entradas en 'Egoísmo' categoría

¿Podemos evitar el sufrimiento?

Pregunta: Si pudiéramos sentir el sufrimiento que la gente experimenta durante desastres naturales o guerras, ¿podríamos elegir nuestro camino de forma más correcta?

Respuesta: No, en esos casos, sólo se obedece y uno se somete a los golpes; no hay elección. La naturaleza está específicamente interesada en nuestra elección consciente del siguiente nivel de desarrollo; de otra forma, no es elección humana.

La transición del nivel inanimado al vegetal y de éste al animal ocurre con influencia de los golpes de la naturaleza y el hombre en nuestro mundo es el resultado de ese desarrollo.

Actualmente nos corresponde llegar conscientemente al siguiente nivel, al nivel hablante, de manera totalmente diferente, por lo tanto, el método de la sabiduría de la Cabalá nos llega como un sistema de información. Porque precisamente después de los estados evolutivos del inanimado, vegetal y animal (donde estamos hoy), hay en nosotros una tendencia consciente a elevarnos por encima del yo personal.

Estamos en estado intermedio. Por ejemplo, entre el nivel inanimado y el vegetal está la etapa intermedia llamada, corales, entre el nivel vegetal y el animal está el nivel del ‘perro del campo’ y entre el nivel del animal y Adam, está el nivel del simio. Así, entre el nivel de Adam de nuestro mundo y el nivel de Adam en el mundo superior, está el cabalista.

Un cabalista es una persona que por un lado, incluye dentro de sí las propiedades animales de este mundo, que son características del hombre de este mundo y, por otro lado, las características de los niveles del mundo superior.

El ascenso del cabalista al mundo superior no ocurre bajo la influencia de las fuerzas instintivas de la naturaleza; sucede conscientemente. Por lo tanto, la sabiduría de la Cabalá nos guía a la libertad de elección, al trabajo en grupo y a crear un estado especial dentro y alrededor de nosotros, todo con el propósito de ser cambiados.

Aparentemente por nosotros mismos salimos del estado en el que el ego nos maneja y ascendemos al siguiente nivel en el que equilibramos el ego con la buena fuerza que se revela en nosotros, opuesta al ego. Y, existimos entre dos fuerzas, una fuerza egoísta negativa y una fuerza altruista positiva.

En la naturaleza de nuestro mundo, la fuerza altruista no existe, así que debemos atraerla. Y existiremos en la conexión y en el equilibrio de estas dos fuerzas. Este será nuestro siguiente estado llamado, línea media.

Espero que, conscientemente y usando el libre albedrío, lleguemos a la decisión correcta y que alcancemos este estado sin guerras mundiales.

Pregunta: Si tomamos la decisión correcta, ¿evitaremos apocalípsis y desastres naturales?

Respuesta: Sí, así es, incluso, si al menos una pequeña parte de la humanidad, entendiera que la única forma de prevenir desastres naturales es seguir el método que se nos da en la sabiduría de la Cabalá. Debemos reconocer que no hay otra salida.

Pregunta: ¿Para que se le den golpes a la humanidad, si de cualquier forma, no le son útiles para su desarrollo?

Respuesta: La acumulación de sufrimiento lleva a la humanidad a un estado en el que comienza a pensar qué hacer, es decir el sufrimiento equilibran el ego humano.

Por ejemplo, si un niño no quiere ir a la escuela, sus padres comienzan a limitar sus placeres: le quitan la pelota, luego la bicicleta, luego otros juegos, hasta que no le dejan otra opción que aceptar ir a la escuela.

Pero incluso en esta situación hay libertad de elección, tenemos la posibilidad de elegir. Siempre estamos bajo alguna limitación; la elección es posible no sólo cuando hay libertad ilimitada.

Esta es la forma en que podemos elegir la espiritualidad, entre recompensa y castigo. Por lo tanto, es nuestra obligación comprender todas las condiciones y circunstancias que nos llevan a esa situación única llamada, ‘libertad’.
[195384]
De la lección de Cabalá en ruso 10/jul/16

Material relacionado:
¿Cómo nos liberamos del sufrimiento?
Recibiendo iluminación a través del sufrimiento
Del sentido del sufrimiento al sentido de la vida

Cuando los deseos desaparecen

Pregunta: ¿Qué diferencia a la libertad en el mundo espiritual y el corporal?

Respuesta: La libertad en el mundo corporal es libertad de todas nuestras necesidades egoístas: comida, sexo, familia, conocimiento, poder y riqueza. Vemos que, cada vez más, el hombre desea liberarse de estas cosas.

Pregunta: ¿Es eso posible? ¿Puede una persona liberarse del deseo de tener relaciones sexuales, de comer?

Respuesta:  La comida, el sexo y la familia son tres tipos de deseos animales del cuerpo físico. Veo que hoy el hombre está tratando de liberarse de ellos. Los jóvenes no están particularmente interesados en los platos gourmet, están satisfechos con un hot-dog rápido en el camino y eso es todo.

El sexo es una noción relativa para ellos. Según las encuestas, muchas personas ni siquiera quieren agobiarse con sí mismas. Hace tiempo que la familia deja de ser una necesidad, algo que la sociedad necesita, y la sociedad incluso alienta esta actitud.

Los deseos animales son seguidos por los deseos humanos: riqueza, poder, fama y conocimiento. Los jóvenes también están perdiendo el deseo por estas cosas, en términos relativos. La riqueza viene y va. Y no solo la riqueza, todo va a algún lado. Ahora estamos en un período de transición que pronto terminará y se nos presentará un sistema de valores completamente diferente.

La fama y el poder siempre van juntos, pero hace mucho que dejaron de ser lo mismo que una vez fueron con los grandes gobernantes. En cuanto al conocimiento, la ciencia no siente de ninguna manera que sea la cumbre de los ideales de la humanidad, de logro.

Pregunta: Entonces, ¿qué queda?

Respuesta: Nada. Los valores están siendo reevaluados de tal manera que nada del pasado permanece. La siguiente etapa es una búsqueda: ¿hay algo de valor en nuestras vidas?

Nuestro desarrollo se desarrolla a un ritmo y en una dirección tales que todos los deseos comienzan a parecernos vacíos.

Desde nuestro nuevo nivel de desarrollo, vemos que no son importantes, que no nos satisfacen, no hay cualidades especiales en ellos.

Observación: Mucha gente piensa de esta manera: “Lo quiero, simplemente no puedo obtenerlo…”

Respuesta: Una persona puede obtener cualquier cosa. Pero los jóvenes de hoy no quieren perder su tiempo en alcanzarlo; considerando que, en el pasado, ¡los jóvenes sacrificaban toda su vida por ello! Décadas de trabajo duro, estudios, empleo, ahorros y todo lo demás, ¿para qué?! Ahora entienden que no hay nada que “valga la pena”.

¿Por qué debería estudiar, trabajar, casarme, tener hijos y crear una familia?  Para pasarlo a mis hijos, ¿vivirán de la misma manera? ¿Y entonces que? Ninguna de estas acciones tienen sentido. Hoy las personas se están convenciendo de eso.

Pregunta: Entonces, ¿cuál es la elección, cómo sé que estoy en el camino correcto?

Respuesta: La Cabalá dice que una persona tiene que elevarse por encima de este tipo de deseos, los animados egoístas (comida, sexo y familia), y los deseos humanos, que existen en nosotros además de nuestro grado animado (riqueza, poder, fama y conocimiento). ¿Para qué es esto? Cuando no quedan deseos y una persona se convence gradualmente de que esto no es lo que le importa, se enfrenta a la pregunta: ¿Cuál es, entonces, el significado de la vida? No quiero ser forzado a estar en estos deseos. Entonces, ¿por qué debería existir? Es entonces cuando se enfrenta a la pregunta sobre la siguiente forma de deseo: ¿hay algo más alto que esto? ¿Hay algún ideal que haga que el vivir valga la pena?
[215368]
De la lección de Cabalá en ruso 2/jul/17

Material relacionado:
La verdadera libertad
Libertad imaginaria y verdadera, parte 3- libertad absoluta
El deseo de un hombre rico

 

Sobre las cenizas del egoísmo

Pregunta: El significado de la vida es perseguido por aquellos que han perdido interés en los placeres que ofrece la vida ¿Reúne alrededor de usted a aquellos que están decepcionados de lo que es ofrecido al hombre como un obsequio del Creador?

Respuesta: Esas personas desencantadas representan el 70% de toda la humanidad hoy en día. Las personas usan drogas, sedantes y píldoras para dormir; incluso las mascotas están deprimidas, sin mencionar a los niños pequeños. No sólo nos sentimos constantemente deprimidos, sino que hemos olvidado cómo admirar, regocijarnos, y aceptar todo con una sonrisa.

Pregunta: ¿Quiere llevar a los decepcionados incluso más lejos de los placeres terrenales? ¿No sería más apropiado curarlos de su falta de interés?

Respuesta: ¿En qué podrían estar interesados? Nuestro egoísmo está fundido. Ya no existe. Si ha existido antes un interés por comida, sexo, familia, conocimiento, honores, fama y riqueza, todo está lentamente desvaneciéndose hoy en día. Habla con la nueva generación de menos de 30 y entenderás mejor esto.

Sólo continúan viviendo porque es necesario existir, pero generalmente no están interesados ni en esferas más elevadas ni en nada más. Incluso el sexo no los excita realmente. Necesitan muy poco de la vida en general.

Vemos que no están planeando casarse y no quieren abandonar a sus padres. Comprar una casa no vale la pena; no vale la pena perseguir nada. Tengo mi propio rincón y eso es suficiente. Este es un resultado de lo que sienten, que nuestro mundo no tiene nada qué ofrecerles.

Pregunta: ¿Pero cómo puede el egoísmo terrenal fundirse si está dicho; “Aquel que ha llenado una medida quiere dos”?

Respuesta: El concepto de “ha llenado una medida, quiere dos” se refiere al egoísmo espiritual; el egoísmo terrenal gradualmente se desvanece. Observamos esto en todas las ocasiones de la vida. Una persona no alcanza un llenado. Está dispuesta a experimentar cualquier cosa, lo que sea para sentir satisfacción, incluso en una batalla o en la muerte -no importa qué- si sólo eso pudiera ser genuinamente grandioso.

Ya no somos llenados por los placeres materiales de la vida; estamos buscando algo más.

Comentario: Pero siempre dice que toda nuestra historia es el crecimiento constante del egoísmo…

Réplica: Sí, hasta ahora, el egoísmo estaba desarrollándose pero ha comenzado a colapsar y fundirse. Estamos en un punto muy serio de la historia. Si en el pasado, una persona perseguía los placeres, un deseo terminaba e inmediatamente corría hacia el siguiente. Ahora, la generación actual no quiere nada -dales un smartphone y eso es suficiente.

De acuerdo a las estadísticas, esto está sucediendo en todo el mundo.
[212478]
De la lección de Cabalá en ruso 23/abr/17

Material relacionado:
La humanidad deprimida
La depresión afecta el cuerpo entero
En el declive del progreso

Abre los libros de la sabiduría

Ahora, distinguidos lectores, este libro se encuentra aquí delante de ustedes en un armario. Establece explícitamente toda la sabiduría de la habilidad del arte de gobernar y el comportamiento de la vida privada y pública que existirá al final de los días.

Es el libro de Cabalá donde se establecen los mundos corregidos. (Escritos de Baal HaSulam, Construyendo la sociedad futura)

Pregunta: ¿Por qué Baal HaSulam, el gran cabalista que escribió el Talmud Eser Sefirot e Introducción al libro del Zohar, se ocupa de los problemas terrenales? ¿cuál es el punto?

Respuesta: ¡Este no es un problema terrenal! Hay un deseo creado por la naturaleza, por el Creador. Debe pasar por ciertas etapas de desarrollo. Ahora estamos en un punto crítico que convierte todo nuestro desarrollo de egoísta a altruista. Y esto es lo que Baal HaSulam escribe como practicante absoluto.

Cabalá es una ciencia práctica, porque se forma en personas que viven en nuestro tiempo o vivieron en otras generaciones.

Cabalá está destinada solo para las personas que existen en nuestro mundo, no para ciertas almas que después de la muerte giran en vastos espacios en niveles espirituales superiores. Todos los niveles espirituales superiores existen en el hombre. Por lo tanto, Baal HaSulam escribe para la gente. Y el cabalista no tiene una aspiración mayor que acercarse ella y enseñarle a forjarse correctamente de acuerdo con las leyes de la naturaleza.

Pregunta: ¿Se refiere a las personas con un deseo ardiente de descubrir el significado de la vida?

Respuesta: Naturalmente. El resto simplemente no escuchará nuestra súplica. Su egoísmo aún está en el nivel animado; solo se preocupa por su existencia corporal. Esto no es malo ni bueno. Así que no hay necesidad de acercarse. Sólo necesitan sus requerimientos básicos y estarán muy felices de recibir un ingreso universal, computadora, internet, TV y sofá. Tendrán su ración gratuita en su casa e incluso lo que ellos pidan: pizza, cola o una computadora, todo. Y no necesitan nada más ¿puedes imaginar tanta felicidad?

Pregunta: ¿No es eso una ilusión de felicidad?

Respuesta: Pero todo lo que quieren está en internet, desde las ciencias de nuestro mundo hasta un striptease, una serie de televisión y fútbol.

Así que, no vayas a ellos. Necesitamos esperar hasta que esa etapa de desarrollo termine, porque la persona puede ser tratada sólo de acuerdo con lo que quiere. Después de todo, la persona es el deseo de disfrutar.

Pero hay personas que no pueden detenerse en esto. Tienen un “virus” interno que no les permite ser felices con tener bienes materiales.

Necesitan revelar el poder último que los gobierna, el principio más elevado, el programa de desarrollo humano y su propósito: ¿Para qué existo? ¿qué está pasando en mi vida? ¿para qué es todo esto? Están interesados ​​en la conexión con la fuerza gobernante. Es a esas personas a las que puedes apelar.
[207442]
De Kabtv “La última generación” 15/may/17

Material relacionado:
Egoísmo y altruismo
¿Existe el ego en el mundo espiritual?
Encontrando la fuerza que equilibra el ego

La era del estrés, parte 4

Pregunta: La principal causa del estrés es el deseo permanente de recibir, pero ¿hay algo mal en el deseo en sí? ¿no es la base misma de la vida? Sin él, no habría satisfacción en la vida.

Respuesta: Lo que está mal no es el deseo en sí, sino el intento de satisfacerlo a expensas de otros. Estamos en competencia constante a lo largo de nuestra vida, medimos nuestro éxito en relación a los demás.

Todos existimos en un sistema y hubo un tiempo en el que estuvimos tan conectados, que éramos como un solo hombre. Había mucha gente en el mundo, pero el ego era tan pequeño que no sentíamos diferencia entre nosotros. Así fue en las sociedades primitivas. Luego, el deseo de recibir comenzó a crecer y comenzamos a hacer diferencias: esta es mi familia, esa es su familia.

Antes de que sucediera, la gente vivía como una comuna, similar al comunismo, donde todo pertenece a todos por igual, como en una tribu. Pero luego empezamos a distanciarnos de esta unidad: aquí está mi esposa, mis hijos, mi cueva. También esas distinciones y divisiones fueron respecto a las profesiones, como está escrito: ‘Ve y gana de los otros’.

Nuestro egoísmo crece sin cesar. Así comenzó la competencia y empezamos a juzgar quién tiene más éxito y quién es menos. Así hemos avanzando hasta hoy. Pero ahora la competencia ha crecido en proporciones mundiales, porque los medios masivos nos afectan al mostrarnos el mundo entero en nuestra pantalla de televisión y teléfono inteligente.

Nos obligan a competir con todo el mundo, mostrándonos que todos tienen más éxito que nosotros. No es sorprendente que la gente se sienta atrapada por la depresión.

Pregunta: ¿Cree usted que el deseo de ser primero es malo? Aunque gracias a eso el individuo se esfuerza por tener éxito.

Respuesta: Es un mal deseo. El hombre necesita paz y felicidad, no sobresalir.

Estrés significa que la influencia externa sobre los deseos egoístas del individuo es mayor de lo que puede soportar, que aunque sienta el impulso de satisfacer su deseo de recibir placer, no puede lograr fácilmente las metas que se le presentan. La diferencia entre el deseo de placer y la capacidad de lograr satisfacción, crea un estado estresante.

Es obvio que una persona promedio nunca podrá tener todo lo que ve en los medios. Vivimos constantemente en un estado de estrés crónico, debido al placer potencial que se nos muestra en la pantalla: ropa, deportes, belleza. Esto se relaciona con mujeres y hombres por igual.

El estrés nos afecta en muchos niveles. En última instancia, llegaremos a la desilusión y veremos que es inútil; abandonaremos la carrera por placer y volveremos a evaluar nuestros valores. Eventualmente, todos se darán cuenta de esto. Y veremos que debemos tomar otra ruta, buscar placer en un lugar totalmente diferente.

Allí también competiremos por recibir satisfacción, pero de modo diferente. El que aporta mayor beneficio a los demás tendrá más éxito. El placer de otorgar a los demás será mucho mayor que la satisfacción egoísta y, no producirá ningún estrés.
[214887]
De Kabtv “Una vida nueva” de 27/jul/17

Material relacionado:
La era del estrés, parte1
El estrés te enferma
Hombres bajo estrés

La era del estrés, parte 3

Pregunta: Existimos dentro del inmenso sistema de la naturaleza, que constantemente desarrolla y hace crecer el deseo de recibir placer dentro de nosotros y, también tiene un objetivo oculto, llevarnos a la total desesperación, específicamente ¿cuál es la causa de esta desesperación?

Respuesta: Llegamos a la desesperación como resultado de nuestra propia naturaleza —egoísmo, deseo de recibir placer— porque si nuestras acciones surgen directamente de este deseo, entonces vamos hacia el estrés, la desesperanza total, las crisis globales y las guerras.

La naturaleza humana en sí es mala, porque constantemente nos empuja a alcanzar lo inalcanzable. Como resultado, tenemos que competir continuamente con los demás y esto causa estrés.

Pregunta: ¿Por qué estos objetivos son inalcanzables?

Respuesta: Porque el egoísmo quiere todo lo que los ojos ven. Y si todos quieren obtener lo que quieren, entonces cada uno tiene que construir su éxito sobre el fracaso de los demás. Es imposible hacerlo de otra manera.

Todos quieren elevarse más que otros para ser el rey del mundo, para que otros sean sus subordinados. Pero nadie es único en el mundo; hay otros ocho mil millones de egoístas y cada uno quiere lo mismo. El resultado es que constantemente necesito proteger mi lugar bajo el sol. En esto se han convertido nuestra vida.

Pregunta: ¿Eso significa que el estrés fue preprogramado en el sistema de la naturaleza?

Respuesta: Nuestra naturaleza egoísta es la única razón de nuestra miseria y sufrimiento. Si pudiéramos pacificar nuestro deseo de placer… . Pero es imposible hacerlo, excepto, tal vez, mediante el uso de narcóticos. Pero luego se está completamente desconectado de la vida.

Y surge la pregunta: ¿por qué todo está construido así? Y aquí la ciencia de la Cabalá explica que el estrés tiene una causa: llevar a la persona a la conciencia del mal de su propia naturaleza, que la empuja a buscar placer. El impulso de recibir placer no tiene límite; este deseo se tragaría el mundo entero. Y si hubiera varios mundos, también. Por eso vivimos en estrés. Nuestras habilidades son limitadas, la vida es corta y no hay nada que ayude.

En la práctica, vemos que nuestro egoísmo nos daña a nosotros mismos; por eso estamos enfermos y morimos. Sufrimos terriblemente y es en vano. Por eso está escrito que “los enemigos del hombre serán los de su propia casa”, en otras palabras, su propio cuerpo. El egoísmo está dentro de mi cuerpo —y es mi mayor adversario
[214860]
De Kabtv “Una vida nueva”  27/jul/17

Material relacionado:
La era del estrés, parte 1
El estrés te enferma
Nueva vida # 888 – La era del “estrés”

La ley de gobierno del mundo, parte 1

Toda nuestra realidad está completamente sujeta a la ley y de acuerdo con la sabiduría de la Cabalá, está controlada por la única ley de la fuerza superior, llamada naturaleza. También llamamos a este poder superior, Creador, porque de hecho creó todo el universo.

La naturaleza de esta fuerza es actuar sólo en beneficio de su creación; es decir, es absolutamente buena. Pero si no lo vemos así, es porque no entendemos al Creador.

Los cabalistas, es decir, quienes investigan la naturaleza superior, nos revelan su bondad total.  E incluso, investigadores ordinarios de la naturaleza ven que, aunque todos se devoran entre sí, están sujeto a leyes especiales y, en última instancia, se beneficia al desarrollo general de los seres creados.

La ciencia moderna revela que la naturaleza es global e integrada y que todo en ella está absolutamente interconectado. Nada sale del marco de este sistema integral. Igual que en un cuerpo humano saludable, todas sus células y sistemas trabajan en armonía, preparándolo para un objetivo superior, que está por encima de la existencia corporal ordinaria. Encontramos esta ley en todas las formas de la naturaleza y en todos sus niveles.

Por lo tanto, conocer esa ley es indispensable para nuestra existencia. Después de todo, si la materia inanimada, plantas y animales actúan por instinto, es decir, sienten las órdenes de la naturaleza y las realizan inconscientemente, en los humanos, es mucho más complicado.

No sabemos cómo actuar. Nuestros instintos no son suficientemente fuertes como para garantizar nuestro correcto comportamiento, si nos guiamos solo por ellos. Esto se debe a que el ser humano es un ser social y de ahí vienen todas nuestras dificultades. Después de todo, en todo lo que se relaciona con el orden social, los instintos no funcionan. Ya no están regulados por la naturaleza.

Los deseos de comida, sexo y familia son más o menos comprensibles y no nos causan problemas. Pero en todo lo que concierne a la sociedad, es decir, deseo de riqueza, poder y conocimiento; estamos muy confundidos. Los instintos internos no nos dicen cómo actuar adecuadamente.

Los deseos de alimento, sexo y familia pertenecen al nivel animal y por lo tanto, podemos confiar en nuestros instintos naturales, que también son inherentes, como en todos los animales.

Pero con respecto a los deseos puramente humanos, debemos encontrar la dirección correcta para nuestro desarrollo; de lo contrario, tanto dinero y poder como conocimiento, resultan ser la causa de todos nuestros problemas. Debido al profundo desarrollo de nuestra mente, inventamos las armas de nuestra propia destrucción.

En toda su historia de siglos anteriores, el hombre se desarrolló instintivamente, como animal. Nuestro egoísmo siempre nos empujó hacia adelante y todo fue muy simple. Después de todo, el desarrollo siguió de forma natural, paso a paso, de una forma a otra: esclavitud, feudalismo, capitalismo; a medida que crecía el egoísmo.

Pero hoy, llegó el momento en que nuestro ego terminó su desarrollo y dejó de ser motor de evolución. Parece admitir que llegó a su cima y no hay a donde ir. Por lo tanto, todo entra en proceso de estancamiento: ciencia, producción, jóvenes que no quieren casarse ni tener hijos. Hay una fatiga general porque por dentro, la persona siente que no tiene respuesta a su principal pregunta: “¿Para qué vivo?”

A lo largo de los últimos milenios, sabíamos hacia donde iba nuestro desarrollo y nuestro egoísmo no requería más de lo necesario. Teníamos necesidades muy reales: una buena familia, profesión, niños y dinero y nos desarrollamos de acuerdo con estos requisitos. Pero hoy nuestro deseo de disfrutar ha detenido su crecimiento lineal y ese es el problema.

De hecho, este proceso comenzó hace quinientos años, en tiempos de Ari: el deseo dejó de crecer y comenzó a “detenerse”. Todas las partes del deseo relacionadas con la naturaleza inanimada, vegetal y animal, han evolucionado a un cierto nivel y deben comenzar a unirse en la forma correcta.

Es decir, ahora debemos conectarnos. Si nos conectamos correctamente, alcanzaremos la propiedad de otorgamiento, que es la propiedad del Creador y por lo tanto, revelaremos la fuerza común de la naturaleza entre nosotros. Este poder se revela precisamente en nuestra conexión correcta.
[212572]
Del Congreso en Europa “El futuro comienza aquí”, primer día 25/ago/17, “Leyes de gobierno del mundo”, lección 1

Material relacionado:
No podemos darle la vuelta a las leyes de la naturalezaC
En armonía con la naturaleza global
Libertad imaginaria y verdadera, parte – 3 esclavos del ego

El mundo en una encrucijada, parte 7

Baal HaSulam comenzó a diseminar la sabiduría de la Cabalá en los 1920’s, inmediatamente después de su llegada a la tierra de Israel. Esperaba que esto salvara a Europa del nazismo y la segunda guerra mundial.

En esa época, varios otros cabalistas advirtieron que era urgentemente necesario comenzar a diseminar la sabiduría de la Cabalá, de otra manera la humanidad enfrentaba una catástrofe.

Incluso antes, hace 500 años, el gran cabalista el Arí anunció que el mundo había entrado en “la era del Mashiaj” (la etapa final de la corrección). Por lo tanto, es claro que nuestro deber es diseminar el método de corrección en todos los lugares.

Después de todo, significa que la fruta ha madurado completamente para la corrección y cualquier retraso en cortarla y usarla correctamente la deja para que se pudra, lo cual provoca terribles miasmas y mutaciones en la sociedad.

La forma del feto cambia sólo con la corrección de su núcleo, es decir, el sistema social externo cambia sólo de acuerdo con el egoísmo de la sociedad. Si comenzamos a trabajar en este egoísmo y no le permitimos crecer libremente, asumiendo formas cada vez más sofisticadas, entonces la sociedad misma construirá la mejor estructura externa.

Pregunta: ¿Significa que no necesitamos intentar cambiar la estructura social para la corrección?

Respuesta: ¡Por supuesto que no! Debemos comenzar desde el interior. El egoísmo incrustado en el interior determina la estructura social. Cuando el egoísmo cambia, las personas se rebelan, destruyen la antigua estructura y crean una nueva. Si corregimos el egoísmo, se elevarán, romperán la corteza exterior del sistema obsoleto y construirán uno nuevo, más amable, y adecuado para el nivel de desarrollo de su egoísmo.

Todo el desarrollo de la humanidad fue debido al crecimiento del egoísmo. Si comenzamos a ennoblecer este egoísmo con todo tipo de correcciones, entonces la sociedad será corregida en correspondencia. Esta es la única manera: de las correcciones internas a las correcciones externas.

La educación social correcta debe dar un entendimiento de que la unidad es la salvación de la destrucción. La sabiduría de la Cabalá proporciona un método práctico para la unificación que puede mejorar el orden social existente y protegernos de que el nazismo llegue al poder, lo cual inevitablemente llevará  a la autodestrucción.

Por ejemplo, si los americanos no se resisten al crecimiento del odio interno ahora, se destruirán a sí mismos con una guerra externa. El régimen nazi hará surgir el odio de todos contra todos -negros, blancos, árabes y latinos- y dividirá a cada uno de acuerdo a un criterio muy claro.

No será tan difuminado como es ahora, entre demócratas y republicanos. Cada uno será clasificado de acuerdo a color y raza. Los americanos acabarán con su país, sin invasores externos. Una pequeña adición de odio dentro del país, y este explota.
[212786]
De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 21/ago/17, lección sobre el tema: “Europa en una encrucijada” 

Material relacionado:
El mundo en la encrucijada, parte 4
El mundo en una encrucijada, parte 3
El mundo en una encrucijada, parte 2

El mundo en una encrucijada, parte 6

Pregunta: ¿Por qué nazismo y fascismo, inevitablemente conducen a la guerra, como lo vemos en la historia?

Respuesta: ¡No puede ser de otra forma! Podemos preguntar ¿por qué el nazismo no puede permanecer dentro de su propio país? Sin embargo, esta unidad se basa en egoísmo e inspira a sus líderes a subordinar a otros. El ego sentó las bases del sistema fascista y obligó a la gente a luchar. ¡Es como una mafia!

Pregunta: La democracia basada en el egoísmo también causa consecuencias negativas, pero exactamente ¿por qué el nazismo conduce a la guerra?

Respuesta: El nazismo une a la gente y la democracia no. El liberalismo deja que cada uno haga lo que quiera. Aunque esto es temporal, en su etapa final, la democracia conduce a la unidad en forma egoísta. Así, ego + unidad crean una gran fuerza que requiere obtener y subordinar y conquistar a otros.

Es una secuencia natural de desarrollo del ego: feudalismo → capitalismo → seudo socialismo (democracia, liberalismo) → nazismo. No puede ser de otro modo, porque tenemos que llegar a la unión.

Supongamos que en diez años, la mayoría de los países del mundo están obligados a lograr la unificación, cada uno dentro de sí mismo. El desarrollo del egoísmo es tal, que exige unión, ya sea por una vía natural, nazismo o, por el camino de la Luz, es decir, construir la sociedad del futuro basada en otorgamiento mutuo.

De una u otra forma, debe haber unión. En el eje del desarrollo de la humanidad ya se han establecido marcas y por supuesto, son diferentes para cada país. Sin embargo, si se trata de países desarrollados (egoístamente), se les da un cierto período durante el cual deben lograr cohesión interna, ya sea egoísta o por encima del ego.

La base de toda sociedad es el ego, en el que se viste un orden social externo: feudalismo, capitalismo, socialismo o nazismo. La forma externa es resultado del desarrollo interno del ego y cambia junto con él.

En el principio, corresponde a su núcleo, pero el ego sigue madurando. Por lo tanto, en algún momento, la forma externa cambia para estar de acuerdo con la nueva forma del núcleo interno.

No sentimos cómo el egoísmo oculto en nosotros cambia ni qué forma toma. Sólo vemos su manifestación externa en la sociedad, como un niño que de pronto aprende a hablar o hace algo nuevo, porque se desarrolló internamente.

El egoísmo interno común se desarrolla y también la forma externa de la sociedad debe cambiar de acuerdo con él. Todo sistema social es consecuencia directa de la forma del egoísmo oculto en ella. Si corregimos el ego, obviamente, la forma externa de la sociedad cambia también. Si recibe el método de corrección, la sociedad misma construirá nuevas relaciones sociales debido al cambio en su ego.

Por lo tanto, es inútil tratar de construir; socialismo, comunismo, nazismo, capitalismo, etc. Sólo, es necesario trabajar para corregir el ego inherente en la gente y ella misma construirá una sociedad adecuada a sus cualidades internas.

Mientras tanto, mientras que la forma externa no corresponda al núcleo interno, habrá guerras y revoluciones. Así funciona; el egoísmo interno de la sociedad determina su forma externa y su orden social.
[212750]
De la 1ª parte de la lección diaria de Cabalá 21/ago/17, lección sobre el tema: “Europa en una encrucijada”

Material relacionado:
El mundo en una encrucijada, parte 2
El mundo en una encrucijada, parte 3
El mundo en una encrucijada, parte 4

El mundo en una encrucijada, parte 2

Inició con el primer rompimiento -el llamado pecado de Adam, “el primer hombre” y fue planeado por adelantado- gradualmente, la humanidad comenzó a tomar conciencia de que la razón de todos sus problemas era la separación causada por el egoísmo humano.

Aunque el egoísmo era relativamente pequeño, aún así tomó mucho tiempo, antes de la llegada de Abraham, para que la gente comenzara a unirse y sobreponerse a la crisis que había surgido en la antigua Babilonia.

El ego fragmentado que había dividido a las personas, les mostró lo destructiva que es la separación y que la única solución era unirse.

Después de que Abraham hubo revelado que la unificación es el camino de corrección y que empezó a explicarlo a otros, aquellos que lo entendieron formaron un grupo, el cual más tarde fue llamado, pueblo de Israel, que significa directamente al Creador o Yashar El. Este grupo se aferró a la unidad como único medio para lograr la salvación para la raza humana y, en general, para toda la creación.

Tomó mucho tiempo -desde el primer hombre, Adam, hasta Abraham- para que la humanidad estuviera preparada para aprender que la unidad es la salvación. Al principio, la conexión era natural y toda la gente vivía junta, como uno. Pero después, de pronto, la separación comenzó a desarrollarse y sintieron lo destructiva que era.

Pudieron comparar que fue mejor vivir con la conexión natural que había existido entre ellos cuando el egoísmo aún era relativamente pequeño, que, con el gran estado de egoísmo que provocó tanto problemas como separación y discusiones. Todo terminó en la ruina. Por eso, acordaron trabajar por la unidad de manera que “el amor cubriera todos los crímenes”.  

Sin embargo, necesita quedar claro que los crímenes cometidos en ese entonces eran pequeños y el egoísmo también era pequeño, así que no era tan difícil para ellos unirse, como lo es hoy. Pero en ese tiempo, ya entendían que existen dos caminos para la unificación final que, eventualmente, la humanidad tiene que lograr.

Después de todo, este es el propósito de la creación, programado previamente en el diseño original. Pero, puedes llegar de dos maneras: mediante la Luz o a través del sufrimiento. Ellos lograron entenderlo desde entonces y comenzaron a implementar el método de Abraham.

Es claro para todos que el egoísmo destruye nuestra vida y que necesitamos hacer algo al respecto. Cada nación tiene su propia manera. Existen métodos de reducir el egoísmo con educación especial, así como todo tipo de prácticas orientales como confucianismo y las tradiciones basadas en la moralidad. Las religiones también alientan al hombre a ser humilde y tranquilo e intentan domesticar el egoísmo prometiéndole el cielo o el infierno.

Todos esos métodos funcionaron por un tiempo pero, al final, la gente está abandonando la religión. El egoísmo crece tan rápido que la moralidad y la religión ya no son capaces de restringirlo. Y el método de Abraham es un método general de corregir el egoísmo, dirigido no a su destrucción, sino a su uso correcto. Este método le pertenece a todos, como dijo Abraham, “¡Quien está por el Creador, venga a mí!”

Es decir, necesitamos unirnos y dentro de esta conexión revelaremos la fuerza superior que nos sustentará y nos llevará hacia adelante, retornando al propósito de la creación y sus bases. Este es un método muy especial que sólo es realizado si se es apto para ello. Y, al final de nuestro desarrollo, todos estarán preparados.
[212341]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 21/ago/17, lección sobre el tema: “Europa en una encrucijada”

Material relacionado:
La nueva humanidad ha nacido en sufrimiento
¿Cuántos años le quedan a la humanidad?
Una nueva vida # 309 – Desarrollo de la tierra y de la humanidad