entradas en 'Alma colectiva' categoría

Los 600 mil rostros del alma común

Dr. Michael LaitmanLa Luz Superior, el Creador, hizo un deseo, «algo de la nada», que es completamente opuesto a Él. Este deseo es la única creación hecha.

Más tarde, el deseo se expandió bajo la influencia de la Luz y en algún momento comenzó a actuar por su cuenta. Aspiraba a ser similar a la Luz y consideraba que la Luz era un remedio para el logro de esta meta a través del acto de aceptación de la Luz en aras de otorgar lo mejor de la capacidad del deseo.

El deseo es llamado el alma (Neshamá). La máxima cantidad de Luz que el deseo puede recibir en aras de otorgar es llamada Nefesh, Rúaj, Neshamá. El deseo no puede recibir otras Luces, por ahora. Sólo más tarde, al final de la corrección, entrarán en el deseo las Luces de Jaya y Yejidá. Ahora, el deseo es llamado Neshamá, puesto que lleva el nombre de la Luz máxima que puede acomodar.

Esto significa que todos nosotros representamos un alma, un deseo. A fin de hacer que este único deseo actúe con independencia y adquiera similitud con el Creador, fue roto en muchos pedazos. En esencia sigue siendo el mismo deseo común, pero ahora se percibe a sí mismo como dividido en 600.000 astillas. Nosotros mismos nos consideramos como uno de los fragmentos del deseo común.

Los pedazos del deseo continuaron dividiéndose en la medida en que cada creación en este mundo porta una pequeña partícula que una vez constituyó una gran vasija. Nuestra meta es conseguir que las personas reconecten voluntariamente todos los elementos.

Una vez conectados, cada uno de los fragmentos, cada persona, se siente como un alma común. Cada uno se fusiona con el resto de las 599.999 partículas, de este modo se obtiene toda la estructura de 600.000. A través de nuestras relaciones con el resto de las partículas, cada uno de nosotros construye su alma general de 600 mil piezas.

Laitman

Esto se aplica a todo aquel que se una con otras piezas o astillas, seguido por uno fragmento más y luego otro. Así, cuando todos nos conectemos, recreamos nuestra alma y juntos constituimos un solo deseo común.

Por volver a agregarnos, alcanzamos un estado en el que nos constituimos en una vasija. Cada uno de nosotros tenemos que corregirnos a nosotros mismos por completo, es decir, combinarnos con el resto de las piezas. Hasta el momento, estamos tratando de conectarnos en decenas, pero de hecho, el mismo criterio se aplica a toda la vasija, a todas las almas, a toda la creación, a cada persona en este mundo, a los que vivieron antes que nosotros y a aquellos que aún no han nacido y que aparecerán más adelante, después de nosotros. No importa cuándo.

Todos ellos son partes de un alma porque nosotros nos conectamos con ellos de acuerdo a nuestras cualidades personales. Si cada uno de nosotros se conecta con el resto de las 600000 partes, recrearemos el alma original única. Cada uno de nosotros se conecta con los demás de una manera que nadie más puede y cada persona se fusiona con otros de una manera que ninguna otra partícula puede hacer de la misma forma. ¡Es por esto que cada uno de nosotros es tan importante!

Durante el proceso de unión con los demás, siempre tenemos que tener en cuenta que a pesar de que en este momento nos fusionamos con una pequeña decena, aun así estamos preparándonos para unirnos con el resto de la creación a través de nuestras decenas. A esto le llamamos una sola alma.

Si actuamos con esta intención dentro de nuestra decena, esto será suficiente para alcanzar la revelación del alma común dentro de este grupo.

(147021)
De la Convención en Los Ángeles «Día dos» del 11/01/14, Lección 4

Sutilezas de la cooperación mutua entre las partes del alma común

Dr. Michael LaitmanLa Torá, «Levítico» (Ajarei Mot), 18:9: La desnudez de su hermana, la hija de su padre, o la hija de su madre, ya sea nacida en casa, o nacida en el extranjero, incluso su desnudez no descubrirán.

Esto nos habla acerca de un sistema de cooperación mutua entre las partes masculina y femenina de la vasija (Kli) general.

Cada parte de la vasija de recepción es de un atributo femenino. El atributo masculino es el atributo de otorgamiento que no puede conectarse con el atributo femenino (el deseo de recibir), si ambos surgen de conexiones incorrectas entre ellos.

Por lo tanto, la prohibición de «la desnudez de su hermana… no descubrirán», se refiere al hecho de que es imposible que esas dos partes se conecten cuando no hay Luz de Jassadim en ella. Esa es la vestidura, el ropaje de la Luz de Jojma.

Al menos veinte atributos de cada Luz y sus nombres son clarificados en el Talmud Eser Sefirot (El Estudio de las Diez Sefirot) dado que es muy difícil de explicar. Sin embargo, debemos entender que nosotros estamos este mundo sólo con el fin de trabajar en la corrección del alma.

Ahora, en el nivel actual de nuestra evolución, hemos entrado al sistema llamado este mundo, y debemos existir en este durante algún tiempo y llevar a cabo ciertas acciones, y después movernos.

La Torá habla sólo de las correcciones que debemos llevar a cabo mientras estamos en el nivel de este mundo en el que nos sentimos dentro de un cuerpo, a través de medios corporales. La Torá no habla sobre resto de la enorme ronda que debemos pasar ni de las demás partes de nuestro camino.

Cuando hablamos de este mundo o de nuestro mundo, nos referimos a nuestro estado actual, y a lo que pensamos y sentimos ahora. Esto se debe a que nuestro mundo es una cierta condición. Estamos colocados en un cierto bloque que fue fragmentado en tiempo, lugar, movimiento, etc., y debemos llevar a cabo ciertas acciones en nosotros mismos mientras vivimos en él.
(145884)
Del Kab.TV «Los secretos del Libro Eterno» del 3/19/14

Material Relacionado:

El hombre es la cabeza y la mujer el cuello
Hombres débiles y mujeres fuertes
Características particulares de la naturaleza de una mujer

El comienzo de la cuenta regresiva

Dr. Michael LaitmanSiento una alegría inmensa con el hecho de que ahora la mayoría de mis estudiantes en el mundo están empezando a entender y a sentir que el mundo espiritual se descubre en la conexión entre nosotros.

Aunque hemos estado estudiando el sistema espiritual durante muchos años, a pesar de todo esto, el corazón no quiere escuchar sobre la ruptura del Kli del alma colectiva, su descenso y caída a este mundo, la división en multitud de personas, la expansión del Kli, la distancia igual del centro a la periferia de toda la Tierra y el crecimiento del ego. Generalmente toma mucho tiempo, y pasan muchos años antes de que el corazón entienda y alcance la consciencia de que algo no está bien, y luego este responda a los problemas con la conexión, con la unidad.

Desde el mismo momento en que la persona empieza a escuchar esto, entra en el camino hacia la meta de la creación y va hacia adelante en un constante aumento del grado, acumulando experiencia y reuniendo las partes distantes, rotas y dispersas de su alma. Ella en realidad sabe que todo se concentra solo en su decena, en la centena y en mil y que el mundo superior, el Creador, y la finalización y la meta de la creación se encuentran precisamente en este lugar.

Si la persona automáticamente se dirige al grupo, sin importar lo que pase, este es un signo de que permanece firmemente sobre sus dos pies y está enfrentando correctamente la meta. Espero que los resultados de nuestra convención lleguen a ser una sensación como esta para muchos que están aquí y para aquellos que están junto con nosotros en todo el mundo.

Este es el punto de inicio más difícil de la cuenta regresiva. Nadie, en ningún lugar fue capaz de alcanzar esto. Muchos han tratado de hacer esto a través de todo tipo de condiciones durante miles de años, pero solo algunos individuos han tenido éxito, aunque las personas estaban listas para sacrificarlo todo por el bien de esto. Entonces un enfoque, reconocimiento y descubrimiento graduales del punto de inicio y la inversión de mucho esfuerzo requirió trabajo sutil y continuo.

Me parece que estamos viendo su comienzo. La sensación de que todo empieza y termina con contacto, conexión con el grupo, que todo está determinado allí y que además de esto no hay nada, nos mostrará más tarde cómo operar en el mundo, y cómo manejar la naturaleza a través de la unificación. Esto se debe a que estamos elevando MAN, nuestro deseo por la conexión, la unidad y la corrección.

El mundo entonces avanzará a través de la armonía, la unidad, la felicidad y el llenado de la ley de equivalencia de forma a la misma velocidad que nosotros. En esta transición del «yo», el anhelo por el Creador que imagino, hacia el nosotros, donde dentro de esto nosotros hay un todo único dentro de nuestro nosotros separado, se descubre el poder general de conexión llamado el Creador es descubierto.

(145310 – De la Convención en San Petersburgo «Día dos» del 20 de Septiembre del 2014, Lección 4)

La fusión de los deseos

Dr. Michael LaitmanDurante el descenso del deseo, a partir del punto de la ruptura hacia abajo, éste se divide en partes cada vez más pequeñas que se mezclan constantemente de acuerdo a la intensidad y tipo de la ruptura. No se trata sólo del Aviut (grosor), sino que además depende del nivel al que perteneció el Aviut de Keter, Jojma o Bina.

Una corrección comienza sólo después del final de la incorporación entre sí de todas las partes rotas, de la misma forma en que diferentes verduras, como el tomate, el pepino, la cebolla o se ponen en la licuadora y se licúan juntas. En primer lugar las verduras se cortan en trozos grandes y luego en trozos cada vez más pequeños, hasta convertirse en una mezcla homogénea en la que es imposible identificar las diversas verduras que se pusieron en la licuadora.

En la licuadora había un tomate, un pepino y una cebolla, pero ustedes no pueden verlos, dado que sólo hay una masa marrón. Ahora debemos corregir esta mezcla y elevar todos sus componentes de abajo hacia arriba. ¿Qué debemos hacer? ¿Tenemos que separar las verduras de nuevo? ¿Qué es la incorporación?

De pronto comprendemos que esta licuadora, la ruptura, nos ha sacado de un estado especial, nos ha mezclado de manera tal que nunca pudiéramos ser capaces de incorporarnos unos en otros si hubiéramos permanecido corregidos.

En el estado inicial corregido, estábamos conectados por la Luz que nos creó. Gracias a la Luz, éramos un tomate, un pepino, ajo o cebolla. Cada uno de nosotros era otro vegetal y a pesar de estar todos conectados, nadie estaba incorporado en los demás porque la Luz Superior nos conectaba. Como resultado de la ruptura, hemos alcanzado el estado en la que estamos totalmente rotos, y nos guste o no, estamos incorporados en todos los demás. Yo quiero lo que los otros tienen y siento en mi ego lo que ellos tienen. Las conexiones altruistas entre nosotros las mantuvo la Luz desde el principio de la creación, pero se rompieron cuando comenzamos a sentir los impulsos egoístas, tales como, «¡el pasto del vecino es más verde», «qué automóvil más grande tiene!» «¡que vestido tan hermoso!»

Esta es la forma en la que empezamos a absorber los deseos de los demás. La ruptura dejó una fusión de los deseos de cada uno de nosotros. Resulta que la ruptura provocó algo que de ninguna manera podríamos haber hecho por nosotros mismos. Nos obligó incorporarnos en los otros.

Hoy cada uno está conectado con todos a través de cinco personas a las cuales conoce. Ni siquiera soy consciente de que estoy incorporado en los deseos de un esquimal que vive en algún lugar del Ártico o de una persona que vive en América del Sur, Australia o la India, porque nunca he estado allí. ¿Cómo ocurre eso? No sé, pero es una consecuencia de la ruptura.

Pensamos que la ruptura fue un desastre, pero fue fundamental para llevarnos a la corrección. Ahora que hemos sido mezclados, lo único que nos queda por hacer es corregirnos nosotros mismos con la ayuda de la Luz superior. ¿Qué tiene que hacer la Luz con el fin de corregir nuestra mezcla de verduras? ¿Tiene que separarnos de nuevo en un tomate y un pepino; tiene que clasificarnos? ¿O debería quizá tomar toda esta masa y pegarla en un vegetal, en una vasija?

La mezcla está empezando a tomar una forma de acuerdo a los niveles de Aviut del deseo bajo la influencia de la Luz Superior. Hay partes que pertenecen a las capas superiores o inferiores. ¿Cómo sabemos a qué capa pertenece cada uno en esta mezcla?

En nuestro mundo existe la fuerza de gravedad que construye ciertas capas de una manera determinada y hay diferencias entre ellas. En la mezcla humana también hay diferencias entre las capas del deseo, sin embargo, no las crea la fuerza de gravedad de la tierra, sino la fuerza de gravedad desde arriba, la Luz Superior.

La Luz Superior entra en las vasijas rotas, que se rompieron. Pero ahora empieza a corregirlas y a reformarlas. La mezcla de verduras está hecha de los deseos rotos que mezcló y rompió infinitamente la Luz Superior. Ahora llega la Luz que Reforma y todos los componentes aparecen gradualmente en función de su reacción a la Luz y de esta forma sienten que tienen algo en común, ya sea más cercanía o lejanía de la Luz y de los demás.

Ellas aclaran si pertenecen más a los tomates y menos a los pepinos, más a la cebolla, etc., de acuerdo con la percepción de la Luz y de acuerdo a la sensación de su influencia sobre ellas. Aunque todas ellas han sido mezcladas, comienzan a ocurrir cambios en esta masa.

Hay partes especiales entre todos los deseos rotos: los judíos. En el pasado ellos atrajeron la Luz que Reforma, pero no la llevaron hasta la altura de su corrección y se rompieron y cayeron. Ellos fueron la razón de la destrucción de todo el deseo y de la mezcla. Ahora tienen que revelarse, es decir que en el mundo de hoy está sucediendo una acción especial. Tenemos que ver cómo se incorporan todos en todos los demás. Existen las diez tribus perdidas de entre nosotros que estaban incorporadas en la ruptura general. Esta es una acción muy compleja, variada y profunda, pero no la corregimos simplemente volviendo al estado inicial con el fin de tener los tomates y los pepinos que estaban allí antes, sino más bien al corregir todas las capas juntas y alcanzar un conexión que es 620 veces mayor. La unidad anterior se debió a la Luz Superior y ahora la alcanza la Luz que Reforma de acuerdo a la petición del inferior que quiere esta adhesión.

Si la adhesión inicial que sostenida por el superior fue una unidad, la nueva adhesión es de 620 unidades, 620 veces más fuerte, y es todo gracias al trabajo del inferior.

El inferior pide permanecer en la forma en que fue creada después de la ruptura y sólo quiere corregir su actitud. Por lo tanto el alma en general se corrige capa por capa según su despertar; la primera capa, la segunda y la tercera. De lo contrario, no habría ascenso sino una simple restauración de los tomates y los pepinos.

Nosotros queremos mantener la incorporación mutua, ya que es en realidad mediante la fusión de esta que se alcanza una adhesión más potente, 620 veces más fuerte, en la que todos se incorporan en todos los demás. Por lo tanto tenemos que estar agradecidos por la ruptura y por la oportunidad de incorporarnos en los otros. ¡Los judíos se mezclaron con el resto de los babilonios y ahora podemos empezar finalmente nuestra corrección colectiva!
(142660)
De la 3° parte de la Lección diaria de Cabalá del 9/01/14, Talmud Eser Sefirot

Material Relacionado:

En un momento crucial de la evolución
Viviendo en la intención en vez de vivir en el deseo
El arvut no es para los débiles

El viejo equipaje es una obstrucción para la nueva vida

334

Pregunta: Al pueblo de Israel le falta unidad, una meta común. ¿Cuál es la razón de esta separación? ¿Quizá estamos demasiado llevados por la forma de vida occidental, donde todos tienen su propia ideología y sus propias metas?

Respuesta: Hemos salido del exilio y hemos llevado a cabo todas estas características dentro de nosotros mismos. Pero esto no significa que debamos permanecer así. ¿Por qué regresamos a esta tierra a vivir como el Pueblo de Israel en la Tierra de Israel?

Hace unas pocas décadas, yo pertenecía a una nación, tú a otra, y él a una tercera. Vivíamos en distintas culturas y en diferentes lugares geográficos. Entonces vinimos a Israel, pero nada ha cambiado. Esta es una reunión de exiliados, cada uno de ellos vino con su propio equipaje, protegiendo lo que está dentro. ¿O, querremos abrir esta maleta y unirnos nosotros mismos desde adentro y volvernos una nación?

La fuerza de unidad es la fuerza principal de la naturaleza por medio de la cual vivimos. Pero la fuerza de separación lo confronta. Estas dos fuerzas deben estar en equilibrio. Esto ocurre en cualquier lugar y siempre: más y menos, caliente y frío, tensión y relax.

Los dos opuestos parecen estar siempre peleando uno con el otro, pero de hecho llegan a conectarse. La vida es la combinación de estas dos fuerzas opuestas.

Pero el ser humano tiene solo una fuerza negativa, el egoísmo, y no tiene fuerza de conexión. Incluso si llegamos a unirnos, esto también se debe a la fuerza egoísta. Yo solo quiero usar a alguien para mi propio beneficio y es por esto que hago algo bueno para ese alguien, con el fin de acercarme a él.

Nosotros no tenemos nada excepto la fuerza negativa. Pero se nos dice He creado la inclinación al mal, y He creado los medios para corregirla, la Luz que Reforma. Existe una fuerza que se opone a nuestra inclinación al mal, la cual es la Luz, una fuerza especial interna de la naturaleza que se nos revela cuando estamos unidos.

Si nos juntamos y buscamos esta fuerza, conectándonos unos con otros, la encontraremos. Esta nos permitirá elevarnos por encima de nuestro egoísmo y someterlo. Es decir, este poder de unidad debería revelarse más que nuestro egoísmo.

Al hacer un esfuerzo por conectarnos los unos con los otros, revelamos cada vez más la fuerza interna de unidad. Como resultado, esta fuerza de unidad se hace más fuerte que la fuerza de separación y empieza a dominar. Por lo tanto, nos volvemos portadores de dos fuerzas: la fuerza de separación que actúa internamente y la fuerza de unificación que actúa externamente.

La sociedad humana vivirá una nueva vida especial debido a que tenemos dos fuerzas, no solo una. A través de la sabiduría de la Cabalá, alcanzaremos una conexión especial y ganaremos la verdadera fuerza de unidad.

Esta fuerza no será egoísta, como en una banda de terroristas, sino que nos elevará por encima de nuestro ego. La fuerza de conexión y la fuerza de separación existirán simultáneamente y se equilibrará una con la otra y nos elevará a un nuevo grado, a una nueva vida. 

(142877 – Del Kab.TV «Una nueva vida» del 8/27/14)

El deseo de la gente en la era moderna

Dr. Michael LaitmanAnteriormente el mundo estaba gobernado por reyes y señores que no necesitaban del permiso de nadie. Cualquier cosa que dijeran era considerada como sagrada.

Luego los monarcas comenzaron a escuchar a sus parlamentos; por lo tanto, la autocracia era un poco limitada. Más tarde, los parlamentos se dividieron en varias cámaras y privaron a los monarcas de todo poder real.

Por último, hoy en día nos enfrentamos a una situación muy peculiar: los gobernantes están perdiendo su influencia. Los funcionarios del gobierno parecen idealistas carentes de principios y sin escrúpulos. No tienen una posición, no tienen ideales ni metas elevadas por encima de la vida cotidiana.

Por otro lado, son los medios de comunicación quienes han adquirido una enorme influencia y forma, y manipula la opinión social. Y hoy en día las redes sociales virtuales se unen a este proceso y, a menudo interceptan la iniciativa de los medios de comunicación.

Así, resulta que los gobiernos ya no tienen ningún poder de decisión. Los organismos gubernamentales apenas afrontan los temas de actualidad, con el pretexto de ejecutar la voluntad de su pueblo, una voluntad que está moldeada por los medios de comunicación.

El siguiente paso será que la gente cree sus propias plataformas; que forme su propio nivel de comprensión y acuerdo social. El rol de los medios de comunicación y de los gobiernos será sólo el de escucharlos y, en mayor o menor grado, implementarlo.

Por lo tanto, debemos difundir nuestro programa entre las personas en diferentes países; debemos transmitir nuestro mensaje y explicarles qué significa ser el pueblo de Israel en la tierra de Israel. «Tenemos que explicarles qué pasará cuando alcancemos la unidad.

Cuando las personas sientan la carencia y la necesidad de la unidad y cuando entiendan que la unidad es la única salvación de todas sus cargas, el público en general les exigirá a sus gobiernos que hagan su trabajo. Los gobiernos ratificarán nuevas leyes y pondrán en marcha nuevos programas educativos en los jardines infantiles y escuelas que enseñen cómo cultivar las correctas relaciones entre las personas.

Así es como sucederá el cambio global: el deseo de las personas definirá aún más el progreso.

Pregunta: ¿Si el público en general juega un papel decisivo, habrá situaciones incontrolables, caos y anarquía?

Respuesta: ¡No, en absoluto! No hay mejor fuera que esta. La fuerza es necesaria para que los gobernantes rijan a su pueblo, mientras que en esta situación, las personas ya son impulsadas ​​y están regidas por la idea de la unidad. El tiempo del individualismo ha terminado. Estamos acercándonos al final de la corrección y por eso la opinión pública se convierte en un factor principal.

No, no habrá caos ni confusión en este escenario. La gente se convertirá en un todo unificado; sus opiniones serán más cercanas, y la confrontación destructiva que conduce a las guerras y los desastres desaparecerá. La gente sentirá el deseo de unirse y en vez de reyes, partidos políticos y facciones, habrá una visión poderosa, en consenso y unificada.

Pregunta: ¿Un consenso general, no es algo maravilloso?

Respuesta: Organizaremos las cosas de tal manera que la Luz se propague entre nosotros y nos devuelve al origen, a la unidad. Así es como el pueblo se convertirá en el único gobernante. Esta es la revelación de la Fuerza superior en nosotros, la revelación del Creador en la creación.

Pregunta: Pero, ¿cómo exactamente manejar la gente los diversos asuntos?

Respuesta: Con la ayuda de la Fuerza superior porque la Luz, la fuerza de otorgamiento, el poder de la unidad, se extenderá y los conectará en un todo. Entonces, junto con el poder del amor y otorgamiento que los llenará, la gente se fusionará con el Creador, con la fuerza que los hizo y que les da vitalidad.
(140612)
Del Kab.TV «Los cabalistas escriben. Las guerras de Israel» del 7/21/14

Dentro de un solo campo de fuerza espiritual

dr.laitmanDebemos construir un sistema de conexión activo entre todas las personas en el mundo. Sin embargo, no se trata del Internet, de un sistema virtual o físico, sino de un sistema interno. Debemos anhelar la creación de una sensación entre nosotros como una madre con respecto a su hijo a quien puede sentir, incluso a través de grandes distancias.

Ellos dicen que en los animales este instinto es aún más fuerte. Esto se demuestra en la película sobre el pequeño dinosaurio que los humanos alejaron de sus padres. Los dinosaurios adultos se volvieron locos buscando al bebé, cruzaron un océano, y lo encontraron por medio del instinto.

En concreto, una conexión como esta tiene que existir entre nosotros. A una distancia de miles de kilómetros entre unos y otros, a pesar de la distancia, tenemos que sentir que existimos en un solo campo de fuerza espiritual. Todos los demás deben sentir necesariamente cualquier tipo de cambios en cada uno. Debemos tratar de lograr un contacto como este y sentir cambios internos en cada momento, los cuales luego se convertirán en nuestra vida interna.
(140904)
– De la Convención en Sochi, «Día dos» del 7.14.14, Lección 4

En una «capa» del deseo

Dr. Michael LaitmanPregunta: Usted ha dicho que la persona tiene que usar todo lo que tiene para llenar al amigo. Pero ¿qué hay dentro de mí?

Respuesta: Si ustedes han venido aquí junto con todas esas personas que se sientan a su lado en la lección y con otros cuantos miles de todo el mundo, esta es una señal de que están conectados a ellos. La Luz ilumina el deseo de recibir general, penetra en algún estrato de este deseo de recibir, y según el grado de su intensidad, según el grado de poder, éste nos despierta todos nosotros. Entonces nos despertamos de esta «capa» de deseo que ilumina la Luz y a través de la cual nos penetra y nos despierta. De lo contrario permaneceríamos como bestias.

En este «capa», estamos conectados unos con otros. Por lo tanto todos nosotros decimos que somos «amigos», porque allí puede haber una conexión entre nosotros; de acuerdo a la comprensión, a la sensación, al alcance y a la ayuda mutua. Esta es la diferencia entre los amigos que pertenecen a una capa del deseo y nuestra relación con el más elevado y con el más bajo. Entre nosotros somos iguales.

Así que mi corrección es la conexión con todos los que se encuentran en esta porción del deseo. Esto se debe a que yo entiendo que si no conectamos este nivel, este trozo, no continuaremos con la corrección. Ante nosotros estaban las capas de deseo anteriores, desde Adam ha Rishón en adelante. Y estamos en una nueva capa tan singular, que a partir de ahora comienza la corrección de la verdadera Maljut.

Pregunta: Pero ¿qué hay dentro de mí?

Respuesta: Dentro de ustedes está la conexión con el resto de las partes que fueron reveladas junto con ustedes. Y deben relacionarse con ellas en la medida en que esto sea posible. Hay aquellos con quienes ustedes no se identifican en el momento; están aquellos con quienes tiene una relación estrecha, fuerte y buena. Ustedes tienen que saber que su corrección es conectarse con ellos.

Imagínense a sí mismos: Todos nos encontramos en una de las capas. Nuestra corrección es conectarnos entre nosotros. ¡No existe nada aparte de esto! Es imposible dentro de esta capa pensar en mí mismo, porque aquí estamos hablando de la capa del deseo que se ha revelado. La próxima generación ya será una capa o nivel inferior y así sucesivamente. Entonces, mi corrección personal está en esto, en que yo cause que todos los que están dentro de mi capa se conecten en un todo único. Y eso es todo.

(130812)
De la 2° parte de la lección diaria de Cabalá del 3/24/14, El Zóhar

 

El Papa Francisco: «Dentro de todo cristiano hay un judío»

Dr. Michael LaitmanEn las noticias (del Huffington Post): «Subrayando los lazos cercanos entre la cristiandad y el judaísmo y llamando «locos» a quienes niegan el holocausto, el Papa Francisco dijo en una entrevista que «dentro de todo cristiano hay un judío».

«En una amplia entrevista publicada el viernes 13 de junio en el periódico español La Vanguardia, el Papa dijo que el diálogo entre los dos credos religiosos puede ser a veces una «papa caliente».

«Creo que el diálogo interreligioso debe investigar las raíces judías de las cristiandad y el florecimiento cristiano del judaísmo, dijo Francisco. Entiendo que esto es un reto, una papa caliente, pero es posible vivir como hermanos».

«La declaración de Francisco parece ir más lejos que su predecesor, San Juan Pablo II, quien encabezó los titulares en 1986 como el primer papa en visitar la sinagoga principal de Roma y declaró que los judíos son «los hermanos más antiguos de la fe cristiana».

«Todos los días, rezo con los Salmos de David. Mi rezo es judío, luego tengo la Eucaristía, que es cristiana, añadió el pontífice argentino».

Mi comentario: Indudablemente, el mayor desarrollo de la humanidad hacia el propósito de su creación conducirá a las personas a distanciarse de todas las religiones y creencias del mundo. Ellas empezarán a sentir cada vez más sus raíces espirituales comunes, las cuales no están vestidas en las imágenes y representaciones terrenas que la religión y las creencias les impusieron.

Esto conducirá a que todas las personas del mundo sientan que solo la Cabalá expresa la verdadera representación de la fuerza superior. En esta aspiración por acercarse a esta, se acercarán más unos a los otros.
(139650)

Material Relacionado:

El papel de las religiones en el proceso de corrección
¿Qué fue primero la religión o la Cabala?
La religión es una tradición cultural; la Cabala es un método de corrección

Un sistema de recepción y un sistema de intención

Dr. Michael LaitmanLas personas que tienen una chispa, una partícula de la naturaleza superior, no se corrigen a sí mismas como el resto de los siete mil millones de personas, porque a través de esta chispa, nosotros podemos conectarnos con la fuente de la Luz, con la fuente de otorgamiento, con el poder del otorgamiento.

Esto significa que incluido dentro de nosotros tenemos dos sistemas: un sistema de recepción y un sistema de intención, es decir otorgamiento. En nosotros, hay un deseo dirigido hacia nosotros mismos. Además de esto, tenemos un punto dentro del deseo, una chispa que puede desarrollarse en un sistema separado.

Si desarrollamos esta chispa en el sistema de otorgamiento, en otras palabras, si adquirimos una intención de actuar en aras de los demás, entonces nuestros actos serán poco importantes. Ellos siempre estarán bajo el control de la intención en aras del otorgamiento.

De ello se deduce que esta intención por el bien del otorgamiento determinará todos mis actos y conducta. No importa si recibo de los demás o si les doy a los demás físicamente en este mundo. Mi intención siempre estará determinada de tal forma que todos mis actos estén destinados para el bien de los demás, y esto siempre es más importante que mi propio bien.

Una parte del alma colectiva que funciona de acuerdo a este programa pertenece a la cabeza del Partzuf espiritual. A través de la Luz, podemos crear pensamientos, acciones, intenciones y planes que sean verdaderamente para el bien de los demás, y yo los utilizaré más allá del beneficio personal. Toda la emoción y el pensamiento, la fuerza y ​​la comprensión, yo las pongo al servicio para el bien de los demás. Yo me adhiero a los demás y hago todo por el bien de ellos.

Estos cambios sólo son posibles a través de la Luz que Reforma. Para todos los siete mil millones de la humanidad, la Luz sólo revela cuán conectados están entre sí, y luego dejan de hacerle el mal a los demás y se convierten en un solo cuerpo, que sigue siendo egoísta. Todos ellos actúan por su propio bien como una sola familia.

Debemos hacer otra conexión entre nosotros, en la que nuestra intención sea totalmente para el beneficio de los demás, como está escrito: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». No es que yo simplemente no dañe a los demás, sabiendo que, a través de esto, yo mismo me causo daño. Yo no miro en absoluto si esto vuelve a mí de alguna manera. Más bien, pienso y actúo sólo para el beneficio de la otra persona, sin comprobar cómo me afectará esto ya sea para bien o para mal. Esto se llama trabajo por encima de mi ego. Esto es trabajar con fe, es decir, otorgamiento.

(139598)
De la 1° parte de la lección diaria de Cabalá del 7/13/14, Shamati # 60