entradas en 'Preguntas y Respuestas' categoría

“¿Hay algún ejemplo de que la naturaleza puede ser muy cruel?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Hay algún ejemplo de que la naturaleza puede ser muy cruel?” 

No existe ese ejemplo, porque aún cuando entiendo que la gente puede percibir la naturaleza como cruel,  la naturaleza no es cruel en absoluto. 

La naturaleza es la cualidad de otorgamiento y amor absoluto, sin una pizca de interés propio. Cuando sentimos la naturaleza en nuestra cualidad opuesta de interés propio egoísta, experimentamos el extremo opuesto de la naturaleza. 

Cuando era niño, mi madre arrasaba conmigo cuando obtenía bajas calificaciones en la escuela. Se ponía ansiosa y afligida, pero aún cuando pensaba que era cruel en esos momentos, en realidad actuaba de forma amorosa y con cuidado hacia mí, deseando que me desarrollara lo mejor posible. 

La naturaleza es altruismo absoluto y nuestra cualidad es el egoísmo. Nos sentimos opuestos a la benevolencia y el amor a tal grado que pensamos y actuamos de forma contraria a la naturaleza. Esta es la fuente de todas nuestras sensaciones negativas y sufrimiento, por esto percibimos que vivimos en un mundo malo. 

Aun así la naturaleza no hace nada malo. Tiene una actitud benevolente constante, pero debido a que la naturaleza humana es opuesta a la naturaleza en y por sí misma, sentimos miles de fenómenos en la vida como bien y mal. Necesitamos no culparnos ni a nosotros ni a la naturaleza, es simplemente la situación en la que nacemos. 

Sin embargo, se nos dio la cualidad egoísta para que podamos corregirla y volvernos tan altruistas y plenos como la naturaleza. Más aún, mientras más evolucionamos, más crece nuestro ego y más sentimos nuestra oposición a la naturaleza como sufrimiento cada vez mayor en nuestra vida. Este desarrollo es con el fin de llevarnos al punto en el que desarrollamos un sufrimiento mayor en nuestras vidas. Este desarrollo es para llevarnos a un punto en el que desarrollemos el deseo sincero por nuestra autotransformación: cambiar nuestro modus operandi egocéntrico y dirigido a uno mismo hacia uno en equilibrio con la naturaleza -altruista, preocupado por los demás y amoroso. El proceso de cambiarnos para volvernos más como la naturaleza es llamado “proceso de corrección”, y se nos dio un método con el que podemos pasar por nuestra corrección con más conciencia y entendimiento, que si se nos abandonara a nuestros propios medios. 

Pero, por el momento no tenemos esa conciencia y somos como el niño que no entiende por qué nuestros padres nos gritan. 

Foto por  Milada Vigerova en Unsplash

Video disponible en inglés:

“¿Cómo sobreponerse al miedo?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo sobreponerse al miedo?” 

Podemos sobreponernos al miedo estableciendo conexiones positivas mutuas, por encima de todos los fenómenos que tememos. 

La conexión positiva es una en la que el apoyo, impulso, amabilidad, entendimiento, cuidado y amor mutuos prevalecen por encima de todas las diferencias, problemas y miedos. 

Así generaremos una atmósfera equilibrada y pacífica que convertiría cualquier interacción en positiva y satisfactoria.

Video disponible en inglés:

“¿Cómo no temer al coronavirus?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cómo no temer al coronavirus?” 

Pienso que el coronavirus seguirá propagándose y que nos llevará a una situación donde simultáneamente le temeremos y nos acostumbraremos a tenerlo en nuestra vida diaria. Más aún, nuestro temor no tendrá efecto inminente en nuestro funcionamiento diario.

Podemos añadir el coronavirus a una larga lista de riesgos con los que hemos aprendido a vivir. Aun así, haríamos bien en aprender a establecer unas cuantas reglas que el coronavirus nos envía a nuestro camino. Más aún, podemos esperar que otras crisis salgan a la luz y en cada coyuntura tendremos que ajustarnos.

En el futuro, también veremos en retrospectiva a la pandemia bajo una luz positiva, pues nos sirvió para alinear las relaciones de la humanidad de manera más parecida a la interdependencia e interconexión de la naturaleza.

En primer lugar, nos obligó a revisar cómo vivíamos y a pensar en renovar y mejorar nuestras relaciones.

En segundo lugar, desaceleró el tren consumista en el que íbamos, nos dio espacio para distinguir entre lo esencial de la vida y lo que no necesitamos.

En tercer lugar, nos dio claros ejemplos de que la naturaleza se restaura a sí misma cuando nos calmamos por unos momentos.

Aún estamos a la mitad de una gran lección de interdependencia que el virus nos trae, desde la necesidad de ensayar nuestra dependencia mutua en nuestras respectivas localidades -mantener higiene personal, usar cubrebocas y cumplir con el distanciamiento social- para atestiguar nuestra interdependencia global, el virus surgió como un brote en una parte del mundo y rápidamente se propagó y se convirtió en una pandemia global.

He hablado y escrito en detalle acerca de que las crisis son oportunidades para que busquemos una mejor conexión mutua y que sirven para hacernos avanzar hacia el equilibrio con la naturaleza.

Luchar de forma directa contra el coronavirus es inútil. Descubriremos cada vez más que es imposible combatirlo. Está dentro de nosotros. Nuestro cuerpo tiene miles de millones de virus y no tiene sentido pelear contra nuestro propio cuerpo. Por eso, sería mucho más sabio aprender a alinearnos -en pensamientos y deseos- y conectarnos positivamente con los demás y con la naturaleza. Así, nuestro cuerpo apoyará de forma sana nuestras aspiraciones para encontrar el significado más pleno de vivir como seres humanos, es decir, ajustar nuestras actitudes mutuas para corresponder con las condiciones cada vez más estrechas e interconectadas que la naturaleza establece para nosotros. Experimentaremos una vida mucho más feliz y saludable.

Foto por  Yohann LIBOT en Unsplash
Video disponible en inglés:

 

“En los próximos años, ¿qué impacto tendrán en la sociedad las profundas falsedades?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “En los próximos años, ¿qué impacto tendrán en la sociedad las profundas falsedades?

Que haya tecnología que puede mostrar a gente en video, diciendo y haciendo cosas que realmente no dijo ni hizo y que esta tecnología entre en nuestra vida más y más en los años por venir, debe disminuir nuestra creencia en lo que vemos en internet y aún más, que en última instancia, la realidad que percibimos, con nuestros cinco sentidos, es engañosa. 

La sensación de desconfianza hacia lo que vemos y escuchamos servirá para aumentar nuestro deseo por la verdad y nos obligará a buscar diferentes fuentes para encontrar la verdad. 

Una búsqueda sincera de la verdad, eventualmente nos llevará a la necesidad de establecer diferentes formas de comunicación que nuestras formas actuales, donde aprenderemos a conectarnos positivamente hasta unirnos por encima de nuestras divisiones como una sociedad humana con un solo corazón. 

En otras palabras, tendremos que corregir nuestro corazón que es egoísta hasta la médula e invertir la forma en la que sentimos la realidad y volverla altruista, es decir, dar prioridad a beneficiar a otros por encima del beneficio propio. 

Cuando lleguemos a sentir preocupación genuina y responsabilidad por otros, desear con sinceridad lo mejor para ellos, abriremos un mundo donde no existan mentiras ni engaño. Pues, ¿podríamos mentirle a alguien a quien realmente amamos? 

Al buscar conectarnos de forma positiva, amarnos unos a otros, nos alineamos con la interconexión e interdependencia arraigadas en lo profundo de la naturaleza. Cuando tratamos de sentir la fuerza positiva que habita en la naturaleza dentro de nuestro amor y cuidado común. La sensación de amor que descubrimos en la sociedad humana cuando nos conectamos correctamente es la verdad definitiva: es la cualidad de la que surge toda la naturaleza y tiene el poder de satisfacer totalmente a todos y cada uno. 

Video disponible en inglés:

“¿Por qué la unidad es importante para nosotros?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Por qué la unidad es importante para nosotros?

La unidad es importante para nosotros, porque la naturaleza nos pide unirnos.

Al unirnos, entramos en equilibrio con la naturaleza y despertamos la fuerza positiva que yace en ella, para que emerja entre nosotros. Y sentimos que nuevos fenómenos positivos llenan nuestra vida: felicidad, confianza, paz y armonía.

En forma opuesta, al no buscar unidad, nuestro ego crece sin parar y permitimos que la división y el odio nos separen cada vez más. Consecuentemente, experimentamos fenómenos negativos en nuestra vida, es decir, sufrimiento a escala personal, social, ecológica y global.

Además, es importante que nuestra unidad esté por encima de todas las divisiones y no sólo sea unión de un grupo contra otro. Esto último es ego grupal inflado, que sirve para incrementar la división y el odio en la sociedad y al final, no conduce a resultados positivos.

Por eso, la importancia de la unidad es la importancia de nuestra propia supervivencia y de que vivamos una vida, armónica o dolorosa.

Para determinar la importancia de la unidad en la sociedad, se requiere de educación regular y ejemplos de unidad por encima de la división y se requiere dar un giro en los mensajes y ejemplos que recibimos a través de medios de comunicación, TV, radio e Internet. Si recibimos de todas estas fuentes de información, ejemplos sobre la importancia y los beneficios de la unidad, la colaboración y la cooperación —gente que trabaja junta para unirse por encima de sus impulsos divisorios— empezaremos a sentir que la unidad es importante y nuestra actitud hacia los demás se ajustará en esa dirección. Sin embargo, en la actualidad, las fuentes de información son abundantes en mensajes separatistas y vemos miríadas de resultados negativos en la sociedad.

El proceso de priorizar la unidad en la sociedad apenas comienza. Sin embargo, aquellos que sienten, más pronto, la importancia de unirse, deberían tratar de enviar una alerta roja a la sociedad. Parecido a las campañas anti-tabaco, que elevan la conciencia pública sobre los efectos negativos de fumar, en la salud, de la misma forma las campañas de “unidad por encima de la división”, habrían buscar elevar la conciencia pública de la importancia de la unidad y de los muchos efectos dañinos al seguimos divididos.

La clave para transformar la división en unidad, es comenzar un proceso de aprendizaje de unidad-enriquecimiento. La gente necesita darse cuenta de que la naturaleza quiere que nos unamos. No pedimos imposibles, no obligamos a nadie a hacer nada que no quiera hacer. Simplemente organizamos nuestras influencias socio-culturales para hacer sentir la necesidad de unidad en el centro del discurso público y pensar en eso más y más y así, comenzaremos a desear que suceda.

Eventualmente, la unidad por encima de la división se volverá un lugar tan común como los espacios de no fumar en distintos lugares públicos: la gente sentirá que este ajuste para actuar positivamente hacia los demás y por encima de sus impulsos divisorios, es lo más correcto y aceptable socialmente. Además, es importante poner énfasis en que la base de este cambio es la naturaleza: que entendamos que la naturaleza nos guía hacia la unidad y al hacerlo, no deseamos simplemente mejorar nuestra vida con la unidad, sino que, literalmente salvamos y corregimos la vida de cada uno en el planeta.

Photo by Gary Butterfield on Unsplash.

“¿Qué le sucede al alma después de la muerte?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Qué le sucede al alma después de la muerte?

Tenemos la habilidad de alcanzar nuestra alma eterna mientras estamos vivos en nuestro cuerpo actual y aquellos que lo hacen, continúan viviendo en el alma, separada de la muerte del cuerpo. 

Para aquellos que no han alcanzado su alma en esta vida, tienen lo que Cabalá indica con el término “Reshimó” (“registro” o “reminiscencia”), que es como un código que contiene todas las cualidades del hombre. Después de la muerte de nuestro cuerpo, el Reshimó necesita adherirse a un nuevo cuerpo en este mundo y reiniciar el proceso de acercarse a su destino final -la raíz del alma- mientras se está en ese cuerpo particular. Más aún, todos tenemos un Reshimó. Es un gen de información a partir del cual, tarde o temprano, desarrollamos el alma. 

En otras palabras, si bien nos desarrollamos para satisfacer deseos corporales de comida, sexo, familia, dinero, honor, control y conocimiento, también tenemos un pequeño Reshimó, el llamado “punto en el corazón”, que hace que nos preguntemos por el significado de la vida, por qué estamos aquí, de dónde venimos, hacia dónde vamos, es decir, preguntas existenciales. Este Reshimó es el deseo de alcanzar nuestra alma y averiguar exactamente qué sucede detrás del telón de nuestra vida. 

Mientras más nos impide el Reshimó que simplemente nos sintamos bien en nuestros deseos corporales, más preguntamos por la fuente de la vida y buscamos respuesta en varias enseñanzas. En una cierta etapa, encontramos la sabiduría de la Cabalá, que da un método práctico para lograr alma.

 

«¿Cómo podemos salvar la brecha política en Estados Unidos?» (Quora)

Michael Laitman, en Quora: «¿Cómo podemos salvar la brecha política en Estados Unidos?«

Para superar la división en Estados Unidos se requiere que todos se sientan considerados y representados y no como en el estado actual, donde aproximadamente la mitad del país celebra la victoria y la otra mitad se siente engañada y amargada.

Gente de todas las orientaciones políticas deben sentarse y discutir sus problemas. Sin embargo, para unir con éxito las divisiones anteriores, la conversación debe cumplir con algunas pautas, para asegurarse de que todos los participantes:

  • sentirse igualmente importante en la discusión;
  • centrarse en ciertos temas en cuestión y no desviarse de ellos;
  • expresar su opinión sobre los temas;
  • no discutir ni criticar ni hacer declaraciones críticas;
  • y escuchar genuinamente las opiniones de todos.

Al hacerlo, los participantes intentarán tomar decisiones teniendo en cuenta la opinión de todos.

Es importante, en una conversación así, que todos expresen su posición y no se espera que nadie haga concesiones. Además, la configuración «redonda» de esta conversación certificaría que ningún punto de vista individual domine a los demás, pues al hacerlo rompería la unidad deseada, sin lograr ningún progreso. Más bien, si cada participante tiene tiempo para expresar su punto de vista y cada uno se apega a las reglas antes mencionadas, que incluyen escuchar todas las opiniones, los participantes alcanzarán cierto tipo de equilibrio.

¿Por qué una conversación que se realiza de acuerdo con las pautas mencionadas, alcanza cierto tipo de equilibrio y puede evitar divisiones?

Porque esas pautas vienen de la forma unida de la naturaleza y si nos apegamos a ellas, obtendremos el apoyo de la naturaleza, porque la naturaleza, en última instancia, funciona para llevarnos a una mayor unidad. Si no cumplimos con esas pautas en nuestras discusiones y pretendemos imponer nuestro propio punto de vista sobre los demás, no obtenemos el apoyo de la forma unida de la naturaleza y permanecemos en nuestra naturaleza innata que naturalmente se equilibra de una forma u otra.

Nos han “implantado” varias posturas divisivas de la naturaleza, precisamente para conectarnos con ellas y descubrir una realidad armónica al hacerlo. Por lo tanto, necesitamos tener unidad, un puente entre nuestras divisiones, como un objetivo y de gran importancia al abordar una conversación de este tipo, de lo contrario, seremos «víctimas» de nuestros impulsos divisivos que perciben y sienten una imagen más estrecha que la mucho más grande que existe cuando nos unimos por encima de ellas.

¿Qué nos haría querer elevarnos por encima de nuestras posiciones divisivas? ¿por qué no podemos seguir tratando de dominar al otro lado e imponer nuestra forma de hacer las cosas?

Porque, en última instancia, la división subyacente no permite que nadie se sienta satisfecho y mientras más nos desarrollamos sin dejar de estar divididos, más negativos y amargados nos volvemos. En casos extremos, cada uno empuja su posición divisiva hacia los demás y puede llevarnos a desorden y confusión total, a niveles desafortunados de sufrimiento que nos obligarían a revisar nuestra conducta.

Por lo tanto, sería prudente plantear la importancia de unirnos por encima de la división y que eso sea nuestra principal preocupación y así, sabremos lo que se interpone entre una vida de sufrimiento y una de armonía, para que podamos organizarnos cuidadosamente y superar las divisiones. Las leyes de la naturaleza están de nuestro lado y nos apoyarán si lo hacemos.

Discutí este tema y respondí preguntas al respecto en mi sesión de preguntas y respuestas con los escritores, el 15 de noviembre de 2020. Puedes ver el video aquí [1:31:48]

Imagen: “una meta” de Zenita Komad.

Consejos de Cabalá – 27/sep/20

Pregunta: ¿Cuándo estás feliz en tu alma?

Respuesta: Cuando entiendas que vives en un mundo eterno y perfecto y que es sólo por tu visión limitada, no puedes verlo.

Pregunta: Imaginemos una situación hipotética en la que nos encontramos en una realidad diferente ¿qué nos preguntaríamos?

Respuesta: En términos generales, esto es lo que trato de hacer. No habrá nada nuevo.

El caso es que te encuentres contigo mismo, no hay nada que preguntar pues coincides en deseos, opiniones y todo lo demás, de lo contrario no te encontrarías.

Pregunta: ¿Cómo encuentra respuestas a sus preguntas?

Respuesta: Intento separarme de mí mismo y unirme al flujo del pensamiento de la creación, que está por encima de nosotros. Aquí es donde obtengo la sensación, la información y todo lo que necesito.
[273141]
De Kabtv «Cabalá exprés» 27/sep/20

Material relacionado:
Consejos de Cabalá – 24/jul/20, parte 2
Consejos de Cabalá – 25/jun/20
Consejos de Cabalá – 11/jun/20

“¿Ayudar a otros puede ayudarte a encontrar el significado en la vida?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Ayudar a otros puede ayudarte a encontrar el significado en la vida?” 

Necesitamos estar bien conectados para encontrar el significado de la vida, porque el significado de la vida puede encontrarse realmente, por encima de nuestra vida actual. 

Por eso, podemos alcanzar el significado de la vida al salir de nosotros mismos y es posible al conectarnos con otros, deseando su beneficio, por encima de nuestro beneficio personal. 

Nuestros deseos egoístas nos evitan sentir el significado de la vida. Buscan satisfacción propia a expensas de otros y de la naturaleza y su satisfacción se disuelve al recibirla. 

Al salir de nosotros mismos y conectarnos con otros, de manera que terminemos sintiendo los deseos de otros como propios, comenzamos a ver una vida mucho más amplia. Es una vida fuera de los límites de nuestros estrechos deseos personales y dentro de los deseos de otros: deseos para ser satisfechos a cada momento. En otras palabras, encontramos el significado de la vida al estar dentro de otros. 

Para alcanzar el significado de la vida, necesitamos una conexión especial y positiva que nos lleve por encima de nuestra estrecha percepción personal. En otras palabras, descubrimos el significado de la vida, en la misma dirección en la que la vida llega y entra en nosotros. 

Foto por  Jed Villejo en Unsplash. 

¿Cuál es el significado de la vida? ¿la felicidad es el único propósito de nuestra vida?” (Quora)

Michael Laitman, en Quora: “¿Cuál es el significado de la vida? ¿la felicidad es el único propósito de nuestra vida? 

La felicidad no es el propósito de nuestra vida, porque cualquier felicidad muere junto con nosotros, al final ¿qué ganamos con ser felices si eventualmente morimos y desaparece? 

En relación a encontrar propósito a la vida en la felicidad o en otras sensaciones elevadas en este mundo, como libertad, amor y éxito, la sabiduría de la Cabalá describe el concepto del faraón -un gobernante egoísta y materialista que consideraba la felicidad y otros placeres terrenales como el propósito de la vida y pensaba que podían seguirlo a su tumba. Sin embargo, ninguna felicidad que logramos en esta vida continúa y haríamos bien en poner nuestra mira en un propósito verdadero y eterno. 

¿Cuál es un propósito perdurable y eterno en la vida? 

Sólo existe en nuestro espíritu, más allá de todo lo que, en este momento, conocemos y sentimos con nuestros cinco sentidos. Si logramos contacto con la esfera más elevada, alcanzamos el propósito de nuestra vida. Más aún, podemos hacerlo mientras estamos vivos en nuestro cuerpo actual. 

El alcance de la percepción y sensación de esa esfera superior- “superior” quiere decir por encima de lo que nuestra mente y sensaciones corporales pueden captar- que nos gobierna, nos da percepción y entendimiento total, del lugar de donde venimos y hacia donde nos dirigimos y de qué y quiénes somos, qué nos creó, cómo y por qué nos creó. 

Más aún, al alcanzar esa esfera superior, también descubrimos la felicidad verdadera y eterna. Sin embargo, esa felicidad no es el propósito de la vida en sí, llega como subproducto al alcanzar el verdadero propósito de nuestra vida, que es el alcance de la realidad eterna.