entradas en 'Antisemitismo' categoría

La obscuridad de la «noche de los cristales» continúa

Mi nuevo artículo: «La obscuridad de la «noche de los cristales» continúa«

Foto: Vista general del Memorial del Muro de los Nombres de la Shoah, con los nombres de 64.000 judíos austríacos, que fueron asesinados en el Holocausto, antes de su inauguración en Viena, Austria, 9/nov/21. REUTERS/Lisi Niesner

Las palabras «noche de los cristales» pueden evocar la imagen de estrellas que brillan en el cielo nocturno despejado, pero no es nada por el estilo. Esta semana, hace 83 años, las fuerzas paramilitares del Partido Nazi (SA) rompieron las ventanas de sinagogas, escuelas y otras instituciones judías, irrumpieron en ellas y las prendieron fuego. El pogrom coordinado tuvo lugar en todo el Tercer Reich, en Alemania y Austria. Las ventanas rotas esparcidas por el suelo dieron a la noche su nombre, Kristallnacht (Noche de los Cristales) o la Noche de los Cristales Rotos. Más de 400 judíos fueron asesinados esa noche, 400 más murieron en campos de concentración poco después y muchos más se suicidaron como resultado de los pogroms.

Esta semana, Austria inauguró en Viena, un monumento para conmemorar a las víctimas de la «Noche de los Cristales Rotos» y la memoria de los 65,000 judíos austriacos que perecieron en el Holocausto. Este evento también es una oportunidad para reconocer que el antisemitismo se está intensificando muy rápido en todo el mundo y que otro Holocausto ya está en el horizonte.

Ojalá pudiera ser portador de buenas noticias, pero la realidad es que no hemos hecho frente a las razones que generaron ese odio violento y sus horrores posteriores. Aún estamos sumidos en la oscuridad que originó ese pogrom y todos los pogroms anteriores y posteriores.

Pero, no veo motivo para desesperarse. Al contrario, la clave para cambiar nuestra posición en el mundo está en nuestras manos; si tenemos la determinación, evitaremos que esas atrocidades aflijan a nuestra nación en el futuro.

Los días de conmemoración no deben centrarse en recordar a los muertos. Yo también perdí a la mayoría de mi familia en el Holocausto, pero recordarlos no evitará que les suceda a mis hijos o a nietos. Si queremos asegurar nuestro futuro, debemos centrarnos en lo que podemos hacer hoy para lograrlo, en lugar de llorar a los muertos, aunque eso también tiene su lugar.

En el espíritu de este enfoque proactivo, creo que deberíamos analizar qué podemos hacer con respecto al antisemitismo. A pesar de todos nuestros esfuerzos, vemos que las explicaciones razonables no desarraigan el odio. Podemos y debemos, prohibir expresiones de antisemitismo en línea y debemos hacer todo lo posible para frenar el odio abierto a los judíos y los ataques a Israel, que se ha puesto de moda entre políticos y líderes de opinión. Sin embargo, estas medidas sólo nos permitirán ganar un poco de tiempo; no evitarán la eventual intensificación del odio a niveles que estallarán en violencia a gran escala contra los judíos.

Para aprovechar el poco tiempo que tenemos, debemos centrarnos en nosotros mismos, en lugar de en quienes nos odian. Hay mucho que podemos hacer para que cambie la opinión del mundo sobre nosotros. A continuación, se muestra una lista de lo que se debe y no se debe hacer con respecto a lidiar con el antisemitismo.

No hacer:

  1. No debemos intentar apaciguar a quienes nos odian ni en el extranjero ni en Israel. Odian a los judíos y cualquier cosa que hagamos para calmarlos, sólo los animará y agregarán burla al odio.
  2. Deberíamos erradicar la idea de que el antisemitismo es el resultado de tal o cual política del gobierno israelí. La expulsión de España, los pogroms en Rusia, la Kristallnacht y por supuesto, el Holocausto, sucedieron mucho antes de que existiera un Estado judío. Por lo tanto, atacar a Israel es sólo una forma insinuada de expresar odio a los judíos.
  3. No discutas con los que odian a los judíos. El odio no necesita justificación; el que odia siempre se siente con derecho a odiar, las discusiones son pérdida de tiempo y de energía.

Hacer:

  1. Desarrollar la solidaridad entre los judíos. Nuestros antepasados ​​eran extraños que se unieron en torno a la ideología de crear una sociedad en la que la gente ame a otros como a sí misma. Hasta que se comprometieron a ser “como un hombre con un corazón” se convirtieron en nación. Además, fuimos exiliados porque nos odiamos unos a otros, por eso, la base de nuestra nacionalidad restaurada debe ser la unidad.

Por cierto, unidad no implica analogía. Al contrario, las diferencias entre nosotros crearán una sociedad cuya fuerza esté en su diversidad. Los tonos y matices de la sociedad judía unida generarán una sociedad viva, dinámica y poderosa.

  1. Una vez que logremos unidad entre los judíos en Israel, debe extenderse y abarcar a los judíos de todo el mundo que deseen unirse. Siguiendo la misma idea de que la diversidad genera poder y vitalidad, cualquier judío que quiera contribuir con su estilo especial a la nación unida y rejuvenecida será bienvenido.
  2. Finalmente y lo más importante: la unidad judía nunca debe ser por sí misma. Todo el propósito de la existencia del pueblo judío es construir una sociedad ejemplar. En los breves períodos en los que tuvimos una sociedad así, prosperamos y las naciones admiraron nuestros logros. Cuando nos separamos, nos odiaron, pues nuestra división envió el mensaje opuesto al que estamos destinados a dar, que la unidad por encima de las diferencias crea una sociedad ideal y gente más feliz.

Como he demostrado en dos extensas publicaciones sobre el tema, La elección judía: Unidad o antisemitismo y Como un Manojo de Cañas: Por qué la unidad y la responsabilidad mutua están hoy en la agenda del día la historia demuestra que estos pros y contras funcionan. Ahora debemos tener el coraje de implementarlos.

“¿Por qué alguna gente piensa que los judíos dirigen el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: ¿Por qué alguna gente piensa que los judíos dirigen el mundo?

Porque el método para la corrección del mundo, está en el pueblo judío y este método, eventualmente tiene que difundirse a todos, para que todos lo usen y lleve al mundo hacia un estado armónico, de paz y perfección.  

Las naciones del mundo lo sienten internamente, a nivel biológico. Ni siquiera saben de donde les llega, pero sienten la dependencia a los judíos. 

Sienten que hay algo sobre los judíos, que los hace superiores, que tienen un secreto que ocultan al mundo; que los judíos tienen un método de corrección para el mundo y que tal vez, están esperando el momento en que lo puedan vender al precio más alto, que con eso podrán controlar el mundo.

Es un pensamiento natural que despierta en todas las naciones. Lo empezaron a sentir, no mucho después de la destrucción del Templo y no se apartará hasta que difundamos el método de corrección al mundo, que nos abramos completamente y expliquemos, a nosotros y al mundo, el estado en que nos encontramos.

Video disponible en inglés

Basado en el video “‘¿De dónde viene el pensamiento de que los judíos conspiran para gobernar el mundo?” con el cabalista, Dr. Michael Laitman. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

En la línea final de la historia

El pueblo de Israel fue formado con gente que sintió que era su deber conectarse para alcanzar el significado de la vida y su propósito, la corrección de la creación y la fuerza superior. Por eso, se llamaron a sí mismos Israel (Yashar-kel), es decir “directo al Creador”. 

Abraham los eligió de entre los habitantes de Babilonia, es decir, de las naciones del mundo en ese tiempo y les enseñó el principio primordial de conexión: ama a tu prójimo como a ti mismo. 

Así, se elevaron por encima del egoísmo, que constantemente crecía en la sociedad humana, con saltos y brincos. El crecimiento tiene el propósito de asegurar una brecha suficiente entre el enorme ego de la humanidad y el poder de conexión por encima de ese ego y la sociedad está obligada a lograrlo. 

Cuando llegamos a cierto grado de confrontación entre el egoísmo y la conexión, ahí comenzamos a revelar la fuerza superior, el mundo superior y que nosotros pertenecemos al mundo espiritual. 

El creciente ego sirve como maquinaria que nos eleva de este mundo hacia el mundo espiritual. De recepción a otorgamiento, de odio a amor. Si seguimos los principios de “el amor cubre todos las transgresiones” y “cada uno juzga de acuerdo a sus propios defectos”, individualmente y juntos como grupo, podremos llegar a una conexión tan fuerte, que el Creador será revelado en ella. 

Por miles de años, el grupo reunido por Abraham en Babilonia cambió mucho. Parte de él desapareció, se disolvió, en las naciones del mundo y aún está por ser revelado. Hubo muchos en el pueblo de Israel que alcanzaron el grado del Creador, según su habilidad de sobreponerse a su egoísmo y conectarse. 

Con los años, las condiciones cambiaron, pero el principio permaneció igual, porque las leyes del mundo son constantes y no cambian. Sólo necesitamos estudiarlas y obedecerlas para llegar al estado corregido. 

Por eso, necesitamos estudiar el proceso que el grupo de Abraham pasó a través de su historia, dado que “los hechos de los padres serán señal para los hijos”. De esto entenderemos la dirección hacia la que debemos avanzar, lo que nos sucede y qué señales de las obras de los padres pueden ser vistas hoy, dado que el principio eterno de ama a tu prójimo como a ti mismo, la ley de unidad está siempre en acción. 

Desde el Arí en adelante, todos los cabalistas han dicho que entramos a la era del Mashiaj, es decir, el tiempo del fin de la corrección. Queda una última etapa de desarrollo y puede ser muy larga. Como siempre, las naciones del mundo están aplicando presión sobre el pueblo de Israel y esta presión está diseñada para forzarnos a unirnos, aunque sea con sufrimiento. 

Los judíos deben sacar conclusiones de su historia, conectarse y tomar ejemplo de los padres. En esa conexión, casi de inmediato sentiremos que disminuye la presión externa por nuestra reacción correcta y por nuestros esfuerzos por conectarnos. 

Así, todas las guerras que surgen contra nosotros, inmediatamente cederán porque comenzaremos por nosotros mismos, sin presión externa. Si revelamos las fuerzas para el avance y nos apresuramos, los que nos lo impidieron, nos ayudarían. Esta será la tendencia correcta, en acuerdo con la fuerza superior única, que quiere ver a toda la humanidad en esa unidad. 

Si no nos esforzamos por avanzar hacia la unidad, al grado de la falta de ese esfuerzo  las naciones del mundo y las fuerzas negativas dentro del pueblo de Israel mismo, se elevarán, lucharán, habrá confrontaciones, para despertarnos y forzarnos a llegar a la conclusión correcta: entender la razón de la presión y lo que debemos hacer. 

Hoy estamos en un estado muy delicado, muy preciso. Hablé de este peligro hace muchos años, pero no esperaba que sucediera tan rápido y que ya en nuestra época ese estado especial se desarrollaría en todos los países y naciones del mundo. 

Vivimos en la era de nuevas tecnologías y comunicaciones globales y llegamos a cierto entendimiento interno de lo que está sucediendo: la responsabilidad del hombre por la Tierra y por todo el universo. 

Actualmente, hay mucha gente muy educada, con una visión amplia, no como antes. Casi todos tienen la oportunidad de viajar por todo el mundo, ver la vida de otras naciones y conectarse con  el mundo por encima de distancias e idiomas. 

Aun así, en el asunto del antisemitismo, vemos que nada aydua: la ley que avanza a la humanidad hacia la conexión, actúa de manera dura, se podría decir que incluso de forma cruel. Primero, pone presión en aquellos que deben ser los primeros para guiar a la humanidad como nación que está obligada a hacer este trabajo, ser pionera en este camino y guiar al mundo entero. 

No hay forma de evitar esta ley. La luz superior, la fuerza superior, están organizadas de tal modo que, tan pronto como el pueblo de Israel, el grupo que surgió de todas las naciones, se reunió durante el tiempo de Abraham, se una otra vez y todos los caminos se abrirán ante este pueblo. No hay obstáculos; al contrario, hay fuerzas de la naturaleza dispuestas a ayudarlos y a elevarlos sobre sus hombros, a grados espirituales. Y después toda la humanidad estará feliz de unirse. 

Así es como el gobierno superior fue organizado y así es como será. Todo depende de Israel, como Baal HaSulam escribe en la Introducción a El libro del Zóhar, porque sólo ellos tienen libre albedrío. 

A los que anhelan al Creador se les llama Israel. Se sienten obligados a ir ellos mismos y a guiar a la humanidad hacia la conexión y el ascenso espiritual. Cualquier persona en el mundo, de cualquier nacionalidad; negra, blanca, roja o amarilla; y todos los estratos de la humanidad; el 1, 2, 3 y 4; pertenecen a una nación, que está obligada a llegar a la unidad y la adhesión con el Creador. 

Por eso, la presión sobre este grupo corporal llamado Israel crece en el mundo, aun cuando ellos no entienden lo que sucede. Pues, hace mucho abandonaron la misión de ir ellos mismos y guiar al mundo hacia la adhesión con el Creador. La humanidad tampoco ha recibido el conocimiento de que el mundo se está desarrollando con un propósito de ir a la corrección total, por eso no entiende las razones del odio. 

Los judíos están  confundidos y preplejos, no saben lo que se quiere de ellos y por su gran egoísmo, sólo sueñan con paz y prosperidad. Las naciones del mundo sienten que los judíos les ocultan y esconden algo. Y no les permiten llegar a una buena vida. 

Por eso, los dos grupos se sienten perdidos en la oscuridad, donde la agresión que viene de las naciones del mundo tropieza con el odio y el miedo que sienten los judíos.

Es claro que esto no beneficia a ninguno: un gran sufrimiento le espera a aquellos que cometen violencia y aquellos que son obstinados y no quieren escuchar de la corrección. Por eso, es nuestro deber explicar la situación a ambos e impulsar el proceso de corrección lo más posible.
[258198]
De la clase diaria de Cabalá 3/ene/20. “La elección judía: Unidad o antisemitismo”.

Material Relacionado:
No serás capaz de encajar un mundo redondo en un pensamiento cuadrado.
Comunicación y el sistema sensorial.
“¿Sería el mundo diferente si los africanos nunca hubieran sido traídos a EUA como esclavos o de otra manera?” (Quora).

Aquellos que nos molestaron nos ayudarán

Si los judíos comienzan a unirse, las naciones del mundo lo aceptarán con alegría, porque verán que con esa unidad podrán acercarse a la esencia de la creación. Con ese mismo punto, con ese deseo del que ahora crece el antisemitismo, sentirán que están en la dirección correcta porque recibirán la iluminación de ese Reshimó.

El antisemitismo es la deficiencia en las naciones del mundo, la necesidad de recibir luz de la unidad de los judíos. Los antisemitas más grandes serán los primeros en unirse a los judíos. Ya hemos visto cambios tan dramáticos en la historia.
[258221]
De la Lección diaria de Cabalá 3/ene/20, «La elección judía: unidad o antisemitismo», capítulo 1

Punto de vista de Cabalá acerca del antisemitismo

Pregunta: Habla mucho del antisemitismo, incluso escribió el libro Del caos a la armonía: La solución a la crisis global de acuerdo a la sabiduría de la Cabalá. Además, algunos de sus estudiantes han publicados libros, en particular, Anti-Semitism as a Law of Nature: A book for Jews but not only  (Antisemitismo como una ley de la naturaleza: un libro para los judíos pero no exclusivamente) por Michael Brushtein y Time to Gather Stones (Tiempo de reunir piedras) de Mikhail Palatnik ¿qué son este libros? 

Respuesta: Esos libros hablan de la aplicación de Cabalá en nuestro mundo, de cómo debemos influir en nuestro destino y en el destino de la humanidad. 

El antisemitismo no es un problema del pueblo judío. Este es un problema del mundo. La humanidad no entiende la misión histórica de los judíos y Cabalá lo explica. Simplemente tomamos Cabalá e intentamos averiguar lo que dice acerca de nuestro mundo. 

El antisemitismo no es cierto tipo de actitud emocional de los pueblos del mundo hacia los judíos. Cabalá habla de dónde viene este pueblo, por qué es odiado, por qué es culpable de no ser amado, de por qué no cumplen su misión histórica, etc. Le da un giro completo a la actitud hacia el antisemitismo y explica que es una ley de la naturaleza.
[279039]
De Kabtv “Preguntas acerca de los libros cabalistas” 22/oct/19

Material relacionado:
“¿Por qué hay antisemitismo? Sin mencionar a Israel, porque el antisemitismo existía 2,000 años antes de que naciera Israel” (Quora)
“¿Qué es antisemitismo?” (Quora)
La causa del antisemitismo

Solución a un conflicto irresoluble

La operación “Guardián de los muros” terminó y se convirtió en otra ronda en solo día. La operación ayudó a reducir la amenaza en cierto grado, pero no puede eliminar la confrontación. Por parte el lado opuesto, que inevitablemente crece una y otra vez, nos lleva a la confrontación militar. Nos hemos familiarizado tanto que, la gente está amargamente consciente de que sus hijos vivirán en esta tierra en guerras incesantes. 

¿Cómo salir de este círculo vicioso? Aparentemente, no es posible ni con operación militar ni con un acuerdo ni dividiendo la tierra: esto para ti y esto para nosotros, cada nación un pedazo de tierra. No hay solución visible. Y el conflicto se siente como un enredo de contradicciones que no puede ser desenredado. 

Finalmente, llegamos a este entendimiento y vemos que no hay solución. Este no es un conflicto de Estado ni un conflicto religioso, sino en la esencia. 

Por lo tanto, puede ser resuelto sólo con una nueva etapa de entendimiento del propósito de la creación, el propósito de la existencia humana en la tierra, diferente gente, estados y religiones. 

Este conflicto está en el punto central de la realidad, de todo el mundo, de toda la humanidad. Y tiene como propósito llevarnos a la pregunta: ¿cómo llegar al punto de equilibrio para todos, para el universo entero? 

Es posible lograr ese equilibrio, pero esa decisión no está en las manos del hombre. Para esto, la participación de dos partes en conflicto no es suficiente, una tercera fuerza es necesaria, la fuerza superior de la naturaleza. Si averiguamos qué quiere la naturaleza de nosotros, sabremos cómo resolver este problema. 

El equilibrio se basa en la conexión correcta y buena entre todas las partes de la creación, incluso las más opuestas y no sólo entre judíos y árabes, sino como está dicho en Profetas “el lobo vivirá en paz al lado del cordero”. 

Y antes que nada, es necesario explicarle a todos, tanto árabes como judíos, la paz en el mundo depende de cuántos estén dispuestas a sacrificarse, relacionarse y unirse con la fuerfza superior. No pienso que sea difícil comunicarlo a los árabes, porque en esencia, su fuerza superior y nuestra fuerza superior es la misma fuerza. 

Todos debemos saber una cosa: si avanzamos, debemos revelar la fuerza superior de la naturaleza y unir todo a su alrededor. Se le llama de forma diferente en cada nación, pero es siempre la fuerza superior de la naturaleza, sólo que cada nación la representa de acuerdo a su percepción. Sin embargo, debemos entender que estamos a merced de esa fuerza y debemos lograr equilibrio, conexión, alcanzarla. 

El Creador quiere ver a todos en esta tierra, que vivan de manera que no haya diferencia entre las naciones, sino una buena conexión mutua. El gobernante en tal país estará en paz, tranquilidad y unidad y estarán en el poder personas que crean que la paz, tranquilidad y unidad, deben gobernar. 

La única manera de salir de este conflicto es que todos entiendan que nadie tiene derecho egoísta a tener ninguna parte del globo. Toda la raza humana está en términos iguales, bajo el gobierno de una fuerza suprema, cuya naturaleza es la conexión y el amor y este es el único Dios que necesitamos adorar. 

Podemos aceptarlo, incluso si está en contra de nuestra naturaleza. Hoy, al niño palestino se le enseña a matar judíos, no a unirse con ellos ¿cómo puedes pasar de ese radicalismo a un lugar de concesiones, conexión y amor cuando parecen tan lejanos unos de otros, como el cielo de la tierra? 

Y está escrito acerca de esto: “el amor cubre todos los crímenes”. Donde hay crímenes más grandes, hay más oportunidad de revelar unidad y amor si la relación es corregida. En lugar de odio, es posible llegar al amor. El amor es revelado precisamente del odio, desde el estado polar. 

Veremos que es imposible vivir de esa forma. Estamos en oposición a la fuerza superior y a la naturaleza en general. Las fuerzas de la naturaleza requieren que nos retroalimentemos y unamos entre todas las fuerzas opuestas. 

Este conflicto está en el centro del universo, y si podemos resolverlo aquí y lograr satisfacción mutua, reinarán en todo el mundo, paz, tranquilidad, unidad, amor y abundancia plena. Debemos entender que es imposible lograr paz, con los métodos convencionales. 

El buen futuro del mundo depende de que todos entiendan la forma de conexión que debe existir en el mundo y que la misión del pueblo de Israel es llevar al mundo a la conexión. Y el papel del mundo es presionar al pueblo de Israel para que se una y lleve a las naciones del mundo con él. 

Es un trabajo mutuo, en el que las naciones del mundo y el pueblo de Israel deben ayudarse. Las naciones del mundo impulsan a Israel e Israel continúa y abre el camino para que todas las naciones vayan detrás de él. Como está escrito en Profetas, que el pueblo de Israel debe anhelar al Creador y las naciones del mundo los llevarán sobre sus hombros para que asciendan hacia la montaña del Creador y logren conexión con la fuerza superior.
[282785]
De Kabtv “Vistazo desde el interior” 24/may/21

Material relacionado:
Justifica las acciones del Creador
¿Desaparecerán las fronteras entre los países?
La solución está en el entorno correcto

No les gustan los judíos

Comentario: Hoy, en conexión con los últimos eventos en el mundo, ha habido un terrible incremento de antisemitismo. No quieren a Israel, no les gustan los judíos. 

En Europa, en Alemania, queman banderas, nos llaman asesinos de niños. En Inglaterra nos dicen que no usemos kipá (yarmulke) ni la vestimenta tradicional judía y que nos vistamos como si fuéramos ingleses o turistas. En Francia, la situación es muy mala. En EUA, los judíos retiran las mezuzá de la puerta para que no se sepa que ahí viven judíos. Y se pueden listar muchos hechos. Llegamos a este estado.  

Mi respuesta: ¿Qué podría ser mejor de lo que está pasando ahora? Esto pone a los judíos en la línea correcta, para que cumplan con su propósito. Pues, si no lo hacen, literalmente el mundo caerá en oscuridad cada vez más. 

¿De qué otra forma los puedes sensibilizar? Solo aplicando más y más presión. Aún así, no veo que eso ayude mucho. A pesar de que ya hubo mucho sufrimiento, muchos golpes sobre ellos, aún así, no ayudó. 

Debemos entender por qué el mundo nos odia. También los antisemitas deben entender por qué nos odian. Vemos que a lo largo de la historia de los judíos y el mundo parece unido alrededor del pueblo judío. Por esos, tenemos que preguntarnos: ¿Por qué sucede todo esto?   

Nos odian, nos aman, no importa cómo nos traten, es claro que nos tratan como algo especial. ¿Qué hay de especial en este grupo étnico, en este pueblo, en esta raza? Ni siquiera piensan que sea una raza especial. Necesitamos explicarlo. 

De hecho, todo eso comenzó en tiempos antiguos, en algún lugar, hace alrededor de 5,000 años, cuando la humanidad empezó a revelar su actitud, su condición: “¿Quién soy?”, “¿Qué soy?”, “¿De dónde vengo?”, “¿Para qué estoy?” y así. Estas preguntas fueron hechas por un hombre llamado Adam. Supuestamente se le llamó así, por accidente, le dió el nombre de Adam. 

El comenzó a hacerse esta pregunta, empezó a razonar, a investigar. Como resultado de su pasión especial, de su sed de respuesta a la pregunta: “¿Qué es un humano? ¿cuál es su propósito, para qué vive?” Adam reveló que el mundo existe para alcanzar la fuerza superior que lo gobierna. 

Es posible alcanzar esta fuerza solo con ejercicios especiales, en los que intentamos sobreponernos al ego, por encima de sí mismo y alcanzar la fuerza superior de la naturaleza que solo desea estar en la cualidad de otorgamiento y amor por los demás, en conexión universal. 

Así la conexión universal superior entre todas las partes de la creación se revela. Esta fuerza general superior de todas la creación se conoce como “Creador”. 

Adam, reveló esa fuerza. La describió en su libro Raziel HaMalaj (El Ángel Secreto). Es un pequeño libro, porque en ese tiempo se escribía sobre barro y con palos.

Adam creó la primera escuela, ahí enseñó su conocimiento, lo que había aprendido, a la gente que se interesó. Un gran número de personas llegó a él, le escuchó. Todas las creencias también llegaron de él, ya que algunas personas entendían diferente esta enseñanza.  

En principio, tuvo 20 generaciones de discípulos: 10 generaciones hasta el discípulo llamado Noé y otras 10 generaciones hasta el discípulo llamado Abraham. Todas estas generaciones de discípulos formaron más discípulos alrededor suyo y así fue por cientos de años. 

En la generación de Abraham, empezó la comprensión del conocimiento que Adam les transmitió. Abraham lo enseñó a sus discípulos en la antigua Babilonia, donde también en ese momento estaban en condiciones especiales. ¿Por qué condiciones especiales? 

Porque si antes de Babilonia, antes de Abraham, la enseñanza del sistema del universo y el conocimiento de dónde existimos, qué nos rodea, a qué estamos conectados, bajo qué gobierno vivimos, etc., todo era puramente individual, de Abraham en adelante, ya sucedía en la conexión entre la gente. Por consiguiente, Abraham fue el primero que creó la escuela de cabalistas. 

En principio, antes estudiaban de alguna forma, pero no eran tan dependientes y conectados entre sí. Abraham se dio cuenta, entendió y reveló que el alcance de la naturaleza y su fuerza superior, depende de la conexión. Y propuso el lema “ama a tu prójimo como a tí mismo”. 

Esto ya fue una revolución, cuando necesitas pasar de solo impulsarte al nivel de otorgamiento y amor por los demás, a comenzar a organizar a la gente hacia ese estado. Aquí encontró un conflicto con el ego, que en ese momento lo representaba Nimrod, rey de Babilonia; y por supuesto, Abraham, tuvo que abandonarlo. 

A partir de aquí, comienza el grupo de Abraham, al cual llamó “Yehudi”, que deriva de la palabra “Yehud” , conexión, unidad.

Judío (en hebreo, Ivri) viene de la palabra  “ever,” que significa que pasan de esta vida, en la que todos son para sí mismos, a una vida en la que todos son para los demás. También le llamó “Israel”, que quiere decir ir “directo al Creador”, “Yashar-El”, Israel. Ahí comienza la sabiduría de la Cabalá. Es decir, en principio, esta es la sabiduría del alcance del Creador. 

Pregunta: Si vamos de ese tiempo, al tiempo actual, ¿el odio se debe a que Abraham inculcó al pueblo de Israel este principio de no vivir para sí mismo, sino para los demás, pero los judíos no viven así? ¿podemos decir que está escrito en la genética espiritual del hombre y también en la no espiritual? 

Respuesta: ¡Seguro, absolutamente! Es un registro, datos de información que existen en el hombre. No puede ser erradicado, nada se puede hacer. Lo único que se puede hacer, es cambiar el odio por amor, a través de una explicación. 

Pregunta: ¿Cómo sienten las naciones que hay este registro en judíos y en Israel? 

Respuesta: Inconscientemente. 

Pregunta: ¿Continuará esto hasta que lleguemos a la raíz?

Respuesta: Eso sería bueno. Esperemos que no se ponga peor. 

Comentario: Pero ya estuvo muy mal. ¡Vea lo que hemos pasado en nuestra historia! 

Mi respuesta: Si, pero puedes ver que no afecta nada. Resulta que lo único que queda, es una explicación masiva, verdaderamente seria, al apelar a todos, especialmente a las naciones del mundo, no a los judíos.   

Es porque los judíos son gente de cabeza dura. No creen y no lo harán, no harán nada a menos que las naciones del mundo les obliguen. Por consiguiente, debemos apelar a las naciones del mundo y explicarles lo que los judíos deberían hacer. Obligar a los judíos a que cumplan con su propósito. Solo así funcionará. 

Es lo que necesitamos hacer. Realmente espero que con la ayuda de nuestros estudiantes alrededor del mundo, seamos capaces de hacerlo. 

Pregunta: ¿Es responsabilidad de los judíos, explicar al mundo y darle el método de conexión, unidad y amor por el prójimo? ¿hacerlo por ellos mismos y darlo al mundo? 

Respuesta: Sí.

Pregunta: ¿Nos seguirán presionando hasta que lleguemos a ese punto?

Respuesta: “Presionar” es decirlo ligeramente. Pero no ayudará. Lo único que ayudará es la difusión, explicar a las naciones del mundo cuál es la misión de Israel y cuál es su misión. 

Está escrito que deben subir sobre sus hombros al pueblo de Israel y llevarlo a la montaña del Creador. Es decir, deben obligar al pueblo de Israel a ascender la montaña del Creador, que los judíos pavimenten el camino para las naciones del mundo.

Comentario: Esta explicación debería entrar al corazón, es lo importante. 

Mi respuesta: Pienso que, en general, el terreno está preparado y por imposible que sea aceptarlo, será aceptado, precisamente desde su opuesto.  

La idea es simple. Pasa por todas las generaciones, por todas las persecuciones, por todos los exterminios, por la destrucción de los Templos y así sigue, hasta el Holocausto y nuestro estado actual. Lo mismo una y otra vez.

Comentario: Pero la idea que los cabalistas transmiten, no entra en la gente ordinaria, en su corazón, es la dificultad.

Mi respuesta: Afecta a todos. Pero entender la idea misma, de dónde llega, por qué, qué la maneja, cuál es la maquinaria, la fuente del movimiento histórico, lo saben solo los cabalistas. 

Comentario: Veo que esto estuvo mayormente presente en Baal HaSulam y ¡en usted muy vívidamente! Siente usted que llegó el momento, que está aquí. Es casi el punto central de la historia para usted, ¡el punto central del mundo! El antisemitismo es un segmento en la historia y para usted, es el punto central del mundo. 

Mi respuesta: El mundo gira alrededor de esto.

Comentario: ¿De que los judíos entiendan y transmitan esta intstrucción al mundo? 

Mi respuesta: Creo que ni siquiera a los judíos, sino al mundo.  

No creo que los judíos puedan tomarlo sobre sí mismos. Son muy egoístas, divididos, débiles y no entienden su propósito ni su lugar ni su misión, nada!  Nunca podrán hacerlo con su egoísmo.  

Pregunta: ¿Podrán obligarles las naciones del mundo? 

Respuesta: Sí! Exactamente de esa forma. 

Comentario: Si, esperando que no llegue a otro Holocausto.

Mi respuesta: Por eso, necesitamos hacerlo rápidamente. 

Pregunta: ¿Para explicar rápidamente? Es decir, ¿las naciones del mundo deberían entender lo que hacen y para qué lo hacen? ¿es el entendimiento que deben tener?

Respuesta: Sí.
[283449]
De Kabtv “Noticias con el Dr. Michael Laitman” 24/may/21

Material relacionado:
La causa del antisemitismo
¿Cuál es la verdadera solución al antisemitismo? – Charla con Shaul Magid
¿Sugiere la Cabalá un nuevo enfoque ante el antisemitismo?

 

El conflicto no es territorial, es espiritual

Mi nuevo articulo: «El conflicto no es territorial, es espiritual«

Creemos que nuestra lucha con los palestinos es por territorio, pero no lo es. Es un conflicto puramente espiritual y no contra los palestinos, sino contra nosotros mismos. Dado que el pueblo judío abandonó su causa, perdió legitimidad para existir como nación. Mientras no restauremos nuestra unidad, seremos parias a los ojos del mundo, que tolerará nuestra presencia sólo porque espera que en algún momento, recordemos y restauremos nuestra solidaridad, la esencia de nuestra nación y que seamos el ejemplo que todos esperan que seamos. Si despertamos a tiempo, el mundo se unirá a nuestro alrededor. Si sobrepasamos su paciencia, se unirá contra nosotros.

Cualquier intento de atribuir un aspecto histórico al conflicto, pierde sentido y nos distrae de nuestra misión. En lugar de intentar demostrar que estuvimos aquí primero, que es el argumento del huevo y la gallina, deberíamos lograr lo que se supone que debemos lograr, esto pondrá fin a todas las discusiones y conflictos, todos nos apoyarán.

Para cumplir con nuestra misión, debemos recordar que la nación judía es diferente a las otras naciones. Comenzó como un grupo ecléctico unido por la idea de que unidad y solidaridad son clave para una sociedad sólida. Los primeros miembros de la nación dejaron su país de origen y a sus compatriotas, para unirse a un grupo de gente desconocida y que a menudo venía de clanes y tribus rivales, pero aceptaron la idea de Abraham, de que la solidaridad debería ser la columna vertebral de la sociedad.

Nuestros antepasados lucharon mucho entre ellos, se elevaron y cayeron según el nivel de su unidad. En la época del Segundo Templo, la palabra de la sociedad innovadora se había difundido por todas partes y gente de todas las naciones vino a ver el milagro. Los eruditos griegos vinieron, aprendieron de los profetas y regresaron a casa para desarrollar la filosofía griega. Ptolomeo II, rey de Egipto, convocó a setenta sabios de Jerusalén para traducir los Cinco libros de Moisés al griego, creando así la primera traducción de la Biblia. Pero antes de que tradujeran, dialogó con ellos y aprendió de ellos. Según Flavius Josephus, después de dos semanas de intenso aprendizaje, dijo que “había aprendido a gobernar a sus súbditos”.

Filón, renombrado filósofo de Alejandría, escribió que los peregrinos judíos, que se reunían en Jerusalén tres veces al año, “hicieron amistad con personas que no habían conocido antes y en la fusión de sus corazones … encontraron la prueba definitiva de unidad”. Del mismo modo, el libro Sifrey Devarim escribe que los gentiles “subían a Jerusalén y veían a Israel … y decían: ‘Es conveniente aferrarse sólo a esta nación”’

Eventualmente, dejamos la unidad y los invasores inundaron la tierra. Primero vinieron los helenistas, judíos conversos que adoptaron la cultura griega y abandonaron la unidad. Luego vinieron los seléucidas, quienes destruyeron el templo. Los macabeos los derrotaron, reconstruyeron el templo, pero no la unidad y luego vinieron los romanos y nos expulsaron.

No perdimos la tierra porque fuéramos débiles; la perdimos porque estábamos divididos. Cuando estamos divididos, el mundo deja de amarnos, deja de vernos como ejemplo a seguir y no nos quiere cerca. Tras aplastar la revuelta de Bar Kokhba en 135 EC, Adriano, emperador romano quiso acabar de una vez por todas con el belicoso pueblo judío. Para lograrlo, no sólo dispersó a los judíos de Judea por todo el Imperio Romano, sino que cambió el nombre de Judea a Siria, Palæstina (lit. Palestina, Siria).

Hasta hoy, el mundo ve esta extensión de tierra como Palestina y no como Israel, pues no hemos estado a la altura del nombre de Israel, que implica responsabilidad mutua y amor por los demás. Si queremos que la tierra de Israel se convierta en Israel una vez más, primero tenemos que convertirnos en el pueblo espiritual de Israel: unidos “como un hombre con un corazón”. Sólo bajo esta condición se terminarán nuestras luchas y encontraremos paz entre nosotros y con las naciones.
[283037]

“¿Por qué el antisemitismo prevalece entre la izquierda progresista, particularmente en la izquieda feminista?” (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Por qué el antisemitismo prevalece entre la izquierda progresista, particularmente en la izquierda feminista?” 

El antisemitismo es una fenómeno natural, que surgió junto con el pueblo judío, en la antigua Babilonia, hace alrededor de 4,000 años. Está creciendo tanto en la izquierda como la derecha políticas, pues ambas surgen de las causas del fenómeno del antisemitismo en sí. El odio hacia el pueblo judío se despliega en varías maneras adicionales a cómo aparece desde una postura política particular. 

Sin embargo, la pregunta candente en este momento es: ¿qué hacer al respecto?

 

El antisemitismo no es sólo contra los judíos. Es contra la ley interna de la naturaleza y sólo nuestra unidad puede salvarnos de este fenómeno y provocar una transformación positiva en la humanidad. El antisemitismo por lo tanto, no es de ninguna manera una inclinación estrecha hacia los judíos, es mucho más emplia en su alcance. 

El ego humano -el deseo de disfrutar a cuenta de otros- comenzó a consumirse a sí mismo y necesita corrección. Mientras más nos hace sentir odio mutuo y más nos duele, más nos conecta de forma instintiva con los judíos. Además, odiar a los judíos, temporalmente ayuda, porque de otra forma, el creciente odio sería mayor entre nosotros. 

Por eso, pienso que debemos ver el antiosemitismo como un fenómeno natural, que existe antes y más allá de posturas políticas y necesitamos responder en correspondencia. El antisemitismo no puede terminar con pequeños arreglos dentro o entre las facciones políticas ni abandonando el estado de Israel, como varios de nuestros críticos -especielamnte en el mundo árabe- exigen. 

El antisemitismo es un fenómeno que existe en el nivel de las fuerzas de la naturaleza que permean en la humanidad y en la misma naturaleza. Los judíos, el pueblo de Israel, la nación fundada con base en la unidad (“ama a tu prtójimo como a ti mismo”) pór encima de la división (“el amor cubre todas las transgresiones”) para propagar esa unidad en la humanidad (ser “luz para las naciones”) se necesita corregir el ego humano -unirse positivamente por encima de él. Los judíos tienen el método que puede salvar a la humanidad del crecimiento excesivo del ego en nuestra era. 

Por eso, no hago ninguna conexión especial del antisemitismo con la izquierda ni con la izqueirda feminista ni con ningún otro espectro político. El antisemitismo va mucho más profundo que la política. La evolución natural en los niveles inanimado, vegetal y animal de la naturaleza, convirtió a la humanidad en un ser que se consume a sí mismo. Y no es que los judíos sean la gente peor del mundo. Es simplemente que tienen el método para unir a la humanidad y al hacerlo, salvar a la humanidad del excesivo y peligrosamente destructivo ego humano. 

Por eso, no debemos pensar en hacer pequeños arreglos aquí y allá. En su lugar, necesitamos lograr unidad. Estoy seguro de que si unos cuantos millones de judíos en el planeta pensaran en unirse para hacer el bien a la humanidad, la tendencia de unidad se expandiría a través de todo el mundo y todos se les unirían. 

Como medida práctica, si estuviera en mi poder hacerlo, no me dirigiría a los judios, sino a los que odian a los judíos y a Israel, les explicaría exactamente que los judíos bloquean su felicidad y les pediría que redirigieran su presión sobre los judíos: que exijan la unidad judía. Porque, si los judíos se unen, el antisemitismo desaparecerá y la humanidad se unirá. Y cuando esté unida, los candentes problemas que percibimos en nuestra vida, simplemente desaparecerán. 

En breve, la humanidad se dirige a un estado de unidad perfecta. La humanidad puede unirse bajo la condición de que el pueblo de Israel se una. Hoy, los judíos están más divididos que ningún otro pueblo. Por eso, el antisemitismo gradualmente adquiere formas que forzarán a los judíos a unirse. Eventualmente, una percepción interna se formará dentro de nosotros los judíos, que necesitamos unirnos y al hacerlo, nos salvaremos a nosotros y a la humanidad del odio, división y crisis. 

Basado en una charla “Encuentros con Cabalá” entre el cabalista Dr. Michael Laitman, el profesor Eli Avraham, Gabriel Malks y el doctor Eli Vinokur, 28/may/21 

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

“¿Por qué los judíos (e Israel) han sido odiados de forma tan desporporcionada en toda la historia humana?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué los judíos (e Israel) han sido odiados de forma tan desproporcionada en toda la historia humana?” 

Si los judíos no hubiéramos sido odiados desproporcionadamente en toda la historia, no existiríamos. 

El odio hacia nosotros ha sido el factor clave de nuestra unidad. No tenemos deseo natural de unirnos, pero las fuerzas de la naturaleza actúan para unirnos, primero entre nosotros y después, a través de nosotros, con la humanidad. 

No debemos intentar escapar del antisemitismo, sino entenderlo como una fuerza necesaria en la naturaleza, penetrar en el núcleo del fenómeno y entender, exactamente, por qué existe y cómo usarlo como palanca en beneficio de la humanidad y de la naturaleza. 

Debemos buscar profundizar nuestro conocimiento e implementación de la sabiduría de la conexión, aprender la razón raíz de todos los eventos que nos suceden hoy y nos han sacudido durante la historia, para mostrarnos cómo opera la naturaleza y qué podemos hacer para unirnos y al hacerlo, entrar en equilibrio con ella. 

Cuando logremos enriquecer nuestra conexión, con la educación que pavimenta el camino hacia la unidad, por encima de la división, comenzaremos a progresar hacia una forma positiva de unidad, en equilibrio con la naturaleza. Y cuando nos unamos así, cumpliremos con nuestra misión como “luz para las naciones”. 

Por eso, la manera de resolver el antisemitismo, de una vez por todas, es que nos unamos de acuerdo a la regla “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Al hacerlo, la humanidad descubrirá una realidad completamente nueva, armónica y de abundancia. 

En breve, cuando todos sientan los efectos positivos de la unidad en su vida -felicidad, confianza, seguridad, buenas, relaciones, salud y la sensación de que no nos falta nada, excepto incrementar nuestro amor y preocupación por otros- el odio a los judíos no sólo desaparecerá para siempre, sino, al contrario, se invertirá en una forma positiva de amor, respeto y aprecio hacia un pueblo que es conducto para una recién descubierta felicidad que llega a nuestra vida. 

Video disponible en inglés

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman