entradas en 'Coronavirus' categoría

No es perdón lo que pedimos, sino corrección

Las noticias dicen que el mundo va al abismo, se hunde más y más cada día y necesita urgentemente una cura genuina. Pero no hay duda, no se puede fabricar una vacuna en un laboratorio y, lamentablemente, la epidemia se intensificará. Aún no es claro que el mundo esté cambiando en una buena dirección.

Debemos sentirnos responsables de toda la realidad y precisamente por eso, debemos pedir perdón al Creador. Pues, entendemos que todo depende de nosotros. El Creador nos acerca más a Él, como gobernante supremo, espera que le pidamos por el mundo entero. Él quiere que seamos el conducto a través del que la Luz fluya de Él al mundo entero, pero aún no podemos pedírselo.

Pedimos perdón por eso, porque tenemos obligación de hacerlo. Pedimos perdón no por las faltas pasadas, sino por lo que debemos hacer ahora, reconocemos que somos responsables del estado del mundo. Por eso, debemos arrepentirnos ante el Creador, pues llevamos al mundo a ese estado tan terrible en el que se encuentra hoy.

Si hubiéramos actuado correctamente, incluso antes del coronavirus, antes de todos estos problemas, habríamos atraído buenas fuerzas al mundo y el mundo habría girado en una buena dirección.

Pedimos disculpas por descuidar nuestra misión, nuestra conexión con el Creador. No pedimos perdón; más bien, queremos ser corregidos: que el Creador nos dé sabiduría, sentimientos y nos acerque más a Él, para que podamos corregir el mundo. Como dicen: «Del amor a los seres creados al amor al Creador».
[270983]
De la lección diaria de Cabalá 15/sep/20 “¿Qué es la preparación para Selijot (perdes)?”

Material relacionado:
¿A quién y por qué pedir perdón? parte 1
¿A quién y por qué pedir perdón? parte 2
¿A quién y por qué pedir perdón? parte 3

Coronavirus y los judíos

Pregunta: La pandemia provocó un nuevo estallido violento de antisemitismo. Cada vez hay más aversión por los judíos. Se está lanzando algo así como un nuevo protocolo de los ancianos de Sion, que supuestamente afirma que los judíos buscan conquistar el mundo y recurren al uso del coronavirus para preparar un mercado para la venta de una vacuna y cosechar beneficios colosales, ¿esto es siempre inevitable en tiempos de crisis?

Respuesta: Esto será hasta la corrección final. Si no traemos la corrección al mundo, el mundo se vuelve hacia nosotros y exige esta corrección, pero en sus propias palabras.

Debemos entender que, si no corregimos activamente nuestro mundo, es decir, nuestra conexión, nosotros mismos causamos la actitud negativa del mundo hacia nosotros y, naturalmente, estaremos en problemas.

Pregunta: ¿Somos nosotros los que deberíamos convertirnos en pioneros de la unidad para comenzar esta conexión?

Respuesta: Por supuesto. Nadie puede hacerlo aparte de nosotros. Es nuestro trabajo, es nuestra misión, es lo que debemos hacer. Si no lo hacemos, se nos dará otro «trabajo».

Pregunta: ¿Los judíos fueron traídos este mundo sólo para este trabajo? ¿no por el progreso, no por los premios Nobel, no por los descubrimientos?

Respuesta: ¡No! Esos son subproductos que nadie necesita. Sólo molestan a la gente. Todo lo que se inventó en el mundo fue hecho por los judíos y no le trajo bien al mundo.

Para que el mundo se una y sea uno, poco a poco se seleccionó un grupo de gente de todos lugares y rincones. Para que participara, con absoluta claridad, en la conexión de la humanidad. ¡No hay escape!

Pregunta: ¿Será siempre así, en cualquier momento?

Respuesta: No siempre. Espero que esto termine pronto. Es decir, buscar la felicidad por la vara o, a la inversa, con honor y respeto.

Hay esperanza. Incluso mayor que antes y todo se calmará.

Pregunta: ¿Los enemigos y los que más odian se convertirán en amigos?

Respuesta: ¡Por supuesto! Comprenderán la razón de su odio. Dirán: “¡Hicimos bien en odiarte! Fue porque no hiciste tu trabajo, tu misión, tu propósito. ¡Ahora, por supuesto, te amamos! «

Pregunta: ¿Cree que estos que tiemblan de odio por los judíos se convertirán en sus amigos más cercanos?

Respuesta: ¡Por supuesto! Esto va a pasar. Todos los que odian realmente se volverán amorosos, cercanos, ayudantes, amigos y asociados para llevar a la humanidad a la unidad.
[270893]
De Kabtv «Noticias con Michael Laitman» 13/jul/20

Material relacionado:
“¿Cómo afectará el coronavirus a la economía mundial? (Quora)
«¿Cómo se compara el coronavirus con las pandemias pasadas?» (Quora)
“¿Pudiera algo como el coronavirus ser el fin del mundo?” (Quora)

Mis pensamientos en Twitter, 20/sep/20

La #pandemia debe hacernos sentir que los problemas son resultado de nuestra enemistad. Debemos unir nuestros estados físicos y emocionales. Nuestra distancia e incapacidad para sentirnos y sentir lo maravilloso que es estar unidos, es la causa de todas nuestras #desgracias

El problema surge del grado superior, donde estamos vinculados, nos muestra que debemos unirnos.

Si nos acercamos, la #pandemia disminuirá. Si volvemos a caer en el ego, la pandemia volverá. Así, el #Creador nos enseñará a esforzarnos por lograr conexión entre nosotros y con Él.

El virus no destruye, pero al cubrir el mundo, paraliza nuestra vida y atrae toda la atención sobre sí mismo. Viene de un grado espiritual, del programa final de nuestra corrección común. Eso es lo que lo hace especial y por eso deja a todos consternados.
#correcciónFinal #unidad

De Twitter, 20/sep/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 14/sep/20
Mis pensamientos en Twitter 12/sep/20
Mis pensamientos en Twitter, 31/ago/20

¿Cómo cambiará la moda?

565.01Comentario: El coronavirus y la pandemia asociada, están cambiando los hábitos, lineamientos y prioridades de la sociedad. El resultado es un impacto en todas las esferas de negocios, incluyendo la moda. En la semana de la moda en París, una de las marcas presentó su colección en una barcaza flotando en el Sena. Podía ser observada desde la Torre Eiffel y desde diferentes ángulos. 

Dior presentó una colección para muñecas y si los consumidores quieren comprar algo, será reproducida en tamaño natural. 

Otra marca de lujo creó una colección que corresponde con las condiciones actuales. Su diseñador afirma que es más probablemente un vestido para estar en casa o un camisón, que eso corresponde a los tiempos actuales. 

Mi comentario: Muy bien. Es lo más necesario. 

Pregunta: ¿Qué comunica la gente con su ropa, desde el punto de vista de Cabalá? 

Respuesta: Su mundo interno, su actitud interna hacia el significado del mundo, hacia el significado de la vida. 

Pregunta: ¿Qué valores debemos transmitir que no dependan del atuendo, el costo, las etiquetas, etc.? 

Respuesta: Con la ayuda de la ropa, debemos transmitir nuestra aspiración por la unidad, por una conexión bella, simple, por encima de nuestro egoísmo, para que todos a mi alrededor sientan que me relaciono bien, de forma amable con ellos y ellos puedan verlo en mi vestido. 

Es decir, la ropa no debe ser provocativa, sino entrañable, que atraiga algo amable en mí. Podemos revisar cómo reaccionan los niños, si quieren acercarse, acariciarlo, presionar su mejilla. 

Pregunta: ¿Qué moda se debe crear para que la gente lo sienta? 

Respuesta: Moda para las sonrisas. Ningún atuendo, ningún adorno ni nada más puede reemplazar la sonrisa. Debe ser una sonrisa amigable. No una mirada lasciva. 

Pregunta: ¿Qué información debe comunicar la ropa a los demás? 

Respuesta: Deben comunicar un buen mensaje.
[270472]
De Kabtv “Noticias con el doctor Michael Laitman” 27/jul/20

Material relacionado:
Moda del futuro
Belleza interna y externa
Black friday, la búsqueda del placer infinito

Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros

Mi nuevo articulo: «Un Shaná Tová (buen año) depende de nosotros«

Estamos en el umbral de una revolución total, un cambio importante en nuestra actitud, hacia nosotros mismos, hacia la sociedad, hacia la humanidad y hacia toda la naturaleza. Rosh HaShaná –es en hebreo y significa “cabeza” o “inicio” de “año”-, llega en un momento especial, como nunca antes, en medio de una pandemia mundial. Somos conscientes del impacto de gran alcance del virus, pero debemos preguntar ¿con qué propósito llegó? La respuesta a esta pregunta es la clave para un buen año nuevo, un Shaná Tová 5781.

El coronavirus nos muestra que nuestro comportamiento individualista y egocéntrico nos lleva a la destrucción y al dolor. Viéndonos a los ojos en el espejo, con total honestidad podemos preguntarnos ¿queremos reformar y corregir nuestra naturaleza, cambiarla por una que sólo quiera cooperación mutua y unidad?

Los crecientes desafíos y predicamentos por los que estamos pasando, despiertan la introspección mundial para entender que el camino actual que recorre la humanidad no nos lleva a un buen lugar. Este reconocimiento, por sí solo, ya es un paso muy importante en nuestro desarrollo. El coronavirus resultó ser una fuerza que despierta a la humanidad para hacer una revisión completa de su estado.

Nuestra comprensión actual de lo que está sucediendo se reduce a la conciencia de que el virus nos golpea.

Pero nuestra razón no profundiza más. No tenemos idea de hacia dónde nos dirigen los golpes ni de dónde vienen ni, lo más importante, cuál es su propósito. Estamos tan desamparados y desorientados como un bebé recién nacido que siente dolor y llorar, sin comprender el motivo de la situación.

Así, nuestro desafío prioritario es descubrir el motivo del coronavirus, no en el sentido biológico, sino su sentido esencial, desde su mismo origen. Distanciamiento social, mascarillas, evitar multitudes, la carrera mundial por la vacuna, tratamientos experimentales: todas son medidas que buscan aliviar el problema de la Covid-19. Pero, ninguna será la solución integral al fenómeno del coronavirus.

La naturaleza, como padre amoroso, siempre trabaja por el bien de su creación. Los golpes, presiones y angustias, tan dolorosas como las siente cada individuo, no son para perjudicarnos, sino para equilibrarnos con la naturaleza y lograr una vida mejor. Su propósito es agudizar la conciencia de nuestras prioridades en la vida, de lo que realmente importa: relaciones armoniosas; entre nosotros y con la naturaleza.

La pandemia tiene como meta hacer que nos acerquemos adecuadamente al entorno que nos rodea, de forma integral y como complemento. Con el deseo de hacer bien a los demás y a nuestro entorno. La naturaleza es global, integral y unida. La tendencia del desarrollo evolutivo es hacer que nos identifiquemos con esas cualidades, a pesar de que fuimos creados muy diferente y que estamos distante unos de otros.

La era del coronavirus está cambiando nuestra vida, literalmente, por la fuerza. Nos lleva hacia un mundo superior y más avanzado, en el que todas las partes están unidas.

Hasta ahora, el mundo se ve justo al revés, lleno de juegos del ego, violencia, corrupción, luchas y disturbios, es parte del proceso de desarrollo. Si al inicio de la pandemia aún veíamos manifestaciones de solidaridad y ayuda mutua, hoy se agotó la paciencia de todos. Además, la ilusión de que nos tratamos bien está rota y ya es claro que es parte de la naturaleza humana cuidar sólo de uno mismo.

La impotencia que sentimos nos llevará a buscar la guía de nuestros sabios que, a lo largo de miles de años, crearon un método de unidad para este momento especial, para llevar a la humanidad a un nuevo horizonte. Este método atemporal desarrolla el enfoque y el sentimiento de que todos estamos dentro de un sistema. Una vez que se nos inculca firmemente esta noción, se vuelve natural tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros, hasta que seamos “como un hombre con un corazón”. Y cuando finalmente nos conectemos con armonía, sentiremos que el poder único de la naturaleza que lo guía todo, en realidad, sólo nos hace el bien.

Entonces, ¿qué debemos desearnos para el nuevo año? Primero, reconocer nuestra naturaleza humana egoísta como la fuerza autodestructiva que nos separa. Segundo, desear cambiar de dirección y conectarnos por el bien de todos. Así, activaremos la fuerza de la naturaleza que irradia un mundo sano y sereno. Nuestra intención y deseo de construir una conexión profunda entre nuestros corazones, sanará el coronavirus en su raíz y asegurará que el siguiente año sea el más dulce que jamás hayamos vivido, realmente un Shaná Tová.

Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nuevo


Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nueva
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y  Yael Leshed-Harel

Resumen

Para tener un año nuevo con éxito, los israelíes necesitan descubrir la conexión entre sus diversos ciudadanos, de manera que logren Arvut, garantía mutua entre ellos. El coronavirus fue enviado por el Creador para organizarnos en lazos de amor mutuo y conexión, de acuerdo a un plan evolutivo. La humanidad hasta ahora no lo entiende, está ocupada ocultándose e intentando protegerse. En consecuencia, estamos congelados en términos de nuestras relaciones internacionales y culturales. 

Es la misión de Israel mostrarle al mundo cómo conectarse correctamente de acuerdo al principio, “ama a tu prójimo como a ti mismo” y volverse luz para las naciones. No es suficiente ser hermanos en tiempos de guerra, los israelíes deben entender que están encerrados en un sistema integral y que tienen que cambiarse a sí mismos para desarrollar cercanía interna entre ellos.
[270165]
De Kabtv “Nueva Vida 1279 – Código para el éxito en el año nuevo” 31/ago/20

El último día del verano

El último día del verano llegó. Entramos en el periodo otoño-invierno y por supuesto, el coronavirus continuará. Es bueno que día con día entendamos más y más claro que el virus no nos abandonará tan rápido. La pandemia trae no sólo enfermedad, cambia toda nuestra existencia: trabajo, hogar, nuestra comunicación y la actitud de la gente hacia la vida. 

Nunca hubo una pandemia tan amplia, tan profunda y tan duradera y haya logrado tales cambios cualitativos en el hombre. La humanidad aún encuentra difícil entender qué cambios requiere de nosotros, pero en los próximos dos o tres meses sentiremos que este golpe nos obliga a cambiar, a cambiar nuestra actitud hacia la vida y hacia la sociedad. El coronavirus cambia a la gente y nos será más fácil entender qué tipo de personas debemos ser. 

El otoño comienza y se regresa al trabajo, después de las vacaciones de verano, los niños regresan a la escuela, los estudiantes a las universidades. Todo comienza a regresar al marco habitual y sentiremos que no podemos regresar. 

¡No tenemos a dónde regresar! Ya no podremos sostener los sistemas que teníamos antes. No sabemos cómo seguir en el camino previo. Cuál será nuestra actitud hacia el trabajo, hacia el estudio, hacia la vida, en las nuevas condiciones que se revelan ante nosotros como resultado de la pandemia. Tendremos que resolver todo una vez más. 

Sentiremos que, cada vez menos, queremos pelear contra esos fenómenos, pero necesitamos entender su esencia interna y cambiar nosotros en correspondencia.
[270143]
De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 31/ago/20, “Trabajo en fe por encima de la razón”

Material relacionado:
El secreto para superar el encierro del coronavirus
¿El coronavirus es sólo el comienzo?
Fe y creencias en tiempo de crisis

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780

Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

El coronavirus introdujo una nueva era para la humanidad a pesar de que aún no comprendemos su significado ni apoyamos su propósito. Entendemos que recibimos golpes, pero no sabemos por qué ni de quién. Somos como niños desamparados, llorando, necesitamos crecer y madurar en relación al nuevo mundo en el que nos encontramos. Necesitamos saber que el coronavirus es una herramienta educativa que llegó para que reconozcamos lo malvados que somos y que debemos cambiar nuestra actitud mutua para estar más en sintonía con la naturaleza.

Vivimos en un sistema redondo, integral, global, interconectado y quiere que toda la humanidad esté en equivalencia de forma con él, para que, con él, vivamos en armonía mutua. Esto requiere que tengamos relaciones buenas y compasivas entre nosotros, de acuerdo con el principio “ama a tu prójimo como a ti mismo” y seamos como un hombre con un corazón.
[270135]
De Kabtv “Nueva Vida 1278 – Resumen del año calendario judío 5780”, 31/ago/20
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

 

“¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo podemos detener la propagación del coronavirus en el mundo?

Con el fin de detener la propagación del coronavirus, primero necesitamos diagnosticar con precisión la enfermedad en sí. Es decir, nuestro progreso hacia un estado mejor y más sano depende del diagnóstico correcto de nuestro estado actual. 

Más aún, además de un diagnóstico preciso de la enfermedad, haríamos bien en dejar de esperar que simplemente desaparezca o que un medicamento maravilla surja y todo estará bien.

Si pudiéramos observar más profundo cómo funciona la naturaleza y sus niveles causales, veríamos cómo actúa y qué quiere de nosotros, con esta pandemia. 

Dolor, angustia y una larga incomodidad afligieron a la humanidad con el virus,para que despertemos y descubramos que causa de la enfermedad es a nivel de las relaciones humanas -que nuestra separación y lejanía mutua, está detrás del virus. 

Mientras más pronto entendamos que nuestra actitud divisiva engendra la agonía que sufrimos, incluyendo el coronavirus, más pronto podremos enfocarnos en arreglar esa actitud. 

Veo que no aprendimos nada de la pandemia: seguimos esperando que la solución venga de una vacuna, y también seguimos intentando revivir el estilo de vida consumistas, pre-coronavirus, que nos enfrentaba uno contra otro en una competencia creciente por estrechas visiones materialistas del bienestar. 

Sin embargo, mientras más tiempo fallemos en revisar cómo nos relacionamos entre nosotros, más nos asustará el coronavirus (u otros virus que hacen fila tras éste). La pandemia permanecerá, porque la naturaleza nos obliga a mejorar nuestra actitud. 

Por eso, para detener la propagación del coronavirus, primero debemos entender que nuestro odio mutuo es la causa final. Cuando lo entendamos, ya habremos dado un importante paso para tratar la enfermedad, pues la mitad de la cura de una enfermedad está en el diagnóstico correcto. 

Por eso aquellos con entendimiento más profundo de la naturaleza se esfuerzan por explicar este mensaje a la humanidad, porque entienden que mientras más escuche la humanidad este mensaje, más rápido puede salir de la pandemia y avanzar hacia un mundo mejor con relaciones más armoniosas. 

No necesitamos vacunas para el coronavirus. Además, si observamos la intención de los países y expertos en la carrera por ser los primeros en liberar la vacuna, no encontramos ninguna intención pura de sanar a la humanidad, sino una intención enredada en motivos egoístas de riqueza, orgullo y poder. No podemos esperar que nada positivo surja de algo hecho con esos motivos egoístas, incluidas vacunas. 

En lugar de gastar millones de dólares y cientos de horas en buscar una vacuna, seríamos más sabios en buscar la vacuna que ya existe dentro de nosotros -que si logramos relaciones positivas, amables y amorosas, dejaremos de propagar el virus y miles de otras enfermedades y problemas que contaminan nuestra vida. 

Tenemos esa “vacuna” en nuestro corazón y se nos da oportunidad de inyectarla uno a otro en cada momento. Ya sea dejar que involuntariamente nuestra actitud de división actúen en nosotros e inyecte veneno o cada uno acepta su responsabilidad mutua y así se inyectan mutuamente el antídoto para el virus, cuidándonos y amándonos por encima de nuestras actitudes de división. 

Amor, unión y unidad por encima de la división es el antídoto a toda enfermedad. Podríamos poner a prueba esta solución similar a como se hacen pruebas clínicas para las vacunas, es decir, crear laboratorios que se enfoquen en guiar a gente extraña entre sí, hacia una recién descubierta cercanía interna y conexión profunda, con el objetivo de atestiguar que se volverían inmunes al virus. 

Aún tenemos que internalizar el grado al cual entramos a una nueva era, una era de interdependencia e interconexión mucho más estrecha y que ningún tratamiento fuera de nuestra actitud funciona para arreglar algo en esta era. 

De hoy en adelante, tendremos más y más golpes para iluminar precisamente este punto dentro de nosotros -nuestra actitud mutua- que necesita cambiar. 

Por lo tanto, detener la propagación del virus requiere diagnosticar la causa del virus en nuestra actitud egoísta mutua y que las actitudes positivas tienen el remedio para el virus y para todos los otros problemas en nuestras vidas. 

Ese conocimiento ya actúa para sanarnos. 

Las relaciones positivas son la fuente de todo lo positivo en nuestra vida y la carencia de esas relaciones es la fuente de todo lo que es negativo en nuestra vida. De la misma manera, el coronavirus es un fenómeno que apareció con el fin de enseñarnos este principio. 

Ya sea que estemos o no de acuerdo, no cuesta nada intentarlo, dado que eso ya existe dentro de nosotros. No necesitamos dinero ni esfuerzos ni hacer algo con nuestras manos o piernas para encontrar la cura del virus. Estoy seguro que en el momento en que mejoremos nuestra actitud de uno hacia otro y veremos que la propagación del coronavirus se detiene.

Mis pensamientos en Twitter, 14/sep/20

Los científicos no encuentran solución al #coronavirus, no debemos confiar en una #vacuna. Esta pandemia no es como las anteriores: no tenían la meta de corregir a la última generación, no venían de la fuerza general («Mashiaj«). ¡Hoy por primera vez, trabaja en toda la humanidad!

El #mundoEspiritual no está en coordenadas tridimensionales. No tiene ejes, aunque es como esfera. Al despertar una célula, activamos toda la creación. Y veremos que el espacio infinito del #Universo, las galaxias, son cero, pues entraremos en una dimensión totalmente diferente.

La combinación más vibrante y el aroma más delicado, toda la belleza de los escrutinios, se logra uniendo #decenas adicionales. Como en nuestro mundo, hay una base que es fundamental, pero la #belleza se consigue gracias a los añadidos y especias que aportan sabor, aroma, color.

La revelación del #Creador es a nivel cuantitativo y cualitativo. El poder de revelación lo determina el éxito en la expansión de nuestro #Kli, añadiendo más decenas. La calidad de la revelación también crece, el Kli principal se reviste agregando armonía al tono fundamental.

En la medida en que nos unamos en la decena, comenzaremos a sentir la necesidad de unirnos a más y más decenas, expandiendo los límites de nuestra unidad, porque esta es la única forma en que podemos acercarnos cada vez más al Creador.
#Kli #unidad

El ego (faraón) se desarrolló tanto, que su autoridad pasó de ser agradable a insoportable y, por eso, nos obliga a buscar una forma de escapar de él.
#egoísmo #rompimiento

De Twitter, 14/sep/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 12/sep/20
Mis pensamientos en Twitter, 31/ago/20
Mis pensamientos en Twitter, 30/ago/20