entradas en '' categoría

Mis pensamientos en Twitter, 4/may/20

El Creador es el deseo de otorgar. La creación es el deseo de recibir.

Israel -deseo de dar, es parte del Creador en el deseo de recibir- el término medio entre el Creador y la creación. A través de Israel pasa la luz del Creador a los seres creados. Por eso siempre están enfocados en Israel: para ver si la Luz fluye a través de ellos o no…

Todas tus acciones ocurren bajo la influencia de tu ego, es decir, no las haces tú mismo, sino que las haces con lo que te da la #naturaleza, el Creador. Sólo las acciones en contra del ego, en fe por encima de la razón, son acciones individuales que merecen recompensa o castigo.

Debemos alentar innovaciones con visión de futuro, que lleven a la sociedad, de una conciencia privada a una común, a una conexión y comprensión mejor del pensamiento y deseo de otros. Mientras más nos repele mayor es la corrección que logramos con nuestra participación correcta.

El #coronavirus expone fallas importantes en nuestra red de interconexión y nos empuja hacia un estilo de vida adecuado para un sistema interconectado. La pandemia demuestra que debemos cambiar nuestras relaciones y comenzar a percibir a la humanidad como un organismo integral.

#BaalHaSulam: El bienestar humano lo garantizan todos los países del mundo. Cada uno depende del mundo entero, como una rueda dentada en un mecanismo. No se puede concebir llegar a una buena estructura social en un país, sin hacer lo mismo en todos los demás países del mundo.

Desde un mundo individualizado, en el que todos funcionan aislados, de pronto y sin darnos cuenta, el coronavirus nos ayudó a cambiar a un mundo nuevo, global e integral, donde todo está interconectado en sistemas de salud, medio ambiente, economía, política, sociedad…

Libro del #Zóhar: «Como el cuerpo se divide en órganos con estructura jerárquica, se corrigen entre sí y forman un solo organismo, así ocurre en el mundo: todas las criaturas son órganos de una estructura jerárquica. Cuando se corrijan por completo, serán un todo único».

La forma en que se propaga el coronavirus nos enseña que, justo en la era de la globalización, cada uno posee un tremendo poder: la capacidad de infectar o no infectar a su alrededor. Sólo un sistema de relaciones correctas entre todos es el factor decisivo de nuestra existencia.

El #coronavirus puso en claro que la #garantíaMutua es más que palabras bonitas. Si cada uno puede infectar a otro, nos convertimos en garantes involuntarios del otro. La humanidad forma un sistema de responsabilidad mutua. ¡La naturaleza integral del mundo se manifiesta!
De Twitter, 4/may/20

Material relacionado:
Mis pensamientos en Twitter, 29/abr/20
Mis pensamientos en Twitter, 28/abr/20
Mis pensamientos en Twitter, 27/abr/20

Cambiar a primera la velocidad espiritual

Estamos en un sistema integral, como ruedas dentadas conectadas. Esta es la forma de la decena, en la que todos deberían, en práctica, tener la experiencia sensorial de revelar que giramos juntos, como ruedas dentadas y dependientes. Cada una en su rotación determina el movimiento de las otras. Si yo giro, incluso un poco, soy responsable de girar a todas las otras ruedas dentro de la decena. Todos los amigos giran por mi causa, por lo tanto, soy responsable de mi giro. 

Estoy obligado a tomar en cuenta el movimiento general que causo, evaluar si es bueno para la decena y sólo en este caso, comenzar a girar en dirección óptima y de la mejor manera. No hacer ningún movimiento antes. 

Imaginen que son diez ruedas dentadas conectadas dentro de un mecanismo, donde cada una, al girar, hace girar a todos. Por lo tanto, antes de girar, debo tomar en cuenta cómo girarán todos y, si será bueno para todos. No se me permite hacer ni el más ligero movimiento sin tomar a todos en cuenta. 

¡Pero es imposible vivir así! Y por eso se nos da una oportunidad especial llamada “este mundo”, es decir una maquinaria tal que le permite a todos girar como quieran. 

Y la palanca de la caja de velocidades, se activa desde arriba, nos lleva a la siguiente y más elevada velocidad, donde nos encontraremos realmente conectados y nos veremos forzados a tomar en cuenta el movimiento general. Así nos elevamos al primer nivel espiritual. Y si formamos nuestras relaciones en este nivel y podemos girar juntos sin dejar a nadie fuera de la conexión, podremos avanzar y cambiar a la tercera velocidad, después a la cuarta, quinta y seguiremos hasta pasar por 125 grados. 

En cada nivel, estaremos más y más conectados y cada uno tomará en cuenta, el cada vez mayor número de ruedas dentadas en el sistema. Se ve, se siente y se puede calcular el sistema completo. El cálculo general para el sistema completo es el Creador, así, de esta manera lo construimos a Él, como está dicho: “Ustedes Me construyeron”. 

Hoy tenemos un problema: es como si estuviéramos en un auto con su caja de velocidades y no nos permite tomar en cuenta a otros, se requiere que cambiemos a la primera velocidad espiritual. Y aparece el coronavirus, nos trae problemas, evita que sigamos de la manera antigua y nos obliga a elevarnos. Para elevarnos al primer nivel espiritual, debemos comenzar a sentirnos y a adaptarnos mejor unos con otros ¿cómo hacerlo si no existe esa sensación? 

Esfuércense, pidan juntos, oren y de arriba recibimos la sensación de fortaleza mutua. El Creador armonizará nuestra conexión, nos unirá y nos permitirá sentir dependencia mutua, lo cual nos dará razón y entendimiento de cómo organizarnos en forma general. Y así, avanzaremos. 

Necesitamos hacer esa transición ahora. Sucederá de cualquier manera, lo queramos o no. Pero este cambio puede ocurrir como resultado de nuestro esfuerzo y participación consciente y será agradable, placentero, suave y amable. De otra manera, sucederá a con otra guerra mundial: la tercera, cuarta, quinta, sexta… ¿Quién sabe cuántas más guerras y problemas personales nos esperan? Es mejor para nosotros cambiar la velocidad nosotros mismos.
[263815]
De la lección diaria de Cabalá, 26/abr/20 “Conectando al mundo en la última generación”

Material relacionados:
En guardia
La naturaleza comienza a enseñarnos
Mina de diamantes

¿Qué es lo que sabe el cabalista?

Pregunta: Muchos en el mundo, incluso aquellos no familiarizados con Cabalá, creen en cierto tipo de fuerza superior, un Dios ¿por qué piensa que oran ellos? ¿en qué es diferente su plegaria, de la de usted, como cabalista? 

Respuesta: Al estar en el nivel corporal, simplemente creen en cierto tipo de fuerza superior, mente superior, predestinación superior, planes, metas, etc. Creen en lo que les sucederá después que abandonen su cáscara corporal. 

Ellos creen, pero el cabalista sabe. Lo siente. Para él, es el siguiente nivel de existencia, en el cual ya está. 

Pregunta: ¿Qué sabe usted que nosotros no sabemos? 

Respuesta: Siento la existencia fuera del cuerpo, porque en realidad nuestro cuerpo no existen. Sólo lo necesitamos para neutralizar el ego, después dejarás de sentir la pesadez de este cuerpo, que tira de ti y te controla. Comenzarás a sentir que es tu alma la que te gobierna y te guía. 

Pregunta: ¿Y cómo ora por aquellos que han sido infectados con el coronavirus o tienen otras enfermedades? 

Respuesta: No oro por ellos. Sólo intento decir a todos, qué tipo de persona debemos ser: mutuamente buenos, interdependientes, sentir que estamos conectados por una naturaleza superior, eso para que no violemos las leyes de la comunicación correcta de la naturaleza y poder llegar aun estado de benevolencia, reciprocidad y amor, para que nuestras transgresiones, reclamos mutuos e ira sean cubiertas con amor. 

Esto, en principio, es una plegaria. Le pido al Creador que me de fortaleza para cubrir todas las actitudes negativas hacia otros, hacia el mundo, con actitudes positivas. No removerlas, sino específicamente, cubrirlas: “El amor cubre todas las transgresiones”. 

Pregunta: ¿Qué desearía para usted en este difícil periodo? 

Respuesta: Desearía lo que siempre he deseado: toda la fuerza posible para hacerle bien al mundo, al grado y en la manera en que el Creador me guía.
[263792]
De Kabtv «El coronavirus está cambiando la realidad»  26/mar/20

Material relacionado:
La oración del cabalista
La oración que el Creador escucha
¿Qué es la oración?

En el umbral de una nueva sociedad

Estamos en el umbral de una sociedad completamente nueva, la sociedad de la que escribieron los cabalistas. 

Hoy, somos testigos de que la naturaleza se rebela. Ya no quiere lidiar con gente mala. Debe llevarla a su equilibrio, pero nos resistimos. En correspondencia, hasta ese grado, la naturaleza debe corregirnos con reacciones negativas. Esto es exactamente lo que estamos sintiendo. 

Todos los virus están destinados a llevarnos de regreso a cierto estado de equilibrio. Si lo entendemos, nos corregiremos fácilmente, a nosotros y al sistema en el que todos existimos sobre la Tierra. De esa manera, obtendremos una humanidad completamente diferente. Espero que lo descubramos lo más pronto posible, tal vez incluso en un año y medio. Es poco probable que suceda antes. 

Si queremos explicar, en todas las maneras posibles, cómo debe comportarse la humanidad y cuál es la respuesta correcta al coronavirus, literalmente podemos hacerlo en ese periodo de tiempo. Aún así, no sucederá hasta que el coronavirus abarque todo el mundo y todos sepamos el gran poder que tiene sobre nosotros. 

La gente entenderá que fuimos nosotros los que lo causamos, con nuestras relaciones no corregidas y nuestra mala actitud mutua y hacia la naturaleza; comenzaremos a preguntarnos cómo corregirlo. Sólo entonces, el coronavirus desaparecerá. Debemos pasar por todas las etapas de revelación del mal, su corrección y la manifestación del bien. 

Realmente espero que seamos testigos de esto muy pronto.
[263676]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 15/mar/20

Material relacionado:
Coronavirus y la nueva humanidad
Nueva historia, según el programa de la naturaleza
Estructura y principios de una nueva sociedad

El camino de la corrección depende de nosotros, pero no es corto

En estos días, la humanidad están en confusión, no sabe cómo percibir el estado especial en el que nos encontramos. Nos parece que depende de aquellos con poder y dinero; gobiernos, ejército, mafia. 

Sin embargo, necesitamos entender que, en realidad, ellos no tienen ninguna influencia. Todo está determinado sólo por nuestras relaciones. Si elevamos la importancia de la conexión y la unidad, la humanidad se elevará, pero si la bajamos, todos caemos. 

Por lo tanto, no debemos esperar escuchar en las noticias cuál gobierno llegó al poder; en su lugar, debemos revisar nuestras propias relaciones, a quién elegimos y a quién removemos. Debemos involucrarnos, no en política, sino en conectar a la gente. 

El mundo está en nosotros, es necesario traer unidad y conexión a todas esas fuerzas opuestas que supuestamente nos llevan en nuestra dirección, no sólo en el desarrollo de este mundo, sino en toda la realidad, incluyendo el sistema superior, el mundo superior. 

Toda la realidad debe participar en la conexión integral y trabajar de forma coordinada para revelar en el interior de sus relaciones, la fuerza superior, que es la corona (la Sefirá más elevada, Keter) y lo gobierna todo. Si organizamos así la realidad dentro de nosotros, obligaremos a las fuerzas opuestas de la naturaleza a comenzar a trabajar juntas y a llevar al mundo hacia la conexión. 

Esas fuerzas nos parecerán opuestas, que chocan entre ellas y se odian, supuestamente son incapaces de lograr compromiso ni conexión. Todos intentan controlar a otros. 

Sin embargo, esto es exactamente la señal de desarrollo de la realidad, a la cual se añaden contradicciones. No puede haber luz sin oscuridad ni bien sin mal y viceversa. Todas las fuerzas deben trabajar de acuerdo a su naturaleza, pero en una sola dirección. 

Cada fuerza que opera en el sistema general debe entender que sólo puede trabajar de acuerdo a su naturaleza, por lo tanto, no debe ignorarla, sólo hacer su función. Es necesario organizar todas las fuerzas, para que cada una apoye a las otras y todas busquen la revelación de la fuerza superior. 

El camino hacia la corrección no es corto, depende de nuestro intento de acelerarlo, sin esperar que el tiempo haga su trabajo. Debemos ser listos y pacientes y aceptar lo que sucede sin pánico, con sabiduría, sabiendo que lo que sucede, sucederá. 

Existe un gobierno superior que lo controla todo; nuestra tarea es ayudarle. Nuestra ayuda es muy importante, aunque el Creador inició la creación y Él, la terminará. 

Nuestra fortaleza es que somos muchos y muy diferentes y ya estamos preparados para estar juntos como un hombre con un corazón. Estamos de acuerdo en conectarnos y en dejar que la fuerza superior que guía a nuestro mundo se revele en toda la realidad. Por lo tanto, lo principal es continuar en el mismo camino, sin importar nuestros estados de ánimo. Sólo necesitamos saber que tenemos que hacer todo lo que está en nuestro poder y así avanzar. 

Debemos alterarnos menos con las noticias, porque vemos que los gobiernos mismos no entienden lo que sucede y que están cansados de no saber qué sucederá mañana. Obviamente, no tienen un programa y esperan regresar a los tiempos antiguos, pre-virales, cuando eran fuertes y ricos. Sin embargo, eso no funcionará. 

Aun cuando algunos países ya empezaron a distribuir equitativamente, para dar a todos lo que necesitan en este estado crítico. Será interesante ver cómo los poderosos de este mundo, intentarán “corregir” este estado y restaurar, una vez más, el sistema de industria y comercio. El Creador los corregirá con Sus propias fuerzas. 

Finalmente, la corrección es sólo nuestra conexión mutua. Si difundimos, a través de esta conexión, llegaremos a un estado más sano, más equilibrado con la naturaleza circundante, lo único que se requiere es el equilibrio entre nosotros. 

La naturaleza espera que la humanidad consuma sólo lo necesario para una vida normal y dirija todas sus otras fuerzas hacia la revelación del mundo superior.
[262783]
De la lección diaria de Cabalá 7/abr/20, extractos seleccionados

Material relacionado:
¿Dónde está la salvación por el coronavirus?
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 10
Coronavirus: ¿una bendición disfrazada?

“¿Cómo supero el pesimismo y el complejo de inferioridad en mi mente?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo supero el pesimismo y el complejo de inferioridad en mi mente?

Pesimismo y optimismo son características impresas en nosotros, con ellas nacimos.  

Si bien, tenemos características que recibimos desde el nacimiento, pero pueden ser influidas y dirigidas con muchas influencias distintas en nuestra vida.   

Vemos ejemplos en nuestra sociedad -desde la familia inmediata, hasta amigos y conocidos, también la educación que recibimos, los medios sociales que usamos y la cultura a la que pertenecemos- todo influye para expresar nuestras características. 

Por eso, si sentimos un problema con nuestras características internas, necesitamos pensar en lo que nos influye y en los cambios que debemos hacer en el círculo social que nos rodea y en los medios sociales que usamos, para recibir su  impacto de forma positiva. Como dicen, “Dime con quién andas y te diré quién eres”. 

Tampoco, se debe pensar que el pesimismo es malo. Es una cualidad con la que nacimos, por eso algunos, naturalmente, son más pesimistas, mientras que otros son más optimistas. 

Imagen de Kyle Glenn en Unsplash.

Es importante que entendamos que vivimos en el sistema globalmente interdependiente de la naturaleza, que actúa en equilibrio entre las cualidades positivas y negativas, incluyendo optimismo y pesimismo. 

Por lo tanto, para alcanzar el equilibrio con la naturaleza, necesitamos aprender la forma de conectarnos positivamente con otros que tienen características distintas. 

El resultado de la complementación mutua que desarrollaremos será que cada uno se sustente en sus características innatas, pero aprenda a usarlas en forma benéfica para toda la sociedad humana, de ese modo nos complementamos en una homeostasis armónica, entre nosotros y con la naturaleza.

Unión de corazones de piedra

Unir los corazones es la sensación de que somos un corazón. Nos entendemos, sentimos que tenemos una meta y sólo, una fuerza que nos controla. Pero la conexión en sí, implica entender qué es la desconexión

Uno no existe sin otro, los opuestos se sostienen mutuamente. Las dos propiedades deben existir juntas, el Creador y la creación, el deseo de disfrutar y el deseo de otorgar. Y así sentimos uno en contra del otro. 

Sin embargo, con una sola cualidad, deseo de disfrutar o deseo de otorgar, no podemos notarlo. Por eso, debemos sentir dos cualidades opuestas en nuestra conexión. 

Antes que nada, debemos agradecer al Creador por que en todos los continentes, toda la gente está en la misma situación. El Creador nos da tanto el estado espiritual como el estado material. Nunca antes había sucedido. Nuestro mundo material está comenzando a conectarse con el mundo espiritual y en realidad, esta es la acción del Mesías que jala a este mundo hacia la etapa del mundo superior. 

Por lo tanto, debemos estar más vinculados con los corazones, la intención, pedir al Creador y orar. Así, desarrollaremos una sensación común. Todo depende de la contribución personal y pequeña de cada uno. 

Tengo un corazón de piedra, no siente nada, pero escucho que los amigos se sienten entre ellos, por eso me esfuerzo por imitarlos. Son tan entusiastas, ¡habemos millones! No debemos perder esta oportunidad, no ignoremos lo que el Creador nos da. 

Empezarán a ver más y más, día tras día, que nuestro grupo es bendecido desde arriba, asciende, entiende, está en conexión con el Creador. El Creador llena el vacío entre nosotros, que  el virus expandió y nos da la oportunidad de un avance espiritual.
[262872]
De la lección diaria de Cabalá 7/abr/20, extractos seleccionados

Material relacionado:
Fundir los corazones en un corazón
Vacuna contra el coronavirus
Para qué necesitamos este mundo

¡Larga vida al virus!

Pregunta: Hace unas semanas, EUA con bravuconería observaba que el coronavirus se extendía en Europa y China. Hoy está en pánico total. No sólo están prohibidos vuelos y reuniones en lugares concurridos, ellos mismos lo evitan por miedo

La única forma de terminar esta pandemia es aislarte ¿cómo y de qué manera debemos unirnos como humanidad en este aislamiento? 

Respuesta: Entiendo a EUA. Pensaron que no llegaría a ellos ¡Tienen tan buenos sistemas! Eso no es Europa, donde todo es dictado y especialmente no es el arabia del este. EUA es el país con más progreso, libertad de expresión y todo lo demás. 

¿Cómo pudo suceder? En realidad, en el campo de la libertad, están por delante del resto, por eso, el virus, que es una violación del equilibrio de la sociedad humana, no debería haberse manifestado ahí. Pero, primero, no puede ser que una parte de la humanidad esté sana y todos los demás enfermos. 

Segundo, sólo nos parece que en EUA hay más libertad, más equilibrio. Todos fuimos golpeados por esa enfermedad, aunque en grado diferente, en mismo grado en el que, con nuestras influencia negativa, sacamos al sistema de su equilibrio. 

No me imagino qué puede hacerse, excepto tomar la ciencia de la Cabalá e intentar de forma escrupulosa, hacer con mucho cuidado lo que Rabash y Baal HaSulam escriben en sus artículos acerca de la conexión correcta en el grupo y en la sociedad. Al menos estudiar, sentir que no coincidimos con sus instrucciones. Incluso si no lo hacemos, pero sentimos que debemos hacerlo, incluso la diferencia entre lo que es y lo que debe ser, es decir tomar conciencia del mal, afectará y sanará a la humanidad. 

De otra manera, será malo para nosotros. El virus se esparcirá por todo el mundo, se arrastrará hacia todos los poblados, hasta los confines más remotos del planeta. Tomará todo tipo de formas y modificaciones. Aún tenemos mucho tiempo por delante para comprender nuestro comportamiento e intentar hacer algo. 

Si cambiamos nuestro comportamiento, podemos deshacernos del virus. Si no, el virus actuará hasta que nosotros, bajo la influencia de sus golpes, cambiemos nuestra actitud mutua, renunciemos a instituciones, trabajos y conexiones innecesarias. Es decir, la naturaleza nos forzará a hacerlo por la fuerza, no con una corrección voluntaria y consciente. 

En cualquier caso, de una manera u otra, el mundo, después del virus será completamente diferente. Por lo tanto, ¡larga vida al virus!
[263491]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 15/mar/20

Material relacionado:
La naturaleza nos habla a través del coronavirus
¿Cuándo desaparecerá el coronavirus?
Qué nos enseña el coronavirus

¿Qué nos indica el coronavirus?

Pregunta: ¿El desarrollo de la humanidad es la reacción estúpida y fuera de proporción hacia cierto problema totalmente natural? Pues el virus es sólo otra enfermedad, no amenaza con destruir a la población ¿por qué tanto alboroto? 

Respuesta: El virus le muestra a la humanidad lo pequeña e irracional que es; aún está “en pañales” y con mucha rapidez se llena de pánico. En principio, debemos entender que el cálculo no es de enfermos y muertos, sino que muestra el gran cambio que debemos hacer en nuestras relaciones

“Aléjate unos metros, no te acerques, no respires en mi rostro, no nos besemos ni abracemos. Ni siquiera nos toquemos, está prohibido”. 

¡El virus nos muestra la distancia interna a la que debemos estar! Nos dice, desde fuera, cuál es la distancia segura; a esta distancia no podemos dañarnos. Después comenzamos a pensar ¿qué debemos hacer? Por eso, la ciencia de la Cabalá es revelada y nos explica qué hacer.
[263628]
De Kabtv “Fundamentos de Cabalá”, 22/mar/20

Material relacionado:
El coronavirus: a través de las galaxias
“¿Es un buen resultado del susto del coronavirus que nos volvamos una sociedad menos consumista y más interesada en preservar los recursos vitales y que aprendamos a vivir con lo que tenemos?” (Quora)
“¿Qué lecciones aprenderá el mundo del COVID-19?” (Quora)

El coronavirus es resultado del odio mutuo

Para establecer orden en el mundo, necesitamos conectarnos y así la Luz del Creador se revelará entre nosotros, llenará nuestra conexión de la Luz superior. Con nuestra conexión con toda la humanidad, traeremos la Luz del Creador, que iluminará al mundo entero.

Así el mundo, en lugar de tener miedo al coronavirus y mantenernos alejados, podrá conectarnos con una conexión buena y hermosa, tanto entre nosotros como con la naturaleza inanimada, vegetal y animal, es decir, con el entorno.

El mundo entero se elevará a un nuevo grado de conexión y corrección. Con esta conexión integral y sintiendo su naturaleza integral, el mundo alcanzará a la fuerza única que gobierna y organiza nuestra vida. Así, el mundo logrará sentir y alcanzar al Creador.

Este proceso ya está sucediendo. Si no entendemos sus primeros indicios suaves, en forma de coronavirus, la siguiente vez se revelará de forma mucho más temible. No debemos esperarlo. El coronavirus sigue actuando muy suavemente, nos amenaza con una epidemia para evitar actividades innecesarias que sólo destruyen a la naturaleza.

Sin embargo, la próxima vez, una epidemia podría acabar con media humanidad, afectar a todos los hogares. Si no aprendemos de esta experiencia y pensamos sólo en regresar a salones de belleza y hoteles, recibiremos una advertencia más fuerte de la naturaleza.

El coronavirus deja en claro que debemos cambiar el comportamiento mutuo, entre nosotros y hacia la naturaleza en sus niveles; inanimado, vegetal y animal. Al final, deberemos poner nuestra vida en esta tierra, en orden.

Es obvio para todos que esta vida no es lo mejor y debe corregirse. Así que vamos a hacerlo y no volver a lo de antes. Ahora, cuando volvamos a la vida normal después de la cuarentena, organicemos nuestras relaciones de forma diferente, hagámoslas más correctas, nos hagamos ningún daño a nadie y menos aún al medio ambiente. Ya antes de la epidemia, decíamos que valdría la pena cambiar, así que, hagámoslo.

Pensemos qué conclusiones útiles se puedan extraer de la experiencia de la epidemia, ¿qué lecciones podemos aprender? ¿cómo debemos cambiar? Tal vez podamos encontrar la razón de la epidemia y asegurar que no vuelva a suceder. Si ya hicimos algunos cambios positivos, no los perdamos. Cambiaremos, poco a poco, a familia, escuela, trabajo y eliminaremos negocios innecesarios con productos redundantes.

Hasta ahora, no veo que haya cambios en la mentalidad de la gente. Los líderes no entienden lo que está sucediendo y tratan, por cualquier medio, de regresar al estado anterior. Por supuesto, ahora son más cautelosos, pero no saben qué hacer.

No es que sea mala voluntad, simplemente, mentalidad estrecha, incapacidad para entender los cambios que ocurren en la naturaleza y que causaron el coronavirus. Hay muchos otros virus que nos esperarán, si no comenzamos a cambiar.

Vemos que los egoístas no pueden unirse: ni en Europa en desintegración ni en China ni en EUA ni en India. Nadie puede tener buenas relaciones, todos están en contra de todo y de todos. Por encima de esta desunión general, nuestro grupo puede convertirse en la fuerza de conexión con la meta de unirnos bajo el lema, «Conexión por encima de la separación».

No importa que siga habiendo separación, no nos ocupamos de eso; solo construimos conexión por encima de la separación. No tenemos que luchar contra la separación, porque todos somos diferentes y nos odiamos. Que así siga, pero sobre esto, queremos estirar los hilos de amor, de conexión entre nosotros, para que todos los crímenes sean cubiertos con amor. Este es nuestro lema.

Sólo un sistema así puede controlar al mundo, porque hay un gran egoísmo humano y también está la fuerza superior del Creador, la conexión universal común. Con estas dos fuerzas, podemos hacer todo, porque todo está junto, dentro de nosotros y podemos controlar el mundo si damos ejemplo y difundimos el método de conexión.

El coronavirus permanece como está, no lo tocamos. Necesitamos observar las reglas de distanciamiento social que el coronavirus nos impuso, es decir, dos metros de distancia y en cuarentena domiciliaria. Sin embargo, al mismo tiempo, desarrollamos nuestra conexión interna, hasta que nuestra unidad destruya todos los virus. Pues, el virus es resultado de nuestro odio mutuo.

En nuestro mundo, no hay nada más que el deseo de recibir y no se puede separar del odio hacia los demás ni del deseo de otorgar, que genera amor por el prójimo. El coronavirus es resultado del odio y se muestra en forma tan biológica, como el virus.

Reduzcamos un poco nuestro odio o al menos, seamos conscientes de que existe y tengamos la intención de deshacernos de él. Esa intención limitará el odio y en ese momento veremos que nos curamos del virus. Esto es lo que los líderes mundiales deberían saber.
[263759]
De la lección de Cabalá 25/abr/20, «Fe por encima de la razón»

Material relacionado:
¿Cómo será el mundo después de la epidemia?
“¿Cómo cambiará la sociedad después de la crisis del coronavirus?» (Quora)
El coronavirus está cambiando la realidad, parte 6