entradas en '' categoría

Libia: Esta fue una guerra por petróleo

En las noticias (de guardian.co.uk): El conflicto Libio no ha sido una guerra acerca del petróleo sino “por” el petróleo. La economía del país es casi totalmente dependiente de los hidrocarburos y una clave objetiva para el gobierno transitorio sería tener los pozos en funcionamiento lo más pronto posible.

“Los británicos y franceses, mientras tanto, están preocupados de los futuros suministros de energía. Ellos están presionando y empujando sobre aquellos de los cuales deberían obtener los productos de energía antes de que el polvo político se haya asentado en Trípoli (así como la BP y Shell una vez más se asentaron bien en Iraq, tras la intervención militar de occidente.)”

El gobierno de UK ha estado trabajando mano a mano con partes de la industria del petróleo para acercar el cambio de régimen en Libia.

 El ministro del exterior Alain Juppé estuvo tratando de enterrar una larga historia de Liberación que sugirió que Paris había hecho un acuerdo en el que se le dará el 35% de todo el petróleo del país en el futuro, a cambio de ayuda militar.

Un ejecutivo de la compañía rebelde, Agoco, ya ha manifestado que los intereses de Gran Bretaña, Francia e Italia serán todos tratados favorablemente, comparados con aquellos evasivos, tales como Rusia y China.

Hubo una guerra al rededor del petróleo en Libia, pero el nuevo gobierno interino en Trípoli podría incluso también ganar esa”

Mi comentario: Por supuesto, los políticos y el ejército generalmente llevan a cabo los objetivos de los economistas. Pero es interesante cómo los resultados se manifiestan en un nuevo mundo globalmente conectado. Todo lo que ocurre en el mundo ahora es sólo con el fin de obligar a todas las naciones a elevarse por encima de las diferencias y a crear una nueva red global de relaciones en garantía mutua.

Así, seremos capaces de transformar la crisis global en una relación global correcta y de crear una nueva humanidad. Nuestro desacuerdo con el plan de la naturaleza (evolución humana) evoca más fuerzas severas que “impondrán la paz” entre nosotros.

(53838)

Rompe los ídolos dentro de ti

Nuestro trabajo es imaginar precisamente, qué es la fuerza superior. Y tendremos que hacer muchos discernimientos en este camino. Al principio, la persona se imagina la fuerza superior como una multitud de diferentes fuerzas, imágenes santas, y deificaciones de diferentes fenómenos naturales, que descubre a su alrededor. La persona les atribuye cualidades humanas a ellas porque es el único ejemplo que tiene, y dota a las diferentes imágenes con poder divino, esto se llama adoración de ídolos.

Esa es una etapa importante de nuestro desarrollo, ya que existimos en nuestro deseo egoísta, con una percepción invertida de la realidad, de la sensación y del análisis. De esta manera examinamos las cualidades superiores hasta el punto en el que alcanzamos la correcta percepción.

Un ejemplo de ello es nuestro antepasado Abraham, que fue inicialmente vendedor de ídolos. De hecho, su historia nos cuenta acerca de nosotros mismos. Todos nosotros comenzamos nuestro camino adorando a las diferentes fuerzas de la naturaleza y considerando si ellas son buenas o malas, o parcialmente buenas y malas. Se las atribuimos a ciertas personas, a nuestro entorno, al destino ciego, o a variados incidentes.

Todos nuestros ciclos de vida están llenos de estos discernimientos, hasta que, el punto en el corazón despierta en nosotros. Pero incluso, aun teniéndolo, todavía tenemos que discernir numerosas definiciones que nos llevan más cerca de nuestra primera percepción de la espiritualidad.

Todavía no sé cuál es la realidad espiritual o quién es el Creador. Pero en nuestro camino a este discernimiento, somos propensos a la influencia del entorno, que puede voltearnos hacia otro lado, engañarnos o confundirnos, debido a que no sentimos aun al Creador, y no podemos aferrarnos a Él.

Finalmente, llegamos a un estado en el que todos nuestros múltiples ascensos, descensos, y confusiones de alguna manera se resuelven, se acumulan y se combinan y podemos dividir la realidad en dos partes: yo, aquel que siente, y aquello que yo siento. ¡No existe nada más que esto!

Pero siento como si yo existiera, ya sea el egoísmo y la recepción, o en el otorgamiento, no hay tercera opción. Al existir en el egoísmo, me relaciono con todo sólo para mí y mi mundo, y esto define mi estado. Pero si existo en el atributo de otorgamiento, este me llena con algo que se llama el Creador (Bo-Re), “Ven y ve”.

Constantemente realizo aclaraciones entre estas dos cualidades. Finalmente, llego a la conclusión de que todo viene del Creador, quien juega conmigo, ya sea al ocultarse a Si mismo o al darme ejercicios para que construya en mí definiciones más finas y más precisas de quién es Él.

En esencia, esto constituye todo nuestro trabajo.

(52299 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/22/2011, Shamati # 62)

Economía realizada mediante la fórmula del equilibrio

Pregunta: Vemos que la humanidad en la actualidad está tratando de arreglar y mejorar los sistemas económicos ¿pero tiene algún sentido cambiar algo sólo para convencernos de que esto no funciona y que antes que nada, necesitamos cambios internos?

Respuesta: Estamos ya revelando el hecho de que nuestro sistema económico es defectuoso. Pero aún estamos tratando de corregirlo usando los antiguos instrumentos, y al hacerlo sólo lo arruinamos todavía más. Gradualmente se vuelve más claro para las personas que no tienen ningún poder aquí y que la antigua forma de pensar ya no es efectiva. El único problema es que aún no entendemos dónde obtener una nueva mente.

Y por su parte, los cabalistas aún no saben cómo llegar a la humanidad y cómo transmitirles esta nueva forma de pensar para que todos trabajemos juntos en crear nuevos sistemas. La economía es la base de nuestra vida material, de la producción y el comercio, y de la provisión de bienes. En la esfera material no hay nada más importante que la economía porque este es el programa de conexión entre nosotros, el cual funcionó de forma completamente egoísta hasta hoy, basado en la recepción del óptimo beneficio en cualquier circunstancia.

Esa es la simple fórmula económica que debe ser realizada en todo lugar. Claramente, las personas aún están tratando de robar aquí y allá si pueden, pero este enfoque ya no corresponde con la fórmula. En la forma ideal, la economía nos habla de cómo organizar relaciones en la sociedad de manera que cada uno reciba el beneficio máximo, óptimo. Este es el sueño del economista.

Sin embargo, ahora necesitamos una fórmula completamente diferente. Necesitamos seguir redefiniendo el significado del “nivel de vida necesario para una vida digna” y cuidar de proporcionarlo a todos. Tenemos que educar a las personas de manera que cada persona aspire a alcanzar este nivel, con algunos que se eleven desde abajo (es decir, aquellos que están debajo de este nivel) y otros, que desciendan desde arriba de este nivel.

Este nivel necesario no es la línea mínima de pobreza, sino mucho más alto, uno que suponga una vida normal. Algunos se elevan hasta ahí, mientras que otros descienden hasta ahí, pero lo hacen por su propio deseo, que debe lograrse por medio de la educación. Todos los excesos que queden deben ser distribuidos para las necesidades generales del gobierno, lo que puede incluir la defensa o cualquier otra cosa.

Sin embargo, si hablamos de todo el mundo se mueve por entero hacia la corrección y no necesita gastar dinero en defenderse, entonces podemos reducir enormemente la producción. De acuerdo con nuestra similitud con la naturaleza, debemos llegar al estado en el que existimos como órganos de un cuerpo humano en el que cada persona recibe sólo según el grado que le es necesario para vivir por el bien del otorgamiento a otros. Por lo tanto, nos aproximamos a una vida en la que la producción y el comercio se volverán más y más restringidos hasta llegar a un nivel en el cual cada uno termina en el nivel en el que decide estar, y ya no se elevará de ahí.

Así, ayudaremos a la naturaleza a restaurarse y no absorberemos sus últimos recursos. Les dejaremos algo a nuestros hijos y nietos. Usaremos los recursos naturales de una manera que nos deje siempre en equilibrio, armonía, y circulación con la naturaleza.

Esta es nuestra responsabilidad, y si no logramos esto, la naturaleza nos enseñará con métodos muy duros. Ya no habrá agua o petróleo restante a nuestro alrededor, ni ningún otro recurso. En pocas décadas nos quedaremos sin nada. Entonces, todo lo que hemos construido se volverá inútil y toda la producción se detendrá porque no tendrá nada con qué funcionar. No habrá iluminación, calefacción, o refrigeración (nada). Esto es así porque habremos desperdiciado todos los recursos en nosotros mismos, en cosas innecesarias que van más allá de las necesidades. Y no habrá nadie a quién culpar por el hecho de que tus hijos no tendrán nada para existir, excepto a ti mismo.

Sin embargo, por ahora aún estamos tratando de arrebatar tanto como podamos y succionar tanto como podamos de la tierra. Incluso estamos comenzando a explorar en mitad del océano para extraer petróleo. Agotaremos todo, incluyendo los polos Norte y Sur. Pero en cierto punto esos recursos tienen que acabarse, y entonces finalmente entenderemos….

No obstante, espero que a pesar de ello logremos desarrollar una nueva fórmula para la economía cuyo objetivo no sea la gratificación egoísta inmediata, sino el alcance del equilibrio. Debemos discernir cuál debe ser la nueva economía en una nación que existe entre otras naciones que aún no se han corregido. Y entonces esta fórmula se dispersará por todo el mundo.

Pienso que será mucho más fácil implementar esta fórmula en comparación con lo que sucede ahora porque en esencia, tenemos que simplificarlo todo, alcanzar el equilibrio, y restaurar la circulación normal.

(53818 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/6/11, “La Nación”)

No seamos tornillos, sino creadores de un nuevo mundo

Es extraordinariamente difícil que cambiemos las ideas que hemos formado a lo largo de toda nuestra vida hasta ahora. De hecho, es simplemente imposible. De una forma u otra, nos quedamos con nuestra vieja percepción, a pesar de que parece como si estuviésemos cambiando. De hecho, nada se mueve. Sin embargo, ahora tenemos que cambiar nuestra vieja perspectiva por una nueva, y este cambio tiene que ocurrir en todo el mundo. Entonces, ¿dónde podemos conseguir esta nueva percepción, una visión integral?

Supongamos que mañana todo el mundo quiera convertirse en una red conectada integralmente en la que cada persona dedica toda su energía a trabajar por el bien de la sociedad (aunque en la actualidad nadie desea esto, ni se siente de tal forma, pero seamos soñadores por un momento). ¿Cómo vamos a encontrar la manera de construir este sistema, cómo debemos conectarnos e interactuar unos con otros?

¿Cómo podemos construir un gobierno y una sociedad tales, producción y comercio, ya que todo esto tiene que existir mientras sigamos viviendo en nuestros cuerpos materiales? Por lo tanto, estamos obligados a organizar todo el sistema de relaciones que nos asegura la vida en la tierra con el fin de satisfacer las necesidades de nuestros cuerpos animados.

Para hacer esto necesitamos muchos sistemas, pero, ¿cómo pueden estos construirse por medio de las leyes de otorgamiento, en la que cada persona es libre y actúa libremente para otorgar lo máximo a los demás, en la cual cada persona sabe lo que debe hacer en esta máquina idealmente organizada, en la que todas las ruedas dentadas giran en armonía? Esto parece una utopía, así que ¿cómo es posible hacer realidad esta transición?

Es posible escribir una novela acerca de esto, pero ¿cómo podemos racionalmente prever un sistema económico que es necesario en tal sociedad, el gobierno y la estructura judicial, todo este mecanismo, desde los elementos más grandes hasta los más pequeños tornillos, incluyendo el suministro de bienes, el cuidado de los ancianos, familias, niños, la construcción, y la cultura? La organización de todo esto es muy compleja, porque todo tiene que funcionar en “movimiento perpetuo”, ¡sin el combustible al cual estamos acostumbrados!

Todo tiene que trabajar sobre una fuente de energía diferente, el amor por el prójimo. Pero, ¿de dónde vendrá? Si yo lo recibo simplemente desde arriba, de la manera en que ahora siento el amor por mis propios hijos, entonces estaré trabajando de nuevo automáticamente, como una máquina. Entonces, ¿cuál es la diferencia? En lugar del amor egoísta, yo seré impulsado por el amor al prójimo, así que ¿qué cambiará?

Por lo tanto, tenemos que construir una cosa sobre la otra para que esta pueda trabajar por encima de la resistencia, el ascenso, la sensación de nosotros mismos entre dos mundos o dos deseos en los que cada persona se eleva constantemente por encima de su egoísmo, que lo empuja hacia la tierra.

(53827 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/6/11, “La Nación”)

El equivalente sagrado del egoísmo

Opinión (Grinberg R., académico del RAN, el director del Instituto de la Economía RAN de itar-tass.com): “Los mercados europeos están en una situación muy volátil. Los financieros tienen pánico y no saben qué hacer. Los riesgos son muy altos. En mi opinión, …esto apunta a la crisis en la esfera financiera y no pasará al sector real.

Nuestra economía mundial es el rehén del dólar, que es como la moneda del mundo. No es justo que una moneda nacional acabe siendo una moneda mundial. En este caso debería ser el oro. Porque el oro es independiente del lugar del cual lo extraen. En mi opinión,  volver al oro hoy en día, como muchos lo sugieren, es una estupidez. No veo ningún sustituto del dólar como moneda de pago a escala mundial”.

Mi comentario: No hay ningún sustituto para el dólar, porque es el equivalente al egoísmo mundial contemporáneo, y por eso seguirá siendo una moneda reconocida, pero en el mismo caso junto con sus saltos, demostrará el estado egoísta del mundo.

(53461)

Los cabalistas en la percepción de la realidad, Parte 13

Queridos amigos, por favor, hagan preguntas acerca de estos pasajes de los grandes cabalistas. Los comentarios entre paréntesis son míos.

Todos los cambios están en el deseo, no en la Luz

Por sí mismos, todos los mundos son considerados como una unidad simple y no hay cambio en ellos. Este es el significado de “Yo, el Señor, no cambio”. No hay Sefirot y Behinot (discernimientos) en el Creador, puesto que la esencia misma de la Luz, el Creador, no puede ser alcanzada. Por el contrario, todos los discernimientos hablan sólo de lo que la persona alcanza en ellos.

– Baal HaSulam, Shamati (He Escuchado), artículo N º 3, “El asunto del alcance espiritual”

La proliferación de los nombres es sólo con respecto a los receptores. Por lo tanto, el primer nombre que apareció, es decir, la raíz de las criaturas, es llamada Infinito. Y este nombre permanece incambiable. Todas las restricciones y los cambios se hacen sólo con respecto a los receptores, y Él siempre brilla en el primer nombre, “Su deseo de hacer el bien a Sus creaciones”, sin fin.

– Baal HaSulam, Shamati (He Escuchado), artículo N º 3, “El asunto del alcance espiritual”

(52272)

Lección diaria de Cabalá – 09.07.11

Shamati # 109 “Dos tipos de carne”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Vayakhel” (Y Moisés reunió) “los firmamentos sobre el Jardín del Edén” (inicia con: “Una vez, el río que sale del Edén…”), ítem 310, Lección 16

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot parte 2, capítulo 2, “Histaklut Pnimit”, capítulo 7, ítem 80, Lección 26

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, ítem 117, Lección 51

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escritos de Baal HaSulam “La Nación” (inicia con: “Aunque todavía es posible quedarse de brazos cruzados…”), Lección 14

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Buen Entorno – 09.06.11

Mi buen entorno – Consejos y principios del Dr. Laitman para la semana

El egoísmo es el rey sin corona

El Creador creó las criaturas con el fin de otorgarles bien porque su naturaleza es la bondad. En virtud de Su perfección, Él tiene la propiedad de otorgamiento y quiere llevarnos a la misma perfección, el mismo otorgamiento, pero debemos querer este otorgamiento, sentir la necesidad de ello.

La necesidad se siente sólo a partir de la carencia de ello, de su opuesto. Siento que necesito algo que no tengo; quiero ser alguien más, no yo. Esta diferencia es llamada la necesidad. Esta necesidad viene no del Creador sino de la criatura misma, esta es llamada aspiración.

Para llegar a la aspiración, es decir, para llegar a un deseo consciente, necesitamos ejercer un esfuerzo. Si trabajamos para alcanzar algo que ya conocemos, esto es llamado “trabajo dentro de la razón”. Si trabajamos para adquirir alguna recompensa que no nos queda clara, esto es llamado “trabajo por encima de la razón”, es decir, en contra de la mente. Es por eso que nuestro trabajo es aspirar a ese estado que debemos lograr. Para permitirnos desarrollar esta aspiración, somos confundidos por la impresión de que queremos alcanzar el llenado.

Sin embargo, en realidad, debemos adquirir la equivalencia de forma, y esta es una meta completamente diferente. Sentimos la necesidad de llenarnos. Cada uno hace lo mejor que puede, según el grado de sus propias habilidades, para realizarlo en los niveles inanimado, vegetativo o animado, pero el llenado verdadero es llamado “humano” y no es simplemente satisfacer nuestro deseo. El deseo en el nivel humano es llenado por una sensación de similitud con el dador, similitud con el Creador.

Esto es llamado la Luz, llenado. Mientras más sea yo como Él, más grande es la sensación de llenado. Esto ya no es un poco de luz, sino toda la Luz de NRNHY (Nefesh, Ruaj, Neshama, Jaya, y Yejida).

Nuestra tarea es buscar este llenado, imaginarlo y desearlo, y descubrir la metodología que nos permite acercarnos a este. En lugar de buscar contento para tu cuerpo animal por vía de varios placeres más allá de lo necesario, necesitamos aspirar a satisfacer al humano dentro de nosotros mediante el otorgamiento, la similitud con el Creador.

Pido hacerme similar al Creador, Lo revelo. Si pido satisfacer el animal dentro de mí, entonces, dependiendo del nivel de mi desarrollo, usualmente obtengo el efecto opuesto con el fin de dirigirme hacia el propósito de la creación.

Es por eso que la persona siempre está entre dos fuerzas que lo llevan a una meta: la fuerza de santidad y la fuerza impura, egoísta. Ambas operan en la persona y la dirigen, pero usualmente, nos dirige la inclinación al mal porque nuestra naturaleza nos fuerza constantemente a buscar el llenado egoísta. A través de todo tipo de conmociones, decepciones, y ajustes desagradables, nos mantenemos en la dirección correcta, y así, avanzamos.

Por lo tanto la fuerza impura es llamada “El reino sin la corona” porque esta no aspira a alcanzar la abundancia real y sólo quiere llenarse a sí misma. Esto confunde a la persona y cultiva su deseo egoísta junto con su sensación de vacío e impotencia.

Gradualmente, junto con esta sensación, nuestra mente comienza a crecer. Eventualmente, la persona ve que sus deseos, así como su mente, han crecido debido al hecho de no haber recibido lo que deseaba por un largo tiempo, y ahora finalmente ve que este no es el camino de avance. Ve que debe ir por un camino diferente. Así, a través de la fuerza “opuesta”, avanzamos hacia el propósito de la creación.

(53602 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/04/2011, Shamati # 17)

Lectura introductoria “Auto realización” – 09.06.11

Cabalá para la Nación, Serie de lecturas introductorias, “Auto realización”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio