entradas en 'Preguntas y Respuestas' categoría

“¿Cuál puede ser la solución al conflicto palestino-israelí?” (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Cuál puede ser la solución a conflicto palestino-israelí?

La actual crisis Israel-Palestina es otro capítulo en el antiguo conflicto que data de nuestros primeros esfuerzos por reestablecer el Estado judío. 

En breve, nosotros tenemos la llave para terminar esta crisis. Nuestra unidad o división hace la diferencia en que nuestros enemigos disminuyan sus ataques o se levanten contra nosotros. También, nuestro grado de unidad o división se refleja en el grado en el que nuestros enemigos se calman o estallan.*

¿Por qué es nuestra unidad el factor definitivo en este conflicto? 

Porque la unidad y específicamente la unidad por encima de la división, marca nuestra cualidad única y lo que nos hizo, hace 4,000 años en la antigua Babilonia, el pueblo judío. Cuando Babilonia tuvo una crisis de división social, con conflictos y odio que desgarraron la antigua sociedad Babilonia, Abraham -sacerdote babilonio que descubrió el camino para unirnos por encima de las crecientes divisiones, es decir, llegar a la revelación de la fuerza única de amor y otorgamiento que existe en la realidad, por encima del creciente ego- comenzó a enseñar abiertamente este camino que descubrió al que quisiera aprender. 

Dado que la división en la sociedad se sintió como el problema principal, muchos se unieron alrededor de Abraham e implementaron el método que él enseñó. Siguieron hasta descubrir la fuerza única de unidad y amor, por encima de los impulsos de división, al hacerlo, fueron conocidos como “pueblo de Israel”. La palabra viene de “Yashar Kel”, que significa “directo a Dios”, es decir, directo a la fuerza única de amor que llena la realidad. Más tarde, este grupo llegó a ser conocido como judíos (del hebrero Yehudí “judío”, viene de “unido” [yihudí] [Yaarot Devash, parte 2, Drush 2]). 

Por eso, la nación judía fue fundada con razones ideológicas. Los habitantes de la antigua Babilonia que sintieron la presión de la división y el odio de la época, se reunieron bajo la guía de Abraham y eventualmente, se unieron por encima de sus impulsos de división. Al hacerlo, fueron conocidos como “luz para las naciones”. Es decir, su alcance de la fuerza de unidad de la naturaleza, por encima del ego humano, que causa toda la división y los problemas en la sociedad y afecta positivamente a todas “las naciones”, es decir, toda la humanidad. Una masa crítica uniéndose en amor por encima de las diferencias y divisiones propaga amor, unidad, cuidado mutuo, apoyo e impulso por todo la humanidad en general. Y cuando todos sienten esta fuerza de unidad que los conecta, se sienten más felices, llenos de confianza, fortaleza y calidez y veneran a la fuente que les trae esas sensaciones. 

Como sucedió entonces, así es hoy, pero en una escala global mucho más grande. 

El ego humano, la división, conflictos y odio están a la alza y provocan crisis en todos los niveles. Por ejemplo, la escalada en Israel y Palestina llega durante un periodo de tiroteos masivos en Estados Unidos, que se están volviendo casi tan comunes como el desayuno, a pesar de las cada vez mayores conexiones tecnológicas y económicas en el mundo, nos sentimos más aislados, estresados, deprimidos, vacíos y ansiosos que nunca. Mientras más tenemos estos sentimientos y fenómenos negativos en la vida, más sensaciones de descontento hacia el pueblo de Israel salen a la superficie. 

Si los judíos funcionan de acuerdo a la inclinación original que nos unió, más llevaremos esa fuerza de unidad positiva hacia el mundo y habrá una reacción positiva de parte del mundo. Si, sin embargo, como es el caso en este momento, fracasamos en ir hacia la unidad, obstruimos esa fuerza positiva, no llega a la humanidad y el odio natural se agita en contra de nosotros para urgirnos para que nos unamos. Mi esperanza es que despertemos y veamos nuestro destino de unirnos, antes de que sea tarde, al hacerlo nos ahorramos a nosotros y a la humanidad, mucho dolor y tragedias. 

No tenemos ni la menor idea de lo que resultaría al calibrar nuestra actitud de unidad. La actual crisis Israel-Palestina se calmaría y también las crisis que abarcan niveles personales, sociales, económicos y ecológicos en la humanidad, disminuirían. La explotación, manipulación, odio y abuso rampantes en la humanidad se invertirán hacia sus formas positivas de apoyo mutuo, consideración, aliento, amor y cuidado. 

Por eso, hago tanto esfuerzo en propagar el mensaje de la necesidad de la unidad judía, porque implementarla o ignorarla determinan si la humanidad seguirá el camino de desarrollo armónico y unidad o si seguirá en declive por el actual camino de división. 

Para más información sobre este tema ve mi libro, La elección judía: Unidad o antisemitismo, Hechos históricos sobre el antisemitismo como reflexión sobre la desunión social entre judíos

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

Cómo ayuda Cabalá resolver los problemas

Pregunta: Si hay problemas en las relaciones entre la gente, ¿Cabalá ayuda a resolver esos problemas? 

Respuesta: En parte. No puedo decir que todo de una sola vez. No puedo decir que se comienza a estudiar e inmediatamente se vuelve claro dónde estamos ni cómo debemos actuar. No es el caso. Pero comienzas a entender cómo debes actuar para no cometer errores. 

Aun cuando esas acciones podrían no ser del todo convenientes -acciones de otorgamiento, acciones de bondad, amor, etc.- te muestran en qué dirección debes actuar con el fin de estar en la relación correcta con el universo, con la naturaleza, con todas las fuerzas que nos afectan. Ponerte en un estado en donde todas las fuerzas actuarán sobre ti para bien.
[281946]
De Kabtv “Noticias con Dr. Michael Laitman” 4/mar/21

Material relacionado:
No hay conocimiento más elevado que Cabalá
Al borde de la corrección de la humanidad
La humanidad en transición

“¿Cuál es el papel de los diez mandamientos hoy?” (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Cuál es el papel de los diez mandamientos hoy?” 

Los diez mandamientos representan deseos de conectar positivamente con los demás y con nuestra fuente única. 

La entrega de la Torá fue al pie del monte Sinaí, después de que el pueblo de Israel aceptó la condición de Arvut (garantía mutua)—estar unido “como un hombre con un corazón”. 

El monte Sinaí representa el enorme odio (“Sinaí” deriva de la palabra hebrea para “odio” [“Sinah”], arraigado en nuestra cualidad egoístas. Nos podemos elevar sobre el inmenso ego y odio que nos divide y ocasiona todas las enfermedades del mundo, si seguimos un pequeño deseo que sólo quiere amar, otorgar y conectar positivamente. Ese pequeño deseo es llamado “punto en el corazón”, en la sabiduría de la Cabalá: es un diminuto deseo por espiritualidad, dentro de nuestro “corazón”, que representa la totalidad de nuestros deseos egoístas. En la Biblia, este punto llamado “Moisés”, en hebreo “Moshe”, pues este punto “atrae” o “jala” (“Moshej” en hebreo) de nuestro ego divisivo hacia la cualidad armónica espiritual de amor, otorgamiento y conexión positiva.

El monte Sinaí es una enorme cantidad de ego y odio, similar a la Torre de Babel, pero mucho más grande, porque está en el último grado del desarrollo egoísta. El pueblo de Israel, al pie del monte Sinaí, significa que estamos dispuestos a elevarnos por encima de nuestro ego divisivo y unirnos. En otras palabras, acordamos unir las partes de nuestros egos individuales en una gran masa  y no temer, incluso si es una gran cantidad de odio, porque nuestro foco está totalmente en el anhelo por la conexión positiva, con amor y cuidado mutuo, por encima de nuestros impulsos egoístas que nos pican, nos hacen querer hacer todo, menos conectarnos. 

Cuando nos unimos así, exigimos la revelación de la cualidad espiritual —amor y otorgamiento— en nuestra unión. La tendencia a unir, es la necesidad verdadera de que more entre nosotros la cualidad espiritual de amor y otorgamiento, lo que en la sabiduría de la Cabalá es llamado “Kli” (“vasija/herramienta/recipiente”) para la espiritualidad. Es decir, mientras más buscamos conexión con los demás, más descubrimos que nuestro ego se resiste y este doble movimiento, eventualmente nos conduce a la necesidad verdadera de que la cualidad espiritual de amor y otorgamiento habite en nuestra conexión, dado que gradualmente encontramos que sin esa fuerza, nuestro ego siempre nos separa de los demás. Está escrito que “Del amor de los seres creados, llegamos al amor del Creador”. Así, aceptamos la condición de “Ama a tu prójimo como a tí mismo” y al entenderlo, descubrimos las leyes de la conexión espiritual que describen los diez mandamientos.   

Basado en la primera parte de la lección diaria de Cabalá 3/jun/14, Shamati #66 “La entrega de la Torá”. 

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

“¿Cómo puedo destruir mi ego (mi yo)?” (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: “¿Cómo puedo destruir mi ego (mi yo)?” 

No necesitamos destruir el ego.

Lo que debemos hacer es construir un nuevo nivel de amor, altruismo y conexión positiva con otros y con la naturaleza, por encima de él. La inclinación para crear una nueva actitud positiva por encima del ego es descrita en la sabiduría de la Cabalá, como cubrir con “amor todas las transgresiones”. 

Si intentamos destruir el ego, sólo lo haremos doblemente mal. No debemos tocar el ego, ni disminuirlo ni incrementarlo. Al contrario, sólo debemos concentrarnos en construir una actitud positiva de amor, altruismo, bondad y cuidado hacia otros, por encima del ego. 

El propósito del ego es llevarnos a entender su maldad, que al desear beneficio a expensas de otros y de la naturaleza, dañamos a todos incluidos nosotros mismos. Esa revelación debe actuar como trampolín para dar un salto y actuar de  forma opuesta, amorosa y de cuidado mutuo, por encima del ego. Así descubriremos que el mal en nuestro mundo, que está basado en la cualidad egoísta dentro de nosotros, existe solamente para llevarnos a la bondad. 

Para alcanzar una vida más feliz, más equilibrada y armónica, necesitamos involucrarnos en la crear, no en destruir. Si cambiamos nuestro énfasis fuera de nuestro nivel egoísta y nos enfocamos completamente en construir una nueva sociedad de individuos positivamente conectados, con enlaces de amor, altruismo y bondad, habitando en nuestras conexiones, invitaremos las fuerzas positivas altruistas que habitan en la naturaleza a nuestra conexión y comenzaremos a ver que un mundo completo nuevo y armónico se abre para nosotros. 

Basado en Kabtv “Noticias con Dr. Michael Laitman” el 18/feb/21. Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman 

Foto  por Liz Dougherty eUnsplash.

«¿Cómo puede la unidad ayudarnos a combatir el COVID-19?» (Quora)

Dr.Michael LaitmanMichael Laitman, en Quora: «¿Cómo puede la unidad ayudarnos a luchar contra el COVID-19?«

Mientras escribo esto, más de un año desde que la pandemia de coronavirus azotó al mundo, sus efectos aún se sienten con mucha fuerza y ​​la humanidad aún tiene que controlar el virus. Alemania va camino de otro bloqueo, Francia está bloqueada, en India la situación es extrema y en Brasil, el número de muertos aumenta constantemente.

Durante cierto período, sentimos que el coronavirus era un problema común de la humanidad. Ahora, hay la sensación de que cada país debe acometerlo por separado. El Secretario General de la ONU se quejó de la desigualdad en la distribución mundial de la vacuna, nos queda preguntar cuándo y cómo terminará la pandemia.


Unidad, sólo una unidad global que abarque a toda la humanidad, es la clave para resolver la pandemia. Mientras no nos unamos en todo el mundo y comencemos a relacionarnos con el problema a nivel mundial, mientras nos preocupamos por todos en todo el mundo, como nos preocupamos por nosotros mismos, la pandemia seguirá socavándonos. Por eso, la unidad, la consideración y el apoyo mutuos son necesarios si queremos salir de ese problema.

Necesitamos ver que la humanidad trabaja en adhesión, unida como familia, en lugar de ver, por ejemplo, que algunos países vacunen a su población, porque pueden permitírselo y otros no, porque no pueden pagarlo.

Con este golpe, la naturaleza nos trató a todos por igual. Y debemos aprender de la naturaleza, de cómo se relaciona con nosotros y así, debemos tratar de relacionarnos con nosotros mismos, con la humanidad, como una sola entidad. Por eso, la clave para derrotar a la pandemia es ofrecer ayuda donde más se necesita y tanta como sea posible. Esto requiere preocupación y consentimiento global, más allá de nuestra preocupación individual y nacional.

Escrito / editado por estudiantes del cabalista, Dr. Michael Laitman.

Foto de NASA en Unsplash

“¿El mundo espiritual es real?”( Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿El mundo espiritual es real?” 

En los pasados 3,500 años, han sido escritos unos cuantos cientos de libros, acerca del mundo espiritual por grandes cabalistas que lo investigaron y lo descubrieron. 

En esos libros, encontrarás que necesitas cambiar tú mismo para que puedas percibir y sentir el mundo espiritual, aprender a expandirlo y penetrar más profundo en él. 

La sabiduría de la Cabalá nos enseña a abrir nuestra mente y corazón para percibir el mundo espiritual. Es similar a ver un estereograma, donde necesitamos desenfocar nuestra visión para ver la imagen oculta. Cuando nos concentramos en la imagen, parece como si sólo hubieran líneas. Pero, en un instante, en el momento en que nos desenfocamos y dispersamos nuestra visión, aparece una imagen tridimensional. 

La sabiduría de la Cabalá nos enseña a desenfocarnos y dispersar nuestros cinco sentidos para enfocarnos en el nivel interior de la realidad. Entramos en contacto con una imagen del mundo, más allá de las fronteras que lo limitan en este momento y entramos en la percepción y sensación del mundo espiritual.  

El mundo espiritual que llegamos a percibir es inexplicable para el que aún está por alcanzarlo. Lo que, el que lo alcanza puede hacer es enseñar -de acuerdo a textos y método dejado por los cabalistas- cómo desenfocar el mundo corporal y enfocarnos en el mundo espiritual. Si nos aplicamos en ese método, entraremos a la percepción y sensación del mundo espiritual. 

El mundo espiritual se divide en cinco mundos espirituales, llamados Adam Kadmon, Atzilut, Beriá, Yetzirá y Assiyá. Nuestro mundo está debajo de los mundos espirituales y no se cuenta entre ellos. Los cinco mundos espirituales están compuestos de 125 niveles. Son omnipresentes, pero no podemos sentirlos ni verlos con los sentidos innatos. Podemos, sin embargo, buscar revelarlos y al hacerlo, recibir su influencia. 

La diferencia clave entre nuestro mundo corporal y el mundo espiritual es que, en nuestro mundo, percibimos de forma egoísta y el mundo espiritual funcionan leyes altruistas. En última instancia, nuestro propósito, estando en este mundo, es descubrir el mundo espiritual, para desenfocar nuestros enfoque egoísta de la vida y enfocarnos en las leyes altruistas, opuestas a nuestro mundo. Por eso, la esencia de la transformación por la que pasamos al descubrir el mundo espiritual es un cambio de egoísmo a altruismo, de recibir a dar, de división a unidad, preocupación por uno mismo a preocupación por otros y de odio a amor. 

En correspondencia, el mandamiento “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18) no simplemente describe la necesidad de tener relaciones placenteras entre nosotros en este mundo. En su lugar, es la ley general del mundo espiritual. Si queremos sentirla, necesitamos intentar practicar esa actitud hacia el mundo y es más fácil decirlo que hacerlo. En realidad, sólo es posible si entramos en un entorno de apoyo con amigos con la misma mentalidad, que comparten el anhelo común de descubrir el mundo espiritual y que están dispuestos a aplicarse a esa ley. 

Por eso, la clave para desenfocar nuestra percepción y sensación en nuestro mundo corporal y enfocarla en el mundo espiritual omnipresente es reunirnos en un entorno de apoyo de personas con la misma mentalidad que tengan actitudes positivas mutuas para alcanzar el mundo espiritual. Con el tiempo, sentiremos que una niebla aparente se retira de nuestro alrededor y un nuevo mundo oculto aparece más y más.  

El método de Cabalá guía nuestra transformación, de vivir sólo en el mundo corporal a percibir y sentir el mundo espiritual. Al mismo tiempo, el cabalista no puede describir el mundo espiritual a alguien que no lo ha alcanzado, porque carece del modelo interno para percibir o incluso imaginar los objetos y fenómenos espirituales descritos. En nuestro mundo, nacemos con modelos que hacen posible sentir el mundo espiritual. Son, sin embargo, incompletos, pero podemos aplicarnos en su alcance. Por ejemplo, los bebés recién nacidos no ven al instante, pero gradualmente comienzan a ver. Esos modelos se formulan gradualmente en nosotros mientras nuestras sensaciones se desarrollan. Esta es la razón de la palabra “Cabalá” que se extiende de la palabra “Lekabel” (“recibir”), es decir, a través de aplicarnos en su metodología, gradualmente recibimos la percepción y sensación del mundo espiritual. 

Video disponible en inglés

Basado en la lección virtual de Cabalá el 20/mar/16

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

“¿Por qué algunos sufren tanto en esta vida, especialmente niños e inocentes?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué algunos sufren tanto en esta vida, especialmente  niños e inocentes?” 

El mundo está lleno de sufrimiento y no podemos justificar asesinatos, robos ni ninguna aflicción ni dolor en gente inocente, especialmente niños. 

Sin embargo, cuando comenzamos a sentir que el sufrimiento en nuestras vida corporal puede llevarnos a la corrección -a aceptar la justicia y a sentir felicidad y salud- podemos justificar el sufrimiento que soportamos. 

No podemos entender el sufrimiento infligido a gente inocente, como niños, que no han hecho nada malo en la vida. El propósito de su sufrimiento es sólo para hacernos buscar significado y propósito. 

El problema es que ni sentimos ni entendemos por qué sufrimos y algunos dolores podrían ser severos. 

Hay una cantidad increíble de sufrimiento en todo el mundo y eventualmente, todo se conecta con el deseo general que nos estimula para que seamos más sabios y comencemos a entender la razón por la que estemos aquí. 

Por difícil que sea desentrañarlo, la sensación de injusticia, falta de significado, falta de propósito, vacío, sufrimiento y no entender por qué suceden estos fenómenos negativos en nuestra vida, despiertan preguntas acerca de la causa del sufrimiento y en última instancia, del significado de la vida. 

Mientras más sufrimiento soporta la humanidad, más se forma un signo de interrogación que nos hace querer buscar la razón del sufrimiento y el significado de la vida. 

Basado en la lección virtual de Cabalá el 3/ene/16 

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman

«¿Qué es odio?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Qué es odio?«

Odio es todo lo que no me beneficia.

Si bien es una cualidad negativa, tiene un aspecto positivo, porque con su ayuda podemos comprobar qué necesitamos cambiar en nosotros mismos. Estamos rodeados de una humanidad, un mundo y una naturaleza que debemos tratar con absoluto amor. Si nos relacionamos con alguien o algo con odio, significa que no estamos en equilibrio con la naturaleza: no somos cariñosos, generosos, solidarios y amables como la naturaleza.

El verdadero odio surge a medida que avanzamos hacia el amor. Si deseamos progresar para volvernos tan amorosos como cualidad de la naturaleza, descubrimos que sentimos odio hacia los demás. Con esa revelación, recibimos claridad sobre lo que necesitamos corregir dentro de nosotros mismos para alcanzar el estado de amor.

Mientras más se desarrolla la humanidad, más expresiones de odio creciente vemos. El odio es la liberación natural y fácil de nuestra naturaleza humana interior, las explosiones de hostilidad que vemos en las redes sociales y los eventos como tiroteos masivos, son expresiones de este odio que aflora cada vez más. En todos estos casos, sólo se manifiestan nuestras cualidades negativas, pues aún tenemos que adquirir las cualidades positivas de la naturaleza, además de nuestro ego innato y por lo tanto, sólo buscamos usar a los demás para beneficio propio.

Nuestra naturaleza humana egoísta está detrás de nuestro odio y debemos corregirlo para que se convierta en amor. Podemos someternos a esta transformación necesaria del odio al amor, con ayuda de una educación que enriquece la conexión, que nos enseñe a conectarnos por encima de nuestros impulsos de odio y división y la fuerza positiva de la naturaleza que descubrimos en esa educación.

Video disponible en inglés

De Kabtv basado en «Noticias con Michael Laitman» 13/mar/17. Escrito / editado por estudiantes del cabalista, Dr. Michael Laitman.

“¿Cómo encuentro mi verdadero yo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo encuentro mi verdadero yo?” 

Nuestra sustancia o materia, es el deseo de recibir placer y nuestro cuerpo físico, no es nada más que un animal. A veces sentimos nuestros deseos en el cuerpo físico, por ejemplo, comida, sexo y familia; y en ocasiones, en el cuerpo más interno  —dinero, honor y conocimiento. 

El primer grupo de deseos (comida, sexo, familia), son deseos individuales, que pertenecen a nuestro cuerpo físico. Los deseos sociales de dinero, honor y conocimiento, les siguen. Implican la interacción con los demás, aunque aún difieren de un nivel incluso superior de deseo que aún no determinamos.

El último deseo, es el espiritual. Cuando surge, nos sentimos atraídos hacia “algo” nuevo, desconocido, por un lado; por otro lado, todos los niveles anteriores de deseo, al final, no nos satisfacen. 

En la sabiduría de la Cabalá, el deseo espiritual es llamado “punto en el corazón”. Se caracteriza porque cuestiona el sentido de la vida, el por qué las cosas son como son, cuál es nuestro “verdadero yo” y si podemos influir en nuestro destino. 

El punto en el corazón crea dentro de nosotros nuevos polos; positivo y negativo, más y menos. Donde alguna vez vivimos, sobrevivimos y prosperamos de acuerdo a nuestros deseos individuales y sociales —imaginando satisfacción a nivel de alimento, sexo, familia, dinero, honor, control y conocimiento, como polo “positivo” de la vida a la que aspirábamos —cuando el punto en el corazón emerge, naturalmente sentimos que aunque, esos deseos pudieron satisfacernos, yo no pueden satisfacer nuestra parte más profunda y más interna, la que exige sentido y propósito. Y sentimos que la satisfacción es transitoria como polo “negativo” o “menos”, en relación a nuestra recién encontrada aspiración espiritual que demanda algo con más propósito. 

La sabiduría de la Cabalá fue hecha para satisfacer un deseo espiritual más profundo y más interno. Define el objetivo espiritual, el verdadero yo que emerge, hacia dónde vamos y nos da el método para lograrlo. Al avanzar espiritualmente, usando el método de Cabalá, aprendemos a tomar simultáneamente las riendas del nuevo polo positivo en la realidad —la cualidad espiritual de semejanza que gradualmente, podemos alcanzar, ahí aprendemos la forma de acceder a nuestro verdadero yo, el alma, también al polo negativo, a nuestro deseo de recibir placer que crece constantemente. 

Al tomar estas riendas, aprendemos a crear un nivel positivo y desarrollar la conexión con nuestro verdadero yo —el alma, que está en semejanza a la fuente de nuestra vida —cada vez más por encima de nuestro negativo creciente. Esto agrega todo un nuevo nivel de profundidad a nuestra percepción y sensación de la realidad, hasta el punto en el que sentimos satisfacción y existencia interminables, en eternidad y armonía conscientemente alcanzadas.

Video disponible en inglés

Basado en la lección virtual de Cabalá con el cabalista Dr. Michael Laitman del 13/mar/16 

Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

“¿Cuáles son algunas formas de acabar con el abuso infantil?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuáles son algunas formas de acabar con el abuso infantil?” 

La solución final para terminar con el abuso infantil, es la misma solución para acabar con todos los problemas de nuestro tiempo: trabajar en nuestras conexiones para que sean positivas y prioricemos la preocupación por los demás, antes que la propia. 

Si las madres, por ejemplo, se unieran y se conectaran para cambiar a la sociedad y floreciera la preocupación mutua en torno a los hijos y bebés, esa preocupación salvaría todas las distancias y fronteras. Esa preocupación se expresaría en esas madres, que se conectan varias veces al día y en la creación y consumo de una programación que ellas harían en Internet, TV y radio, sobre el tema y aumentaría la conciencia de lo que los niños pasan en la escuela y en su casa.

Si se difundiera esa preocupación a la sociedad, incluso si fuera sólo entre las madres, cambiaría la imagen en relación al abuso infantil y a todos los problemas que viven los niños. Pero, está lejos de ser el caso. Las madres no sienten la necesidad de conectarse. Cada una cuida sólo a sus propios hijos y eso es insuficiente.  

Acabar con el abuso infantil implica generar un entorno que comparta la misma preocupación, que todos juntos nos ocupemos del problema común, donde cuidemos a otros niños además de los nuestros y todos hagan lo mismo. Mientras no sintamos esa preocupación mutua por todos los niños en la sociedad, desafortunadamente seguiremos viendo más y más casos de abuso infantil. 

Necesitamos una fuerza especial, la fuerza de unidad que influya en la sociedad y a menos que las madres se junten y se unan, esta fuerza se nos escapará. 

Basado en el capítulo de Nueva Vida #1147 con el cabalista Dr. Michael Laitman, Oren Levi y Tal Mandelbaum-Moshe.  Escrito/editado por estudiantes del cabalista Dr. Michael Laitman.

Foto por Sharon McCutcheon en Unsplash