entradas en 'Evolución' categoría

Qué es ser idólatra según la cabalá

Pregunta: ¿Adorar al propio ego es idolatría?

Respuesta: Sí, por supuesto.

Pregunta: ¿Qué hacer para no convertirnos en idólatra?

Respuesta: Comprometernos todo el tiempo con nuestro desarrollo.

Pregunta: Pero usted siempre explica que el desarrollo se da en el grupo, en la sociedad y en la conexión ¿esta conexión puede convertirse en ídolo?

Respuesta: Puede. Depende de cómo se perciba y se desarrolle. Con esta base, tal vez erróneamente, han aparecido muchos métodos, teorías, por lo general, grupales.

Pregunta: ¿Cómo se puede mantener equilibrio entre alcanzar al Creador y unir a la gente?

Respuesta: El Creador se alcanza en la conexión de la gente. La conexión correcta es identificar al Creador.

 

Descubre  ¡De regreso a la idolatria!

 

Incorporarse en los deseos del otro

La esencia del amor y la unidad, está en el deseo. Cuando cada uno complace a su amigo, no hay disparidad de deseo entre ellos y todos se incorporan en un deseo único, con lo que se integran al deseo del superior, que es el propósito de la unión (Rabbi Najman de Breslev, Likutei Halajot, Reglas variadas).

Precisamente, al incorporarse en los deseos del otro y satisfaciendolos, poco a poco alcanzamos al Creador y quedamos incorporados en Su deseo, en Su singularidad. 

No hay otra forma de llegar a ese estado. Sólo nos tenemos que hacer de la vista gorda a todo lo demás, como secundario y ¡hacer sólo eso! ¡Lánzate y tendrás éxito!

Del congreso internacional de Cabalá “Nos elevamos por encima de nosotros mismos” 6/ene/22 “Nos acercarnos al Creador en nuestra red de conexiones”, clase 1 

El dolor en el camino a la felicidad

Desde mi página de Facebook Michael Laitman 11/may/20

Estamos equivocados al llamar a la COVID-19 pandemia; es una crisis global que desencadenó la pandemia. La crisis era una bomba a punto de explotar, mucho antes del brote, el coronavirus simplemente inclinó al mundo al acantilado del que colgaba desde hace muchos años. Así que, estamos equivocados si esperamos que los días pre-corona regresen. No lo harán, tampoco nuestra vida.

A medida que salimos del encierro, descubriremos que la vida cambió y nosotros también. Los valores pasados parecerán absurdos e inmaduros. No entenderemos por qué perseguimos esos objetivos, ¿por qué fue importante usar esa marca y no otra? ¿por qué idolatramos a la gente por su aspecto o le atribuimos sabiduría a los que sabían regatear? ¿nos dieron algo valioso?

Muy pronto, nos daremos cuenta de que lo que realmente nos hace felices, son buenos amigos y una familia cálida. Si lo tienes, eres el hombre más rico del mundo. Pronto, lo sentiremos todos.

La belleza de la riqueza familiar y de los amigos, es que mientras más tienes, más enriqueces a otros. Porque los amigos y la familia son personas que se conectan y comparten, se cuidan y ayudan unas a otras. En esta riqueza, o bien; todo el mundo es rico o todo el mundo es pobre.
Podemos decidir por qué camino queremos ir. El dolor en el camino hacia la felicidad que la COVID-19 abrió para nosotros, puede ser pequeño o grande; la elección es nuestra.

 

 

 

 

 

 

 

 


[Foto de Tyler Nix en Unsplash]

Enderezando la Economía

Medium publicó mi nuevo artículo «Enderezando la economía«

Nunca lo supimos, pero nuestra economía ha estado al revés durante más de un siglo. En lugar de satisfacer nuestras necesidades, habíamos atendido las “necesidades” de la economía. Nos preocupaba el crecimiento, la producción, el consumo y el déficit o superávit comercial. En algún momento del camino, olvidamos que la economía estaba destinada a abastecer nuestras necesidades, para asegurar que tuviéramos comida, ropa, atención médica, vivienda y educación. Si es posible, también debería procurar un pasatiempo agradable, pero hasta que apareció la COVID-19, lo habíamos olvidado por completo. Ahora se nos da oportunidad de enderezar la economía y reorganizar nuestra vida de manera que se adapte a nuestras necesidades.

Con la tecnología de hoy, no hay necesidad de que todos trabajen y desde luego, no la cantidad de horas que hemos trabajado hasta el inicio del bloqueo. El empleado de cuello blanco promedio, trabajaba muchas más horas que las que trabajaban los esclavos hace dos siglos. Pudiera haber tenido sentido si los empleados hubieran tenido más libertad o seguridad que los esclavos, pero cuando la crisis del coronavirus cerró la economía, decenas de millones de personas quedaron sin ningún tipo de seguridad ni en la vivienda ni alimentaria.

En otras palabras, los esclavos de ayer son los profesionales de hoy, ingenieros de software, trabajadores independientes, empleados en finanzas, derecho, seguros, turismo y la mayoría de las profesiones de cuello blanco. En la búsqueda de libertad, reemplazamos la seguridad relativa del esclavo por títulos de trabajo. Pero cuando necesitábamos apoyo, descubrimos que nuestros títulos no tenían sentido. No nos hicieran felices; ni siquiera nos dieron ninguna seguridad.

El golpe de la COVID-19 cayó en la economía, es la oportunidad de la humanidad de liberarse de las cadenas del capitalismo. Ahora es nuestra oportunidad de reevaluar el concepto de trabajo ¿debe nuestro trabajo definir quiénes somos? ¿por qué, por ejemplo, nuestra contribución a la sociedad no debería determinar nuestro estatus social? ¿por qué un abogado debe tener un estatus más alto que un maestro? ¿quién contribuye más a la sociedad, el abogado o el profesor? En lugar de apreciar a la gente por su contribución a la sociedad, las apreciamos por su contribución a ella misma ¿no es hora de cambiar nuestros valores?

Gracias a la tecnología, se necesitan muy pocas horas de trabajo para satisfacer las necesidades de la humanidad. Dentro de unos años, no habrá trabajos de la forma en que existen hoy. Simplemente, no habrá demanda para ellos. En lugar de cheques de pago, los gobiernos darán un ingreso básico o algún otro tipo de sustento seguro a toda su población. Eso será necesario para evitar el colapso social total.

Cuando el sustento esté asegurado, podremos establecer una sociedad realmente libre, donde todos trabajen para reforzar su entorno, en lugar de su cuenta corriente.

El ingreso seguro libera a la gente para asegurar su felicidad. Así, se centrará mucho más en fomentar relaciones satisfactorias. La capacitación profesional dará paso a la capacitación social; aprenderemos el arte olvidado de hacer amigos, compartir y cuidar. El fin del reino de la economía es el inicio del reino de la humanidad, de la bondad humana. El coronavirus no es sólo otro virus; llegó para sanar a la humanidad, para enderezar nuestra economía y poner al hombre en la cima, en el lugar donde estuvo el dinero.

Por encima de nuestro pequeño yo

Medium publicó mi nuevo artículo «Por encima de nuestro pequeño yo«

Detectar nuevas fases en el desarrollo de la humanidad es fácil: si surge un nuevo nivel de interconexión e interdependencia, es señal de que pasamos a una nueva fase. El COVID-19 es un caso clásico de que nace una nueva etapa.

Hasta el momento, incluso en los peores momentos que la humanidad sufrió; las dos guerras mundiales y la Peste Negra, no toda la humanidad estuvo involucrada. El coronavirus provocó la primera pandemia que realmente merece ser llamada así. Es una señal clara de que la realidad evolucionó y entró en una nueva fase. Mientras más rápido lo aceptemos y dejemos de esperar que la vida regrese al modo pre-coronavirus, mejor será para todos.

Este súper germen no es sólo otro virus. Su impacto en el mundo nos obliga a elevarnos a nuevos niveles de conexión. Hasta hace poco, muy pocas personas pensaban tanto en la salud de los demás. Ahora pensamos en la salud de todos, aunque claramente tenemos un motivo egoísta, pero existe un nivel de conexión que nunca antes tuvimos. Incluso, a medida que descienda el contagio en la sociedad, seguiremos pensando en la salud de los demás, pues no queremos que se enfermen y pongan en peligro nuestra propia salud. Así nos conectó el virus, inadvertidamente, y nos obligó a considerar a los demás.

Una vez que se manifiesta ese nivel, la interconexión e interdependencia no disminuirán. A partir de ahora, tendremos que calcular todos nuestros movimientos como sociedad y no como individuos. Es evidente que es un cambio muy difícil para nuestro ego, pero la evolución no entiende de egos. La evolución avanza en su camino, que siempre ha sido complejo y progresivo, mayor interconexión e interdependencia y por consiguiente, mayor consideración hacia el otro. El hecho de que el ego se sienta incómodo, es irrelevante. Este virus o el siguiente o el que seguirá después, nos impulsará a aprender y pensar en los demás, no menos de lo que ahora pensamos en nosotros mismos. En la medida en que nos neguemos a hacerlo así, será nuestro dolor.

El objetivo de la naturaleza no es torturarnos. Su objetivo es llevarnos a un gozo mayor y mucho más profundo de lo que podemos imaginar hoy. Su objetivo es abrirnos los ojos a una realidad plena y total, para hacernos omniscientes. Sin embargo, la naturaleza sólo puede hacerlo si nos elevamos por encima nosotros mismos y del enfoque hacia mi. Nos tiene que elevar, y desde esa cima poder ver el mundo entero, no solo nuestro pequeño cuerpo. Para hacerlo, debemos elevar nuestra mirada por encima de nuestra mezquindad.

Así como una madre dolorosamente presiona a su bebé, para que salga fuera de su útero por el estrecho canal del parto, la humanidad está siendo expulsada de su antigua visión del mundo hacia una nueva realidad, un mundo nuevo. El bebé, no tiene más remedio que nacer, así naceremos en el nuevo mundo, de angustia en angustia, así es como nuestra conciencia aceptara la realidad de nuestra interconexión. Y una vez que la aceptemos, descubriremos que el mundo en el que habíamos vivido era oscuro, obtuso y limitado.

En nuestra simpatía por los demás, aprenderemos qué es el verdadero amor, la responsabilidad mutua y que cada uno es único, que el mundo no está completo si no estamos todos para poner nuestra parte. Viviremos en una realidad de expresión personal total y de absoluta devoción hacia la humanidad, todo al mismo tiempo. Nos sentiremos satisfechos y seguros y transmitiremos ese sentimiento a todos los que nos rodean y a toda la realidad. La vida dejará de ser una pesadilla y comenzará a ser el mundo que soñamos, como sentíamos que debería ser.

Lograr estos objetivos depende completamente de nuestra contribución mutua. Sólo si todos colaboramos, emergerá el nuevo mundo. Y hasta que no empujemos juntos, tendremos que soportar los golpes del coronavirus.

Una nueva vida 670 – La mente social

Dr. Michael Laitman.jpg

Dr. Michael Laitman en conversación con Oren Levi y Tal Mandelbaum ben Moshe

Resumen

La forma de pensar de un hombre es muy personal e individualista, por lo que la persona actúa bajo su propio interés y a expensas de los otros.  

Esto queda muy claro cuando observamos bebés. Un bebé no piensa en nada más que en sí mismo y hasta los tres años no puede sentir a los demás y si crece en una familia muy indulgente, continúa relacionándose con el mundo de esta forma, aún cuando crece.

La persona nace sin ninguna inclinación especial, todo lo contrario. Es un completo egoísta que aprende a calcular, pero hay neuronas espejo en su cuerpo, justo como las que tienen los animales.

Todos somos parte de un sistema y estamos estrechamente conectados por infinitas líneas de comunicación interna: pensamientos, deseos e impresiones. Todo es una red general, como una bolsa de crutones en un plato de sopa. Tenemos la habilidad innata de sentir al otro, pero es egoísta, para que nos cuidemos de lo que nos pueda dañar. Solo a través del método de educación integral, basado en la sabiduría de la Cabalá, podemos aprender a usar la conexión de forma no egoísta.

La meta de nuestro desarrollo es construir las conexiones mutuas correctas hasta que nos sintamos como “un hombre con un corazón” y estemos en perfecta reciprocidad, en complementación mutua. Y entonces ninguno necesitará cuidarse a sí mismo porque todos los demás le cuidarán y él cuidará de ellos.

Cuando una persona se libera de la auto-preocupación, se siente como bebé en los brazos de su madre y es libre para cuidar a los demás. En el camino hacia esta totalidad, se somete a un estado llamado el reconocimiento del mal, en el cual reconoce que es imposible continuar con las malas relaciones entre las personas.

En la cima de nuestra evolución, en el estado corregido, seremos capaces de sentir a todos los demás simultáneamente. Nuestras neuronas se conectarán y serán un cerebro. Esto pasará sólo si usamos el método de la sabiduría de la Cabalá que nos enseña a conectar y amar correctamente a los demás.

Entonces seremos como un banco de peces o una parvada de pájaros moviéndose como un solo cuerpo y sentiremos la fuerza superior en nuestro cerebro común que nos llevará a una conexión cada vez más grande.
[174301]
De Kabtv “Una vida nueva 670 – La mente social”  11/ene/16

La humanidad no se hace más sensible al pasar del tiempo

thumbs_laitman_219_03En las noticias (scitation.aip.or): «Los matemáticos de la Universidad de Cornell han desarrollado un modelo que muestra qué tipo de pensamiento; intuitivo o racional, tipificó la humanidad en las  diferentes fases de su evolución.

De acuerdo con el estudio, hubo momentos en la historia humana en que gobernaro personas que tenían un estilo de pensamiento lento y racional y, hubo momentos en que los gobernantes se caracterizaron por el pensamiento rápido e intuitivo. De acuerdo con este modelo matemático parece que, la gente no se está haciendo más racional con el tiempo sino que, el pensamiento racional en realidad se desarrolla cíclicamente y se puede comparar con las cuatro fases de la actividad económica (recesión, depresión, aumentó y prosperidad). El dominio de la racionalidad depende de la cantidad de los recursos accesibles a la humanidad «.

Mi comentario: Todo se desarrolla de acuerdo con las cuatro fases de la luz directa, de acuerdo con las cuatro letras del nombre del Creador, «HaVaYaH,» el esquema general e individual de toda la creación, de todo el mundo y cada parte en él. La Luz Superior tiene que pasar por el deseo (fase cero), las cuatro fases de su expansión: (fase uno) con el fin de prepararlo y ponerlo a disposición de sentirse a sí mismo y, querer ser como la luz en sí (fase 2) y luego, para cumplir su deseo (fases 3 y 4). Las fases 1-4 desarrollan bajo la influencia de la Luz Superior.
[165492]

Material relacionado:
Cuatro pasos hacia la luz
Las cuatro etapas del desarrollo del deseo
HaVaYaH: las fases de crecimiento de la mente y el corazón

En el umbral del descubrimiento de la meta de la evolución

Dr. Michael LaitmanPregunta: Poco a poco, la gente empieza a entender que hay una crisis en el mundo. La sienten en sus vidas y tratan de encontrar una respuesta a las preguntas: ¿Qué se va a hacer al respecto? ¿Cómo se puede responder? ¿Cuánto va a durar? ¿Hay algún tipo de regla o legalidad, según la cual la crisis siga desarrollándose aún más? De manera realista, ¿cómo se puede corregir y qué solución se puede dar a estos problemas?

Respuesta: La idea es que nos encontramos dentro de la naturaleza, en una red particular de fuerzas, que se desenvuelve hasta el grado de desarrollo del ego, es decir al grado de desarrollo del deseo de todos los niveles de la naturaleza.

Al principio, eran deseos pequeños de partículas elementales. Luego, las partículas se consolidaron hasta que crearon una estructura gigantesca, la Tierra, en la que desarrollaron condiciones para la vida biológica para los niveles vegetal, animal y humano. Este fue el resultado de la evolución del deseo dentro de la materia, el deseo de recibir, de disfrutar, de placer y de utilizar la materia que está en algún tipo de contacto con nosotros. Con base en esto hubo una conexión entre partículas elementales, moléculas, átomos y todo tipo de partes biológicas, de la agrupación de animales, gradualmente surgió una sociedad de bestias, de los humanos, surgió una sociedad humana. Es decir, todo se desarrolló como resultado de la evolución del ego.

Nuestros deseos también se desarrollaron: de los deseos animales del cuerpo (comida, sexo, familia), emergieron deseos sociales (riqueza, respeto, control), porque nuestro ego se hizo social. Después de eso, se desarrolló el deseo por información. La historia nos revela que hemos pasado por estas etapas en un eje de desarrollo evolutivo y siempre entendimos cómo actuar. Nuestro desarrollo egoísta, instintivamente nos empujó a algo: la explotación de los recursos más visibles y ocultos y la consciencia del anhelo por comida, sexo, familia, riqueza, honor y conocimiento.

Pero después de decenas de miles de años de desarrollo, de pronto llegamos a una situación inesperada, en la que las leyes lineales, e incluso, exponenciales del desarrollo egoísta dejaron de funcionar. La humanidad se había desarrollado de forma lineal y de pronto, en los últimos 100 a 150 años, fue exponencial y ha llegado a una especie de saturación, una cima. Ahora estamos en esta cumbre.

En este nivel, están sucediendo fenómenos muy interesantes ya que, de pronto, el ego se ha detenido. En el pasado, mientras más esfuerzo invertimos, más nos desarrollamos intelectualmente y más éxito conseguimos. Cuanto más fuerte éramos, más confianza sentíamos. Pero ahora, ninguna de estas relaciones lineales funcionan. Si en siglos pasados, una persona con un gran ego se beneficiaba al usarlo, ya no es así, pues nuestro desarrollo egoísta normal se ha agotado. Ahora nos estamos moviendo hacia un paradigma completamente diferente, otra dependencia. La pregunta es ¿hacia qué tipo de paradigma nos estamos moviendo? Todavía no lo sabemos.

Ahora, los científicos están empezando a observar e imaginar que la evolución no depende del ego individual, en su lugar, la evolución depende de conexión y coordinación mutua entre nosotros. Esto se deriva de la comunicación, que se desarrolló rápidamente, es integral y abarca a la sociedad humana, toda la civilización, pero la estamos usando linealmente, pensando en lo que se puede obtener de ella.

Esto significa que nos encontramos en una etapa de transición del ego lineal a una conexión integral mutua y que, incluso, podría ser hacia el altruismo. Y poco a poco percibimos hacia dónde vamos. Estas percepciones comenzaron a ser descubiertas a mediados del siglo XX, desde el tiempo del Club de Roma, que publicó todo tipo de trabajos de economistas, filósofos y otros científicos. Pero el problema es que, a pesar de que se ha trabajado y los científicos están más o menos consciente de ello, nadie les escucha. Y aunque vemos la futilidad del reto del ego que continúa, tanto en individuos como en grandes organizaciones, la inercia sigue existiendo y no hay forma de escapar.

Y a pesar de esto, puesto que continuamos funcionando en una sociedad, donde en lugar de leyes lineales, están empezando a actuar leyes integrales esféricas, vemos cómo nuestra sociedad está empezando a sufrir una fuerte presión y se encuentra en una forma muy desagradable. De esto se deriva la estratificación de la sociedad, en la que en su parte superior, unos pocos miles de personas en el mundo, concentran la riqueza y el control, mientras que las masas se están hundiendo. Una inmensa brecha se ha creado entre el estrato superior, compuesto por unos pocos miles de personas y el estrato bajo, que incluye el resto de los miles de millones de personas.

Por un lado, sin duda, esto dará lugar a una gran explosión. Por otra parte, toda la riqueza que se ha acumulado no valdrá nada. La jerarquía del desarrollo de los deseos (comida, sexo, familia, riqueza, honor, conocimiento) incluye un nivel en el que es posible utilizar la riqueza para las necesidades del siguiente nivel de desarrollo. Y cuando la humanidad comience a superar este nivel y lo concluya, ya no habrá necesidad de riqueza, porque cuando el siguiente nivel comience a aparecer, dará lugar a lograr el significado de la existencia.

Los científicos que estudian la creación, han empezado a estudiar holografía, múltiples universos y han llegado a la conclusión de que el planeta Tierra y todo el universo son finitos. Empezamos a percibir que siempre estuvimos jugando un juego con dinero, ejércitos y guerras. Y, esencialmente, un gran proceso está teniendo lugar, en el que somos elementos. Por otra parte, no determinamos su desarrollo, curso o flujo y, sobre todo, tampoco su objetivo. Estamos en una etapa en la que tenemos que descubrir la verdadera meta de la evolución de nuestro desarrollo. Esto nos llevará a la desilusión y a una nueva visión del mundo. Tenemos que observarnos a nosotros mismos y todo lo que está sucediendo e investigar a la naturaleza en su futuro desarrollo.

Esto significa que detrás de los deseos físicos (comida, sexo, familia) y de los deseos sociales (riqueza, honor, conocimiento), se está desarrollando un nuevo deseo, el de alcanzar el verdadero significado de nuestra existencia. Este es el deseo que nos debe dominar y hacia el cual nos estamos moviendo. Así que hoy, la humanidad está descubriendo, poco a poco, la crisis y espero que nosotros mismos diseñemos el enfoque correcto, para no desviarnos del camino y entender que, sólo por este camino, la vida continúa.
[164785]
De Kabtv «La última generación» 12/ago/15

Material relacionado:
La intersección de todos los deseos
La meta de la Creación es la plenitud perfecta
Llegar a conocer el plan de la creación

Punto de inflexión de la historia

Dr. Michael LaitmanPregunta: ¿Por qué la sociedad humana se desarrolla en la forma en la que lo hace a lo largo de la historia? ¿No podríamos haber evadido todas las grandes tragedias de nuestra historia? Y ahora también estamos en un estado que ¡nadie puede entender!

Respuesta: Todo estaba muy claro… hasta nuestro tiempo. De ahora en adelante todo lo que también está claro, a excepción de los eventos que, los seres humanos,  todos nosotros, en realidad determinaremos en el futuro, por nuestro libre albedrío, que es la razón de que no está predeterminado. Hasta ahora no teníamos otra opción y todo a lo largo de la historia ocurrió de acuerdo a leyes estrictas y rígidas de desarrollo en los niveles del inanimado, vegetativo, animado y hablante.

De la Kabbalah aprendemos que nuestro mundo fue creado como resultado de la creación del deseo de recibir placer. Este único ser creado fue quebrado en muchas partes como resultado de su evolución, y después de la ruptura, las piezas cayeron en el nivel de nuestro mundo y crearon sus cuatro niveles: el inanimado, vegetativo, animado y hablante.

Estas cuatro formas de deseo tienen que unirse desde nuestro mundo inferior (egoísta) y ascender a su fuente, su raíz, donde se creó (nació) un único deseo.

Esta es la razón por la que toda nuestra historia es un movimiento hacia la unidad que se logra por las guerras, por las acciones mutuas, el arte, el comercio, por todas nuestras acciones en la que nos conectamos y empezamos a entendernos mejor al obtener los atributos entre los unos y los otros y así  empezar a incorporarnos el uno al otro.

Esta unidad (que por el momento es egoísta) tuvo lugar en la última etapa del desarrollo de nuestra civilización, el capitalismo, es decir, bajo la mediación del capital, el desarrollo de la industria y el comercio, que fue la base para el establecimiento de la economía mundial, las relaciones políticas y sociales que nos llevaron a una sociedad global egoísta. El desarrollo del egoísmo de la gente llevó al desarrollo de la industrialización, lo que ha llevado a toda la humanidad a unirse de manera egoísta.

A continuación tenemos que descubrir todo el mal del egoísmo y decidir si fluir con la corriente que nos conduce  o corregirlo por medio de nuestra unidad.

Esta es la solución y nuestra libre decisión. Hasta ahora  nuestra historia estaba predeterminada, pero ahora en adelante debemos tomar una decisión, no sabemos qué va a pasar. Para ser más exactos, se sabe qué va a pasar en cada uno de los casos, pero le corresponde a la sociedad determinar ¡en cuál de estos casos estaremos!
[125831]

La paradoja de los niveles

Dr. Michael LaitmanDentro de la conexión una fuerza adicional está oculta. Diez de nosotros juntos somos igual a un Elyon (Superior). Es así como la ley de la evolución y desarrollo trabaja en la naturaleza.

A través de la conexión de todos en un nivel inferior, ocurre un salto evolutivo a un nivel superior y ahí la conexión se ejecuta una y otra vez, seguida por un salto en el desarrollo y un avance al siguiente nivel. Esto es todo el tiempo. Es una ley física natural.

Así hemos surgido como seres humanos con toda nuestra fuerza e inteligencia, con el cuerpo humano y todas sus fibras y células, sólo a través del poder de la unidad y la conexión. Sin esto, no habría pasado nada. Desde el Big Bang y en adelante, sólo el poder de la conexión ha estado funcionando.

Empieza a trabajar con lo que se tienes y verás que puedes convencer a la gente. No digas que no se te han dado suficientes herramientas para la corrección del mundo. ¡No es cierto! Mientras tanto, si no sientes qué tipo de medios tienes en tus manos, comienza a trabajar y verás que esos medios existen. El público estará de acuerdo con lo que dices, incluso antes de estés de acuerdo contigo mismo.

Vas a aprender de la audiencia que esta es la siguiente etapa. A pesar de que estás en un nivel superior, en tu parte inferior, en tu AHP, eres más tosco que la gente con la que estás. Ellos son más refinados, ya que se encuentran en GE.

Esto es una paradoja, una contradicción interna. Tú estás a su nivel con tu deseo de recepción (AHP) y ellos están en el mismo nivel con su kelim de otorgamiento (GE). A pesar de que están en un nivel más bajo que el tuyo, revelan deseos dentro de sí mismos que son más refinada que los tuyos. Tú eres más grueso y, esencialmente, más egoísta que ellos. Sin embargo, tú deseas al Creador y no las cosas mundanas.

Ellos están de acuerdo con lo que dices más rápido y fácilmente que tu con tus propias declaraciones. Acerca de esto, está escrito, Talmud Babyli «Ta’anit» 7 a: “Aprendí mucho de mis maestros, más de mis amigos y aún más de mis alumnos» Recibirás de ellos, precisamente, lo que les dijiste tu mismo. Te traen pruebas, inteligencia y emoción y, finalmente empezarás a entender, sentir y ser estimulado por lo que les dijiste.
(137204)
De la 2ª parte de la Lección Diaria de Cabalá del 6/06/14, Escritos de Rabash