entradas en '' categoría

La victoria sobre el Creador

El propósito de nuestros estudios es desarrollar el reconocimiento del mal en nosotros. Por otra parte, incluso sin estudiar, las personas pueden identificar el mal dentro de sí mismas. Estamos educados en un cierto espíritu y adquisición de valores culturales; por lo tanto, somos incapaces de robar, golpear o matar a alguien. Llegamos a ser mejores, más abiertos de corazón; empezamos con caridades y ayuda al enfermo y al necesitado. Por lo tanto, aprendemos a distinguir el bien del mal e intencionalmente queremos hacer el bien.

Al mismo tiempo, todas las personas en este mundo sin importar cuán altamente desarrolladas o mal educadas sean, actúan de acuerdo a sus deseos egoístas. Algunas personas ayudan a otras porque tienen miedo de caer en una situación similar en el futuro. Otras sienten pena cuando miran la aflicción de sus vecinos y quieren calmar su propia pena. Nuestro egoísmo contiene múltiples bases para el comportamiento “altruista”, es decir, el cuidando de nuestro prójimo

Sin embargo, esto no tiene nada que ver con la auténtica corrección. Todas las buenas y malas cualidades así como todos los principios de nuestro mundo tienen sus raíces en el egoísmo. La persona puede ser la quintaesencia de la bondad, estar totalmente preocupada por su entorno, ser amorosa con todos, pero aún está gobernada por su amor propio.

 En términos cabalísticos, la persona permanece en el nivel animado ya que no tiene el control de sus propiedades; más bien, sus propiedades la controlan. No importa cuán maravillosa sea, ella no es quién dirige su comportamiento, sino más bien, su ego está a cargo de ella. Podemos llamar a tal persona “un ángel” de acuerdo a su clasificación espiritual, es decir en el nivel “animado”.

De hecho, los niveles de desarrollo del inanimado, vegetativo y animado son considerados “ángeles” ya que implícitamente cumplen “órdenes” de la naturaleza. Esto se aplica a todos en este mundo. Esto explica porqué no existe tal cosa como castigo o recompensa; Estos se aplican sólo a aquellos que trabajan en la superación propia con el fin de acercarse al Creador. El resto son simplemente “derivados” ordinarios; es inútil esperar más de ellos.

Nosotros estudiamos Cabalá porque  somos provocados por el punto en el corazón, el cual nos permite diferenciar entre la recompensa y el castigo en nuestro camino espiritual.  Lo que nos preocupa es si nos elevaremos por encima de nuestra naturaleza que de hecho es el Creador. Quisiéramos tener poder sobre este.

¿Qué quiere decir esto? ¿Realmente queremos dominar al Creador? Sí. Se nos dice: “Mis hijos me han vencido. Yo creé la inclinación al mal y ellos exigieron que creara una fuerza que la corrija”.

Una persona se desarrolla con el fin de validar su existencia en vez de  someterse ciegamente a la naturaleza. Su desarrollo depende del reconocimiento del mal. ¿Qué tipo de mal debo revelar en mí? Tal vez soy un ladrón o un mentiroso… Pero es el Creador quien me hizo de esta forma.

La habilidad para diferenciar entre un ser humano y el Creador es de hecho un genuino reconocimiento del mal. Sólo en comparación con Él, mi inclinación al mal se revela a sí misma. Se trata del deseo que identifico como opuesto al Suyo.

Pero ¿Cómo es posible que yo pueda compararme con el Creador? Para esto, necesito un grupo. Esta es mi única oportunidad, mi único estandarte, y mi único criterio para evaluarme a mí mismo. Mi mentalidad negativa hacia mis amigos y el desapego del grupo me permiten reconocer mi inclinación al mal. Entonces, me uno con mis amigos con el fin de acercarme al Creador.

Así, existen tres componentes: el grupo, el Creador y yo. De acuerdo a ellos evaluamos las buenas y malas inclinaciones, recompensas y castigos, y todos los otros detalles de nuestra percepción que ponemos a la altura del hombre (Adam en hebreo) aquel que es similar al Creador. El resto es simplemente irrelevante.

Básicamente, esta es la manera de separar la creación. Este acercamiento enfoca precisamente mi atención a la meta. El grupo llega a ser un método para llegar al Creador; el Creador está oculto detrás del grupo y se revela a Sí mismo según el grado en el que yo me sumerja en este.

Después me incorporo en el grupo y me doy cuenta que el Creador también es parte de este. Así, el grupo es un territorio común entre Él y yo.

Revelo mi inclinación al mal a través de mi relación con el grupo, mientras trato de unirme con mis amigos en el grupo. Así como cuando salimos de Egipto, el Monte Sinaí surgió entre nosotros; esta es la montaña del odio (Sina en hebreo).

Por otra parte debemos unirnos y ser como un hombre con un corazón en la desesperación. La brecha entre la unidad y el gran odio constituye la inclinación al mal. Es la razón por la que elevamos nuestra demanda por la corrección.

(62173 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 11/30/11, “La esencia de la religión y su propósito”)

Cómo invertir tu tiempo libre

Pregunta: Muchas familias invierten su tiempo libre haciendo cosas como ir de compras juntos. ¿Qué debería hacer la gente si ellos en el futuro tuvieran mucho tiempo libre?

Respuesta: Por supuesto, habrá una gran diferencia con respecto a lo que hoy está sucediendo.

Hoy en día la persona trabaja de cinco a seis días por semana. Ella está tan ocupada que no le queda tiempo para dedicarse a su hogar. Pasa los fines de semana trabajando en su casa y haciendo compras. ¿Dónde más pasa su tiempo sino es en los almacenes o supermercados? Así es como la persona moderna pasa su tiempo de esparcimiento en lugar de participar en actividades culturales.

Sin embargo, todos estos elementos de conducta se marchitarán, nosotros ya estamos viendo esto en la práctica. Todo esto será superado con actividades completamente diferentes. Los estados internos de la persona prevalecerán porque ellos determinarán las actividades externas de la persona.

Vemos como la gente en nuestros grupos se esmera para comunicarse: lecturas, debates, por medio de diversos juegos, música, y teatro. En otras palabras, todos los grupos que están en diferentes lugares, de repente empiezan a crear entre nosotros un gran ambiente cultural. Ellos quieren hacer teatro, escribir canciones y música, estamos avanzando en un gran proceso creativo. Y podemos ver que este aparece en ellos de manera natural, basado en una necesidad interna.

Yo creo que lo que ocupará a la gente en su mayoría es su aspiración por expresarse ellos mismos tanto como sea posible en todas las formas de expresión humana para mostrar su nueva armonía interior, la conexión entre ellos. Cuando la persona se eleva por encima de ella misma, la transformación que ella está experimentando encontrará su expresión y la solución está específicamente en esta nueva cultura en sus diversas formas.

Yo incluso veo esto en el ejemplo de los niños pequeños, que se apropian de una guitarra de juguete y desean expresarse ellos mismos de esta manera. Por supuesto la guitarra los atrae porque ellos imitan a los adultos, pero también quieren expresarse ellos mismos. Y ellos lo intentan.

(64440 – Charla sobre la educación integral del 12/12/2011)

¡Recibirás más de lo que pediste!

Pregunta: ¿Por qué nos esforzamos en un lugar y encontramos el resultado en otro lugar?

Respuesta: Yo me esfuerzo en cualquier lado que pueda, yo trabajo con lo que tengo: conmigo, con el grupo, con el maestro, y con los libros. Hago todo eso de manera egoísta.

Me esfuerzo para mí mismo, en Lo Lishma (no en Su nombre), debido a mi deseo de ganar: de descubrir el mundo superior, al Creador, ¡de modo que todo sea a favor mío!, Por supuesto, no hay otra manera. Yo sólo pienso acerca de mi mismo, ya sea que me dé cuenta de eso o no,  así es.

Aunque yo exija: “¡Dame, y quiera llenarme, aun que yo trate con algo que es tan especial, se hace lo contrario, se invierte y yo recibo algo que yo no pedí!

Después de todo yo no pedí el verdadero otorgamiento. No puedo pedirlo, pero lo recibo. Ese es todo el ardid: es decir ¡como si nosotros hubiéramos sido engañados! Pero no lo sabemos, y sigue esta mentira.

Así es como el Creador nos ha creado, pero tú tienes que seguir las condiciones adecuadamente, como en una receta: Toma 10 gramos de aquí, 10 gramos de ahí, mézclalos y tómalos y esta será tu medicina.

 Esto es lo que dicen los cabalistas: Tú tienes un grupo, un maestro y los libros. Tú tienes que organizar todo eso en tu trabajo, con una intención especial. ¡Ocuparte con ello y eventualmente recibirás algo!

¿Pero qué recibirás? Aun cuando tú no pidas por el otorgamiento (después de todo nosotros sabemos quién eres y lo qué eres), si tú cumples todas  estas condiciones adecuadamente, esto funcionará y lo recibirás.

Así es cómo trabaja y por esta razón se le llama Segula (un remedio milagroso). Incluso los ángeles se quejaron con el Creador porque Él le dio a la gente algo que no había pedido. Pero este es el modo en que trabaja el sistema.

(64413 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/27/11, Escritos de Rabash)

Lleguemos a un acuerdo por encima de todas las contradicciones

Pregunta: Cuando planeamos los estudios en los cursos de formación integral, ¿necesitamos determinar los temas de antemano? ¿Debemos cubrir estos temas en cursos específicos?

Respuesta: No. Tenemos que jugar con todo tipo de temas de estudio en el proceso de las discusiones. La mayoría de ellos serán en forma de “corte” con un jurado, un juez, abogados defensores, testigos, acusados ​​y víctimas. En realidad, esta colección de personajes es adecuada en cualquier situación. Incluso en nuestra vida normal, estas situaciones surgen a menudo entre las parejas o los vecinos, cuando cada persona tiene una posición determinada. Las dos caras se sitúan una frente a la otra: un grupo en un lado y un grupo en el otro, un juez independiente, sus asistentes, y así sucesivamente. También unos pocos instructores pueden participar para ayudar a enfocar el problema correctamente y ser lo más objetivos posible.

En el proceso de aclarar diversas situaciones de la vida, las preguntas deben ser dirigidas a la consecución de la máxima integridad al exponer absolutamente todas las oposiciones. Uno debe entender que cada persona es diferente, y cada uno puede quedarse con su opinión, pero al elevarse por encima de esto, la persona debe llegar a un acuerdo con los demás. De manera específica este acuerdo general es el resultado del juicio, y no del castigo que nosotros elegimos para la persona.

El juicio continúa hasta que todos los participantes, incluyendo al juez independiente, alcancen un acuerdo total entre ellos. Es decir, que entiendan que en el interior, todavía pueden tener opiniones opuestas (todo esto se aclara durante el juicio), pero que el acuerdo está por encima de todas las contradicciones.

(64242 – Charla sobre educación integral del 12/12/11)

La edad de la persona no es un obstáculo en el estudio

Pregunta: Hay diferentes etapas en la educación de los niños según la edad: hasta los tres años, de la edad de tres a los seis, de los seis a los nueve años. ¿Existen estas etapas en la educación de los adultos?

Respuesta: Hay etapas, pero son independientes de la edad. Cuando la persona alcanza la adultez entre los18 y los 20 años, el resto de su desarrollo es independiente de la edad, sólo depende de la internalización teórica y práctica del material.

Esto lo vemos en nuestros cursos en los cuales toman parte hombres entre los 20 y los 25 años de edad, mujeres y personas que tienen edad suficiente para ser no sólo sus padres, sino sus abuelos. Ellos tienen debates tan animados que la brecha generacional entre ellos se convierte en absolutamente irrelevante, puesto que discuten las relaciones sociales, familiares y personales de una manera totalmente nueva y hasta inesperada para ellos.

Es muy interesante ver cuán irrelevante es la edad cuando se parte de las preguntas que la gente se hace durante las clases o conferencias, y de la forma en la que toman parte en la discusión. Pero la edad no importa porque la experiencia se adquiere gradualmente con los años.

Durante ese tiempo, la persona debe ser llevada. Más y más gente nueva viene a los grupos. Entonces, estos grupos los conectan. Los grupos separados de hombres y mujeres también se conectarán, y como un grupo unificado se conectan con los grupos de los niños y luego se separan de nuevo.

Tenemos que “mezclar” la sociedad de estudiantes para que ellos estén en condiciones de comprender correctamente los diferentes estados en la vida y cómo tratar con ellos: las relaciones mutuas en el trabajo, con los directivos, con los subordinados, con los vecinos, con personas que les parezcan desagradables o que les gusten, así como con sus familiares con quienes tiene un poco más de obligación. De esta manera comenzará una cierta transformación en las relaciones entre las personas.

Tenemos que hablar acerca de todo esto y discutir estos temas. La persona debe experimentarlos, vivirlos, como si se “vistiera” en otras personas, comparándose con ellos, y como resultado, pueda conectarse con ellos en un todo único.

Así, las escenas se proyectarán dentro de la persona. Los videos y las discusiones son muy útiles en este proceso.

(64113 – Charla sobre educación integral del 12/12/11)

Entra al sistema de otorgamiento

Pregunta: ¿Cuál será el sistema de otorgamiento entre nosotros que veremos una vez que se nos revele?

Respuesta: Debemos ver este sistema entre nosotros ahora, tras la convención. Cada persona debe ver los puntos en el corazón y entender que aún cuando está distanciado de los otros, la red que conecta nuestros corazones existe.

Existe una red más interna, aquella de todos nuestros amigos (y dentro de esta, el elevado sistema de todos los cabalistas del pasado). Alrededor de esta, existe una red más externa: toda la humanidad. Los sistemas están interconectados, y esta conexión no cambia, es constante. Sólo fue fragmentada nuestra actitud correcta.

Como decimos en nuestro mundo, las relaciones se han roto, es decir que eran buenas y se han vuelto malas. Las relaciones existen, pero están rotas.

Tenemos que descubrir el sistema en el que estamos todos conectados. Es imposible destrozar esas conexiones o cambiarlas. Sólo pueden ser cambiadas las relaciones dentro de las conexiones. Y ahora depende de nosotros cómo descubriremos la vida dentro de este sistema.

Esto se relaciona con todo el mundo. Para nosotros, es una acción interna, nuestra diseminación interna. En relación al mundo, es diseminación externa. Así, esos dos sistemas comenzarán a interactuar.

La persona debe sentir internamente que es así. Entonces gradualmente comenzará a ver que nuestro mundo es imaginario. Mientras más se vea una persona a sí misma como parte de este sistema y sienta que depende de este, más verá que todo en su vida, incluso en su vida externa, corporal,  en el trabajo por ejemplo, depende de la intensidad de su esfuerzo en este sistema.

Entonces, todas las acciones corporales, las formas corporales, y todo el mundo que ves a tu alrededor, gradualmente se convertirá en una especie de forma externa inflada, como una marioneta que se mueve porque la mano del titiritero está jugando con ella como si estuviera viva.

En lugar de ver sólo personas, verás su conexión con el sistema general. Entenderás qué las motiva, qué señales reciben del sistema, y sus reacciones hacia ellas. Verás que en cada una, existe su conexión con el resto del sistema que opera, y nada más que eso. Te darás cuenta que el cuerpo que viste esta conexión es como un halo, una nube, que no tiene ninguna esencia independiente.

Mientras no veamos este sistema, se nos muestran todos estos cuerpos y este mundo para mostrarnos que algo en realidad existe y para darnos libre albedrío para penetrarlo, para comenzar a vivir en el mundo real. A esto tenemos que entrar ahora.

La convención nos dio el punto de conexión con este sistema, y tenemos que aferrarnos a este de manera que podamos comenzar a ver el sistema a partir de él. Esta es nuestra obligación.

(64213 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/25/2011, Escritos de Rabash)

Una competencia desigual

Pregunta: ¿Comenzarán a preocuparse los líderes mundiales por las necesidades básicas de la población mundial?

Respuesta: Tendrán que preocuparse por ello. Después de todo, ellos han llevado al mundo a esta situación, y no serán perdonados. Casi todas las grandes riquezas que hemos acumulado mediante nuestros esfuerzos comunes les pertenecen sólo al uno por ciento de la población ¿Quién permitió que eso sucediera sino los gobiernos? En cada país, es el gobierno el que ha creado esta situación.

El uno por ciento de la población controla ahora lo que le ha arrebatado y le continúa arrebatando a otros. Mientras tanto, el gobierno le ha dado a las masas monedas y promesas: “No te preocupes; estamos ocupándonos de todo. Elevaremos tu pensión. Añadiremos algo a tu seguridad social. Somos muy buenos. Cuidaremos de ti”.

Ellos no mencionan los “pasteles” que llegan a las mesas del uno por ciento, pero hacen gran alarde de cada migaja, de cada hueso que le arrojan a los pueblos. Ese es todo el juego, pero pronto llegará a su fin.

La deuda nacional ha crecido. Alguna vez, fue la deuda de los bancos, pero los bancos no son estúpidos. Transfirieron sus déficits al estado. Ahora, la deuda nacional es más grande que el producto interno bruto ¿De quién pueden tomar el dinero para cubrir las deudas? Lo tomarán ya sea de los ricos o de los pobres.

Los ricos le dicen a los políticos: “Si haces un movimiento arriesgado,  te “comeremos” usando los medios y otros recursos. Al fin y al cabo, tenemos el dinero, y el dinero es poder. Hacemos lo que queremos”. De hecho, los jefes de estado son marionetas en sus manos.

Por otra parte, ¿Qué más puedes quitarles a los pobres? La clase media también está derrumbándose, y el desempleo crece. Los estudiantes que se gradúan en la actualidad no pueden encontrar un trabajo, y mientras tanto, la deuda que los estudiantes Norteamericanos tienen que pagar por su enseñanza es enorme. Este dinero no puede ser pagado si una persona no tiene un trabajo estable.

Entonces, el conflicto entre los ricos y los pobres está creciendo, y no hay una solución. Eventualmente, millones de personas con hambre saldrán a las calles y harán disturbios ¿Qué hará el gobierno entonces? ¿Qué harán los magnates?

Eventualmente, la crisis no se tratará de una “distribución justa”, sino de proporcionarle a cada uno lo necesario para cubrir las necesidades básicas. Todos tendremos que preocuparnos por ello.

(64224 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 12/25/2011, “La Libertad”)

Aprendiendo a entender el lenguaje de la naturaleza

Pregunta: No hay castigos en el sistema de educación integral para los niños. Nos unimos con el niño y le hablamos a su parte “humana”: “Veamos lo que el egoísmo ha hecho contigo, con nosotros”. En otras palabras, acentuamos la división entre el hombre y el egoísmo ¿Se puede hacer esto con los adultos también?

Respuesta: Yo diría que necesita hacerse de una forma más intensa. Intensa es la palabra clave aquí que recalca la importancia de ello.

Jugamos con un niño porque necesitamos ser amables con él ya que aún no está desarrollado y no es capaz de verse a sí mismo desde un lado. Por ahora, él sólo percibe su “yo” y nada más. Él no advierte el resto.

A una cierta edad, él se vuelve capaz de distinguir las categorías del “yo interno” y del “yo externo”, a otras personas y sus relaciones. Existen saltos, periodos de transición, tales como dos años, tres años, de cinco a seis años, nueve años, doce años, y en adelante. Los procesos se acumulan en la persona, y su visión del mundo cambia en el siguiente estado. Él comienza a ver y a entender el mundo de alguna forma diferente.

Con los adultos, esto sucede al adaptarse a la percepción del nuevo sistema. Esto incluye el conocimiento integral, el entendimiento de que todo alrededor está interconectado, y la inclusión en este sistema, en el grupo, en el que debes comenzar gradualmente a percibirte a ti y a los otros como un todo común, un equipo del que no puedes escapar. Es como si estuvieras en un pequeño bote en un mar difícil, y tu seguridad depende de tu interacción. Si te preocupas, el mar se agita, si permaneces calmado, el mar estará sereno.

Resulta que la naturaleza juega con nosotros de esta manera. Cuando desea movernos hacia el nuevo estado, causa una tormenta. Entonces, gradualmente cambiamos contra nuestra voluntad. No nos salvaremos de otra manera.

Necesitamos aprender a entender este lenguaje de la naturaleza, comenzar a percibirlo, y hablar en este, en otras palabras, verlo. Entonces, seremos realmente capaces de controlarlo.

Una vez que nos volvamos capaces de controlar el grado de conexión integral entre nosotros, veremos cómo influye en la naturaleza, el número de huracanes, terremotos, tsunamis, diferentes fenómenos naturales, revoluciones y levantamientos, cualquier cosa que pueda suceder entre nosotros en nuestras vidas privadas. Habrá una interacción directa e inmediata entre todo ello, una conexión directa con la calidad de nuestras relaciones. Es muy importante para el hombre encontrar y sentir esta interacción. Entonces, comenzará a ver como él habla e influye a la naturaleza.

Hoy, ya tenemos idea de esto. Existen muchas teorías (y sólo teorías) acerca de la interconexión, la influencia de la naturaleza en el hombre y, a un menor grado, la influencia del hombre en la naturaleza.

El resultado de nuestro sistema de educación integral tiene que ser grupos de personas que de verdad sientan la reacción correspondiente de la naturaleza como una consecuencia de su comportamiento más o menos correcto. Este flirteo en dos direcciones con la naturaleza, “Tú por mí, yo por ti”, donde tú eres “nosotros” en relación a esta, eleva al hombre al siguiente nivel de percepción del mundo, donde uno existe en realidad. Él comienza a percibir  las fuerzas internas de la naturaleza, la maquinaria de la evolución, hacia dónde nos lleva, y qué quiere la naturaleza.

De pronto revelamos cosas dentro de ella que nunca sospechamos. No es una expresión de habilidades especiales como las de Wolf Messing, Baba Vanga, u otros profetas. Este es realmente un nivel de contemplación interna donde el hombre comienza a alcanzar el plan de la naturaleza y a entender que nada fue creado y evoluciona sin una razón. Todo tiene un programa específico y muy preciso. Nos desarrollamos de acuerdo a este programa y somos capaces de participar activamente en el.

Esto nos eleva al siguiente nivel de existencia donde ya nos somos partes ciegas e impotentes de la naturaleza que realizan sus instintos internos. Nos volvemos seres racionales y omnipotentes.

Si nos las arreglamos para influir en la naturaleza en una variedad de formas con nuestra interacción mutua a un grado mayor o menor de conexión entre nosotros, ¡seremos capaces de hacer cualquier cosa! Con una interacción mayor entre nosotros, podemos elevarnos más alto que la velocidad de la Luz. No hay límites. Podemos ir prácticamente más allá de las fronteras de las leyes de la naturaleza que ahora observamos y elevarnos al nivel de la naturaleza misma.

(64239 – Charla sobre educación integral del 12/12/11)

¿Igualdad en el grupo?

Pregunta: Supongamos que una persona está estudiando en el sistema de educación integral durante seis meses o un año, mientras que el otro apenas empieza sus estudios. ¿Estas personas deben ser educadas juntas, en el mismo espacio? ¿O aquí se utiliza el principio de que una persona con más experiencia aporta a un principiante?

Respuesta: La persona con experiencia y el principiante no pueden estudiar juntos en el mismo grupo.

En nuestro mundo educamos a los niños hasta que tienen veinte años o un poco menos, y luego les dejamos salir al mundo. Hasta que no los hemos preparado para la vida, los tratamos como niños. Les impartimos nuestro propio nivel: el nivel de seguridad, del apoyo, de la inclusión paulatina en el mundo, el sentido de responsabilidad por sus propias acciones y comportamientos.

Así tenemos que tratar a los principiantes: apoyarlos, percibirlos como niños, y, en consecuencia, no esperar que de inmediato empiecen a comportarse correctamente. Prácticamente, todas las personas en la Tierra serán clasificadas por nosotros de acuerdo con los resultados que muestren en la educación integral.

(64248 – Charla sobre educación integral del 12/12/11)

El invencible poder del pensamiento

Pregunta: Los hábitos del comportamiento egoísta se han formado en la sociedad. Las personas están explotándose unas a otras. ¿Cómo imagina usted que ellas puedan superarlos? ¿A qué costo se quebrarán los viejos hábitos, y se formarán los nuevos? ¿Dónde está aquella fuerza?

Respuesta: No tengo duda de que sólo la educación directa, gradual, por medio de ejemplos y de varios ejercicios de juegos de roles, traerá un cambio a la consciencia del hombre. Obviamente, esto debería ser direccionado sin ninguna presión, sino por el contrario, precisamente al darnos cuenta de la necesidad de esta y del beneficio que trae.

Como consecuencia final, esta gran porción de humanidad que empezará a actuar de esta manera influirá a todo el sistema, a todo el planeta. Cuando la mayoría de las personas empiecen a pensar lo mismo, sus pensamientos afectarán a los demás. Esta es una gran fuerza.

Imaginemos que en tu sistema de educación tu diriges hacia la unidad a 100,000 personas (No hay ninguna organización en la Tierra, en la que 100,000 personas se comprometan activamente en algo nuevo o especial). De esta manera, empezarás a derramar una fuerza integral enorme dentro de este sistema interno, dentro de la conexión subconsciente que existe entre todos los habitantes del planeta tierra. Y esta fuerza trabajará de acuerdo a una meta particular, con formas asignadas predeterminadas.

Las personas de pronto empezarán a expresar algún interés, o relación con respecto a esto. Ellas lo buscarán. No sabrán de dónde viene ya que surge en nosotros de la misma forma que los diversos pensamientos y deseos. De repente, todos, jóvenes y viejos, empiezan a sentir que esto es cercano a ellos, que lo necesitan porque la interconexión interna existe absolutamente entre todos.

Yo estoy completamente abierto al desarrollo y a la implementación de este conocimiento y educación integrales. Lo más importante es empezar.

(64073 – Charla sobre educación integral del 12/11/11)