entradas en 'Lección diaria de Cabalá' categoría

Unidad: domo contra misiles

El día conmemorativo del Holocausto y el aniversario de la Independencia ocurrieron recientemente en Israel, cuando el país estaba bajo el constante ataque de cohetes desde Gaza. El Creador nos da oportunidad de ir hacia Él y despertar la misericordia superior. Si atribuimos toda lo que sucede al Creador y a la corrección del mundo, debemos tratar de ver ese proceso de corrección en todo lo que sucede. Evidentemente, pensamos en corrección como, lograr buena vida a nivel físico, bienestar corporal, pero en esencia, la corrección pertenece al alma.

Si entendemos que la corrección debe hacerse en nuestra alma, al conectarnos con el Creador, comprenderemos lo que significa cada misil que cae sobre nosotros, sabremos qué debe incitar y quién lo envía. Todos los eventos son enviados de arriba y con un propósito específico; Todo es controlado hasta el más mínimo detalle y conectado a un sistema de fuerzas.

No hay coincidencia en el mundo. Sólo tenemos que entender lo que debemos hacer para corregir nuestra relación con el Creador y tenemos muchas oportunidades para hacerlo. No sólo es sentarnos y esperar. Debemos fortalecer el trabajo en conexión para despertar la misericordia superior, la fuerza superior. Eso nos hará avanzar a nosotros y a la humanidad, no con fuerza ni juicio negativos, sino con bondad y misericordia.

Pidamos al Creador y estoy seguro de que podemos influir en la situación. El único modo de resolver este estado, es con mayor conexión en el pueblo de Israel. Podemos corregir todo con conexión. No hay otra forma; el mundo no nos permitirá resolver problemas usando la fuerza y es cada vez más antisemita. El mundo disfrutará nuestro problema.

Por lo tanto, debemos corregir nuestra actitud hacia el mundo y su actitud hacia nosotros. La corrección sólo es posible si cumplimos nuestra misión con respecto al mundo, es decir, unión del pueblo de Israel como nos enseña la sabiduría de la Cabalá. Nuestra conexión motivará la conexión del mundo. No necesitamos pedir al mundo que se conecte ni que perciba a Israel como percibe a los demás países.

Nunca sucederá. Por eso, no tiene sentido pedir al mundo que elimine el antisemitismo; no desaparecerá, solo crecerá. Debemos corregir la negatividad sólo con nuestro trabajo interno, dentro del pueblo de Israel, es decir, con conexión. Con nuestra conexión, la Luz vendrá al mundo, es decir, seremos «Luz para las naciones», que es lo que el pueblo de Israel debería ser.1

De la 2a parte de la lección diaria de Cabalá 5/may/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 5, ¿Qué nos da la regla «Ama a tu amigo como a ti mismo»?
1 minuto 46:55

Lección diaria de Cabalá -15/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Despertando el amanecer con alegría» (Preparación para la Congreso en América del Norte, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Viviendo en la grandeza del Creador» (Preparación para la Congreso en América del Norte Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora      Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 14/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre:, «La anulación como condición para el primer grado espiritual» (Preparación para el Congreso en América del Norte. Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Construyendo la sociedad futura
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Dispuestos para la revelación del siguiente grado

La oscuridad es señal de abundancia de la Luz de Jojmá y todo lo que hace falta es la Luz de Jasadim para que la oscuridad brille como Luz. La oscuridad es la manifestación del Creador, pero necesito añadirle la Luz de Jasadim a esta oscuridad; en ese grado, revelaré al Creador con el fin de traerle contento a Él. Mientras más luz de Jasadim, más grande la revelación. El Creador llena el mundo entero, pero nadie puede sentirlo excepto aquellos que pueden añadir Luz de misericordia, como está escrito: “en tu Luz veremos la luz”.1

En estado de dificultad uno debe creer que no hay nada más que el Creador y regocijarse por la revelación del Creador en cualquier mal, porque es señal de que algo bueno será revelado pronto. Si recibo un golpe, significa que ya estoy listo para la revelación del siguiente grado.

El Creador revela su actitud hacia mí con más claridad, pero lo percibo como maldad y sufro, aun cuando en realidad todo es bueno. En los estados más precisos, más críticos, tenemos mayor oportunidad de decir que todo viene del Creador por nuestro propio bien.2

¿Por qué venimos a este mundo si nuestro propósito es abandonarlo? Caemos en el reino del deseo egoísta de disfrutar, en el nivel más bajo de la realidad, como animales primitivos, con el fin de elevarnos. Somos incluso peores que animales porque estamos de acuerdo con nuestras respuestas instintivas, automáticas. Somos esclavos del egoísmo, mientras que un animal no se siente esclavizado. Incluso las mascotas no se sienten esclavizadas cuando pierden su libertad, sino que aman a su amo que las alimenta y están dispuestas a trabajar para él.

Pero el Creador no nos permite vivir de esa manera con nuestro egoísmo. Cada generación consecutiva se siente más y más infeliz. De esta manera, el Creador nos está sacando del grado animal y elevándonos al nivel humano. Tenemos que entrenarnos para asemejarnos al Amo.

Este es un trabajo especial de parte de la creación. Por lo tanto, el Creador constantemente despierta en nosotros la sensación de que estamos en exilio, en esclavitud, en insignificancia, sin conocimiento ni sensación de nuestro amo, como un animal que no permitirá que lo domestiquen. Será de esta manera hasta que revelemos al Amo y nos demos cuenta que Él es el más sublime; entonces nos aferraremos a Él de forma consciente, no por hábito animal, sino alcanzando Su grandeza y papel en la creación y Su esfuerzo para elevarnos a Su nivel, para no sólo cumplir su deseo como un animal atado a su dueño, sino recibir las mismas cualidades.3

La vida es la sensación de adherencia al Creador, armonía con la fuerza superior, movimiento en unísono, ausencia de la percepción de líder y seguidor, es estar juntos. Ahí, en el punto más alto, donde el fin de la acción está unido con el pensamiento inicial, el Creador y la creación logra tal adhesión que no hay primero ni último, sólo todos juntos.4

Tenemos que regresar a la adherencia con el Creador como un embrión en el vientre de su madre, conectado a ella en toda su esencia. Pero ahora ya no soy un infante sino un adulto, con la carga de la experiencia de varios estados y conocimientos. Junto con esta carga, me anulo ante el superior como un embrión. No anulo mis pensamientos ni mis deseos, sino intento estar dedicado como un embrión a su madre. Todo regresa al primer punto de concepción siempre, el punto de completa adhesión entre la creación y el Creador. No importa cuán enorme, fuerte o listo me he vuelto, me reduzco a un solo punto dentro del Creador.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá  23/abr/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 20, “Aquel que endurece su corazón”, 

1 minuto 55:00

2 minuto 57:15

3 minuto 1:02:21

4 minuto 1:06:50

5 minuto 1:25:18

Material relacionado:
Le doy toda mi fuerza a mi decena
La oscuridad está llena de Luz
El pan de la pobreza

Lección diaria de Cabalá – 13/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “El cero absoluto”
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: «Los diez perfectos en Arvut» (Preparación para el Congreso en América del Norte, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Ve qué órdenes sigues

Está escrito que el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, el deseo egoísta de disfrutar .Es necesario aislarlo e incrementarlo para que sea obvio quién es el enemigo en tu camino hacia el Creador, identifícalo, luego convierte ese malvado faraón en el buen Creador y así, lograr adhesión con la fuerza superior.

El siervo más fiel del Creador es el faraón, él es requerido para llevarnos al Creador, para que podamos distinguir entre luz y oscuridad, otorgamiento y recepción, dulce y amargo. Con su ayuda aprendemos a lograr las cualidades del Creador. En última instancia, el Creador endurece el corazón del faraón, es decir, Él está detrás de todo, incluso de los eventos más desagradables para nosotros. En toda la realidad, «No hay nada más que Él».

Si podemos aceptar que todas las fuerzas de la naturaleza, todos los seres humanos, todas las acciones hostiles y todos los pensamientos vienen del Creador y aún así queremos amarlo, convertimos todos los medios adversos en ayuda.

Para poder discernir una cualidad necesitamos el contraste de su opuesto. Somos seres creados y debemos sentirnos a nosotros mismos y al Creador. La brecha entre estas dos sensaciones nos da sensación de realidad.

Mientras más diferentes seamos del Creador, más profundo y preciso podremos revelarlo en un nivel más interno. Se dice que mientras más grande es una persona, mayor es su ego. Mientras más avanzamos, más perturbaciones serias encontramos y al mismo tiempo, la colisión de los opuestos nos ayuda a llegar a la conclusión de que «No hay nada más que Él».

Nuestro trabajo es crear la singularidad de la fuerza superior, no existe nada más. Todo el mundo está hecho de disturbios de la fuerza que se opone al Creador, se llaman «faraón». Por encima de esta confusión creada por el faraón podemos aceptar que fue enviada por el Creador. Así, todos los disturbios se envuelven en «No hay nada más que Él» y podemos examinar este principio con mayor precisión en todos sus detalles al construir la imagen del Creador a través de la imagen del faraón.

No tenemos forma de acercarnos a un Creador que no tiene imagen. Son los disturbios los que construyen para nosotros la imagen del Creador, en su forma inversa.1

El faraón nos confunde a lo largo de nuestra vida, hasta el día que morimos, nos obliga a pensar que nuestro deber es servir al ego. Ni siquiera somos esclavos, sino trabajadores voluntarios del faraón, dispuestos a cumplir todas las órdenes de nuestra naturaleza para, a cambio, recibir placer o al menos evitar el sufrimiento. Sin embargo, si el Creador quiere acercarnos a Él, endurece nuestro corazón, mostrándonos que trabajamos para la fuerza del mal, para un faraón que no se preocupa por nuestro bienestar, sino que nos engaña durante toda la vida, hasta que finalmente somos enterrados en el suelo. El faraón disfruta porque seguimos sus órdenes.

Pero la fuerza buena se esconde detrás del mal y quiere enseñarnos la ventaja de la Luz sobre la oscuridad, con ese contraste nos muestra que hay algo por encima de nuestra naturaleza. Todo es para que, por nosotros mismos, usemos nuestro deseo y esfuerzo para descubrir esa realidad superior, el mundo espiritual y que lleguemos a reconocer la fuerza superior que está sobre el faraón. Así revelamos la forma opuesta al faraón: el Creador.

Luego buscamos «nada más que Él», no ver al faraón, sino tratar de ver al Creador detrás de él. Dejo que el faraón desempeñe cualquier papel ante mí, lo principal es que me ayude a revelar la actitud del Creador.

El Creador es el bien permanente, incondicional e invariable que no puedo ver. La Luz superior siempre llena toda la realidad pero, ¿quién la ve? El faraón me da un negativo transparente a través del cual veo luz y veo todo tipo de imágenes. No podría entender ni distinguir nada del Creador si no fuera por el faraón.

Mientras más cruel se vuelve el faraón, más detalles contrastantes podemos revelar del Creador. Sin faraón no hay Creador; por eso el Creador inicialmente creó la inclinación al mal. Cuando vemos al Creador a través de nuestra inclinación al mal, podemos ver todo tipo de formas, tipos de relación, acciones e intenciones y con la ayuda del faraón, aprendemos a ser similares al Creador.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 24/abr/19, Pésaj

1 minuto 0:20

2 minuto 28:36

Material relacionado:
El consentimiento del faraón
Una nueva vida 538 – Cultura judía:el faraón entre nosotros
Los trucos del Faraón

Un componente espiritual especial

Hay personas a las que les resulta difícil, incluso escuchar que necesitamos lograr conexión para alcanzar al Creador. El Creador es exaltado e incomprensible y está en una dimensión que no sentimos. Él no encaja ni en nuestra mente ni en nuestros sentimientos. No podemos armar el rompecabezas de la imagen del Creador ni los pensamientos y sensaciones que hay dentro de nosotros para poder sentirlo y entenderlo de algún modo.

Sin embargo, por otro lado, dicen que sucede con acciones corporales simples en nuestro mundo. No entendemos la conexión: ¿cómo me ayuda si sonrío a los demás y los trato bien? No lo consideramos un juego serio, sino hipocresía. Somos egoístas por naturaleza y ya hemos intentado cambiar nuestro comportamiento externo pero sin cambiar nuestra esencia interna.

Pero, debemos entender que hay un componente espiritual especial llamado Luz que retorna a la fuente, una fuerza especial que podemos atraer y que cambiará nuestra naturaleza. Por eso, incluso si no queremos conectar ni juntarnos ni apoyarnos unos a otros, debemos hacerlo para acercarnos más al Creador. Es un trabajo duro y tenemos que convencernos de que lo necesitamos para que, incluso actuando en contra de nuestro deseo, fingiendo y jugando, despertemos la Luz que reforma.

Mientras más artificial y antinatural sea nuestro esfuerzo, pero aún así lo hacemos, más Luz despierta. De ahí la paradoja de que si no podemos soportar ninguna conexión con los demás ni aceptamos este principio, con nuestro esfuerzo, aunque pequeño, por conexión, despertamos una gran Luz de corrección.1

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 28/abr/19, Del punto en el corazón a la decena (Preparación para el congreso en América latina, Congreso 2019)

1 minuto 14:52

Material relacionado:
Mandamientos- Leyes de conexión entre nosotros
Nueva vida No. 115 – Conexión y evolución
Atacando la conexión

Lección diaria de Cabalá – 10/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “Servir al Señor con alegría” (Preparación para el Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección sobre: “ Pacto de sal” (Preparación para la Congreso en América Latina, Congreso 2019)
Video: Reproducir ahora   Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 8/may/19

Preparación para la lección
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Discusión sobre: La “Unidad
Video: Reproducir ahora  Audio: Reproducir ahora

Matzá: Para escapar

La pascua está a la cabeza de todas las festividades y todos los tiempos en el proceso espiritual porque simboliza la salida del deseo de disfrutar al deseo de otorgar o más precisamente del deseo de recibir por tu propio bien hacia el deseo de recibir por el bien del otorgamiento. Es por eso que la pascua es tan importante; después de todo, es una entrada al mundo espiritual, a la sensación de entendimiento de la espiritualidad.

Antes de esto, una persona pasa por muchas etapas, comenzando desde su naturaleza original cuando está dentro del deseo de disfrutar y ni siquiera se da cuenta. Después, comienza a preguntar porqué vive. Es decir, una simple existencia animal no le satisface y quiere entender el significado de la vida, su fuente, su causa y propósito. Un animal no se hace esas preguntas, este es el comienzo del nacimiento de un humano.

Entrar a la espiritualidad comienza con el hecho de que una persona de pronto siente que ya no puede pensar en sí mismo y quiere llevar a cabo acciones fuera de su egoísmo. La pascua simboliza la entrada a un nuevo mundo, el comienzo de un nuevo estado, Lishmá, el comienzo del otorgamiento, la fe, adquirir la propiedad de Bina de acuerdo a la cual comenzamos a trabajar.1

Sólo cuando una persona siente y entiende que es incapaz de actuar en aras del otorgamiento puede ser considerada como en exilio. Es un exilio de la propiedad de otorgamiento, la cual quiere adquirir y no puede. Sólo esto mide el grado y la severidad del exilio. 2

La humanidad está dividida en tres partes. La primera parte son aquellos en quienes un punto en el corazón ya se ha manifestado y dirige a una persona hacia la Cabalá o hace que la busque. La otra parte aún no entiende por qué es todo esto necesario. La tercera parte pelea exclusivamente por la realización corporal, sin tocar la intención, para mantener la intención en aras de sí mismo. En base a esto, la humanidad puede ser dividida en muchos grupos, naciones y todo tipo de corrientes.3

El egipcio dentro de mí me convence que lo principal es llevar a cabo las acciones que la Torá demanda de nosotros sin prestar atención a la intención, es decir, exclusivamente mandamientos corporales. Si no pregunto por los resultados de mi trabajo, significa que soy un egipcio, que trabajo de acuerdo al egipcio dentro de mí. Si comienzo a cuidar de la intención, entonces me encuentro en Egipto como un esclavo, en exilio del mundo espiritual.

Existe una realidad espiritual en la cual todo es en aras del otorgamiento, pero yo existo en mi egoísmo. El grado al cual este me molesta, más o menos, determina mi lugar en el proceso espiritual hasta que llego al estado en el que una vida así se vuelve peor que la muerte para mí y siento que debo salir de la intención egoísta. Esto significa que ya estoy al borde de la liberación, en la salida del exilio egipcio.

Mis egipcios interiores me detienen y me convencen que debo continuar como antes y todo estará bien: lo principal es la acción y la intención no importa. Si estoy de acuerdo con esto, me convierto en un egipcio. Pero si la lucha interior por la intención se despierta en mí, entonces veo que estoy bajo el poder de los egipcios y deseo salir de esta esclavitud. Me doy cuenta que lo principal no es la acción, sino la intención, y debo deshacerme de la intención en aras de mí mismo. Esto significa que necesito la luz que reforma y huir de Egipto.

Estoy dispuesto a cualquier cosa, excepto permanecer en la intención egoísta. No necesito nada sino la habilidad de llevar a cabo esta acción. Ya he roto con la intención por mi propio bien, pero aún no he llegado a la intención por el otorgamiento. Aún no sé qué es el otorgamiento y a quién otorgar, pero ya estoy en la salida. 4

El cambio de un egipcio a Israel significa que ya no tengo la fuerza para llevar a cabo una acción. No quiero llevarla a cabo en aras del ego, pero aún no sé cómo llevarla a cabo en aras del otorgamiento; por lo tanto, no sé qué hacer. Esta es la salida de Egipto, en total oscuridad, cuando no sé qué hacer. Viene la salvación.5

Está escrito que los egipcios trabajan con bloques blancos sin una pizca de polvo. Si añado bloque tras bloque de forma egoísta a mi trabajo cada día, entonces construyo un edificio hermoso blanco como la nieve sin ningún polvo o sombra de duda, sintiéndome completamente santo. Los egipcios en Egipto no pueden experimentar ninguna conciencia del mal porque toman un ejemplo de lo que todo el mundo está haciendo; ¿Qué más necesita una persona?

Esos son los siete años de abundancia- cuando una persona se une al trabajo de los egipcios con auto-complacencia y seguro de mi éxito. Ni siquiera se da cuenta que está actuando de forma egoísta. Esa toma de conciencia ya es el resultado del impacto de la luz que reforma que constantemente ilumina en pequeñas porciones, promoviéndolo gradualmente. “Muchos centavos se reúnen en una gran cantidad”. 6

Si no hay fuerza para trabajar, entonces sólo queda una cosa: una plegaria. Dirigirse al Creador resuelve todos los problemas. Después de todo, el propósito de todo lo que sucede con nosotros es obligarnos a contactar al Creador. En Egipto adquirimos todo tipo de medios y métodos de conexión con el Creador. Debemos encontrar la solución a cada dificultad que Egipto presenta ante nosotros a través de una nueva conexión con el Creador.7

La severidad del trabajo depende sólo de la intención. Si la intención es en aras del Creador, en aras del otorgamiento, entonces vuelas como sobre alas, sin sentir pesadez en el trabajo, como si hubieras abandonado el campo terrestre de gravedad y te remontaras en el espacio. Si el trabajo es difícil para ti, entonces estás llevando la maleta equivocada y no estás apuntando hacia el Creador.8

Recibimos la influencia del Creador a través de toda el alma rota de Adam HaRishón. El Creador percibe sólo el alma junta como un todo. Mientras tanto, puedo tener una conexión inicial, personal y muy limitada conexión con el Creador, pero aún así llega a mí a través del alma común.

“…La Luz superior está en reposo completo”, es decir, llena el Kli común. Pero alcanzo una conexión con el Creador en la medida de mi conexión con el alma común. Supón que me he conectado con  uno de los veinte mil millones, a este grado alcanzo un contacto que siempre pasa a través de la conexión común. El Creador está dentro de todos los seres creados en una forma perfecta porque cada uno ya ha llegado al final de la corrección, y yo me conecto con este estado.9

¿Cuál es la diferencia entre Matzá y pan? Matzá también es pan, sólo que el pan de la pobreza, hecho sólo con harina y agua. Incluso el agua es en cantidades limitadas. No puedes hacer pan si nada de agua, y por lo tanto, se añade agua en una cantidad mínima, sólo para amasar la masa y que no se agrie. Esta es una señal de que aún no podemos trabajar con nuestros deseos en aras del otorgamiento, pero ya no queremos trabajar en aras de recibir. Es decir, es una especie de estado intermedio: ni allá ni aquí. Matzá simboliza el llenado con el fin de escapar .10

De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 21/abr/19, Escritos de Rabash, volumen 1, artículo 14, “La conexión entre Pesaj, Matzá, y Maror (1987),
1 Minuto 0:10
2 Minuto 2:00
3 Minuto 23:00
4 Minuto 38:40
5 Minuto 51:30
6 Minuto 53:30
7 Minuto 1:01:25
8 Minuto 1:50:40
9 Minuto 1:55:50
10 Minuto 2:03:00

Material relacionado:
Mi primer Pesaj con Rabash
Preguntas acerca de Pesaj
El misterio de la noche de Pascua (Pésaj)