entradas en '' categoría

Dos etapas hacia la meta

En principio, nuestras acciones y nuestro camino consisten en dos etapas. La primera es amar al amigo como a ti mismo. Cuando lo logramos, pasamos a la segunda etapa: ama al Creador como amas a tu amigo, a tu grupo.

Una etapa se transforma en la otra. No puede ser de otra manera: ama a tu amigo como a ti mismo, ama al Creador como amas a tu amigo. No hay otra alternativa. Eso es el desarrollo espiritual; es totalmente diferente y opuesto a nuestra naturaleza.

Cuando el hombre encuentra esa condición, debe sacudirse bien más de una vez para confrontar el hecho de que la conexión con los demás debe ocurrir fuera y por encima de sí mismo. Para hacerlo, debe venir la Luz superior y crear esa condición.

Puedo exigirlo inspirándome en mis amigos. Jugando entre nosotros, podemos crear ese deseo: celos, envidia, cualquier cosa. Lo principal es entender que debo lograrlo; de lo contrario, seguimos siendo animales en nuestro mundo y terminaremos la vida como todos los animales, nada permanecerá.

Sólo la envidia, los celos y el deseo de honor llevan al hombre de su estado animal al siguiente, a uno más alto.

Debemos entender que sólo con nuestra decisión firme de dominar el estado espiritual sin importar el costo, de romper con nuestra vida egoísta, con nuestra actitud egoísta hacia el mundo, tendremos oportunidad de elevarnos, de amar a nuestro prójimo como nosotros mismos y de amar al Creador como a nuestro prójimo. Estas son dos etapas con las que debemos alcanzar nuestra meta.
[253546]
Del Congreso en Moldavia, «día uno» 6/sep/19, «Disolverse en los amigos», lección 1

Material relacionado:
La vida sin amigos es peligrosa
Siembra en tu corazón una preocupación por tus amigos
Dos prohibiciones en las relaciones con los amigos

Por amor de amigos

Pregunta: Cuando deseamos dar satisfacción a un amigo, nos olvidamos de nosotros mismos. En teoría, ¿este deseo por sí solo, debería ser suficiente para anularme de algún modo?

Respuesta: Sí, tal vez, por ahora. Probablemente cambie después. ¿Qué es dar satisfacción a un amigo? Es que estás dispuesto a sacrificar todo para que él recibe lo que quiere.

Pregunta: ¿Mi deseo de dar satisfacción a mi amigo es egoísta?

Respuesta: No importa que sea egoísta. Por el momento no busco si es egoísta o no. Aún no estoy en posición de medir ni egoísmo ni altruismo. Estoy dispuesto a dar a mi amigo lo que quiere. Esto se llama amor por él.

Luego hay grados por los que me elevaré y descubriré que es amor egoísta, de hecho, ni siquiera es por mi amigo, sino por mí mismo, así doy satisfacción a mis deseos.

Aprendemos que el amor por mi amigo sólo puede ser por encima del odio a mi mismo. Debo sentir odio por mi mismo y en la misma medida, sentir amor por los demás. Esto será amor por mi amigo y no por mi nuevo deseo, porque eso es autoengaño.
[253733]
Del Congreso en Moldavia, «día uno» 6/sep/19, «Disolverse en los amigos», lección 1

Material relacionado:
Mi futuro depende de mi amigo
El amor neutraliza el ego
Para que el corazón ame verdaderamente al prójimo

¿Por qué debemos respetar a los ancianos? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Por qué debemos respetar a los ancianos?«

Los ancianos representan la capa de la sociedad que tiene sabiduría y experiencia.

Vemos que la gente con deseos más desarrollados, como los científicos, que buscan conocimiento sobre nuestra vida y el mundo, se desarrollan más en su práctica a medida que envejecen.

Cuando los científicos llegan a la vejez, no dejan su trabajo científico ni buscan pensión ni se relajan por el resto de su vida. Después de pasar gran parte de su vida acumulando conocimiento y experiencia, a medida que envejecen, mejoran su trabajo científico. No hay edad para los que buscan ciencia, conocimiento y sabiduría.

Debemos respetar a los ancianos porque los necesitamos mucho y podemos aprovechar enormemente la riqueza de su sabiduría y experiencia.

¿Qué pasaría si todos los ancianos fueran expulsados del planeta? No lo sentimos, pero el mundo perdería una inmensa cantidad de riqueza y profundidad.

Uno de los problemas actuales es que es normal vivir hasta los 90 años o más. Cuando yo era joven, a la gente de 60 años se le consideraba vieja, la expectativa de vida era de 70 años. Ahora es de más de 90 años. Desafortunadamente, la sociedad aún no se da cuenta de cómo aprovechar mejor a personas de este grupo de edad. Es una señal de que no nos damos cuenta de lo que la naturaleza nos da.

Es común imaginar nuestros años de vejez como aquellos en los que nos separamos de la rutina diaria, tenemos pensión y encontramos formas de relajarnos y disfrutar de la vida, hasta la muerte. Lamentablemente, no vemos que este enfoque nos separa de la actividad humana que viene de ser miembros que contribuyen a la sociedad. Muchos estudios muestran los beneficios fisiológicos y psicológicos del contacto humano y no es diferente para los ancianos. Además, la muerte no es resultado de la vejez, sino de que la gente pierde el deseo de vivir.

Por lo tanto, ante todo, debemos comprender que la carencia principal de los ancianos es poder expresarse. Para permitir que se expresen, necesitaríamos configurar sistemas que activen su contribución a la sociedad.

Por ejemplo, actualmente en Israel hay un proyecto experimental que une a personas de 80 años con niños de 4 años por 2 a 3 horas al día, es un esfuerzo con el objetivo beneficiar tanto a ancianos como a niños. Apoyo esta iniciativa. En general, la estructura familiar abarca 3 generaciones (abuelos, padres, hijos), los niños pueden recibir una conexión emocional más pura por parte de los abuelos que por parte de los padres, pues no tiene presión y es más sincera. Asimismo, los ancianos pueden encontrar muchas formas de expresar sus ideas sobre la vida al compartir con los niños, al mismo tiempo que los niños pueden aprender y obtener un tipo especial de atención de sus mayores.

Por eso deberíamos respetar a los ancianos, por su riqueza de sabiduría y experiencia y en lugar de dejar que los ancianos se separen de la sociedad y se marchiten, deberíamos buscar formas de permitir su autoexpresión para que sean miembros que contribuyan a la sociedad.

Disolver nuestro ego

Pregunta: ¿Cómo puedo no tener miedo de la sensación de que me estoy disolviendo?

Respuesta: Si una persona se siente muy enferma, está dispuesta a disolverse sin miedo. Todos tenemos esos momentos en los que estamos dispuestos a desaparecer, a no escuchar nada, a no existir.

Si aumentamos la importancia de la espiritualidad, llegamos a un estado en el que vale la pena disolver nuestro ego en aras de alcanzar la espiritualidad.
[253399]
Del Congreso en Moldavia, «día uno» 6/sep/19, lección  2, «Prepararse para recibir la influencia de la sociedad»

Material relacionado:
La vestidura que apacigua tu ego
Mano a mano con el ego
Desarrollo espiritual y crecimiento del ego

 

Cabalá y creencias, parte 8

Recurrir al creador

 Baal HaSulam, Shamati 209: Hay tres condiciones en la oración:

  1. Creer que Él puede salvarte. Aunque tienes peores condiciones que los demás, aún así, «¿será la mano del Señor demasiado corta para salvarte?» Si es así, entonces el  Señor no puede salvar a Sus vasijas.
  2. Ya no tienes otra opción porque ya hiciste todo lo posible y no viste la cura para tu situación tan difícil. 
  3. Si Él no te ayuda, estarás mejor muerto que vivo.

Estas son tres actitudes correctas ante la vida. Todo lo determina el Creador. No hay un solo pensamiento ni sentimiento que salga de mí, todo viene del Creador.

Por lo tanto, tengo que estar siempre en estado de preparación elevado, analizar todo lo que sucede en mi mente y sentimientos, darme cuenta de que el Creador me lo dio y me pido que me corrija de inmediato, para dirigirme con propiedad, tener buenos pensamientos de amor y otorgamiento a los demás, es decir, acompañado de buenos sentimientos que están por encima de mí mismo, otorgar a los demás.

El Creador revela sólo el mal en mí, como se dice: «Cree el mal«. Sin embargo, atrapo ese mal a mitad de camino e inmediatamente le pido que lo cambie por  bien.

Después comienzo a entablar una relación interesante con el Creador, llamada «un baile», como un tango: Él me guía y yo Lo guío. Él influye en mi y yo en Él. Así, nos completamos uno al otro.

Reconocer el mal es primordial. Una vez que comprendo que vino del Creador y que «No hay nada más que Él», sólo queda una cosa por hacer: pedirle que cambie el mal por bien. Eso es toda nuestra vida, todo nuestro trabajo espiritual.

Pregunta: ¿Puedo recurrir al Creador sin reconocer mis cualidades egoístas ni lo destructivas que son?

Respuesta: No. Es como si fueras el portero y el Creador constantemente dispara a la portería, tienes que desviar constantemente Sus disparos.

Pregunta: ¿Los cabalistas se reprochan ellos mismos?

Respuesta: Si constantemente lloras, si estás insatisfecho con tu vida, reprochas  todo y a todos, quiere decir que estás insatisfecho con lo que el Creador te dio.

Pregunta: ¿Cabalá ve positivamente la causa de la depravación humana?

Respuesta: El Creador específicamente lo hizo para que el hombre necesite Su ayuda y así pueda ascender a su nivel.
[251948]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 17/dic/18

Material relacionado:
Cabalá y creencias, parte 1
Cabalá y creencias, parte 2
Cabalá y creencias, parte 3

Lección diaria de Cabalá – 31/oct/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre:  “El amor cubre todos los crímenes» (preparación para el Congreso en Bulgaria)
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

 

Europa: de la oscuridad a la luz

Baal HaSulam, La nación, Por lo tanto, es obligación de todas las naciones estar muy unida en su interior, así todos sus individuos estarán unidos con amor instintivo. …

No quiere decir que toda la gente de la nación, sin excepción, debe estar así. Quiere decir que la gente de esa nación, que siente esa armonía, es la que hace la nación y el grado de felicidad y sustentabilidad de la nación se miden por su calidad.

La fuerza que apoya a la nación depende de que la nación sea similar a la fuerza superior, que es una, es decir, que pueda unirse. Una nación así, podrá superar todas las dificultades que se revelan como ruptura y separación y que requieren corrección.

Por lo tanto, en el camino nos encontraremos con muchos problemas, para así, cubrir todos los crímenes con amor, seremos cada vez más fuertes y unidos. Sólo así se revela la perfección.

Cada vez se revelarán más y más pecados, es necesario construir el estado inverso sobre ellos, es decir, amor, sin desesperarnos y sin rendirnos. Así se construye el mundo y así, debe llegar a la corrección.

La pregunta es, ¿cómo pueden los países europeos alcanzar la unidad si tienen una cantidad tan grande de refugiados? De hecho, los refugiados ayudan a las naciones europeas a comprender que la conexión debe estar por encima de todas las diferencias. Es necesario ver que la ola de refugiados es enviada por la fuerza superior y no sentir que es destructiva. Es destrucción, con el propósito de corregir.

Hace cincuenta años, era imposible imaginar esta situación de refugiados en Europa. Los europeos se protegían mucho, apreciaban la singularidad de cada nación, alemanes, franceses, italianos. Las fronteras entre las naciones eran muy claras y tajantes.

Pero de pronto, todo comenzó a cambiar a gran velocidad. De acuerdo con el programa superior, todos deben revelar la separación en la que se encuentran ¿de qué otra forma se puede descubrir la necesidad de corrección si no se llevan fuerzas extrañas al interior? Por eso, varios millones han entrado a Europa, personas ajenas en cultura, educación, religión y comportamiento. No hay un contraste más evidente.

Como resultado, los europeos lentamente comienzan a darse cuenta de que no hay otra opción, lo único que pueden hacer es conectarse. Aún deben descubrir cómo pueden lograr esa conexión. No importa cuán irreal pueda parecer debido a las diferencias religiosas, las más agudas e irreconciliables, no hay otro modo.

Los europeos entienden que necesitan encontrar la clave para alcanzar unidad y conexión. Y la clave, en primer lugar, está en el método integral de conexión, que ofrece Cabalá, para cubrir todos los crímenes con amor.

Se implementa con ayuda de la fuerza superior. No podemos unirnos por nosotros mismos; sólo creamos condiciones para que, a través de nosotros, a través de Israel, como por un canal de conexión, la fuerza superior comience a influir en la humanidad.

Esto no requiere su consentimiento; de pronto comenzarán a hablar y comportarse de manera diferente. Sin importar que ayer fueron fundamentalistas, sin importar su religión ni cómo pensaron ni a cuál de las setenta naciones del mundo pertenecen. Todos se convertirán en una sola nación.

Lo principal es que Europa siente problemas y debemos dar una solución. Por eso es muy importante unir a todos los grupos cabalistas en Europa y en todo el mundo, especialmente ahora antes del congreso europeo en Bulgaria. Así, podemos llevar la luz de conexión y unidad a Europa.

Europa está cada vez más atrapada en la oscuridad, siente impotencia, desesperanza y no encuentra la salida. Sin embargo, de repente veremos que las contradicciones se suavizan, las opiniones, los pensamientos y los deseos cambian. Pues, todo se resuelve en pensamiento y los pensamientos, de pronto se vuelven nuevos.

¿Cómo puede ser que de repente, gente que era tan fundamentalista y nacionalista, que ni siquiera quería hablar con nadie un poco diferente, cambie tanto? La Luz superior puede cambiarlo todo. Así como ahora endurece la oscuridad, la corregirá. Lo principal para nosotros es convertirnos en canal conductor de la Luz, esa es nuestra misión.
[252409]
De la lección diaria de Cabalá 13/sep/19 «Unión del pueblo»

Material relacionado:
Europa es el centro del mundo y la Babilonia moderna
Una pregunta retórica: «¿Quién tiene la culpa?»
Cómo lograr una verdadera democracia

¿Qué piensa usted sobre el tiroteo en Halle, Alemania en Yom Kippur? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué piensa usted sobre el tiroteo en Halle, Alemania en Yom Kippur?«

El ataque a tiros cerca de una sinagoga en Halle, Alemania, fue otro terrible acto de antisemitismo, en el día más sagrado del calendario judío. Sin embargo, pudo haber sido mucho peor si el atacante de 27 años, que se identificó con la extrema derecha, hubiera roto las puertas de la sinagoga y asesinado a los 80 fieles que dirigían las oraciones de Yom Kippur.

En un video que grabó antes del tiroteo, el atacante negó el Holocausto, denunció a feministas e inmigrantes y declaró abiertamente que «la raíz de todos los problemas son los judíos».

Después del ataque, hubo gritos, oraciones y cariño para las familias de las víctimas, pero también una demanda clara de que se dé un cambio importante contra el antisemitismo que rápidamente se ha extendido por todo el mundo.

Por ejemplo, al enterarse de que dos personas fueron asesinadas a tiros, las condenas llegaron una tras otra, por parte del ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, que tuiteó que «los disparos en una sinagoga en Yom Kippur, el festival de la reconciliación, nos golpea en el corazón» y que «todos debemos actuar contra el antisemitismo en nuestro país”, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, «pidió a las autoridades alemanas que continúen tomando medidas decididas contra el antisemitismo».

Sin embargo, aparte de las palabras desesperadas, hay un aire de impotencia ante el fenómeno creciente.

Impotencia. Desesperación. Suenan como sentimientos indeseables. Pero, ¿pudiera ser que, en realidad, esas sensaciones sean un resultado positivo de los crímenes y amenazas antisemitas en aumento exponencial?

Quizá cuando nos sorprende repetidamente un fenómeno irracional que ha perseguido a nuestra gente durante generaciones, que no ve diferencia de género ni entre Yom Kippur y cualquier día de la semana ni entre sinagogas en Berlín o Pittsburgh, entonces ¿acaso eso sea lo que nos incite a ver lo que los cabalistas han estado tratando de decirnos por generaciones?

Ya sea en el Zóhar o en otros textos cabalistas, ¿qué han estado tratando de decirnos los cabalistas al pueblo judío? En pocas palabras, si los judíos nos unimos, atraeremos a la fuerza positiva que habita en la naturaleza para que se extienda, no sólo entre nosotros, sino entre toda la humanidad. Al despertar con nuestra unidad a la fuerza positiva y de unión de la naturaleza, podremos traer paz al mundo. Por el contrario, si hay división y cada judío permanece dentro de sí mismo, en sus propias oraciones, provocamos lo opuesto: odio y conflicto. Como escribió el rabino cabalista Yitzhak Isaac Haver: «Crear y elegir la corrección o la destrucción del mundo, depende sólo de Israel» (Siach Yitzhak, parte 2, Likutim1).

Horas después del tiroteo mortal, la canciller alemana Angela Merkel ayunó para identificarse con las víctimas de la sinagoga histórica en el centro de Berlín. Acompañó a la comunidad judía mientras cantaba: «Ose Shalom be Meromav» («haz la paz en Su cielo»). Irónicamente, a veces la respuesta a nuestras preguntas más difíciles está justo bajo nuestra nariz. A veces sólo necesitamos abrir nuestros oídos y escuchar las palabras que cantamos…

  • Ose Shalom be Meromav” (“haz la paz en Su cielo”). Es decir, que con nuestra unidad y nuestra oración común, podemos hacer que la fuerza superior traiga la paz de arriba;
  • Hu Yase Shalom Aleinu” (“Él traerá paz”), es decir, la fuerza superior traerá paz a la humanidad;
  • «Ve al kol Yisrael» («para Israel»), es decir, la misión del pueblo de Israel es unirse;
  • Ve al kol yoshvei tevel” (“y para todo el mundo”), es decir, nuestra misión no es recibir la Luz de unidad para nosotros mismos, sino ser conducto para que la Luz se extienda al mundo, es decir ser «luz para las naciones».
  • «Ve imru amen» («y decir Amén»), es decir, todos nosotros, judíos y naciones del mundo, estaremos verdaderamente agradecidos por alcanzar la paz tan esperada.

Amén.

Junta las partes del alma común

Baal HaSulam, Carta 4: No te falta nada excepto salir al campo que el Señor bendijo, recoger los órganos flácidos que cayeron de tu alma y ​​unirlos en un solo cuerpo.

«El campo que el Señor bendijo» es el estado entre nosotros. Es un campo salvaje que el hombre gradualmente cultiva, siembra y cosecha.

Lo más difícil es convencernos de que debemos juntar los órganos flácidos del alma común y conectarlos en un solo cuerpo. Estamos dispuestos a estudiar Cabalá y todo tipo de sabidurías, hacer preguntas difíciles y supuestamente desarrollar nuestro cerebro. Incluso estamos dispuestos a sentir, no sólo a los demás, también nuestras experiencias personales, pero eso no es lo que necesitamos.

Necesitamos pensar sólo en conectarnos con nuestros deseos internos, al Creador. Cada uno tiene ese deseo, el Creador nos lo dio desde antes y fue un gran regalo. Sin embargo, lo que debemos hacer es conectar todas las aspiraciones.

¿Cómo podemos convencernos de que necesitamos conectarnos con los amigos, con nuestros deseos dirigidos al Creador, el mío, el tuyo, el suyo y el de todos los demás? Lo demás no lo tomamos en cuenta, todo es de la bestia.

¿Cómo podemos conectar todos estos deseos, aspiraciones e intenciones en un deseo común? Decepciones, que sean nuestras decepciones comunes. Aspiraciones, nuestras aspiraciones comunes. Todo esto necesitamos dirigirlo al Creador. Es decir, trabajamos con Él: esto es lo que podemos y esto no, pedimos, nos decepcionarnos, lloramos y todo está relacionado.

Esto se llama «recoger los órganos flácidos que cayeron de tu alma y ​​unirlos en un solo cuerpo». Estos intentos atraen la influencia de la Luz superior y así se producirá la conexión.
[253429]
Del Congreso en Moldavia «Día uno» 6/sep/19, «Disolviéndose en los amigos», lección 1

Material relacionado:
¡Unidos hacia la Luz!
Baal HaSulam sobre el mandamiento del amor
El punto que me conecta con el mundo exterior

¿Cómo nos volvemos totalmente judíos? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo nos volvemos totalmente judíos?«

Cualquiera puede convertirse en judío, sin importar si es francés, italiano o de cualquier otra nacionalidad, porque el judaísmo no es por linaje.

Convertirse en judío es adoptar cierta forma de pensar y cierta actitud ante la vida y su propósito, así te das cuenta de lo que realmente significa ser judío.

¿Qué es ser judío? Es traer el método de corrección y conexión al mundo y convertirse en un miembro que contribuye con la unión del mundo.

En otras palabras, convertirse en judío es unir a toda la gente, ser la fuerza que la eleva a la cualidad de otorgamiento, amor y unidad. Es lograr comunicación entre toda la gente del mundo, para que sea una sola. Ser judío no tiene nada que ver con si la madre es o no judía.

Por lo tanto, en última instancia, el objetivo de cada uno es convertirse en judío, es decir, pasar de la percepción egoísta y dividida del mundo a la percepción opuesta: altruista y unida. Eso se considera cruzar («Laavor«, de «Ivri«, que significa «hebreo») la barrera entre este mundo y el mundo espiritual. Aquellos que actualmente se identifican como judíos han tenido la oportunidad de ser pioneros en este proceso antes de que llegue a la humanidad en su conjunto (la palabra hebrea para «judío» [Yehudi] viene de la palabra para «unidos» [yihudi] [Yaarot Devash, parte 2, Drush 2]).

Por lo tanto, espero que nosotros, los judíos, más temprano que tarde, reconozcamos nuestra responsabilidad hacia el mundo, para implementar nuestra unidad «como un solo hombre con un corazón» y, al hacerlo, ser testigos de que el efecto armonioso de nuestra unidad se extienda al mundo, como «Luz para las naciones».