entradas en 'Preguntas y Respuestas' categoría

“¿Qué se puede hacer para detener lo que parece ser un gran aumento de incidentes de antisemitismo en Estados Unidos? (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Qué se puede hacer para detener lo que parece ser un gran aumento de incidentes de antisemitismo en Estados Unidos?”

La manera de detener el antisemitismo en Estados Unidos es la misma para detener el antisemitismo en cualquier lugar del mundo: elevar la conciencia de la causa raíz del antisemitismo, con el fin de invertir el odio en amor. 

Las fuentes cabalísticas explican tanto la causa como la solución al antisemitismo. Porque los cabalistas perciben el proceso de desarrollo que se despliega en nuestro mundo y pueden, al mismo tiempo, advertir de las amenazas por venir y también ofrecer un remedio para prevenir que esas amenazas se materialicen. 

Por ejemplo, el cabalista Rav Yehudá Ashlag (Baal HaSulam), el más renombrado cabalista del siglo XX, intentó, en la década de 1930, convencer a los judíos europeos de abandonar Europa, porque previó el desastre por venir. Siguiendo su ejemplo y viendo el alarmante crecimiento del antisemitismo en todo el mundo, también yo siento necesidad de comunicar el mensaje acerca de la causa raíz del antisemitismo y su solución, tanto para judíos como para no judíos, escribo y hablo extensamente acerca del tópico con la esperanza de que, al menos, una futura tragedia masiva pueda ser evitada. 

En relación con Estados Unidos, he dado conferencias a comunidades judías en varias ocasiones en los últimos 20 años. En el 2000, se rieron de mí cuando mencioné que el antisemitismo iba a convertirse en un problema creciente en EUA. 

Después del año 2010, cuando el antisemitismo empezó a crecer exponencialmente, en cantidad de crímenes, en amenazas antisemitas y en sentimiento antisemita, expliqué que todas la señales apuntaban hacia un siguiente holocausto en EUA 

Al inicio de la década, tras una cadena de ataques antisemitas en Nueva York y en Nueva Jersey, en un periodo relativamente corto, los congresistas judíos comenzaron a reconocer que un “slow-rolling pogrom” (pogrom de desarrollo lento) estaba sucediendo en Nueva York. 

Antes de que el agudo y repentino crecimiento de los ataques antisemitas tuviera lugar dentro de un radio relativamente pequeño, vi muy poca respuesta a este mensaje de parte del pueblo judío. Está escrito que somos un pueblo de dura cerviz, es decir, tenemos una piel dura que hace muy difícil que esa conciencia penetre en nuestra percepción. 

En cualquier caso, para prevenir un futuro escenario distópico para el pueblo judío en Estados Unidos y en el mundo, el mensaje es el mismo para todos los judíos: necesitamos unirnos, de acuerdo al precepto “ama a tu amigo como a ti mismo”, para llegar a ser “luz para las naciones”, es decir, un conducto que transmite la fuerza positiva de unión que habita en la naturaleza, hacia el mundo. Si el mensaje no es aceptado con educación, explicaciones y promoción, los golpes y el sufrimiento antisemitas crecerán, “suavizarán nuestra dura cerviz” e incrementarán, de forma no deseable, nuestra habilidad para absorber el mensaje. 

Ese fue el estado que alcanzamos al principio, hace cerca de 3,800 años, en la antigua Babilonia, bajo la guía de Abraham, eso nos dió el nombre, “pueblo de Israel” (“Israel” de las palabras, “Yashar Kel”, que significa “directo a Dios” [de acuerdo con Cabalá, “Dios” es lo mismo que “Naturaleza”, es decir, la fuerza positiva que conecta todos los elementos de la realidad]). Además, de acuerdo a la misma tendencia de unidad, más tarde fuimos llamados “Judíos”, de la palabra “unidad” (la palabra en Hebreo para “Judio” [Yehudí] viene de la palabra para “unidos” [yihudí] Yaarot Devash, parte 2, Drush 2]). 

Hoy, estamos llegando a nuevas proporciones de antisemitismo, que el mundo nunca había visto, pues el mundo de hoy está más globalmente integrado que antes. Debido a que el antisemitismo surge como una fenómeno natural en no judíos, por la expectativa subconsciente de que los judíos deben ser pioneros de un proceso de conexión humana más positiva, podemos esperar un futuro donde todos, excepto unos cuantos judíos, serán antisemitas. 

Por lo tanto, los judíos, primero y antes que nada, necesitamos mostrar a todos que la unidad por encima de la creciente división hostil en la sociedad, no es sólo una posibilidad, sino que existe un método de conexión para guiar cada uno de nuestros pasos por el camino. Al implementar este método en nosotros mismos, enviamos oleadas de unidad positiva a la conciencia de toda la humanidad y atraeremos sobre nosotros una actitud opuesta al antisemitismo. En otras palabras, al lograr una conexión cada vez más positiva y su subsecuente aumento de felicidad, apoyo y confianza en la sociedad en general, la actitud general hacia un pueblo judío unido se volverá favorable y alentadora. 

Sion embargo, si el pueblo judío sigue rechazando, ignorando o no toma conciencia del mensaje de la necesidad de unirse, en lugar de ver la unidad formarse en las corrientes principales de la sociedad, podemos esperar que la unidad se forme más y más en los márgenes de la sociedad, es decir, como una unidad Nazi o fascista. Esa unidad es peligrosa, pues está construida con base en unión alrededor del odio hacia otros y se convierte en la infraestructura que puede provocar la manifestación de eventos horribles, como lo ejemplifica el Holocausto. 

Por lo tanto, espero que los judíos en general y especialmente los judíos de EUA, comiencen a darse cuenta de que el balón está en su cancha y necesitan jugar bien: darle prioridad a nuestra unidad con el fin de esparcirla cada vez más. Si lo hacemos, experimentaremos un mejor estado general en EUA y en el mundo. Pero, si fracasamos en hacer lo que la sabiduría de la Cabalá nos dice acerca de este problema urgente, el estado se volverá mucho peor.

“¿Es la Cabalá judía similar al sufismo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Es la Cabalá judía similar al sufismo?” 

Tanto sufismo como Cabalá, discuten la necesidad de lograr la actitud de amar a los otros, como principio rector de la vida. Sin embargo, el sufismo no explica la estructura del sistema de la creación ni su conducta. Se adapta mejor a las masas porque habla de la solución a los problemas humanos y espirituales en el nivel de nuestro mundo.

El sufismo no explica la estructura del mundo superior con la precisión que lo hace la sabiduría de la Cabalá: Sefirot, Partzufim, Olamot, Ohr, NRNHY (Nefesh, Rúaj, Neshamá, Haya, Yejida), KHB ZON (Kéter, Jojmá, Biná, Zeir Anpin, Nukva), Tzimtzum, Masaj, Ohr Hozer y todos los demás conceptos. Sólo en Cabalá se describe esa «mecánica celestial».

¿Para qué se necesitan esas descripciones? Son necesarias cuando empezamos a alcanzar el mundo superior. El hombre en el logro del sistema espiritual, no puede tener orden interno ni tener claridad si se basa sólo en la emoción o en el maestro. Para él, el maestro se transforma en una característica interna y percibe y resalta la capa interna de la realidad que los cabalistas llaman «Creador», al mismo tiempo, reduce su prioridad por la realidad que percibimos con nuestros cinco sentidos. El logro progresivo de esa realidad, requiere definiciones y emociones más profundas y se debe trabajar con estados más sutiles y mesurados.

No soy experto en sufismo, pero me parece que es parte de Cabalá. Además, si penetramos más profundo en el verdadero sufismo, podremos descubrir la línea divisoria más allá de la cual la sabiduría de la Cabalá es imperativa. Según su fundamento, el sufismo es el estudio correcto para guiar al hombre, con precisión, hacia la meta, pero hasta un límite particular.

La idea es que en todos nosotros hay diferentes niveles de ego. El sufismo se detiene en un nivel profundo del ego. Sin embargo, para las personas con un gran ego, el sufismo no es suficiente. Esas personas necesitan un arma mayor contra ellas mismas, por eso, necesitan la sabiduría de la Cabalá.

Desafortunadamente, el sufismo detuvo su desarrollo desde hace tiempo. Hoy, en el mundo musulmán, no se aprecia en absoluto. Es una gran pena, porque el sufismo, una vez conectó a los judíos y a los musulmanes.

“¿Ha habido algún holocausto en EUA? ¿piensa que podría suceder aquí?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Ha habido algún holocausto en EUA? ¿piensa que podría suceder aquí?” 

Nunca ha habido un holocausto en EUA. Sin embargo, si observamos el acelerado incremento de crímenes y amenazas antisemitas, en años recientes, vemos que un holocausto aquí es una posibilidad definitiva. Más aún, hoy EUA tiene similitudes notables con la Alemania de los treintas, las cuales detallo en mi libro publicado recientemente, The Jewish Choice: Unity or Anti-Semitsm. 

Crecimiento sin precedente del antisemitismo 

El periodo reciente, cerca de la década del 2020 nos da algunos ejemplos muy agresivos de actos antisemitas en New York y en New Jersey.

En una carta con fecha de diciembre 29, de 2019, Simcha Felder, senador del estado de New York, Simcha Eichenstein, asambleísta por el estado de New York y Chaim Deutsch y Kalman Yeger, concejales de la ciudad de New York, se dirigieron al gobernador de la ciudad, Andrew Cuomo, diciendo:

“Los crímenes antisemitas han crecido en números escalofriantemente altos en los pasados meses. En los días pasados en particular, judíos ortodoxos identificables, en y alrededor de las áreas que representamos, han sido blanco de una violencia no vista en la historia moderna. Los judíos ortodoxos regularmente están siendo atacados, amenazados, apuñalados y asesinados en números cada vez más grandes. Esto ha sido apropiadamente descrito como “slow-rolling pogrom (pogrom de desarrollo lento)”. Escribimos para pedir que declare estado de emergencia. …En palabras simples, ya no es seguro ser ortodoxo identificable en el estado de Nueva York. No podemos hacer compras ni caminar por la calle ni enviar a nuestros hijos a la escuela ni siquiera orar en paz.

Más aún, el ex-asambleísta demócrata del estado de Nueva York y conductor de radio Dov Hikind, mencionó que “Si hace 20 años, le hubieras preguntado a judíos si un holocausto podría ocurrir en EUA, hubiera obtenido una respuesta uniforme: ‘es imposible, no en EUA. Bueno, ese ya no es el caso ¿qué sucederá después?”

A principios de este siglo, hablé acerca del antisemitismo en EUA como un problema por venir y se rieron de mí.

En la década de 2010, cuando el antisemitismo comenzó su ascenso exponencial en EUA y en el mundo y comenzó a ser reconocido como problema, hablé de un próximo holocausto, que pudiera ser en Estados Unidos.

Hoy, al comenzar la nueva década, podemos ver que la toma de conciencia de la posibilidad de un próximo holocausto, en EUA sale a la luz.

De hecho, como Dov Hikind preguntó, ¿qué sigue?

Cambio decisivo de la división hacia la unidad

Las leyes de la naturaleza guían a la sociedad humana hacia una conexión más estrecha y el pueblo judío, ya sea de forma consciente o inconsciente, es portador del método para lograr un cambio clave hacia una conexión positiva -habilidad para unirse por encima de la vehemente división social, como está escrito, “el amor cubrirá todas las transgresiones” y transmitir esa habilidad a todo el mundo, es decir, ser “luz para las naciones”.

La naturaleza nos demanda dejar de ser una fuerza destructiva y divisiva y comenzar a convertirnos en una fuerza positiva y de unidad.

Si fracasamos en incitar el inicio de la corrección del pueblo judío, al implementar la unidad por encima de nuestras diferencias, sentiremos presiones cada vez más grandes. La presión no será sólo en EUA, sino en todo el mundo, incluyendo el estado de Israel, donde podemos esperar más y más sanciones y restricciones. Aunque sigamos reforzando nuestra seguridad, hasta sentirnos estancados en nuestra pequeña fortaleza, con fuerzas enemigas rodeandonos por todos los lados.

Si fracasamos en nuestro intento de unirnos, podríamos esperar eventos tales como la eliminación del Estado de Israel y otros desastres, como los cabalistas han escrito, sólo un pequeño grupo permanecerá para unirse por encima de nuestro impulso de división.

“Si la ruina total que están destinados a provocar en el mundo, aún no es evidente para el mundo, pueden esperar una tercera guerra mundial o una cuarta …las reliquias que permanezcan tras la ruina, no tendrán otra opción que asumir el trabajo, donde ni los individuos ni las naciones trabajarán más de lo necesario, sólo para su sustento, todo lo demás será en bien de otros”- Yehuda Ashlag, Escritos de la última generación.

Mientras más pronto seamos conscientes de que nuestra unidad causará la unidad de la sociedad humana como un todo y al hacerlo, experimentaremos una respuesta diferente, totalmente positiva, armoniosa, pacífica y agradecida de parte del mundo. Así que, mientras más pronto podamos revertir la tendencia del antisemitismo, más pronto nos encontraremos en una mundo armonioso. Al unirnos, cumpliremos con nuestra misión en el mundo y lograremos un nuevo equilibrio de fuerzas entre la humanidad y la naturaleza.

Primer paso hacia la unidad

El primer paso hacia la unidad es que entendemos la necesidad de salvarnos de la destrucción y la necesidad de adaptarnos a la tendencia de conexión de la naturaleza. Si lo hacemos, veremos fenómenos increíbles desplegarse, justo ante nuestros ojos: cambio total del antisemitismo en su opuesto -amor y aprecio por el pueblo judío que trae unidad y luz al mundo. Simplemente no habría razón para que alguien odie a los judíos, pues todos sabrían cómo unirse y las personas unidas no se odian entre sí, tampoco odian a los que enseñan e impulsan su unidad.

No necesitamos un camino largo y doloroso para llegar a ese estado. Al comenzar a pensar y actuar hacia la unidad de todo el pueblo judío, justo ahora, podremos comenzar a ser pioneros de una transformación histórica épica y positiva.

«¿Por qué la comunidad judía tiene que pasar por tanto sufrimiento durante toda la historia y en la actualidad?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Por qué la comunidad judía tiene que pasar por tanto sufrimiento durante toda la historia y en la actualidad

Los judíos sufrimos por el sentimiento antisemita de las naciones del mundo hacia nosotros, siempre ha existido, pero se intensifica en ciertos períodos más que en otros.

En mi libro publicado recientemente, The Jewish Choice: Unity or Anti-Semitism (Opción judía: unidad o antisemitismo), detallo punto por punto, lo que hemos sufrido a lo largo de la historia debido al antisemitismo.

¿Cuál es la causa del antisemitismo, que hace que diferentes naciones en diferentes períodos de la historia, se levanten contra nosotros?

Se han dado muchas razones, por ejemplo, que tenemos demasiado poder en países en los que nos asimilamos, que gobernamos el mundo, que somos codiciosos, envidian nuestro éxito desmedido en el mundo en comparación con otras naciones, que, como Estado judío, oprimimos a Palestina. También nos culpan por la caída de Alemania en la Primera Guerra Mundial, por el asesinato del zar Alejandro II en Rusia en el siglo XIX, por beber sangre de niños en la Edad Media, porque negamos la profecía de Mahoma y porque asesinamos a Jesucristo.

Sin embargo, más allá de cualquier tipo de razonamiento que se haya dado en diferentes períodos, necesitamos entender que las muchas razones dadas para el antisemitismo son precedidas por la sensación de odio en sí mismo. Como el cabalista Rav Yehuda Ashlag (Baal HaSulam) escribe en su artículo La solución:

«Es un hecho que todas las naciones odian a Israel, ya sea por razones religiosas, raciales, capitalistas, comunistas o cosmopolitas, etc. Es así porque el odio precede a todas las razones, pero cada nación simplemente resuelve su odio. de acuerdo con su psicología propia».

En otras palabras, el antisemitismo existe independientemente de las muchas acciones y comportamientos del pueblo judío.

El antisemitismo es más bien una sensación incrustada en la naturaleza que emerge dentro de la gente.

¿Cómo surge el sentimiento de antisemitismo, el odio a los judíos?

Para responder, necesitamos comprender el cimiento del pueblo judío, la misión judía en el mundo y cómo responden los no judíos cuando los judíos desempeñan o no su misión.

Misión del pueblo judío

El pueblo judío surgió en la antigua Babilonia, hace unos 4,000 años. Fue una época en la que Babilonia vivió una crisis de división social, con conflictos y odio que destrozaron la antigua sociedad babilónica. Durante ese período, Abraham, un sacerdote babilónico descubrió el camino para unirse, por encima de la división crecientes, es decir, alcanzar la revelación de la fuerza única de amor y otorgamiento que existe, empezó a enseñar su método a cualquiera que quisiera aprenderlo.

La división social se sintió como un problema candente y muchos acudieron en masa para aprender con Abraham. Él los guió para que descubrieran la fuerza única de amor y otorgamiento, por encima de sus impulsos divisivos. El grupo que dirigió se conoció como «el pueblo de Israel» (del hebreo «Yashar Kel«, que significa «directo a Dios», es decir, directo a la fuerza única de amor y otorgamiento que existe en la realidad), más tarde fueron conocidos como «judíos» (del hebreo [Yehudi], que viene de la palabra para «unidos» [yihudi] [Yaarot Devash, parte 2, Drush 2]).

Así, la nación judía fue fundada no sobre una base biológica, sino sobre una base ideológica.

Las personas de la antigua Babilonia que sintieron el problema de la división social y la necesidad de unirse, se reunieron bajo el método de Abraham y lo hicieron por encima de sus impulsos divisivos. Al hacerlo, se conocieron como «luz para las naciones», pues el logro de la fuerza una, única y unida de la naturaleza, está por encima del ego humano, que causa toda la división y problemas en la sociedad, tiene un efecto positivo de dominó y «eleva» la conciencia humana: conduce a conexiones positivas, consideración, apoyo, amor y cuidado, entre la humanidad en general.

La misión del judío en el mundo

Como era entonces, así es hoy, pero a escala global mucho mayor.

El ego humano exagerado, la división social, los conflictos y el odio experimentan un impulso exponencial y provocan innumerables problemas y crisis. Por ejemplo, a pesar de que hay más población humana que nunca en el planeta y de las conexiones tecnológicas e interculturales que se han establecido en el mundo, la sociedad humana se siente cada vez más aislada, con estrés, depresión, vacío y ansiedad.

Mientras se sienten más esos problemas, más gente, inconscientemente, siente que los judíos son la causa de todo.

De ahí viene la sensación de antisemitismo: de que los judíos tienen una misión en el mundo, la de unirse («ama a tu amigo como a ti mismo») por encima de la división («el amor cubrirá todas las transgresiones» y al hacerlo, ser un conducto para que la fuerza única de amor y otorgamiento se extienda por a la conciencia humana colectiva («luz para las naciones»).

Respuesta de las naciones del mundo a los judíos, en relación con la misión judía

Si los judíos actuamos correctamente en relación con nuestra misión, si nos unimos y transmitimos la unidad al mundo, sentiremos la reacción positiva del mundo.

Sin embargo, como estamos hoy, que no reconocemos ni hacemos ningún esfuerzo para unirnos, que bloqueamos la fuerza de unidad positiva y no dejamos que llegue a la humanidad, entonces, el odio de los no judíos hacia los judíos crece como un fenómeno natural que sirve para presionarnos y obligarnos a desempeñar nuestra misión.

Espero que nos demos cuenta de nuestra misión ante el mundo, más temprano que tarde, así ahorraremos mucho sufrimiento al mundo y a nosotros mismos.

Simplemente no vemos lo que sería dar unos pasos hacia la unión, cómo se calmaría toda la tensión en la sociedad humana y entre las naciones. También veríamos que la explotación, manipulación, odio y abuso en la humanidad, serían reemplazados por apoyo mutuo, consideración, amor y cuidado por nuestros semejantes.

Por eso hago tantos esfuerzos para difundir el mensaje de la misión de los judíos en el mundo y la causa y solución al antisemitismo, pues el futuro de felicidad o tormento de la humanidad depende específicamente de esto.

«¿Es inevitable otro holocausto, esta vez en Estados Unidos?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Es inevitable otro holocausto, esta vez en Estados Unidos

Las señales de una situación extremadamente peligrosa para los judíos, similar a la época anterior al Holocausto, están aquí, esta vez en Estados Unidos, donde un número históricamente alto de ataques antisemitas violentos, se reportan cada día. En Nueva York, las agresiones deliberadas contra judíos, sólo por ser judíos, se han vuelto particularmente recurrentes. Los grupos de monitoreo de crímenes de odio, le llaman «epidemia».

De hecho, en la ciudad de Nueva York, 2019 fue el año con más registros de incidentes antisemitas: alrededor de 214 quejas, en comparación con 182 casos del año anterior, según datos de la policía. Estos últimos son aproximadamente la mitad de todos los crímenes de odio reportados en la ciudad.

Slow-rolling pogrom” en Nueva York

En una carta reciente, enviada a Andrew Cuomo, gobernador de la ciudad de Nueva York, cuatro legisladores judíos lo instaron a declarar estado de emergencia, en medio de la oleada de ofensas antisemitas, expresaron gran preocupación, pues «ya no es seguro ser identificable ortodoxo en el estado de Nueva York. No podemos ir de compras ni caminar por una calle ni enviar a nuestros hijos a la escuela ni siquiera, orar en paz».

Describen la amenaza contra la comunidad judía estadounidense como “Slow-rolling pogrom” (Pogrom de desarrollo lento) y agregan: «Los crímenes de odio antisemitas han crecido en números aterradoramente altos en los últimos meses… los judíos ortodoxos identificables en y alrededor de áreas que representamos han sido blanco de una erupción de violencia nunca vista en la historia moderna. Los judíos ortodoxos están siendo regularmente agredidos, amenazados, apuñalados y asesinados, en un número cada vez mayor».

No puedo ver la situación actual y voltear a otro lado. Durante la última década he advertido en artículos en los medios de comunicación y en libros, sobre la amenaza de la posibilidad de un nuevo “Shoah”, en suelo estadounidense, a la luz del creciente sentimiento anti-judío en múltiples frentes. Hace sólo unos años, cuando me reuní con líderes judíos para expresar mi preocupación, reaccionaron con incredulidad.

Ahora, su perspectiva cambió. Dov Hikind, ex asambleísta demócrata del estado de Nueva York cuestionó: «¿Por qué los judíos están siendo agredidos como fueron agredidos en la Alemania pre-nazi?» y agregó: «Si hace 20 años hubieran preguntado a los judíos, si un Holocausto pudiera suceder en Estados Unidos, hubieran recibido una respuesta uniforme: “Es imposible, no en Estados Unidos”. Bueno, ya no es el caso.

El reconocimiento del cada vez mayor, antisemitismo estadounidense es el primer paso positivo para afrontar el problema y desenterrar su solución. Expresé esto en mi nuevo libro The Jewish Choice: Unity or Anti-Semitism (La opción judía: unidad o antisemitismo) de la siguiente manera:

“Es claro que el siglo XX marcó un nuevo nivel en la crueldad de la humanidad, especialmente hacia los judíos. Experimentamos el Holocausto y no podemos estar seguros de que no volverá a suceder. Si sucedió una vez, puede suceder dos o tres veces y el creciente odio global hacia los judíos y hacia el Estado de Israel demuestra que el temor a un segundo Holocausto está bien fundado. Esto, una vez más, nos recuerda la necesidad de volver al método de Abraham -de unirnos por encima de nuestras diferencias- y a nuestra misión de dar ejemplo al mundo, al hacerlo».

El principal cabalista, Rav Yehuda Ashlag, escribió a principios de la década de 1950:

“El mundo, erróneamente considera al nazismo como una rama particular de Alemania. En verdad, es la rama de una democracia y socialismo que se quedaron sin … modales ni justicia. Por lo tanto, todas las naciones son iguales en esto y no hay ninguna esperanza de que el nazismo haya perecido con la victoria de los Aliados, porque mañana, los anglosajones adoptarán el nazismo, pues ellos también viven en un mundo de demócratas y nazis». (Escritos de la última generación)

El deber judío es prevenir una nueva tragedia

Nuestra nación judía se forjó con una ideología de misericordia y amor fraternal, cuando extraños acordaron unirse y hacerlo como iguales. Nos convertimos en una nación y prometimos ser «como un hombre con un corazón». Desde entonces, nuestro deber es mantener esta conexión y transmitirla, es decir, ser «luz para las naciones», no como derecho sino para servir a los demás. Por lo tanto, la misión del pueblo judío es cumplir y ser ejemplo de amor a los demás, ante el mundo.

Con el tiempo, abandonamos la conexión única que una vez cultivamos y, nos volvimos egocéntricos. Pero ahora que la globalización nos hizo interdependientes, la humanidad busca una manera de vivir junta y en paz, pero no puede encontrarla. Hasta que los judíos vuelvan a aprender a estar tan unidos como antes, el mundo carece de acceso al conocimiento de cómo hacerlo y continuará culpándonos de sus problemas. Su demanda no satisfecha se proyecta indefectiblemente como antisemitismo, como presión creciente, hasta que cambiemos nuestro curso de acción hacia la cohesión, en lugar de hacia la división.

Así que, ser luz para las naciones es una tarea práctica: hacemos la paz entre nosotros y el mundo también estará en paz.

Unidad para el bien

El mundo siempre examina lo que hacemos, por eso, cada vez que mostramos falta de armonía, es un mal ejemplo que se refleja en el mundo. Si nos peleamos, proyectamos esa falta de armonía a las otras naciones y ellas también comienzan a luchar. Pero en el fondo, sienten que su lucha, de alguna manera, tuvo su origen en nosotros y lo expresan en forma de rencor creciente hacia nosotros.

Nuestro problema es que nos unimos sólo cuando un enemigo común nos amenaza. Si convirtiéramos la unidad en un proceso consciente, no necesitaríamos ningún resultado oscuro de un nuevo Holocausto para unirnos. Por lo tanto, los tiempos apremiantes que enfrentamos nos exigen con urgencia que tomemos una decisión desesperada. Nuestra opción judía puede ser: permanecer divididos y en desacuerdo y sufrir las consecuencias o, revertir nuestra actitud hacia los demás, hacernos responsables, cuidarnos unos a otros y difundir esto al mundo. Si elegimos sabiamente lo último, una nueva realidad de confianza, amistad y apoyo mutuo se desarrollará ante nosotros, en Estados Unidos y en todo el mundo.

“Hay informes de que Rusia está considerando desconectarse de Internet ¿cree usted que lo harán y por qué harían esto?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Hay informes de que Rusia está considerando desconectarse de Internet ¿cree usted que lo harán y por qué harían esto?”

En esencia, hoy la realidad social es cada vez más dividida y yo apoyo que cada nación controle su propio Internet. Puede parecer que me opongo al enfoque de interdependencia e interconexión global, del que a menudo escribo y hablo, pero en realidad, no es así.

Para poder conocer nuestra creciente interconexión tecnológica global de manera positiva, debe ir acompañada de una educación que mejore nuestra actitud mutua, de modo que combinemos nuestra creciente conexión externa con una mejor actitud interna mutua.

Al no implementar un aprendizaje que enriquezca la conexión, el Internet global que hemos creado se convierte en espejo de nuestras actitudes egoístas y corruptas. En lugar de servir como plataforma para mejorar nuestras relaciones humanas, se convierte en una especie de mercado en el que cada uno habla de cualquier cosa que tiene en mente o la usa para obtener provecho de los demás.

Por lo tanto, puesto que no mejoramos nuestra actitud mutua, no culpo a ninguna nación por tratar de establecer control nacional sobre Internet. Al no acompañar nuestro creciente pluralismo y libertad, con un aprendizaje que enriquezca nuestra conexión y mejore nuestra actitud mutua, fallamos en darnos cuenta del mayor nivel de conciencia humana al que nuestro mundo global, con sus conexiones cada vez más estrictas, nos invita. Por lo tanto, no sorprende que las naciones comiencen a actuar para protegerse, como cerrar Internet.

En lugar de que las relaciones positivas se extiendan a través de Internet, vemos una proliferación de odio y división, así, definitivamente es mejor apagarlo. Un  Internet que sirva para aumentar la conexión humana positiva, no generará crítica de ninguna nación ni gobierno: todos disfrutarán de un entorno conectado globalmente que nos suministrará felicidad, confianza, apoyo, aliento y motivación constante.

“¿Qué puedo hacer para que ocurran milagros en mi vida? ”(Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué puedo hacer para que ocurran milagros en mi vida

No hay nada más simple que hacer un milagro.

Si las personas sienten rechazo, odio y lejanía, unas de otras y comienzan a conectarse por encima de esas sensaciones negativas, como está escrito, «el amor cubrirá todas las transgresiones», a través de esta batalla, liberan su ego y atraen la influencia positiva de la naturaleza. 

Esta influencia positiva se conoce en la sabiduría de la Cabalá como «Luz». Sienten que atraen la Luz precisamente de la oscuridad que previamente sentían.

Esa conexión por encima del rechazo mutuo y del odio es un milagro. Cuando sucede, sentimos que una nueva iluminación, perfección, calidez y armonía llenan nuestra vida.

¿Por qué cuando nos conectamos por encima de nuestras divisiones, sucede un milagro?

Porque al hacerlo, nos parecemos a la Luz, a la cualidad de amor y otorgamiento de la naturaleza y nuestra conexión nos acerca su influencia.

Si decidimos que hemos tenido suficientes guerras, conflictos y odio y tratamos de ser buenos el uno con el otro, sentiremos inmediatamente que cambia el mundo y comienza a llenarse de una iluminación especial.

Ya vivimos completamente rodeados por la Luz, pero lo sentimos como oscuridad.

¿Por qué?

Es porque nuestra naturaleza egoísta es opuesta a la naturaleza otorgante y amorosa de la Luz.

Por lo tanto, al hacer esfuerzos para llegar a ser tan amorosos y generosos como la Luz misma y al mismo tiempo, siendo opuestos a ella, atraemos su influencia positiva y realiza el milagro de conectarnos por encima de nuestro rechazo instintivo.

Cuando ocurre ese milagro, comenzaremos a sentir una sensación completamente nueva de felicidad, confianza, calidez, apoyo y armonía, es decir, todo lo positivo en la vida.

“¿Quién ganará la guerra si los más de 190 países se unen contra Israel? ¿qué pasará si Dios no ayuda a Israel?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Quién ganará la guerra si los más de 190 países se unen contra Israel? ¿qué pasará si Dios no ayuda a Israel?«

Definitivamente podría ser realidad que todo el mundo se una contra Israel.

Nosotros, el pueblo de Israel, podemos esperar más y más odio y puede ser en todas las formas que consideramos injustas. Por ejemplo, las recientes acusaciones en La Haya de crímenes de guerra de los que Israel inmediatamente se defendió o miríadas de otras formas de culpa contra nosotros.

Nosotros, el pueblo de Israel, tenemos la capacidad de encender una nueva luz en el mundo, donde todos piensen y hablen positivamente del pueblo judío y del Estado de Israel, pero la forma en la que nos comportamos actualmente nos trae cada vez más odio.

El odio contra nosotros es resultado de nuestra negligencia. Es la negligencia más grande: tenemos la capacidad de corregir el mundo, lograr el equilibrio natural de la sociedad humana en todo el mundo, difundir paz, amor y unidad por sobre la creciente división y odio, pero descuidamos nuestra capacidad para hacerlo.

Mientras las naciones del mundo más señalan nuestras aparentes irregularidades, más tratamos de defendernos. Pero, no sirve de nada tratar de defendernos así. Estamos entrando en un estado similar al que se desarrolló en Alemania en 1930, aunque hoy, no es una nación o región en contra de nosotros, es el mundo actual, globalmente conectado, el que nos frunce el ceño cada vez más.

No importa lo que hagamos para tratar de mejorar nuestra imagen, los avances en ciencia, medicina y tecnología que damos al mundo, con eso no podemos comprar una actitud positiva hacia nosotros.

¿Por qué? Porque el odio que sienten hacia nosotros es natural. Emerge de la ley de la naturaleza.

La naturaleza humana, el deseo egoísta de disfrutar a expensas de los demás, con base en pensamientos, acciones y proceder de cada uno, crece continuamente. Es la fuerza negativa en la naturaleza y es opuesta a la fuerza altruista y positiva de amor, otorgamiento y conexión. En nuestro tiempo, el deseo egoísta crece a proporciones enormes y la humanidad tiene multitud de problemas como resultado de ese ego que no encuentra equilibrio con la fuerza de amor y otorgamiento frente a él.

¿Cómo se puede equilibrar ese creciente ego con la fuerza positiva? Sólo con el método de corrección que fue hecho para lograr ese equilibrio, el método para revelar esa fuerza en la conexión positiva de la sociedad.

El pueblo de Israel originalmente se fundó como una nación que implementó el método de corrección. Surgió hace unos 3.800 años, en la antigua Babilonia, donde Abraham lo guió a la unión por encima de la división social desenfrenada de la época. Adquirieron el nombre de «Israel» (Yashar Kel, directo a Dios), de su objetivo que fue la fuerza de amor y otorgamiento. Atrajeron esta fuerza y los conectó por encima del ego divisivo que estallaba.

A medida que el ego, en la época de Abraham, destrozaba a la sociedad humana, él reunió a todos los que sentían necesidad de mejores relaciones, para enseñarles a conectarse por encima del ego divisivo, así es hoy: la gente que siguió este método, tiene la capacidad de comenzar a avanzar hacia una mejor conexión, más amor, unidad y paz, para ser un canal por donde la fuerza positiva de amor y otorgamiento se extienda a círculos más amplios de la humanidad.

Nuestra negligencia para ser conscientes de esta capacidad y nuestros esfuerzos continuos para incursionar en objetivos egoístas, por dinero, honor, control y conocimiento, permiten que el ego se vuelva loco y finalmente, provoca todo tipo de arrebatos, dolores y crisis. Como boomerang, las naciones del mundo sienten cada vez más odio hacia nosotros. Es un odio subconsciente, sienten que les ocultamos algo bueno, aunque no saben exactamente qué es, ni el pueblo de Israel ni las naciones del mundo pueden identificar racionalmente la razón principal del odio.

Es un hecho que Israel es odiado por todas las naciones, ya sea por razones religiosas, raciales, capitalistas, comunistas, cosmopolitas, etc. Es así porque el odio precede al entendimiento, pero, resuelven su odio de acuerdo con su psicología propia. -Yehuda Ashlag, Escritos de la última generación

Por lo tanto, hoy vivimos en un momento en el que si nosotros, el pueblo de Israel, no recordamos nuestra misión y no comenzamos a implementar el método de corrección que una vez cumplimos en la antigua Babilonia: unirnos («ama a tu amigo como a ti mismo») por encima de la división («el amor cubrirá todas las transgresiones») para enseñar la unidad a la sociedad (ser «luz para las naciones»), podría convertirse en realidad, que el mundo se una contra Israel.

Las acusaciones de la semana pasada en La Haya, que promovieron una investigación sobre crímenes de guerra cometidos por el Estado de Israel o por que la semana pasada, judíos de EUA, en Nueva York y Jersey City, fueron asesinados por motivos claramente antisemitas, son ejemplos de los últimos días, pero hay una larga serie de movimientos antisemitas intensos, que han aumentado exponencialmente en los últimos años.

El problema es que, como se menciona en la Torá, somos una nación obstinada, dónde a pesar de las distintas tendencias antisemitas, cerramos los oídos al llamado más profundo detrás del odio. Somos como un niño pequeño cuya madre se enoja con él y señala a su madre diciendo que es una mala madre, sin comprender la intención de la madre que desea que el niño corrija su conducta.

Por eso, no necesitamos señalar a la humanidad ni a los antisemitas ni a los que buscan iluminar nuestras malas acciones. Si en lugar de hacer eso, nos enfocarnos en nuestra propia unidad y tratamos de ser conscientes de la base ideológica que nos convirtió en nación, atraeremos la fuerza positiva de la naturaleza sobre nosotros mismos y, a través de nosotros, se extenderá a la humanidad. Con sólo hacer eso, provocaremos un cambio de actitud hacia nosotros, pues un nuevo estado de unidad entre la humanidad, traerá nuevas sensaciones positivas de felicidad, confianza, amor y paz. Así, nos sentiremos como una especie de grifo que permite que la fuerza positiva llegue a la humanidad y, en consecuencia, recibiremos una respuesta positiva del mundo.

“Tengo una enfermedad terminal y tengo miedo a la muerte, ¿cómo puedo aceptarla?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “Tengo una enfermedad terminal y tengo miedo a la muerte, ¿cómo puedo aceptarla?”

Lo mejor que podría decirte es que si tienes una enfermedad terminal, la siguiente vez será mejor.

Es un enfoque saludable para la muerte, esperar algo bueno y positivo. Si realmente no tienes forma de curarte de tu enfermedad y estás seguro de tu muerte en un futuro cercano, opino y estoy seguro de que la siguiente vez será mejor y deseo que ese pensamiento te acompañe para que puedas dejar tu vida con satisfacción, calma, paz y esperanza.

“¿Qué es Janucá?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué es Janucá?”

Janucá (También escrito “Hanukkah”, en Hebreo “חנוכה”) , comenzando el 25 de Kislev (del comienzo a mediados de diciembre), también es conocido como la fiesta de las luces. Señala el comienzo de nuestra percepción y la sensación de una, única y unificada fuerza de la naturaleza, el primer cruce de la frontera que separa nuestro ego de la fuerza altruista de la naturaleza,. Los conceptos y costumbres de Janucá- la guerra de los macabeos y los griegos, el milagro de Janucá, la lámpara, luz, aceite y la mecha- todos se conectan con cruzar esta frontera entre la percepción egoísta y la altruista. 

Con el fin de cruzar esta frontera, necesitamos elevarnos por encima de nuestros deseos egoístas, La guerra de los macabeos y los griegos tiene lugar en el interior de una persona, entre las racionalizaciones y razonamiento egoístas de una persona, representados por los griegos, y la inclinación a unirme invitando a la fuerza unificadora de la naturaleza en nuestras conexiones, representado por los macabeos. 

Sin embargo, dado que el egoísmo es naturaleza humana, ¿cómo podemos encontrar la habilidad para sobreponernos a éste? Más aún, cualquier deseo de unificarnos, amar y dar a otros es minúsculo comparado con el egoísmo, el cual incesantemente busca recibir disfrutes dirigidos hacia sí mismo. 

Entra el milagro de Janucá

Nuestra perseverancia por unificarnos por encima del egoísmo atrae la fuerza unificadora de amor y otorgamiento que habita en la naturaleza, también llamada “la luz” en la sabiduría de la Cabalá. A pesar de nuestro pequeño deseo de unirnos, el amor y otorgamiento comparado con nuestros deseos egoístas que representan toda nuestra naturaleza, si nos apoyamos de manera que nos mantenemos adheridos a nuestro esfuerzo por unirnos, eventualmente llegamos a un estado de impotencia: sentimos una completa falta de habilidad para elevarnos por encima de nuestro ego, es decir, para vencer a los griegos, y en ese punto, una milagrosa luz se enciende- una aparición de la fuerza unificadora de amor y otorgamiento que habita en la naturaleza, la cual nos concede la fuerza que necesitamos para sobreponernos a nuestros deseos egoístas con una tendencia unificadora, amorosa y otorgante. Ese es el significado de los macabeos ganando la guerra contra los griegos. 

Prosperamos cuando nosotros, por una parte, sentimos una necesidad de ganar la guerra, pero por otra parte, nos encontramos sin opciones y en impotencia, es decir, bajo el ataque de los griegos. Mientras estamos bajo ataque, sentimos como si necesitáramos continuar peleando con todo lo que tenemos, sin embargo sin éxito a la vista. En cualquier caso,  al sentir una responsabilidad por ganar la guerra, no arrojamos la toalla, porque sería como estar de acuerdo en ser encerrado en el solitario confinamiento del ego. 

En ese punto, sucede el milagro: la iluminación de la luz de unidad, amor y otorgamiento. Esta nos carga con su energía omnipresente y ganamos la guerra.

La guerra de Janucá es interna, teniendo lugar en la frontera entre los deseos egoístas versus los de unidad, amor y otorgamiento. Nuestros deseos egoístas y pensamientos son lo que filtra nuestra percepción de  la ilimitada fuerza de amor y otorgamiento que nos rodean y permean, y nos revelamos en la revelación de esta fuerza cuando ganamos la batalla por la unificación por encima de nuestros deseos egoístas.
[257038]