entradas en 'Lección diaria de Cabalá' categoría

Lección diaria de Cabalá – 17/abr/18

Preparación para la clase
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Clase con el tema “Descubrir la fuerza del creador en la decena” (Preparación para el congreso “Todos como uno” en Nueva Jersey 2018)
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, parte 3, capítulo 5, punto 5
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, parte 3, capítulo 9, artículo 3
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “Exilio y redención”
Video: Reproducir ahora    Audio: Reproducir ahora

Neo antisemitismo

El pueblo de Israel, que surgió del grupo de los discípulos de Abraham, no existe por sí mismo. Existen para traer el método de conexión, a la fuerza superior y revelar la totalidad de la naturaleza, la cualidad llamada “Creador”, a toda la humanidad. Este grupo está obligado a cumplir su misión.

Por lo tanto, a medida que la humanidad se desarrolla y se desespera de su desarrollo, comienza a quejarse ante este grupo de su vida sin objetivo, fallida y vacía. Mientras más se desarrollen las naciones del mundo, más quejas habrá contra el grupo llamado Israel y más le exigirán que cumpla su misión.

La humanidad no conoce la misión del pueblo de Israel ni la razón de su odio hacia los judíos, pero también recibe influencia de la ocultación. El grupo de Abraham, después del largo viaje que ha realizado a lo largo de la historia, olvidó qué es exactamente lo que debe cumplir y por qué es odiado.

Pero el antisemitismo existe como un fenómeno que no desaparecerá hasta que este grupo cumpla con su propósito, ya sea bajo la presión de la humanidad o que él mismo despierte y comprenda su misión.

De cualquier forma, este grupo se unirá y dará ejemplo de unidad a la humanidad. Así, la Luz superior se extenderá a través de este grupo a toda la gente, como escribe Baal HaSulam en Prefacio al libro del Zóhar. De esta manera, el mundo entero obtendrá la corrección deseada.
[224701]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá, 9/abr/18, lección sobre: “Día del Holocausto”

Material relacionado:
Por qué la gente odia a Israel
El odio y la maldad son un reflejo de nuestro estado interior
Los cabalistas y sus estudiantes

Lección diaria de cabalá – 16/04/18

Preparación para la Lección
Video: Reproducir ahora                    Audio: Reproducir ahora

Tema de la lección “Descubriendo la fuerza del Creador en la decena” (Preparación para la Convención “Todos como Uno” en Nueva Jersey, 2018)
Video: Reproducir ahora                    Audio: Reproducir ahora

Talmud Eser Sefirot, parte 3, capítulo 9, punto 1
Video: Reproducir ahora                    Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, “El Shofar del mesías”
Video: Reproducir ahora                    Audio: Reproducir ahora

Lección diaria de Cabalá – 15/abr/18

Preparación de la lección
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Lección sobre; “Disolviendonos en la decena” (Preparación para  el Congreso “Todos como Uno” en Nueva Jersey 2018)
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam, Artículo “Shofar del Mesías”
Video: Reproducir ahora     Audio: Reproducir ahora

“¿Qué son los estandartes en el trabajo?”

Estamos obligados a lograr equivalencia de forma con el Creador; este es el objetivo de la creación, en otras palabras, es inevitable. Y si no queremos, entonces la fuerza superior, como padre cariñoso, castigará al hijo hasta que lo logre, porque entiende que no hay otro modo. El amor por el niño lo obliga a castigarlo. Está escrito, el que evita la vara, malcría al niño.

Pero hay que decirlo, este es un camino indeseable, sin amor. Por eso hay dos caminos: el de la Torá y el del sufrimiento. Y estos caminos no van en diferente dirección, avanzan uno al lado del otro. Si en cada momento del camino, no avanzo en la dirección correcta ni a la velocidad correcta, inmediatamente recibo la reacción de la fuerza superior, ya sea positiva o negativa y será por su amor absoluto hacia mí.

Esta reacción me forma. La cuestión es en el grado de mi sensibilidad y conciencia, pues siempre, a cada momento, estoy bajo el control y la autoridad del Creador. No importa lo que pase por mis pensamientos o deseos, en mis acciones o en todo el cuerpo, solo debo pensar en lo que el Creador me está haciendo.

En otras palabras, siempre debo tener el pensamiento de que no hay nada más que Él, que me trajo a cierto estado y dentro de él me dio un poco de libertad para hacerme notar que puedo intentar ser similar; al Creador o a mi faraón. Ahí radica la esencia del trabajo del individuo.

No hay nada más que Él: esa es la verdad y necesito deshacerme de la ilusión de que existen múltiples fuerzas que afectan mi existencia. No hay nada más que la fuerza única.

Pero si estoy confundido, imagino mil fuerzas diferentes que me alejan del Creador, de la fuente única hacia diez, mil fuentes que me impactan. Eso es totalmente falso y me aleja del camino de la verdad.1

El trabajo en Egipto ya es trabajo para el Creador; sólo al inicio pensamos que podemos avanzar con nuestro ego, con el total consentimiento del faraón. Creemos que podemos unirnos y revelar el mundo superior, al Creador, la fuerza superior y alcanzar la perfección y la unidad, tal como nuestro ego lo imagina. Esto se llama “siete años de saciedad”.2

La vergüenza en espiritualidad es totalmente diferente de lo que es en nuestro mundo, donde sentimos vergüenza porque algunos actos indecorosos son revelados y los saben los demás. La vergüenza espiritual aparece cuando no soy semejante al Creador. Esta es la causa exacta de la vergüenza que provocó la primera restricción en el mundo de Ein Sof (infinito).

Es como si estuviera sentado frente al maestro y viera que Él lo da todo y yo recibo todo. Descubro que soy el que recibe y por eso, soy diferente al Creador, al dador. Y odio esta cualidad en mí, ese deseo de recibir, porque no puedo deshacerme de él.

Veo lo que el Creador hizo conmigo. Odio ese veneno dentro de mí y no puedo deshacerme de él. Y lo peor, lo demando constantemente o de lo contrario, no puedo vivir. Hasta que concluyo que la muerte es mejor que este tipo de vida, estoy libre del mal y el Creador me revela que hay vida por encima del deseo de recibir.

Pero, en esencia, toda mi vida está dentro de ese deseo egoísta de recibir; dependo de este placer y no puedo esconderme de él. Lo odio y no puedo vivir sin él. Es un estado terrible que me lleva a través de las diez plagas de Egipto, no sé cómo deshacerme de él. Siento que es veneno, pero debo tomarlo, de lo contrario ¿de qué fuente viviría?

Toda mi vida se alimenta exclusivamente de ese veneno. Necesito esta serpiente; sólo espero que no se me escape porque si lo hace, no tendré ningún placer en la vida y moriré.3

Hay muchos niveles de vergüenza. Es sólo la vergüenza lo que nos obliga a elevarnos a un nivel superior: siempre más y más alto. La vergüenza, el reconocimiento del mal, es la única razón para elevarnos más.

El Creador es bueno y hace el bien, porque Él cambia nuestros órganos sensoriales, nos da la posibilidad de comprender lo que es la verdadera bondad y compasión. Pero, realmente nada cambia en nuestra vida cotidiana. Esta vida sólo es para llevarnos al punto de tomar la decisión correcta para llegar a la vida real.

Cambiamos nuestros valores y con nuevos valores descubrimos una vida mejor. Pero eso no significa que la vida misma cambie. Es con nuestros nuevos valores que la vida nos parece más agradable. Después de todo, cada uno juzga según sus propios defectos. Necesitamos cambiar nuestras cualidades, así veremos un mundo cada vez más benevolente. El mundo entero es total bondad; la Luz de Ein Sof llena toda la realidad.5

¿Qué nos impide vivir bien con niveles tan altos de avance tecnológico? ¿por qué el Creador nos arruina la vida, al enfrentarnos unos a otros cada día? Porque de otra forma, no Lo necesitaríamos. Y lo bueno está solo en la adhesión con el Creador. Por eso, el Creador creó todas las formas contrastantes, para mostrarnos que sólo podemos experimentar el bien cuando estamos en otorgamiento absoluto hacia Él.6

El faraón es necesario; actúa en nuestro beneficio, ayudándonos a escapar del egoísmo. Es justamente el faraón el responsable de acercar a la nación de Israel hacia el Creador. No hay un ángel más leal al Creador que el faraón, nuestro ego, nuestra serpiente. Por eso, toda medicina está hecha de veneno.7

De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 26/mar/18, Escritos de Rabash, “¿Qué son los estandartes en el trabajo?”

1 minuto 12:17

2 minuto 13:12

3 minuto 14:50

4 minuto, 17:10

5 minuto 19:10

6 minuto 26: 30

7 minuto 27:45

Material relacionado:
¿Por qué nos castiga el Creador?
Aparentemente soy un esclavo de Faraón
El Creador es siempre el bien absoluto

¿No temes otro holocausto?

No hay bien ni mal en este mundo, sólo dos fuerzas: dar y recibir, que deben fusionarse. Trabajan de acuerdo con un principio simple de conexión, la ley de equivalencia de forma. Y en la medida de nuestra unidad o falta de ella, de acuerdo al tiempo asignado para nuestro desarrollo, estas fuerzas generan los estados que desarrollan y cambian el deseo de dar placer a la creación.

En este proceso debemos ser imparciales, mantener nuestros sentimientos independientemente de si los comprendemos. “El juez sólo tiene lo que ven sus ojos y no lo que siente su corazón”.1

Castigar o perdonar

El Creador trata a cada uno, incluso a un bebé, como si fuera responsable de sus propias decisiones. Desde Su perspectiva, no hay diferencia entre la gente; todos somos un cuerpo que debe cumplir su misión: adultos, niños, hombres, mujeres, ancianos; todos bajo la misma regla.

El Holocausto es una consecuencia que se acumuló durante un largo período de tiempo. Durante dos milenios, los judíos trataron de evadir su responsabilidad. Su propósito es ser Luz para las naciones, ser el conducto que trae Luz a la parte de la humanidad que no pertenece a la cabeza, sino al cuerpo del alma común y que no puede atraer la Luz superior por sí misma. Sin embargo, específicamente en esa parte es donde el Creador debería ser revelado. Israel, que se llama “Soy la cabeza” (“Li Rosh“), sólo sirve como conducto de la Luz hacia el cuerpo. Pero el contacto real con la fuerza superior y la adhesión de la creación con el Creador será en el cuerpo, donde su necesidad se siente más.

Si Israel no cumple su misión, se vuelve inútil en este mundo. Ya sea que el gobierno superior nos de mucho sufrimiento -la línea izquierda-, para hacernos cambiar nuestro comportamiento y atraer la Luz que reforma a la línea derecha o, empezaremos a comportarnos correctamente por nuestra cuenta. Es uno o el otro.

El Creador no decide qué hacer con nosotros: castigar o perdonar. El sistema funciona de acuerdo con leyes específicas, no con emociones. Hoy, la situación es peor que hace 80 años. En aquel entonces, las naciones del mundo apoyaban que el pueblo de Israel creara su país, porque traía consigo la posibilidad de la corrección de este mundo. Hoy no tenemos ese apoyo. El mundo se niega a siquiera respetar el recuerdo del Holocausto.

Eso muestra que la nación de Israel no cumple su misión ni siquiera un mínimo. Las otras naciones no sienten ningún beneficio de nosotros. Por el contrario, nos ven como lo más dañino del mundo. La única forma de resolverlo es unirnos y convertirnos en canal. Con nuestra conexión crearemos un círculo y seremos el canal para el mundo. Esta es nuestra misión.

Pero, si no lo hacemos, sentiremos el odio desde arriba, del Creador y desde abajo, de las naciones del mundo. Ya vimos a lo que esto conduce. Existimos en un sistema de leyes de la naturaleza que no se puede olvidar ni esconder. Así que no pretendamos no entender lo que está sucediendo; vale la pena conocer este tema y así tenemos oportunidad de salvarnos. Ninguna otra cosa ayudará, ya que “la ley está dada y no se puede romper”2

Con el paso de los años, el recuerdo del Holocausto se desvanece, ya no causa la sensación común de pérdida y dolor. Si eso le sucediera a cualquier otra nación, en contra de su deseo de recibir, se habría sentido con mucha más fuerza y ​​no se hubiera olvidado en cientos de años. Pero como el Holocausto ocurrió por nuestro trabajo deficiente hacia el deseo de otorgar, el recuerdo desapareció. Hoy, no sentimos ni rastro.

Tenemos que entender este fenómeno inusual. Por eso, ya no se teme al Holocausto. ¡Es incomprensible! Incluso cuando surge una nueva ola de antisemitismo que nos trae la posibilidad de otro Holocausto, a nadie impresiona. Igual que los judíos de Polonia que no se preocuparon antes de la Segunda Guerra Mundial, pensando que todo saldría bien.

Sin embargo, nuestra condición actual es aún peor que antes del Holocausto. Pero, la nación judía no logra despertar. Porque el despertar no debería ser resultado del sufrimiento. El sufrimiento sólo puede ser el efecto secundario. El despertar tiene que ser el resultado del cumplimiento de nuestra misión, la necesidad de unirnos para atraer al Creador, a la Luz superior, de arriba a abajo, a toda la creación, es decir, no huir de los golpes, sino revela el Creador a la humanidad.3

La raíz espiritual del antisemitismo es el comportamiento incorrecto de la nación de Israel, que debe lograr unidad con la Luz superior. El resultado de esta falta se revela en los deseos no corregidos, no en su cabeza, sino en el cuerpo del alma común: en las naciones del mundo. Cuando se supone que el cuerpo del Partzuf espiritual reciba la Luz interna de la cabeza, pero no la recibe, esta falta sube a la cabeza y ahí es sentida como antisemitismo.4

Hoy, el nazismo puede surgir en cualquier país desarrollado. Mientras más desarrollado, mayor será la posibilidad de que surja, porque la gente es más sensible y siente con más fuerza que está sufriendo a causa de los judíos. La situación es tal que los regímenes democráticos, liberales y pro-socialistas están a punto de colapsar y dar paso al nazismo, como nos advirtió Baal HaSulam.5

De la 1a parte de la lección diaria de Cabalá 11/abr/18. Tema: “Día conmemorativo del Holocausto”.

1 minuto 21:10

2 minuto de 22:30 a 31:20

3 minuto 40:50

4 minuto 49:03

5 minuto 87:28

Material relacionado:
¿Por qué todos odian a Israel?
Texas: antisemitismo
El rol de la nación de Israel

Lección diaria de Cabalá – 13/abr/18

Preparación para la leccion
Video:  Reproducir ahora    Audio:  Reproducir ahora

Lección sobre: “Descubrimos la necesidad de la decena” (Preparación para el Congreso “Todos como uno” en Nueva Jersey 2018)
Video:  Reproducir ahora    Audio:  Reproducir ahora

Baal HaSulam TES, parte 3, capítulo 7, punto 1
Video:  Reproducir ahora    Audio:  Reproducir ahora

Escritos de Baal HaSulam,  “Una sierva que hereda a su ama”
Video:  Reproducir ahora    Audio:  Reproducir ahora

Las enseñanzas del Holocausto

Vivimos un momento único, un momento en el que tenemos oportunidad de triunfar. Pero no hay garantía de que lo logremos. Se nos dio este tiempo para ganar fuerza y ​​comprensión de dónde estamos y qué debemos hacer.

Baal HaSulam lo llama “tiempo de oportunidades abiertas para la liberación”.

Se nos dio esta oportunidad y nuestro trabajo consiste en implementar y dar vida a todo lo escrito en los libros cabalistas. Nadie sabe cómo terminará. Baal HaSulam escribió sobre el peligro de que esta oportunidad no se concluya y que el Estado de Israel se derrumbe. Después de todo, hay fuerzas muy poderosas contra nosotros.

El Creador ha preparado a nuestros enemigos, enemigos con paciencia, poder, gran cantidad y calidad. Debemos entender que necesitamos el poder del Creador para luchar contra ellos. Si lo entendemos, ganaremos. Pero si no, el Estado de Israel no tiene futuro.

Esto se debe a que la única condición para la existencia del Estado de Israel es nuestra unión. Por lo tanto, ni un poder militar ni Estados Unidos con Trump nos ayudarán, ningún otro poder más que el poder de nuestra unidad.

La única pregunta radica en si la nación de Israel está dispuesta a escucharlo y cuándo lo escuchará. Hasta el momento, sólo está creciendo en su orgullo y cada vez más distante de la verdad, cada vez más distantes unos de otros y cada vez más odiado por los demás.

Los judíos están muy orgullosos de su éxito material, aunque no tiene conexión con su misión inherente. Los judíos israelíes, europeos y de EUA tienen el síntoma particular de su enfermedad, pero están unidos por una sola cosa: el odio de las naciones que los rodean. Esperemos que esto no nos lleve a un Holocausto similar al que ya ocurrió en el pasado.

El tiempo se está agotando, hemos desperdiciado mucho y la nación de Israel aún no cambia internamente para bien; incluso, por el contrario, ha empeorado. No tenemos a nadie de quien depender más que nosotros y el Creador. Es un problema terrible cuando tenemos la posibilidad de lograr la corrección y completar nuestra misión, pero la gente no escucha. Han pasado sólo 70 años desde el Holocausto y aparentemente lo que nos enseñó, ya fue olvidado.

Se nos dio oportunidad de unirnos, de abandonar los países donde éramos odiados y de comenzar juntos a descubrir la esencia interior de la nación de Israel, conocida por religiosa y por secular, sobre esto está escrito: “El amor cubre todas transgresiones“. Pero nadie quiere aceptar esta ley; lo opuesto: separación y conflicto interpersonal sigue fortaleciéndose. Vemos que la historia no nos enseña nada.

Sólo con la difusión de la sabiduría de la Cabalá y atrayendo la Luz que reforma se puede mejorar. El mundo entero sufre y seguirá sufriendo aún más.

Todos nos deslizamos por un plano inclinado. Esperemos que con nuestra participación en la corrección, la presión del mundo sobre nosotros será relativamente suave, no obstante, nos obligará a unirnos.

Si no despertamos a nuestro egipcio interno, si no sentimos que se esconde dentro de nosotros obstaculizando nuestra conexión tal vez el mundo nos ayude y nos exija la metodología de la conexión.

Hubo un tiempo en que no era tan evidente, pero hoy todos entienden que la unidad creada en los últimos 30 a 40 años está destruyendo al mundo. Inicialmente, todos estaban encantados de que la sociedad se globalizara y se integrara, pensando que traería prosperidad. Pero ahora, ya es claro que no es así. Hoy están iniciando guerras reales: China, EUA, etc.

Esto es una señal obvia de que la unidad no es posible si no se corrige el ego. Y hasta que eso suceda, la unidad siempre será perjudicial, como está escrito: “La unidad de pecadores dañará a ellos y al mundo”. Al final, traerá guerras tremendas.
[224648]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 8/abr/18, Shamati 190, “Cada acto deja una huella”

Material relacionado:
El Holocausto: Las causas y fuerzas que lo motivaron
Epílogo al día en memoria del Holocausto, parte 6
El holocausto cambio los genes de generaciones de judíos

Nuevo antisemitismo

El mundo avanza hacia el reconocimiento del mal. Los cabalistas lo llaman “desarrollo”, aunque según opinión de economistas y normas generalmente aceptadas se puede llamar degradación.

Como resultado de este desarrollo el mundo gradualmente cae en desesperación, de generación en generación, año con año siente impotencia. Y está claro que la actitud de las naciones del mundo hacia el grupo llamado Israel, que debe ir “directo al Creador” y mostrar esta dirección al mundo entero se vuelve cada vez más negativa.

Mientras más integral se vuelve el mundo más aguda es su actitud al comunicarse entre sí y al ejercer presión general sobre Israel. Es importante que Israel comprenda por qué está siendo presionado y si está tratando de atraer al mundo para que descubra el propósito de la creación y del mundo superior.

Ya sea que su meta la logre con golpes, guerra y grandes sufrimientos para todos, incluido el propio Israel o que este cambio suceda de buena manera, depende de la  medida en que Israel logre atraer hacia el mundo la revelación del Creador. Y lo más importante, en qué medida Israel cumple su misión de atraer Luz para las naciones del mundo.

Si el pueblo de Israel se organiza correctamente, entrará en contacto con la Luz superior, la atraerá y la transmitirá a las naciones del mundo. Esperemos que podamos hacerlo de manera correcta, esto es deseable en nombre del Creador y de la creación.

No importa si los judíos entienden su misión o no, porque ya una vez realizaron el trabajo espiritual, ese registro (Reshimó) permanece en ellos. De acuerdo con este Reshimó, deben actuar en el sistema. No veo a la gente como cuerpo físico, veo un campo de poder llamado “Luz”. Y dentro de ese campo, hay partículas cargadas que desean unirse y comenzar a trabajar juntas con este campo.

No tiene sentido ver cuerpos, porque pertenecen al nivel animal. Los niveles inanimado, vegetal y animal pertenecen a este mundo, el nivel humano pertenece al mundo espiritual.

Sucede que en este mundo hay una criatura especial llamada hombre, Adam, que está conectada tanto a lo espiritual como a lo material. De acuerdo con su cuerpo material, es un animal, aunque altamente desarrollado. Pero aún no tiene nada espiritual. Así que, es necesario tener en cuenta no sólo lo que podemos ver, sino también el potencial interno oculto en el hombre.

El pueblo de Israel es aquel que está conectado con la Luz superior y puede pasar esta Luz a los demás. Israel es un canal de transmisión, un módem, un dispositivo que conecta la Luz superior con la humanidad. Una vez recibieron el método de conexión entre la Luz superior y la humanidad. Abraham quería completar la corrección en sus días, pero sólo lo siguieron discípulos individuales, no toda la antigua Babilonia.

El pueblo de Israel es el que una vez salió de Egipto (intención por sí mismo), alcanzó la Luz de Mojin de Haya con su unidad altruista y luego, comenzó a descender.

En forma ideal, parecía haber continuado esta corrección en todo el mundo. Pues, crearon su estado final corregido, pero fue relativo porque el Kli común, los demás pueblos, no participaron.

Por lo tanto, tuvieron que descender y en esa caída crear conexión con las naciones del mundo. Resulta que la caída de la altura del Primer y Segundo Templos fue inevitable: de la etapa de recibir para otorgar y otorgar por  otorgar.

Después de este colapso, el Kli se desintegró por completo y los judíos se mezclaron con las naciones del mundo. No fue una mezcla biológica, fue ideológica, los judíos aprendieron de otros pueblos, es decir, de su deseo de disfrutar para sí mismos.

Antes de eso estaban en el estado de recibir para otorgar, después los Kelim corregidos cayeron en la destrucción, en el deseo de recibir llamado, “naciones del mundo” para mezclarse. Esta mezcla duró dos mil años. Desde el tiempo del Arí en adelante apareció el método renovado de Cabalá, adaptado a nuestro tiempo y estamos obligados a avanzar hacia la total corrección universal.

De acuerdo con el programa de creación, el pueblo de Israel está obligado a corregir a toda la humanidad.
[224695]
De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 9/abr/18, clase con el tema “Día conmemorativo del Holocausto”

Material relacionado:
La crisis genera antisemitismo
Judíos antisemitas: ¿paradoja o patrón?
¿Cuándo desaparecerá el antisemitismo?

Superar, corregir y sentir al Creador

Es necesario superar toda tu irritación hacia el amigo y corregirte a ti mismo para que comiences a amar todas sus cualidades, hasta el punto en que comiences a sentir al Creador.1

De la 3a parte de la lección diaria de Cabalá 1/abr/18, Escritos de Rabash, “Cualquiera que santifique la séptima – 2”  
1 (minuto 27:40)

Material relacionado:
El trabajo interior del cabalista: Sobre el amor a los amigos
Una actitud cálida hacia el amigo nos lleva hacia el Creador
“Amigo” significa igual