestructurarse conforme al nuevo paradigma.

Pensemos en ello: ¿por qué vivimos? ¿cómo podemos construir nuestra vida de forma diferente, sobre principios distintos? La puerta para salir del egoísmo sin límites está abierta, usémosla mientras nuestro ego está golpeado y mudo.

Las aeronaves están en tierra, los barcos en los puertos, deberíamos estar en la escuela. No es humillante. Al contrario, tenemos oportunidad de hacer realmente algo por nosotros mismos.

Toda la vida estuvo dedicada a evitar esa pregunta. Preocupados ante la muerte,  justificandonos lo más posible. Sin embargo, el virus sugiere algo más. Así no podemos huir de la muerte. Para superarla, debemos sobreponernos al egoísmo que nos mata. Nuestro ego limita, nos da una sensación imperfecta y miserable del mundo, con las demandas de nuestro cuerpo. Sintamos el mundo en nuestra estructura general interna, en el alma. Así lo veremos totalmente distinto, infinito, eterno y perfecto.

No tiene nada que ver con la religión. La ciencia de la Cabalá no promueve ninguna creencia. Simplemente desarrolla el alma del hombre y nos hace felices. Ahora, cuando todos nos sentimos dentro de un mismo barco, debemos unir nuestros remos y dirigirnos a un mundo sin fronteras entre los corazones. Así, las barreras que quedan y nos  dividen, desaparecerán. El mundo del mañana se está construyendo ahora.
[262055]

Material relacionado:
Causa y solución más profundas del coronavirus, según la Cabalá
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 3