entradas en 'garantia mutua' categoría

Cuarentena: primer paso para superar la crisis

La responsabilidad mutua global es la ley para todos los elementos, conectados en un solo sistema. Esta ley obliga a todos a saber cómo deben relacionarse con el sistema para equilibrarlo y perfeccionar las relaciones mutuas entre todas sus partes.

Y, por supuesto, ni siquiera podemos comprender esta ley, menos, cumplirla. No puedo hacer un compromiso así, porque si no cumplo con mi función en el sistema integrado, todo se saldrá de balance y yo tendré la culpa.

Todos sentirán que violé la perfección del sistema. Pues cada elemento es equivalente al sistema general, es una responsabilidad terrible. Todos somos responsables del mundo entero. Por eso, se dice: «Es mejor sentarse y no hacer nada».

Así que ahora, se le pidió a la gente ponerse en cuarentena, que no salga a ningún lado ni vuele ni tengan contacto con nadie. Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Necesitamos estudiar que estamos en un sistema integral y global, donde opera la ley de responsabilidad mutua, es decir, la dependencia mutua y sabremos cambiar esta dependencia, de obligatoria a deseable. Queremos estar conectados, no porque la naturaleza nos obligue, sino porque nosotros mismos comenzamos a revelar lo bueno que es estar en contacto.

Sería una vida celestial -unirnos, ser una unidad perfecta y comenzar a sentir la perfección de la naturaleza. Así sentiremos todas las partes de la naturaleza, desde las estrellas más distantes hasta formas de vida que ahora no conocemos. El hombre puede convertirse en un exaltado creador de la perfección.

El primer paso para superar la crisis es la cuarentena, es decir, «siéntate y no hagas nada», solo aprende. El problema de la humanidad es que comenzamos a actuar incluso antes de comprender lo que hacemos. Mientras estamos en cuarentena, tenemos tiempo para pensar: en qué mundo existimos, quiénes somos, cuál es el sistema de la naturaleza en el que vivimos, cómo dependemos del sistema de la naturaleza y ella depende de nosotros?

¿Cómo, con nuestras relaciones, influimos en el sistema global de la naturaleza: materia inanimada, plantas, animales y humanos y cómo reacciona la naturaleza ante nuestras acciones? Así, comenzaremos a aprender a construir una hermosa casa para todos: no sólo cómoda, sino eterna y perfecta, por encima de vida y muerte biológica, en un nivel superior.

Al corregir nuestra conexión, nos elevamos a un sistema infinito, ilimitado en tiempo. Comenzamos a vivir en un mundo en el que la muerte no existe y no hay restricciones, solo logros y existencia ilimitada. Ahora tenemos la oportunidad de llegar a esa vida.

En primer lugar, necesitamos estudiar el sistema global de la naturaleza, nuestro papel en él y cómo podemos organizarnos para conectarnos con el sistema global de la naturaleza. Finalmente, todos somos egoístas, lo contrario de la naturaleza, ¿cómo puedo adaptarme al sistema de la naturaleza, que es integral y existe de acuerdo con la ley de responsabilidad mutua, con conexión, amor y siendo complementarios, si fui construido con las cualidades, exactamente opuestas?

Aquí es donde la sabiduría de la Cabalá viene en nuestra ayuda; nos enseña, a los egoístas, a construir una conexión mutua, similar al sistema integral de la naturaleza. Esto se llama «decena», ahí, diez personas se unen para establecer relaciones consistentes con el sistema de la naturaleza.

El ego humano siempre trata de adaptar el mundo a sus necesidades. Pero ese tiempo se acabó. La epidemia revolucionó la conciencia del mundo y comenzamos a comprender que no podíamos usar todo, sólo para beneficio propio, que deberíamos buscar ser útiles para todo el sistema.

Diez personas son como un pequeño laboratorio, donde tratamos de desarrollar un antivirus, ahí acordamos establecer entre nosotros, las mismas leyes que operan en la naturaleza perfecta, integral y global, es decir, otorgamiento mutuo. Todos caen y se elevan por encima de ellos mismos, logran relaciones más altas que el ego personal de todos. Esto sirve como vacuna contra el virus.

Por lo tanto, surgirán nuevos grupos hasta que toda la humanidad reciba una vacuna antivirus y volvamos a un comportamiento que corresponde a una naturaleza saludable. Será un nuevo humano, porque percibirá el deseo de los nueve amigos como suyo y los cuidará más que a sí mismo.

En esta medida, recibirá apoyo de la ley integral de la naturaleza, que lo convertirá en parte integral. La ley de garantía mutua nos obliga a conectarnos con el sistema, por encima del ego.

La naturaleza hizo al hombre el mayor egoísta de todas las criaturas. Pero la naturaleza global quiere mostrarnos con esta crisis, que ha estado esperando para hacernos sus partes inextricables. Es como si la naturaleza nos dijera: «Ya estoy lista para incluirlos dentro de mí como elementos integrales».

Y eso a pesar de que fuimos creado anti-integración y sólo queremos gobernar y usar a los demás. La naturaleza nos hizo contrarios a ella, para que comparemos los estados negativos y positivos y apreciemos la «ventaja de la luz de la oscuridad». Así podremos sentir y conocer el estado integral, perfecto y querer lograrlo. De lo contrario, no entenderíamos dónde estamos.

La naturaleza originalmente instaló un programa egoísta en nosotros y ahora deja de funcionar. Necesitamos entender que un programa egoísta es incompatible con un mundo global y conectado.

La crisis nos empuja a aceptar conectarnos y cumplir con la ley integral de la naturaleza. Necesitamos instalar en nosotros un programa de garantía mutua nuevo y mejor, el único programa que existe en la naturaleza.

Este programa funciona en todo, excepto en el hombre, pero no podemos percibirlo con nuestra mente egoísta y malcriada. Juzgamos el mundo en función de nuestras deficiencias y lo vemos dañado. Tan pronto como comencemos a corregirnos y queramos convertirnos en parte integral de la naturaleza, veremos un mundo totalmente diferente, sabremos  que siempre fue así, sólo que no nos dimos cuenta.

La ley de garantía mutua establece que todos pertenecemos a un sistema y estamos obligados a sentirnos como engranajes de un mecanismo en el que todos dependen de todos. Así tendremos una vida eterna, perfecta y hermosa. No se necesita nada más, la crisis creada por la epidemia del coronavirus nos acerca a esto. Deseemosle a todos éxito y una resolución adecuada.
[261746]
De Kabtv “Nueva Vida #1212: responsabilidad mutua”, 10/mar/20

Material relacionado:
Bnei Baruj—Somos responsables de todo el mundo
Una nueva vida-929 Alcanzar la perfección en nuestro mundo
La unidad es el propósito de la evolución en la naturaleza

Desarrollo del ego y método de conexión, parte 6

Diferencia entre el método de Moisés y el método de Abraham

Pregunta: ¿De qué se ayudaron el método de Abraham y el método de Moisés para sacar a la gente de su ego?

Respuesta: Moisés tenía medios muy simples. Abajo, todo depende del deseo de conexión de la gente, de su garantía mutua (Arvut). En la medida en que lo desean, se les da la fuerza superior que los conecta.

Pregunta: Es decir, la condición principal es la ley de garantía mutua. En el Talmud de Babilonia está escrito: “Si aceptas la ley de garantía, es bueno. Si no, aquí está tu tumba” ¿quiere decir que la naturaleza o el Creador nos exigen por la fuerza que cumplamos?

Respuesta: No hay nada más en la naturaleza. Todo es muy simple; hay una ley: llevar a la humanidad a la conexión. Si, a lo largo de este camino, repentinamente hay alguna interferencia, la naturaleza, como siempre, la destruye. Nos unirá por la fuerza.
[260051]
Del Kabtv «Análisis del sistema del desarrollo del pueblo de Israel», 1/jul/19

Material relacionado:
Una nueva vida #870- Cómo funciona el método de conexión
Un método para conectar al Creador con el ser creado
El método de ascenso

Arvut (Garantía mutua) – Ley espiritual

Garantía mutua (Arvut) es la ley general de la creación y la ley particular de todo ser humano. Si revisamos constantemente si cumplimos con esta ley, no nos equivocaremos y avanzaremos hacia la meta de la creación, por el camino más corto posible. Si dejo de revisar mi garantía mutua, inmediatamente tropezaré, caeré o perderé el camino y tendré que regresar a la conexión de garantía mutua una vez más, para estar seguro que voy en la dirección correcta. En el grado en que siento que falta garantía mutua en mí y me esfuerzo en lograrla, rezo  y me incluyo en el grupo, avanzo y me elevo del camino del sufrimiento al camino de la Luz. 

La ley de garantía mutua y mi actitud hacia la unión, determinan mi avance y el grado en el que mi camino es correcto y directo, sin redundancias ni caídas. La caída se vuelve tan rápida como un agudo pellizco, sólo un segundo es suficiente para despertar y dar un paso hacia adelante, Caigo y despierto, caigo y despierto con gran velocidad, miles de veces al día. 

Por lo tanto, debemos sentir que la ley de garantía mutua opera siempre dentro de toda la creación. Existimos en un sistema corregido, incluso ahora, pero simplemente no podemos verlo porque juzgamos a partir de nuestros propios defectos; por lo tanto, vemos que el sistema es corrupto. Cada vez, debemos ver el sistema más y más corregido, incluyéndonos cada vez más en la garantía mutua, este es todo nuestro trabajo. 

La prueba es si me humillo ante la sociedad. Si el grupo acepta cierta condición para su avance, puedo estar de acuerdo o no; pero si no comparto la opinión del grupo, no cumplo con la ley de garantía mutua, por lo tanto, no voy hacia la espiritualidad, hacia el propósito de la creación, hacia la meta de la vida, hacia el Creador que está en el centro del grupo. Por eso, debo revisar constantemente hasta qué grado estoy de acuerdo con el grupo, con el maestro, con lo que escriben los cabalistas y de esta manera avanzo hacia la corrección de forma más precisa. En esencia, esta es la corrección. 

La garantía mutua es la ley de hierro del sistema espiritual. La percibimos a cada momento, cada vez nos regresa hacia el otorgamiento, hacia la fe por encima de la razón, en dirección a la meta, nos obliga a incluirnos en el grupo y a humillarnos ante la decena. Todo está incluido en la ley de garantía mutua. La garantía mutua es el nombre común de todas las condiciones que debemos cumplir para llegar a ser hombre (Adam) en el sistema de Adam HaRishón. 1

Otorgar a una persona es más importante que otorgar directamente al Creador. El amor por mi prójimo como por mi mismo precede al amor por el Creador. El amor por el Creador despierta al grado en que somos conscientes del amor por el prójimo, viene de la Luz superior que llena los Kelim corregidos. Resulta que todo nuestro trabajo es satisfacer a los seres creados.2

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 16/dic/19, Escritos de Baal HaSulam,Arvut (Garantía Mutua)”  

1 minuto 0:55

2 minuto 42:17

Material relacionado:
La simple ley de la garantía mutua
Arvut: La ley del alma general
Todo comienza con la garantía mutua

“Encendiendo” la garantía mutua

Pregunta: ¿Debemos cultivar constantemente la importancia del principio “No hay nada más que Él”?

Respuesta: Si los amigos en el grupo piensan en que ninguno de ellos debe olvidarse de identificar al Creador como la causa raíz de sus estados, entonces, realmente se ayudarán el uno al otro.

Esta etapa es llamada garantía mutua; comienza cuando simplemente, de forma mecánica, queremos ayudarnos a permanecer en el pensamiento de “No hay nada más que Él”. Al mismo tiempo, cada uno piensa en el otro.

Cuando todos pensamos de esta manera acerca del otro, “encendemos” la garantía mutua y funciona. En este caso, cada miembro del grupo recuerda más a menudo que el Creador es la fuente de sus pensamientos y sensaciones y, comienzan a formar, a conectarse con los otros en una red.

Al ayudar constantemente a los amigos, recuerdo que estamos mutuamente incluidos el uno en el otro y conectados con el Creador, intentamos identificar al Creador como nuestra fuente común. Así, cada uno se conecta con los otros de tal manera que la señal que viene del Creador pasa a través de cada uno hacia todos los demás. Este es otro nivel de conexión.
[243008]
De la lección de Cabalá en ruso 11/feb/19

Material relacionado:
Un tango perfecto con el Creador
Moviéndonos hacia adelante impulsados por el grupo
El escudo protector de una persona

Eres responsable de todo el mundo

Baal HaSulam, La entrega de la Torá: “Nuestros sabios dijeron ‘Todo Israel es responsable de todos los demás’, esto parece totalmente injusto, ¿cómo puede ser que si alguien peca o comete una transgresión que moleste a su Hacedor y no tienes relación con él, el Creador te cobra su deuda?  Está escrito, ‘Los padres no serán condenados por los hijos… cada hombre debe ser condenado por sus propios pecados` (Deuteronomio 24:16), de modo que, ¿cómo pueden decir que eres responsable de los pecados, incluso un completo extraño, de quien no sabes ni quién es ni de dónde es?”

Al grado en que ascendemos los peldaños de la corrección, en la medida de nuestro desarrollo espiritual, somos responsables de los demás.

Pregunta: Baal HaSulam enfatiza que somos responsables de todos, sin conocerlos, sin verlos y sin estar con ellos ¿cómo puede ser esto?

Respuesta: No se refiere a personas. Es sobre el sistema: eres responsable de él, porque puedes atraer la Luz superior que lo corregirá.

¡Es tuyo! El mundo entero es tu Kli, tu vasija, tu alma. Por eso eres responsable de todo el mundo.
[233370]
De Kabtv “La última generación” 15/mar/18

Material relacionado:
La responsabilidad del hombre de reconstruir la sociedad
La responsabilidad es siempre personal
El ser humano que asumió la responsabilidad por la tierra

El poder de la garantía mutua

Rabash, «El amor de los amigos – 1”: Este sendero se llama «un camino de otorgamiento», por eso va en contra de nuestra naturaleza. Para poder lograrlo, no hay otro camino más que [en un grupo donde hay] amor de amigos, donde todos pueden ayudar a su amigo [a avanzar en este camino].

Nadie en el grupo puede avanzar solo, no puede avanzar sin la ayuda de otros. El avance espiritual significa que una persona ayuda al grupo y así desarrolla la cualidad de otorgamiento y amor.

El grupo ayuda con acciones alternativas, para que la persona pueda dar, influenciar, cumplir, cuidar y apoyar a sus amigos. Al mismo tiempo, la persona desarrolla cualidades espirituales.

Pregunta: ¿Cuál es el papel de la garantía mutua en este proceso?

Respuesta: Apoyo mutuo, porque la persona no tiene fuerza propia.

La garantía mutua funciona incluso en personas que no se dan cuenta y no la usan conscientemente. Los amigos que trabajan en grupo y participan en clases y en todos los eventos, están usando esta fuerza de todos modos. Incluso si no es explícita, ni claramente dirigida, la garantía mutua ya funciona para ellos.
[230905]
De Kabtv “La última generación” 1/feb/18

Material relacionado:
Los grados de la garantía mutua
Acerca del valor del amor por los amigos
Amor de amigos

Educación mediante la Luz circundante

Pregunta: Baal HaSulam escribe que la gente necesita pasar por una formación para desarrollar el deseo por la espiritualidad. Continúa explicando que la persona que considera la vida de la sociedad más importante que su propia vida es llamada, una persona espiritual.

¿Pero cómo puede ser educado un egoísta para que de pronto comience a tratar a otros de esa manera?

Respuesta: El hecho es que todos somos formados dentro del campo de la Luz superior. Por lo tanto, si las personas se reúnen, entonces, al influir unas en otras, crean un campo que las sustenta.

Similar a cómo el imán sostiene una pieza de metal sobre su superficie, este campo creado por la sociedad puede sostener al individuo egoísta para que no regrese a su egoísmo, para que exista por encima de él. Esta es la garantía mutua.
[219130]
De la lección de Cabalá en ruso 24/dic/17

Material relacionado
Un pagaré en términos de garantía mutu
Ascendiendo en el globo de la garantía mutua
Garantía de ascenso

¡Nunca más!

Nací en 1946 y crecí a la sombra de esa despiadada guerra que tomó la vida de millones de personas en una terrible tragedia llamada el Holocausto del pueblo judío. El Holocausto me impactó personalmente. Aunque mis padres tuvieron la suerte de sobrevivir, dos terceras partes de mis parientes murieron en los campos de concentración.

Por eso, el Holocausto no es algo distante a mi memoria, sino un recuerdo doloroso de lo que puede suceder. La pregunta, “¿cómo podemos prevenir otro Holocausto’”, para mi no es necia. La hago con todo el dolor y la responsabilidad que siento.

Siento que un océano de odio nos ahoga. Las señales del inminente desastre, nunca han sido tan evidentes. Los reportes internacionales en relación al crecimiento sin precedente del antisemitismo, son señales claras de advertencia.  

En el día Internacional en memoria del Holocausto, la BBC preguntó si no era ya hora de dejar de hablar sobre el Holocausto. Un congreso científico se realizará en Inglaterra, para discutir el derecho legítimo de que Israel exista y se firmó con Irán un acuerdo en relación a su plan nuclear, esto es una prueba más de que no podemos contar con nuestros “aliados”.  

Todo ésto es motivo de gran preocupación por nuestro futuro.  

Aún podemos prevenir otro Holocausto, pero para hacerlo, no es suficiente lamentar el pasado. Las lágrimas deben dar paso al análisis crítico de nuestra situación actual e investigar otros medios para corregirla.  

¿Por qué? Porque vivimos en un sistema cerrado de fuerzas sin emociones. La ley, de acuerdo a la cual este sistema opera, es la homeostasis, es decir, el balance armónico de todos los elementos en el sistema.

Por lo tanto, si actuamos en concordancia con esta ley, es decir, si aspiramos a establecer relaciones buenas y armónicas, estaremos bien, pero si nos dividimos, el sistema, por la fuerza, nos llevará al equilibrio. Tal corrección pudiera implica un terrible sufrimiento.

Sé lo duro es para los sobrevivientes del Holocausto y los miembros de su familia, leer estas líneas, pero la verdad tiene que ser dicha. El Holocausto sucedió porque la nación de Israel no actuó conforme a la ley de unidad. ¿Por qué nosotros? Porque tenemos la responsabilidad especial de cumplir esta ley, desde los días de Abraham.

Abraham, el fundador de nuestra nación, descubrió que todo está manejado por la ley de la unidad. Cuando el pueblo de la antigua Babilonia se dividió debido a que el ego creció, Abraham comenzó a enseñar a los babilonios el método de unidad.

Los pocos que lo siguieron fueron llamados la nación de Israel. La implementación de esta ley es la razón de que nuestra nación exista. La única justificación de nuestra existencia como una nación es transmitir esta ley entre nosotros y a las naciones del mundo.

A principios del siglo pasado, recibimos la oportunidad de regresar a la tierra de Israel, no para construir una hogar para los judíos, sino para readquirir la unidad que hemos perdido. Desafortunadamente, no lo hicimos entonces. Muchos de los judíos en Europa prefirieron seguir en sus comunidades locales o asimilarse.

La reacción del sistema superior, fue el Holocausto, que empezó a principios de 1920. Mucho antes de que el mundo fuera inundado y sofocado por la sangre, los cabalistas sintieron que una gran tragedia se aproximaba y pidieron a los judíos de Europa a volver a su tierra para unirse, pero ellos no los escucharon.

En lugar de unirnos en una sola nación por voluntad propia, nos acercamos unos a otros debido al sufrimiento terrible durante el Holocausto. Después, recibimos la categoría de estado.  

El mandato real para que existiera nuestro país no fue la declaración de la ONU, sino nuestra misión. De acuerdo a los cabalistas, el Estado que recibimos se nos dió para cumplir con la ley de unidad. Y ésto es exactamente lo que el mundo demanda.

Inconscientemente, el mundo quiere que alcancemos la unidad y les entreguemos el método de Abraham. Nos hemos resistido a hacerlo e invocamos el antisemitismo. Precisamente esta resistencia podría ser la causa del próximo Holocausto.

El día internacional en memoria del Holocausto y el día de la Independencia de Israel, deben convertirse en días de cumplir nuestra misión, días de volver a calcular y evaluar la existencia de nuestra nación. En estos días, debemos reunirnos en miles de mesas redondas en Israel y en el mundo y entender cómo debemos alcanzar la verdadera independencia, la independencia de nuestro egoísmo y aprender cómo podemos ascender del odio infundado al amor fraterno.  

Esta es la única forma de asegurar nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos y, podamos decir con confianza, ¡nunca más!
[157660]

Material relacionado:
Una nueva vida #546- La amenaza de exterminio desde el holocausto hasta ahora
¿Un segundo holocausto? Depende de nosotros
Así que el holocausto no se repetirá

¡Nunca más!

Nací en 1946 y crecí a la sombra de una guerra sin piedad que costó la vida de millones de personas en una terrible tragedia llamada Holocausto del pueblo judío. El Holocausto me impactó personalmente. Aun cuando mis padres tuvieron la suerte de sobrevivir, dos terceras partes de mis familiares fueron asesinados en los campos de concentración.

Por esta razón, el Holocausto no es una memoria distante para mí, sino un doloroso recordatorio de lo que podría llegarnos a suceder. La pregunta, “¿cómo podemos prevenir otro holocausto?” no es una pregunta ociosa para mí. Hago esta pregunta con todo el dolor y la responsabilidad que siento.

Siento que un océano de odio nos está ahogando. La señal del inminente desastre nunca han sido tan evidentes. Todos los reportes internacionales, con respecto al crecimiento sin precedentes del antisemitismo, son claros signos de alarma.

En el día internacional en memoria del Holocausto, se hizo en la BBC la pregunta, ¿es tiempo de dejar de hablar del Holocausto?. También será organizado, en Inglaterra, un congreso científico, acerca del derecho legítimo de existir de Israel y se firmó un acuerdo con Irán, con respecto a su plan nuclear, son pruebas de que no podemos contar con nuestros “aliados”.

Todo esto causa mucha preocupación en relación con nuestro futuro.

Aún podemos prevenir otro holocausto, pero no es suficiente sentir luto por el pasado para hacerlo. Las lágrimas deben dar paso al análisis crítico de nuestra situación actual para encontrar otros medios de corregirla.

¿Por qué? Porque vivimos en un sistema cerrado de fuerzas, sin emoción. La ley, de acuerdo a la cual el sistema opera, es la homeostasis, que significa equilibrio armónico de todos los elementos del sistema.

Por lo tanto, si actuamos de acuerdo a esta ley, es decir, si establecer relaciones buenas y armoniosas, nos sentimos bien, pero si estamos divididos, el sistema por la fuerza nos vuelve a equilibrar. A veces una corrección así, involucra un terrible sufrimiento.

Sé lo difícil que es para los sobrevivientes del Holocausto y los miembros de su familia, leer estas líneas, pero la verdad tiene que ser dicha. El Holocausto sucedió porque la nación de Israel no actuó de acuerdo a la ley de unidad. ¿Por qué nosotros? Porque tenemos la responsabilidad especial de cumplir con esta ley, desde los días de Abraham.

Abraham, el fundador de nuestra nación, descubrió que todo es manejado por la ley de unidad. Cuando la gente de la antigua Babilonia se dividió a causa de que el ego creció, Abraham comenzó a enseñar a los babilonios el método de unidad.

Los pocos que lo siguieron fueron llamados nación de Israel. Implementar esa ley es la razón de que nuestra nación exista. La única justificación para nuestra existencia como nación, es transmitir esta ley, a nosotros mismos y a las naciones del mundo.

A principios del siglo pasado, se nos dió oportunidad de regresar a la tierra de Israel, no con el fin de construir aquí un hogar para los judíos, sino para readquirir la unidad que perdimos. Desafortunadamente, no lo hicimos entonces. La mayoría de judíos de Europa prefirieron permanecer en su comunidad local o asimilarse.

La reacción del sistema superior a eso, fue el Holocausto que comenzó a principios de la década de 1920. Mucho antes de que el mundo fuera inundado y sofocado por la sangre, los cabalistas sintieron que una gran tragedia se acercaba e hicieron un llamado para que los judíos de Europa regresaran a su tierra y se unieran, pero ellos no escucharon a los cabalistas.

En lugar de unirnos en una nación por libre voluntad, durante el Holocausto, nos unimos debido al terrible sufrimiento. Después, recibimos nuestra nacionalidad.

El verdadero mandato para la existencia de nuestro país no es la declaración de la ONU, sino nuestra misión. De acuerdo a los cabalistas, el estado que recibimos nos fue dado sólo para que cumplamos la ley de unidad. Y es exactamente lo que el mundo exige de nosotros.

Subconscientemente, los pueblos del mundo quieren que logremos unidad entre nosotros y les transmitamos el método de Abraham. Nos hemos negado a hacerlo hasta ahora y por lo tanto, hemos invocado el antisemitismo. En realidad, es esta negación lo que podría causar el siguiente holocausto.

El día conmemorativo del Holocausto y el día de la independencia de Israel tienen que convertirse en días de cumplir nuestra misión, días para calcular y evaluar una vez más la existencia de nuestra nación. En estos días, debemos reunirnos alrededor de miles de mesas redondas en todo Israel y en el mundo y entender cómo debemos alcanzar la verdadera independencia, independencia de nuestro egoísmo y aprender cómo podemos ascender del odio infundado al amor fraterno.

Esta es la única forma de asegurarnos nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos y decir con confianza, ¡nunca más!
[157660]

Material relacionado:
La misión de la sabiduría de la Cábala
La misión de los judíos
Cada nación tiene su misión

Una nueva vida #407 – Difamación

Una nueva vida #407 – Difamación
Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Yael Leshed-Harel

Resumen

¿Qué es el fenómeno de difamación, de dónde viene y qué causa en el mundo y en las relaciones entre la gente?

Nuestra naturaleza es el deseo por placer y nuestra medida respecto a los demás. La difamación viene de ésto. Difamar es cuando una persona intencionalmente quiere dañar a otra, minimizarlo a los ojos de los demás. Ésto afecta a todo el sistema.

El lenguaje es una conexión entre nosotros. Puede ser verbal, es decir, a través de las palabras, pero también puede ser a través de los pensamientos.

Difamar en un sentido completo explica la relación que está en mi corazón respecto a alguien más, incluso si no abro mi boca para hablar.

Nuestro mundo está arruinado porque lo llenamos con malos pensamientos sobre los demás. El campo de conexión ha sido envenenado.

Hablar bien es otorgamiento mutuo, conexión mutua, cuando cada uno piensa sobre lo bueno de la sociedad.
De Kabtv “Una nueva vida #407 – Difamación,” 15/jun/14