entradas en 'Mujeres' categoría

Artimañas del egoísmo

Pregunta: Hoy, muchas mujeres no se sienten muy felices ¿por qué? 

Respuesta: Por la ruptura de la familia. Lo principal para la mujer, es sentir su casa, su vida cotidiana, hijos, familia, esposo, su cocina, todo lo que es suyo. Sin esto, el resto del mundo se vuelve incómodo, inestable, desarticulado. Lo ve todo desde su rincón, desde su territorio. 

Por consiguiente, hoy por causa del creciente egoísmo, la familia se derrumba ni hombres ni mujeres pueden confiar en su pareja y se pierden mutuamente, son las mujeres quienes sufren más. Aunque tratan de ocultarlo, de suprimir su soledad con toda clase de actividades o teniendo y educando solas a sus hijos, aún así es una imagen muy triste. 

Pregunta: El hecho de que ahora la mujer sea tan infeliz y no pueda encontrarse en la familia, ¿es un proceso aleatorio? 

Respuesta: ¡No, por supuesto que no! Por miles de años nuestro egoísmo se ha desarrollado y llegó a un estado en el que no puede tolerar a nadie cerca de él.

Los hijos no pueden tolerar a los padres, los padres no pueden tolerar a los hijos, los esposos no pueden tolerarse uno al otro. La gente no puede llevarse consigo misma, necesita ya sea drogas o sedantes para tolerarse. Es un gran problema.
[288028]
De KabTV “Close-up

Material relacionado:
Egoísmo material y egoísmo espiritual
Destrucción de la unidad social
La doble obra del egoísmo

Acerca de las mujeres hermosas y el festival de compras de noviembre

Mi nuevo articulo: «Acerca de las mujeres hermosas y el festival de compras de noviembre»

Noviembre se convirtió en el mes de las compras en línea. Este año, por ejemplo, tiene los días de: Solteros, Veteranos (para estadounidenses) y del Recuerdo (para canadienses, australianos y británicos), todos el 11 de noviembre. Tres días después, el 14 de noviembre, está Diwali, el Festival de las luces, para los hindúes, el 26 de noviembre, Acción de Gracias y el Viernes Negro inmediatamente después, aunque las ventas del Viernes Negro, ahora empiezan unos días antes del día de Acción de Gracias y el Lunes Cibernético, inmediatamente después del Viernes Negro, este año, será el último día de noviembre.

Especialmente desde la aparición de la Covid-19, las compras en línea se dispararon y se volvieron el principal modo de compra de muchos. Además, tras las tensas elecciones presidenciales, es probable que mucha gente quiera darse un capricho con algo agradable, ya sea como consuelo o como celebración.

Una de las principales tendencias desde que comenzó la Covid, fue el aumento de ventas de productos de decoración del hogar y disminución de ventas de cosméticos. Tiene sentido. Pues, ¿para qué gastar tanto dinero y tomarme tanto tiempo para ponerme bonita si al final, lo cubro todo con un mascarillas? Y, dado que estamos obligados a pasar tanto tiempo en casa, también podría cuidarla mejor y hacer que mi estancia en ella sea más agradable.

Pero, si las mujeres no pueden verse bonitas, ¿quiere decir que no pueden ser bonitas? Creo que es todo lo contrario: las limitaciones externas cambian el enfoque hacia las cualidades internas y aquí es donde reside la verdadera belleza.

Una mujer hermosa no es la que usa lápiz labial y se cubre la cara con maquillaje, tampoco necesita exponer su cuerpo para lucir bella. Estos son sólo disfraces. La verdadera belleza de la mujer es mucho más profunda. Cuando una mujer es bella por dentro, su hombre la seguirá como el niño sigue a su madre. No se trata de apariencia, sino de sabiduría interna y de la solidez que sólo la mujer puede ofrecer.

La mujer puede y debe emplear la misma sabiduría que usa para criar a sus hijos, al “criar” a su pareja. Pues, el hombre no es mucho más que un bebé adulto; dele confianza y apoyo, hazle saber qué es bien o mal y hazlo con amor y será tuyo para siempre.

Creo que la belleza interior es lo que más necesita la gente. Puede que no sea un producto vendible que puedas usar con fines de lucro, pero sin duda tendrá una gran demanda mientras más pierde el camino nuestro mundo.

El futuro del mundo depende de la mujer

Nacemos en este mundo, el peor de todos los mundos. Nada es peor que esto. Así que, puedes calmarte, nada será peor. cualquier otro estado es mucho mejor que este. Así que, vale la pena pensar en dejar la sensación de este mundo. Para hacerlo, no necesitas morir, sólo cambiar la sensación, a veces un estado de desesperación de repente, da paso a felicidad y alegría.

Intentemos ir a un mejor estado. El Creador quiere que nos regocijemos para que a través de la conexión alcancemos el mundo del bien absoluto, el mundo superior lleno de luz, donde no hay ni un recuerdo del mal. Debemos intentar establecer este espíritu en el grupo.

De lo contrario, el Creador no se acercará a nosotros. Va sólo a donde se intenta establecer alegría y felicidad en el grupo y una buena actitud hacia los demás.

El mundo está entrando en tiempos difíciles. Gradualmente desciende más y más, hacia problemas y conflictos más grandes entre nosotros. A pesar de eso, debemos intentar lograr conexión mutua en todo el mundo. Eso nos protegerá, nos dará confianza y alegría y aumentará nuestra inmunidad contra el coronavirus y otras enfermedades.

Ni un solo microbio podrá acercarse a nosotros, porque todo depende de nuestra relación. Si hay una Klipa entre nosotros, un deseo egoísta, los virus llegarán allí. Y si hacemos lugar para la santidad, buena actitud hacia los demás, ni un solo virus dañino puede llegar allí. Porque es contra la ley de la naturaleza.

Si hay buenas relaciones entre las mujeres del grupo, afectarán al mundo entero, porque cada mujer es la base del mundo. Por el bien de un buen futuro, por el bien de la familia, por el bien de los hijos, traten de tratarse bien unas a otras. Háganlo como cuando educan a sus hijos, cuando los persuaden de que no discutan, no peleen, sino que jueguen juntos. Eso afectará a todos y también los hombres dependen de ti.

Queremos que cada corazón sienta a los demás cómo se siente a sí mismo. Que todos entren en mi corazón, puedo tener al mundo entero. Y así, sentiré que vivo en el mundo del infinito.

El mundo se enfrenta a un período difícil. El Creador quiere empujarnos hacia la meta y nos empuja cada vez más fuerte. Pareciera que todo sucede es a nuestro alrededor; pero de hecho, todo está dentro de nosotros. Intentemos mantener la conexión lo más fuerte posible y sin duda nos ayudará a avanzar rápida y fácilmente hacia la meta. Todo el mal y el bien que se nos revelarán, lo podemos usar para un buen progreso.
[272859]
De la lección para mujeres 24/10/20

Material relacionado:
La última generación – el tiempo de la mujer
La mujer que estudia la sabiduría de la Cabalá
El papel de la mujer en el trabajo espiritual

El corazón de la madre

El corazón de la madre se encuentra en el punto central del universo, tanto corporal como espiritual. Pues, en ese mismo punto ocurre el nacimiento espiritual y corporal. No hay nada más fuerte que el corazón de la madre; es el punto más sensible e importante de la realidad. El Creador creó un deseo, que es la base del corazón de la madre.

Por eso, si la mujer empieza a pensar, al menos un poco, en la unidad, tocará este punto central del universo, donde comenzó el nacimiento de la humanidad, el alma común. El mundo llegará a la corrección sólo gracias a la mujer.

La mujer tiene el poder enorme que da a luz, desarrolla y organiza. Y viceversa, si la mujer no participa en esta corrección, se convierte en motivo de discordia, en un lugar de separación y maldad. Por eso, realmente espero que las mujeres se unan y traigan paz, tranquilidad y unidad a la humanidad.
[270082]
De la lección para mujeres 29/ago/20, «Guía de Bnei Baruch hacia la humanidad»

Material relacionado:
El papel de la mujer en el trabajo espiritual
Papel de la mujer en el desarrollo espiritual de la humanidad
La fuerza de la mujer: la fuerza de la creación

El éxito depende de la mujer

La conexión entre mujeres puede tener un impacto muy fuerte en los gobiernos, los países y el mundo entero. De hecho, durante este tiempo de la epidemia de coronavirus, todo depende de nuestras intenciones y no de las acciones.

Cuando los hombres van a la guerra y las mujeres permanecen en casa, creemos que los hombres fueron la fuerza que aseguró la victoria en la guerra. Pero en realidad, no es cierto. Son las mujeres con sus intenciones las que determinan el éxito de la guerra.

Maljut, es decir, la mujer, la profundidad de su deseo, es lo que determina el tipo de pantalla y la Luz reflejada que estará sobre ella. Por lo tanto, todo el éxito con respecto a la rapidez con la que podemos poner fin a la epidemia del coronavirus, viene de nuestra conexión y de lograr el fin de la corrección del mundo, que depende de las intenciones de las mujeres y de la difusión de información por parte de las mujeres.

Después de todo, esta epidemia es consecuencia de que estamos en la última etapa del desarrollo de la humanidad, que se llama «última generación«. Así que terminemos el desarrollo egoísta de la vida anterior y pasemos a un nivel superior de existencia, que se llama vida en el mundo superior.
[262864]
De la lección para mujeres 4/abr/20 «Preguntas y respuestas»

Material relacionado:
El papel de la mujer en el trabajo espiritual
Trabajo espiritual de la mujer
Papel de la mujer en el desarrollo espiritual de la humanidad

Una madre amorosa para una humanidad mejor

Thrive Global publicó mi nuevo artículo: «Una madre amorosa para una humanidad mejor«

Los dolores de parto de la humanidad podrían nacimiento a un mundo saludable.

Michael Laitman

Después de la pandemia actual, ningún otro poder en el mundo es tan crucial para el nacimiento de una nueva sociedad, que la figura materna. El mundo se reveló como un sistema integral y global. Esto significa que el mundo nos está obligando a tratarnos unos a otros, de la misma forma que nuestra madre nos trata, creando un ambiente lleno de cualidades de otorgamiento y amor.

Más allá de la celebración del Día de la Madre, marcado en el calendario como un recordatorio del importante papel de las mujeres que han dado a luz a cada generación, hay una profunda importancia en su contribución esencial a un mundo nuevo. Justo en la maternidad existe un poder especial que puede mejorar la realidad.

“El brote global de COVID-19 aceleró el proceso de trabajo para el nacimiento de una nueva realidad”.

Michael Laitman

Aunque con ayuda del hombre, vemos que la madre es la que concibe, entrega el embrión, amamanta, alimenta y cría al bebé, hasta que está preparado para la vida. Del mismo modo, todas las madres, todas las mujeres del mundo, necesitan ver en este proceso crítico de transición por el que atraviesa el mundo, su oportunidad de llevar a la humanidad a un nivel superior de existencia, a relaciones armoniosas mutuas, como un embrión a punto de nacer.

El brote global de COVID-19 aceleró el proceso de trabajo para el nacimiento de una nueva realidad. Está causando dolor y mucho esfuerzo, pero el resultado podría ser un mundo vigoroso y saludable, en lugar del anterior que nos llevó a la crisis que actualmente tratamos de superar.

La humanidad está aprendiendo a arrastrarse

Nuestro desarrollo humano ha pasado por dos etapas generales. La primera se desarrolló con los hombres y se caracterizó por guerras, inestabilidad financiera, varios eventos mundiales desafortunados y golpes que no habrían sucedido bajo el cuidado de la mujer. Ahora entramos en una etapa en la que precisamente, la madre, la mujer, debe tomar el papel de educar al mundo y delinear el mundo futuro que tenemos que imaginar. Por eso, este momento crítico es el tiempo de la mujer. Para implementar este noble objetivo, las mujeres deben aprender a conectarse entre sí, elevarse por encima de su ego personal en bien de la corrección del mundo. Por difícil que sea, no hay otra opción y el trabajo debe hacerse.

Unidad es una linda palabra, pero difícil de poner en práctica. Ni hombres ni mujeres nacen con inclinación a unirse, pero llegamos a una etapa en nuestro desarrollo donde no nos queda otra alternativa que conectarnos. Es cuestión de supervivencia para nuestros hijos y para la humanidad en general. Por eso, cualquier paso hacia la conexión, no importa si es pequeño, es un gran paso para dar a luz a una nueva humanidad y hacerla crecer, elevarse y mantenerse firme. Sólo la mujer puede desempeñar este papel crucial, educar y dar ejemplo de cómo unirse. Exigirán que los hombres se conecten correctamente y al mostrar el camino, guiaremos al mundo entero hacia la corrección.

¿De qué conexión hablamos?

Como parte de la evolución humana, estamos obligados a desarrollar una nueva cualidad: preocupación por toda la sociedad. Cuando surge el deseo compartido de conectarnos, como si fuéramos un todo y, el deseo del bienestar de todos, como si fueran nuestros hijos, se manifiesta una fuerza especial de unidad, una fuerza positiva que mejora la realidad.

Para conectarnos, las madres deben aprender a superar la distancia natural entre ellas y trascender sus intereses personales. Las mujeres deben sentir que si algo le sucede a alguien, es como si le sucediera a su propia familia. La preocupación mutua nos permitirá construir y garantizar; paz, seguridad y felicidad para todos los niños de todas las generaciones.

Con el ejemplo de la madre, la naturaleza nos enseña que al conectarnos y podemos salvarnos de todos los daños. Si las madres forman un deseo común de mantener a todos juntos, si crean una fuerte demanda de que todos realmente se conecten como uno solo, podrán cambiar el mundo. Nada puede resistir al poder femenino unido.

Tiempo de liderazgo de las mujeres

Medium publicó mi nuevo artículo «Tiempo de liderazgo de las mujeres«

A medida que el mundo despierta a una nueva realidad, el papel imperativo de la mujer para unir las piezas rotas y reconstruir la sociedad es más evidente y urgente. El COVID-19 nos hizo darnos cuenta de este hecho, aún con más claridad, en el entorno más íntimo y básico que todos conocemos: el hogar. Como resultado de la orden de quedarse en casa, redescubrimos que la figura femenina en la familia, es prominente e influyente. Desde el hogar, esa misma importancia repercute en todos los ámbitos de la vida en los que participan las mujeres. La fuerza impulsora de la feminidad, como ninguna otra, es lo que el mundo necesita para comenzar la recuperación después del impacto causado por la pandemia.

Semana tras semana de encierro, reveló que el poder femenino es central en la familia, donde todos se sintieron totalmente dependiente de la mujer. Incluso si los hombres ayudan en las tareas domésticas, la mayor parte de la carga recae sobre los hombros de la mujer. Ahora, a medida que las restricciones impuestas por la pandemia, se levantan gradualmente y la gente regresa a su oficina, no podemos decir que los negocios serán como de costumbre. Nuevos juicios nos acompañarán cuando salgamos del hogar para regresar al mundo, uno de ellos será la impresión de la notable dedicación y determinación de la mujer en la vida de todos, que quedará impresa en cada uno y particularmente, en tiempos de desesperación, se reconocerá como lo que el planeta necesita en su intento de recuperarse.

El mundo como hogar de la humanidad

No sorprende que los resultados más positivos para frenar la pandemia de coronavirus se hayan producido en países dirigidos por mujeres, como se destacó recientemente en las noticias mundiales. Cuando la mujer toma la mayor porción en el liderazgo de nuestro hogar global común, es decir, la humanidad, sin duda nos beneficiamos porque habrá menos guerra, menos problemas y conflictos, en general, nuestro mundo estará mejor organizado.

Todo hombre sabe que si espera buen resultado, básicamente, en cualquier asunto de la vida, debe consultar con la mujer en casa, pues ella es más seria y práctica que él. Esto lo he observado en muchas culturas. Con pocas excepciones, incluso en algunos países donde las mujeres parecen vivir a la sombra, son las que guían y toman las decisiones. Es la mujer quien determina lo que sucede en la familia.

Si más hombres entendieran la importancia de escuchar a la mujer, cuando nos enfrentamos a desafíos multifacéticos, el estado del mundo sería mejor, en la forma en que conducimos la vida, en lo que adquirimos y en los objetivos que establecemos.

Cualidades femeninas para el bien de la sociedad.

La mujer, por naturaleza, desea organizar el mundo como organiza su casa, para que todos se sientan cómodos y bien. A diferencia del hombre, que es como niño que disfruta con sus amigos de las peleas en el patio trasero, la mujer no permitirá que las disputas infantiles y las riñas prevalezcan, como ha sido hasta antes de la pandemia. Igual que una madre, la mujer puede poner todo en orden dentro de la sociedad y detener luchas y competitividad imprudentes. Los hombres las escucharán. Esto es comparable a la inclinación del niño para escuchar a su madre. Ella le dio a luz, lo alimentó y lo crió, así que, entiende cómo controlarlo. Entonces, ¿por qué no debería administrarse nuestro hogar global común de la misma manera que nuestra familia? Si las mujeres se unen para este propósito y actúan con sensatez, sabiduría y fuerza, sucederá un cambio positivo.

Puede haber cierta sensación de que la mujer, no necesariamente está preparada ni desea asumir el liderazgo del mundo y así lograr el cambio que se requiere, en especial en este proceso de curación de la pandemia. Por eso, es crucial elevar la importancia del rol que la mujer debe jugar en la responsabilidad social al nivel más amplio posible.

Probablemente, también hay necesidad de una fuerza masculina más solidaria que ayude a unir a las mujeres y allanar su camino. Esa fuerza debería estar al lado de las mujeres para alentarlas y darles paso para que ocupen su merecido lugar y guíen. No sugiero que una parte de la sociedad necesite reemplazar a la otra. Todos aprendemos a complementarnos.

Un equilibrio dinámico así, entre géneros, debería emanar de la comprensión de que nadie; ni hombres ni mujeres, podemos volver a nuestra forma de vida defectuosa anterior. El viejo mundo que construimos está a punto de explotar, el coronavirus es sólo el primer signo. Debemos construir juntos un mundo nuevo, donde todos se dediquen a trabajar por una sociedad próspera, pero sostenible, en lugar de un patrón desequilibrado de contaminación y destrucción.

Este cambio no significa que tengamos que desmantelar todo y construir de nuevo, simplemente es ver empresas y compromisos desde una nueva perspectiva: que sea en beneficio de nuestros hijos, de toda la humanidad y de la naturaleza. Las mujeres darán una perspectiva aguda para determinar esas decisiones. En otras palabras, la mujer debería establecer y priorizar los objetivos y los hombres implementarlos. Con una cooperación mutua así, surgirá un terreno común de apoyo y comprensión.

Nueva Vida #1210 – Poder femenino para provocar un cambio social

Nueva Vida #1210 – Poder femenino para provocar un cambio social
Dr. Michael Laitman en conversación  con Oren Levi y Nitzah Mazoz

Resumen

El poder femenino es como una maquinaria que crea deseos de conexión en el hombres. Por naturaleza, la mujer es el hogar o Maljut. Se siente segura y en control dentro de límites claros y compiten entre ellas. La mujer debe aprender a conectarse en beneficio del todo, no con el fin de oprimir a nadie, sino para construir un hogar nuevo y bueno para todos. En una nación que vive de acuerdo a la regla general, “Y amarás a tu amigo como a ti mismo” (Levítico 19:18), cada mujer educará a su esposo e hijos para conectarse adecuadamente. La corrección de la sociedad es posible en un sistema de educación que le enseñe a hombres y mujeres a conectarse correctamente y así tendrán esperanza de que haya paz.
[261560]
De Kabtv “Nueva Vida #1210 – Poder femenino para provocar un cambio social”, 3/mar/20
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

 

«¿Cuál es el papel de la mujer en la sociedad actual?»(Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cuál es el papel de la mujer en la sociedad actual?«

Las fortalezas de la mujer debe ser de tal manera que, con la unidad femenina, pueda contribuir a la prosperidad y felicidad de la sociedad, uniendo sus esfuerzos para construir un hogar nuevo, cómodo y acogedor para la sociedad humana.

Según la estructura de la naturaleza, la mujer representa el deseo de recibir mientras que el hombre representa la intención de dar.

Por lo tanto, si las mujeres expresan su deseo por unir a la humanidad por encima de sus divisiones y si se unen como una fuerza importante, con este deseo, impulsarán al hombre en dirección de la unidad.

Luego, cuando el hombre recibe el impulso tan fuerte de la mujer, para unirse, trabajará para satisfacer sus demandas, se esforzará por unirse y buscar equilibrio con la forma unida de la naturaleza que funciona con conexiones altruistas entre todas sus partes.

El mundo y la sociedad humana harán el Cielo en la Tierra, una sociedad que funcione de acuerdo con la ley fundamental de la naturaleza: «Ama a tu prójimo como a ti mismo». Así todos sentiremos que compartimos un hogar común, que vivimos en una familia gigante y amorosa, con una conciencia totalmente nueva y mejorada de las leyes de la naturaleza y del mundo en el que existimos.

Mujeres—Pidan al Creador

Pregunta: Debemos atribuir todos nuestros estados al Creador. Pero, ¿qué debemos hacer con la ira y la impaciencia que surge en nosotros? ¿Entiendes que viene del amor y vino para tu corrección?

Pero el descontento se desata, como si mi madre me regañara, y yo respondíera: “¿Por qué me regañas? Todavía no puedo hacer lo que me pides.

Respuesta: ¿Significa que tratas tus emociones negativas negativamente y quieres que sean positivas para que en lugar de quejas y odio hacia el Creador haya afecto, gratitud e incluso amor?

Así que pídelo. Él te envía todo esto específicamente para que le pidas amor para que Él te ame y tú lo ames.

Además, pide entender que estás recibiendo solo influencias positivas de Él, pero dado que pasan por tu egoísmo, se sienten como invertidos, negativos dentro de ti. 

¡Pídelo todo! No escondas nada, por el contrario, revela todo el tiempo. Si dicen que las mujeres tienen sentimientos tan serios y muchas quejas, actúa de esta manera. Los libros cabalistas hablan de eso todo el tiempo. Mira cuán afortunada eres con tu naturaleza femenina, y puedes recurrir más fácilmente, más a menudo y con mayor persistencia al Creador que los hombres.

Los hombres no tienen esto en su naturaleza. Esconden muchas cosas, las borran, piensan que esto es incorrecto, débil y que deben actuar de manera diferente. Las mujeres no. Es muy bueno que expresen sus emociones. En principio, esta es la naturaleza femenina, la calidad de Maljut. ¡Ve por ello!
[253168]
De Kabtv «Fundamentos de Cabalá» 13/feb/19

Material relacionado:
Hombre y mujer: diferencias en el trabajo espiritual
La tarea de la mujer en la corrección espiritual
Cada uno es un punto, cada uno es el Infinito